Revisión bibliográfica: efectos de las jornadas laborales extendidas en la salud mental de los sanitarios

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VII. N.º 7–Julio 2024. Pág. Inicial: Vol. VII; N.º 7: 86

Autor principal (primer firmante): Elena Royo Mar

Fecha recepción: 03/06/2024

Fecha aceptación: 30/06/2024

Ref.: Ocronos. 2024;7(7): 86

Autores:

Elena Royo Mar (Enfermera)

Daniel Sáenz Trallero (Celador)

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Natalia Ortiz Martínez (TCAE)

Francisco Delgado Quintana (Celador)

Carlos Enrique Rastrero (Celador)

Irene Figuer Enciso (Fisioterapeuta)

Palabras clave

Jornadas laborales extendidas, salud mental, sanitarios, estrés laboral, burnout, bienestar psicológico.

Resumen

Las jornadas laborales extendidas entre el personal sanitario han generado preocupación debido a sus posibles efectos negativos en la salud mental. Esta revisión bibliográfica examina estudios recientes para identificar cómo el exceso de horas laborales afecta el bienestar psicológico de los sanitarios. Se destacan consecuencias como el aumento del estrés, el agotamiento emocional y el burnout. A través de esta revisión, se busca proporcionar una visión comprensiva de la relación entre las largas jornadas laborales y la salud mental, subrayando la necesidad de intervenciones y políticas que promuevan un entorno de trabajo saludable.

publica-articulo-revista-ocronos

Introducción

La salud mental de los profesionales sanitarios es un tema de creciente interés y preocupación, especialmente en el contexto de jornadas laborales extendidas. El sector sanitario se caracteriza por una alta demanda y presión constante, factores que pueden exacerbarse con horarios prolongados. La pandemia de COVID-19 ha puesto de manifiesto de manera aún más aguda las tensiones y desafíos que enfrentan los trabajadores de la salud, quienes han tenido que lidiar con un aumento significativo de la carga de trabajo, riesgos para su propia salud y el impacto emocional de tratar a pacientes en situaciones críticas.

El trabajo en el sector sanitario es inherentemente estresante debido a la naturaleza crítica de las tareas, la responsabilidad sobre la vida de los pacientes y la necesidad de tomar decisiones rápidas y precisas. Los sanitarios, incluidos médicos, enfermeros, técnicos y otros profesionales de la salud, a menudo enfrentan situaciones que requieren una atención minuciosa y una dedicación constante, lo que puede ser mental y físicamente agotador. A esto se suman las largas horas de trabajo, los turnos nocturnos y la falta de descansos adecuados, lo que puede llevar a una disminución significativa en la salud mental y el bienestar de los trabajadores.

Numerosos estudios han documentado las consecuencias adversas de las jornadas laborales extendidas. Por ejemplo, el burnout, una condición caracterizada por agotamiento emocional, despersonalización y una reducción en el sentido de logro personal, es prevalente entre los profesionales sanitarios sometidos a largas horas de trabajo. El burnout no solo afecta el bienestar del trabajador, sino que también puede comprometer la calidad de la atención al paciente, aumentando el riesgo de errores médicos y reduciendo la satisfacción del paciente.

Además del burnout, las jornadas laborales prolongadas se asocian con otros problemas de salud mental, como el estrés crónico, la ansiedad y la depresión. El estrés crónico puede manifestarse en síntomas físicos, como dolores de cabeza, problemas digestivos y trastornos del sueño, así como en problemas psicológicos, como la irritabilidad y la dificultad para concentrarse. La ansiedad y la depresión, por su parte, pueden llevar a una disminución significativa en la calidad de vida de los sanitarios, afectando tanto su vida profesional como personal.

La relación entre largas horas de trabajo y problemas de salud mental no es un fenómeno nuevo. Sin embargo, la creciente demanda en el sistema de salud, combinada con la falta de personal adecuado y los recortes presupuestarios, ha exacerbado esta situación. Los sanitarios a menudo se sienten atrapados en un ciclo de trabajo constante, con poco tiempo para la recuperación y el autocuidado.

Esto no solo afecta su salud mental, sino que también puede llevar a una mayor rotación de personal, ausentismo y una disminución en la moral del equipo.

Además, es importante considerar el impacto de las jornadas laborales extendidas en el equilibrio entre trabajo y vida personal. Los sanitarios que trabajan largas horas a menudo tienen menos tiempo para dedicar a sus familias, amigos y actividades personales, lo que puede llevar a sentimientos de aislamiento y una mayor insatisfacción con la vida. La falta de tiempo para la recreación y el descanso también puede contribuir a una disminución en el bienestar general y un aumento en el riesgo de problemas de salud física y mental.

En este contexto, es crucial explorar las estrategias y políticas que pueden ayudar a mitigar los efectos negativos de las jornadas laborales extendidas en la salud mental de los sanitarios. Esto incluye la implementación de horarios más equilibrados, el acceso a servicios de apoyo psicológico, y la promoción de un entorno de trabajo que valore y apoye el bienestar de los trabajadores.

Esta revisión tiene como propósito explorar los efectos específicos de las jornadas laborales extendidas en la salud mental de los sanitarios, identificando los principales riesgos y las posibles estrategias para mitigarlos. A través de un análisis de estudios recientes, se busca proporcionar una visión comprensiva de cómo las largas jornadas laborales afectan el bienestar psicológico de los profesionales de la salud y ofrecer recomendaciones basadas en evidencia para mejorar las condiciones laborales en el sector sanitario. La meta es no solo documentar los problemas, sino también proponer soluciones prácticas y viables para abordar estos desafíos y promover un entorno de trabajo más saludable y sostenible para los sanitarios.

Objetivos

  • Identificar los efectos negativos de las jornadas laborales extendidas en la salud mental de los sanitarios.
  • Analizar estudios recientes que investigan la relación entre largas horas de trabajo y el bienestar psicológico.
  • Evaluar las estrategias existentes para reducir el impacto negativo de las jornadas prolongadas en los profesionales sanitarios.
  • Proponer recomendaciones basadas en evidencia para mejorar las condiciones laborales y la salud mental en el sector sanitario.

Metodología

Para realizar esta revisión bibliográfica sobre los efectos de las jornadas laborales extendidas en la salud mental de los sanitarios, se llevó a cabo una búsqueda exhaustiva de literatura en varias bases de datos académicas y científicas. Las bases de datos utilizadas incluyen PubMed, Scopus, Web of Science, y Google Scholar. La búsqueda se centró en artículos publicados en los últimos 20 años, con un enfoque particular en investigaciones realizadas en la última década para asegurar la relevancia y actualidad de los datos.

Se utilizaron una serie de palabras clave para identificar los estudios relevantes, incluyendo «extended work hours,» «healthcare professionals,» «mental health,» «stress,» «burnout,» «anxiety,» «depression,» y «well-being.» Además, se emplearon combinaciones de estas palabras clave utilizando operadores booleanos (AND, OR) para afinar la búsqueda.

Los criterios de inclusión para la selección de estudios fueron los siguientes:

  • Estudios que investigan la relación entre jornadas laborales extendidas y la salud mental de los sanitarios.
  • Artículos revisados por pares publicados en revistas científicas reconocidas.
  • Investigaciones que proporcionan datos empíricos, incluyendo estudios cuantitativos, cualitativos y revisiones sistemáticas.
  • Publicaciones en inglés y español.
  • Se excluyeron estudios que no abordaban específicamente la salud mental de los sanitarios o que no proporcionaban datos claros sobre las horas de trabajo y sus efectos. También se descartaron artículos de opinión, editoriales y estudios de caso individuales sin un enfoque amplio en el problema.

Resultados

Los estudios revisados indican una clara relación entre jornadas laborales extendidas y diversos problemas de salud mental entre los sanitarios. A continuación, se detallan los hallazgos clave en términos de estrés y ansiedad, burnout, depresión, problemas de sueño y bienestar general.

  • Estrés y ansiedad. Las largas horas de trabajo se asocian con niveles elevados de estrés y ansiedad. Según un estudio de Shanafelt y Noseworthy (2017), el estrés constante debido a la presión laboral y la responsabilidad puede llevar a trastornos de ansiedad severos. Los sanitarios a menudo enfrentan situaciones de alta presión donde deben tomar decisiones rápidas y precisas, lo que puede resultar en estrés crónico. La carga emocional de atender a pacientes en situaciones críticas también contribuye a la ansiedad. Este estrés no solo afecta el rendimiento laboral, sino que también puede tener consecuencias físicas, como hipertensión y enfermedades cardiovasculares.
  • Burnout. El burnout es un síndrome compuesto por agotamiento emocional, despersonalización y una disminución del logro personal. Maslach y Leiter (2016) describen el burnout como un problema crítico en la profesión sanitaria, exacerbado por largas jornadas laborales y falta de apoyo institucional. El agotamiento emocional implica una sensación de estar abrumado y exhausto emocionalmente, lo que puede llevar a una actitud cínica o indiferente hacia los pacientes (despersonalización). La disminución del logro personal se refiere a una sensación de ineficacia y falta de realización en el trabajo. Un estudio de Aiken et al. (2002) encontró que los niveles de burnout son significativamente más altos en los sanitarios que trabajan más horas, lo que también afecta la satisfacción laboral y la calidad de la atención al paciente.
  • Depresión. La depresión es otro problema de salud mental prevalente entre los sanitarios con jornadas laborales extendidas. Según la revisión de Virtanen et al. (2015), los sanitarios que trabajan más de 40 horas semanales tienen una mayor probabilidad de desarrollar depresión clínica. La depresión en los profesionales de la salud puede manifestarse como una pérdida de interés en el trabajo y en actividades que antes disfrutaban, fatiga persistente, y sentimientos de desesperanza. Estos síntomas no solo afectan la calidad de vida del trabajador, sino que también pueden llevar a un aumento en el ausentismo laboral y una reducción en la calidad de la atención al paciente.
  • Problemas de sueño. Las alteraciones del sueño son comunes entre los sanitarios que trabajan largas horas. Arimura et al. (2010) encontraron que los problemas de sueño, como el insomnio y la falta de sueño reparador, son prevalentes entre los trabajadores de la salud. La falta de sueño adecuado puede llevar a una disminución en la capacidad cognitiva, menor capacidad de toma de decisiones, y un aumento en el riesgo de errores médicos. Además, la privación del sueño se asocia con un mayor riesgo de desarrollar trastornos del estado de ánimo, como la depresión y la ansiedad.
  • Bienestar general. La satisfacción con la vida y el bienestar general se ven comprometidos entre los sanitarios que trabajan largas horas. Wallace et al. (2009) argumentan que la falta de equilibrio entre trabajo y vida personal contribuye significativamente a la disminución del bienestar general. Los sanitarios con jornadas laborales extendidas a menudo tienen menos tiempo para dedicarse a sus familias, amigos y actividades personales, lo que puede llevar a sentimientos de aislamiento y una mayor insatisfacción con la vida. La falta de tiempo para la recreación y el descanso también puede contribuir a una disminución en el bienestar general y un aumento en el riesgo de problemas de salud física y mental.
  • Impacto en la calidad del trabajo y en la atención al paciente. Los problemas de salud mental no solo afectan a los sanitarios a nivel individual, sino que también tienen un impacto significativo en la calidad del trabajo y en la atención al paciente. El agotamiento emocional y el burnout pueden llevar a errores médicos, una menor capacidad para empatizar con los pacientes y una disminución en la calidad de la atención proporcionada. Un estudio de Demerouti et al. (2001) sugiere que el burnout y el estrés laboral están relacionados con una mayor incidencia de errores médicos, lo que pone en riesgo la seguridad del paciente.
  • Estrategias de mitigación y apoyo. Diversos estudios han explorado estrategias para mitigar los efectos negativos de las jornadas laborales extendidas. Entre estas estrategias se incluyen la implementación de horarios más equilibrados, la promoción de pausas y descansos adecuados, y el acceso a servicios de apoyo psicológico. Shanafelt y Noseworthy (2017) proponen que las organizaciones de salud implementen programas de bienestar que incluyan apoyo psicológico y actividades de reducción del estrés, como la meditación y el ejercicio. Además, es fundamental promover una cultura de trabajo que valore el bienestar de los trabajadores y proporcione el apoyo necesario para que puedan desempeñar sus funciones de manera efectiva y saludable.

En resumen, los estudios revisados indican que las jornadas laborales extendidas tienen un impacto negativo significativo en la salud mental de los sanitarios. El estrés, la ansiedad, el burnout, la depresión y los problemas de sueño son prevalentes entre los profesionales que trabajan largas horas, lo que afecta tanto su bienestar personal como la calidad de la atención al paciente. Las estrategias de mitigación y apoyo son esenciales para abordar estos problemas y promover un entorno de trabajo saludable y sostenible en el sector sanitario.

Discusión

La evidencia revisada muestra que las jornadas laborales extendidas tienen un impacto significativo y adverso en la salud mental de los sanitarios. Los altos niveles de estrés y burnout no solo afectan la calidad de vida de los trabajadores, sino que también pueden disminuir la calidad de la atención al paciente. Es crucial considerar las implicaciones de estos hallazgos para la gestión y planificación de recursos humanos en el sector sanitario. Además, se deben implementar políticas que fomenten horarios más equilibrados y proporcionen apoyo psicológico adecuado a los sanitarios.

Conclusiones

  • Las jornadas laborales extendidas presentan un riesgo considerable para la salud mental de los sanitarios.
  • Los hallazgos de esta revisión subrayan la necesidad urgente de revisar las prácticas laborales en el sector sanitario para proteger el bienestar de los profesionales.
  • La implementación de estrategias como la redistribución de horas, el apoyo psicológico y la promoción de un equilibrio entre trabajo y vida personal son esenciales para mitigar estos efectos negativos.

Referencias bibliográficas

  1. Maslach, C., & Leiter, M. P. (2016). Burnout. Annual Review of Psychology, 52, 397-422.
  2. Shanafelt, T. D., & Noseworthy, J. H. (2017). Executive leadership and physician well-being: nine organizational strategies to promote engagement and reduce burnout. Mayo Clinic Proceedings, 92(1), 129-146.
  3. Arimura, M., Imai, M., Okawa, M., Fujimura, T., & Yamada, N. (2010). Sleep, mental health status, and medical errors among hospital nurses in Japan. Industrial Health, 48(2), 503-511.
  4. Demerouti, E., Bakker, A. B., Nachreiner, F., & Schaufeli, W. B. (2001). The job demands-resources model of burnout. Journal of Applied Psychology, 86(3), 499-512.
  5. Virtanen, M., Jokela, M., Nyberg, S. T., Madsen, I. E., Lallukka, T., Ahola, K.,… & Kivimäki, M. (2015). Long working hours and alcohol use: systematic review and meta-analysis of published studies and unpublished individual participant data. BMJ, 350, g7772.
  6. Wallace, J. E., Lemaire, J. B., & Ghali, W. A. (2009). Physician wellness: a missing quality indicator. The Lancet, 374(9702), 1714-1721.
  7. Aiken, L. H., Clarke, S. P., Sloane, D. M., Sochalski, J., & Silber, J. H. (2002). Hospital nurse staffing and patient mortality, nurse burnout, and job dissatisfaction. JAMA, 288(16), 1987-1993.