Efectividad de la hidroterapia como analgesia en el parto humanizado: revisión de la literatura

Autora: Rosa María García Fernández

Introducción

En términos generales, el parto se identifica como el proceso fisiológico en que la mujer que se encuentra en la última etapa de gestación y en el que sucede la expulsión del feto. De acuerdo a la forma en que se lleva a cabo, el parto puede ser eutócico o distócico. El parto distócico se atiende regularmente mediante una intervención quirúrgica, por lo que requiere de la participación de un médico. El parto eutócico es conocido como el parto natural o normal, y este se produce de manera espontánea y comienza desde el momento en que se manifiesta la primera contracción, hasta finalizar con el alumbramiento. (1)

El parto se presenta en medio de tres etapas bien definidas, donde las contracciones inician en un lapso de tiempo que puede ser diferente en cada mujer, indicando que el feto se está posicionando entre la pelvis, lo que provoca la dilatación. Este proceso puede ocurrir tanto bajo la supervisión médica, como de forma natural, siendo ideal que sea supervisado, dada la importancia de la minimización de los riesgos que puede conllevar el parto. Sin embargo, el pasar de los años ha llevado a que el parto se transforme en algo muy medicalizado, debido a que las intervenciones médicas fueron cada vez más invasivas, sin recordar que de forma natural, el cuerpo humano está preparado para llevar a cabo este proceso. (1)

De conformidad con ello, las medidas que regularmente eran aplicadas incluyen el uso de medicamentos que pudiera ser para inducir o conducir –siendo el medicamento administrado para estos casos la oxitocina-, ruptura de las membranas o la aplicación de medios paliativos para minimizar el dolor de la paciente; no obstante, la realización de este tipo de intervenciones, con el tiempo, demostró no ser del todo apropiada, pudiendo afectar en gran medida la evolución de este proceso que, al ser fisiológico, no requiere intervención. (2)

En general, toda madre puede traer al mundo a su hijo, excepto cuando exista alguna condición médica probada que lo impida, por lo que la toma de medidas que buscan facilitar el proceso, en lugar de ser verdaderamente efectivas, puede generar un daño importante en el paciente, por lo que, de conformidad con ello la Organización Mundial de la Salud (OMS), desde la década de los 80’ consideró esencial la toma de medidas necesarias para disminuir la medicalización del parto y dar lugar a lo que se conoce como parto humanizado. (1)

Para lograr este objetivo es competencia de los especialistas, mantener una constante actualización en relación al tema, con el fin de garantizar que los métodos aplicados sean los correctos y que influyan de manera positiva en la salud, logrando reducir los riesgos que afectan a la gestante, sin menospreciar la importancia de valorar y reducir los riesgos al feto.

Estado del arte

El embarazo se establece en un rango de tiempo máximo de 41 semanas, en donde el feto desarrolla cada etapa de su formación y crecimiento a partir del inicio de la gestación dentro del útero, hasta el momento de su nacimiento. (3) Además, este tiempo se divide en tres trimestres, lo cual permite facilitar los estudios durante la gestación, tanto para el feto como para la madre. (4) Esto se traduce en que, al ser controlado de manera correcta, se dé el nacimiento de niños sanos, permitiendo garantizar la formación de nuevas generaciones integradas por ciudadanos saludables. (5)

Es importante destacar que, al inicio de los 80’, la OMS se enfocó en el estudio del progreso de cada una de las etapas del embarazo: gestación, desarrollo, parto y nacimiento, teniendo en cuenta que en el área de la medicina, el embarazo se enfoca desde el punto de vista patológico y no fisiológico. (6)

publica-TFG-libro-ISBN

Por fortuna, en la actualidad, las mujeres sanas, sin ningún tipo de complicaciones, pueden traer a sus hijos al mundo con la menor utilización de medicamentos y de procedimientos quirúrgicos, los cuales en muchas ocasiones, más que ofrecer soluciones, en realidad terminan colocando en peligro la salud de la gestante, pudiendo condicionar daños importantes también en el feto. Igualmente, cada día se toma más conciencia de la relevancia que tiene el parto y que la atención que se reciba en ese momento sea dada con garantía del máximo bienestar. (7)

Bajo este principio, se puede citar lo expuesto por Arnau-Sánchez, et al en lo que respecta al derecho que tiene la madre al momento del parto:

“Se indica que toda mujer como persona tiene derecho a una atención adecuada en el trabajo de parto y debe desempeñar un papel central en todos los aspectos de dicha atención, incluyendo su participación en la planificación, ejecución y evaluación de la atención”. (2)

Hoy en día, se han creado nuevas alternativas, y la OMS se ha enfocado en realizar evaluaciones de los protocolos preexistentes, así como revisiones esenciales para la obtención de la información necesaria, con la finalidad de promover los nuevos principios, (1) que más allá de “innovadores” son un rescate a las percepciones que se tenían en la antigüedad, siendo claro que estos principios benefician a la aplicación del llamado “parto humanizado”, teniendo en cuenta que cada uno de los factores debe ser considerado en el campo biológico, psicológico y social, ya que todos estos aspectos influyen en la mujer tanto durante el trabajo de parto, como posterior al alumbramiento. (8)

El proceso innovador desarrollado por la OMS permitió la integración de nuevos procedimientos que facilitan la labor del parto con la mínima aplicación de medicamentos, lo que incide en la seguridad de la mujer y del feto en cada una de sus etapas. Esta innovación se ha implementado a nivel mundial, incluyendo a España, donde se han adoptado en forma favorable, manifestando gran dedicación en aplicar las técnicas propuestas, en las labores de parto. (2)

 En el campo de la enfermería, también se han puesto en práctica nuevas relaciones enfermero-paciente, a través de los valores incorporados para un buen cuidado durante la estadía del paciente, facilitando de esa forma su pre y post-parto, así como también, la comodidad y tranquilidad de la madre en el desarrollo de cada una de sus etapas. Por lo tanto, es necesario incorporar nuevas investigaciones las cuales se enfoquen en el marco de nuevos instrumentos que pueden hacer más fáciles y ágiles durante la atención del parto.

En el proceso del parto, es inevitable la sensación de dolor, aunque se produzca en un ambiente con las condiciones más adecuadas. Para calmar esa sensación la mujer tiene la opción de decidir la administración o no, de la analgesia epidural.  Esta anestesia es usada en el momento del parto con el objetivo de disminuir el dolor que se genera durante las contracciones del útero. (9)

Por tanto, en términos globales, se establece la implementación de mecanismos específicos de índole médico para afrontar los requerimientos de analgesia y anestesia de las gestantes. La guía NICE certifica que la intención de aplicarse analgesia epidural y las técnicas que se aplicarán durante el alumbramiento, serán decisiones que tomará la madre. (10) No obstante, al incluir las técnicas del parto humanizado, se implementan acciones de origen natural para facilitar el proceso. Con base a la relevancia de la integración de estas nuevas técnicas, se pone atención a la hidroterapia, la cual se utiliza como sustituto de la anestesia tradicional, ya que su aplicación representa un riesgo para la madre. (11)

Como consecuencia, la hidroterapia constituye una técnica espléndida y efectiva en el proceso de crear en la mujer el estado de relajación necesaria durante el trabajo de parto. La utilización de esta técnica se ha puesto en práctica desde hace tiempo atrás, dando la oportunidad a las mujeres embarazadas de escoger este procedimiento como alternativa de manejo del dolor. (12) En este caso, suele ser usada la hidroterapia a una temperatura de unos 37° C aproximadamente, con la única finalidad de disminuir el dolor del parto y así mismo colaborar con la dilatación cervical. (13)

El agua caliente facilita la relajación del cuerpo, disminuyendo la sensación de dolor y, por lo tanto, evitando la petición de la colocación de la anestesia. La hidroterapia ofrece otras ventajas entre las cuales se puede mencionar la libertad de movimientos y la facilidad al momento de la dilatación, además de permitir el contacto “piel con piel” entre la madre y el bebé, lo que genera un mayor vínculo entre ambos. (11–13) Por estas y otras razones, diversos especialistas certifican que la implementación de este procedimiento, considerándolo altamente recomendable para las mujeres que se encuentran en trabajo de parto. (14)

De tal forma que se ha encontrado en la hidroterapia un complemento esencial en el parto humanizado, para lograr así satisfacer las necesidades de la mujer a la par que se le ofrece el respeto necesario durante el trabajo de parto. Conforme a ello, se traza la presente investigación documental para dar sustento a la necesidad de la evaluación de diversos aspectos asociados con la hidroterapia en el parto.

Hipótesis

La hidroterapia se considera una terapia efectiva de analgesia que permite minimizar el dolor en las pacientes en trabajo de parto que son atendidas bajo la concepción del parto humanizado.

Objetivos de la investigación

Objetivo general: Determinar la efectividad del uso de la hidroterapia como analgesia para las pacientes atendidas por parto humanizado.

Objetivos específicos:

  1. Reconocer la importancia del parto humanizado dentro de las instituciones de salud de España.
  2. Evaluar las características de la hidroterapia que la hacen una alternativa eficaz en el manejo humanizado del parto.
  3. Valorar los aspectos del agua que favorecen su implementación en la analgesia.

Metodología

La investigación se basa en un estudio documental, con el objeto de investigar fuentes que suministren información acerca del uso efectivo de la hidroterapia como técnica analgésica no farmacológica y poco invasiva.

Bases de datos

Se utilizaron las siguientes bases de datos: PubMed, ScienceDirect y Cochrane para la revisión de la literatura esencial. Esta búsqueda se basó en una interrogante específica: PICO: ¿Es efectiva la hidroterapia como analgesia en el parto humanizado?

Trabajando con los DECS (Descriptores en Ciencias de la Salud): Embarazada, Hidroterapia, Analgesia, Efectividad, Parto Humanizado.

Siendo la ecuación de búsqueda en términos MeSH (Medical Subjects Headings):

(«hydrotherapy in labor»[MeSH Terms] OR («hydrotherapy»[All Fields] AND «labor»[All Fields]) OR «analgesia»[All Fields] OR («hydrotherapy»[All Fields] AND «effectiveness in labor»[All Fields]) OR (“hydrotherapy”[All Fields] AND “effectiveness” AND “humanized labor”[All Fields]))

Criterios de inclusión y exclusión

Para el desarrollo de esta investigación, se determinaron como criterios de inclusión, los siguientes:

  • Idioma: artículos en inglés y español.
  • Período de estudio: estudios recientes.
  • Material de selección: estudios inherentes a la hidroterapia como analgesia en el parto.

Por otra parte, entre los criterios de exclusión a considerar, se encontró:

  • Información no asociada al tema de estudio.
  • Estudios en los que se pudiera comprobar la efectividad del uso de hidroterapia en contraste con analgesia.
  • Estudios a los que no se pudiera acceder en su totalidad.

Diagrama de flujo

Figura 1: Flujograma de evaluación de artículos. Fuente: Elaboración propia (2019).

Ver: Anexos – Efectividad de la hidroterapia como analgesia en el parto humanizado, al final del artículo

Resultados

Sistematización de los resultados

Tabla 1: Aspectos generales del estudio. Fuente: Elaboración propia (2019).

Período de estudio analizado

2010-2019 (predominando estudios entre 2015-2019).

De ello se infiere que la mayoría de los trabajos al respecto se vieron en aumento por el interés que se ha generado en cuanto al tema en los últimos años. (15–21)

Generalidades de los artículos

Siete (7) artículos, en los que se enfatizaron distintos puntos asociados con el trabajo de parto y la hidroterapia como alternativa para el alivio del dolor, así como información pertinente sobre la efectividad que esta tiene en la analgesia. (15–21)

Tipo de estudios

En su mayoría se trató de artículos de revisión y un solo caso en el que se realizó una investigación experimental, esto se observa mejor en la Figura 2.

Figura 2: Resumen de los estudios. Fuente: Elaboración propia (2019).

Ver: Anexos – Efectividad de la hidroterapia como analgesia en el parto humanizado, al final del artículo

Estas estructuras analíticas permiten comprender mejor lo encontrado en los diferentes trabajos evaluados, pero la sistematización resume los principales resultados tal como se muestra en la Figura 3.

Figura 3: Resumen de la información. Fuente: Elaboración propia (2019).

Ver: Anexos – Efectividad de la hidroterapia como analgesia en el parto humanizado, al final del artículo

Descripción de los resultados encontrados

Como bien se sabe, el dolor es una respuesta neurológica condicionada por una serie de mecanismos que se integran partiendo del estímulo inicial que provoca el dolor, hasta el resultado de dicho estímulo, donde el componente sensorial relaciona la percepción que pueda tener cada individuo con los mecanismos neurológicos intrínsecos que permiten la su expresión. De tal forma que, desde el inicio de los tiempos, ha sido fundamental la evaluación y revisión de las condiciones que intervienen en el dolor, así como se ha buscado establecer mecanismos para su manejo.

Dentro de las terapias más difundidas para el manejo del dolor se reconoce particularmente la hidroterapia, dado que favorece la relajación muscular y fomenta el alivio de determinadas dolencias, siendo reconocida su utilización en el ámbito de la medicina para tratar dolores osteomusculares; sin embargo, uno de sus usos más difundidos y que ha ganado importancia a lo largo de los años es el de analgésico y anestésico natural, por sus efectos relajantes en la musculatura y por ser benéfico para la circulación, pudiendo emplearse por estas consideraciones en la atención del parto. (15–21)

En el parto particularmente, uno de los grandes beneficios que lleva consigo la utilización de hidroterapia en su manejo es el hecho de que ofrece una alternativa segura tanto para la madre como para el bebé, que permite reducir la incomodidad y ofrecer una comprensión a las necesidades de la mujer, siendo esencial que se tome en cuenta, prevaleciendo sobre cualquier cosa, el uso de una alternativa natural para minimizar el uso de medicamentos e intervención por parte de los profesionales de la salud. (18–20)

Uno de los estudios más relevantes, por tanto, fue el de Mallén-Pérez, et al., quienes analizaron cómo funciona el uso de la hidroterapia tanto en la analgesia, demostrando que se trata de una alternativa segura para el bebé y amena para la madre. (15) Por otro lado, los estudios de revisión sobre los beneficios de la hidroterapia, constataron que la misma no presenta complicaciones para el recién nacido, genera beneficios en la madre y, en términos generales, se considera segura y efectiva. (18,20) En lo que respecta al enfoque del análisis de pacientes, se pudo constatar que no es muy frecuente que se ofrecida a las pacientes información de la hidroterapia como alternativa analgésica. (15,16,19,21)

Esto denota que los procesos medicalizados -como el uso de anestesia epidural o la incorporación de cualquier tipo de medicamentos- nunca son la primera opción de las madres, pero es la misma desinformación la que impide que estas puedan tomar una decisión acorde a sus necesidades. (15,16,19,21) Por lo que, en general, los beneficios de la hidroterapia superan en gran medida a las posibles desventajas que pueda tener, ya que todos los estudios analizados lo han considerado como un método completamente seguro tanto para la madre como para el recién nacido, pero es menester de los profesionales de la salud cambiar verdaderamente las percepciones al respecto. (15–21)

Conclusiones

En términos generales, las conclusiones a las que se llegó se resumen en las siguientes:

  1. El parto humanizado es una estrategia difundida que permite que lo natural prime por encima de lo medicalizado, por lo que esta estrategia ha tomado un rol de gran importancia tanto a nivel mundial como a nivel de España.
  2. La hidroterapia cuenta con un efecto relajante que favorece a una menor percepción del dolor, vasodilatador, que permite así una mejor circulación y con ello logra también reducir significativamente el dolor y, además, actúa como relajante muscular, por lo que favorece a la disminución de las lesiones en el parto, resultando en que ello reduzca significativamente el dolor.
  3. El agua, al tener todos estos beneficios, ha demostrado en los estudios analizados un efecto analgésico de gran relevancia, con subsecuente mejora de la sintomatología en pacientes en trabajo de parto que utilizan la hidroterapia como alternativa, tornándose por tanto efectivo para la reducción de las molestias que ocurren en estos pacientes.

Anexos – Efectividad de la hidroterapia como analgesia en el parto humanizado

Anexos – Efectividad de la hidroterapia como analgesia en el parto humanizado

Referencias

1.         Organización Mundial de la Salud. Recomendaciones de la OMS para los cuidados durante el parto, para una experiencia de parto positiva. OMS: OMS:WHO/RHR/18.12; 2018.

2.         Arnau-Sánchez J, Martínez-Roche ME, Nicolás-Vigueras MD, Bas-Peña E, Moralez-López R, Álvarez-Munárriz L. Los conceptos de parto normal, natural y humanizado. El caso del área 1 de salud de la región de Murcia. AIBR Rev Antropol Iberoam. 2012;7(2):225–47.

3.         Eunice Kennedy Shriver National Institute of Child Health and Human Development. Pregnancy [Internet]. NIH. 2017 [cited 2019 Aug 28]. Available from: https://www.nichd.nih.gov/health/topics/pregnancy

4.         Office on Women’s Health. Stages of pregnancy [Internet]. U.S. Department of Health and Human Services. 2019 [cited 2019 Aug 29]. Available from: https://www.womenshealth.gov/pregnancy/youre-pregnant-now-what/stages-pregnancy

5.         Australian Government Department of Health and Ageing. Pregnancy care guidelines [Internet]. Australian Government. 2012 [cited 2019 Aug 29]. Available from: https://beta.health.gov.au/resources/pregnancy-care-guidelines

6.         Organización Mundial de la Salud. Cuidados en el Parto Normal. 1era Edici. OMS, editor. Ginebra: Departamento de Investigación y Salud Reproductiva; 1996.

7.         Zanetti-daellenbach RA, Tschudin S, Zhong XY, Holzgreve W, Lapaire O, Ho I. Maternal and neonatal infections and obstetrical outcome in water birth. 2007;134:37–43.

8.         Behruzi R, Hatem M, Fraser W, Goulet L, Ii M, Misago C. Facilitators and barriers in the humanization of childbirth practice in Japan. 2010;

9.         Mackey M. Use of water in labor and birth. Clin Obstet Gynecol. 2001;44(4):733–49.

10.       National Collaborating Centre for Women’s and Children’s Health (UK). Intrapartum Care: Care of Healthy Women and Their Babies During Childbirth. London, UK; 2007.

11.       Mallén Pérez L, Terré Rull C, Palacio Riera M. Inmersión en agua durante el parto: revisión bibliográfica. Matronas Profesión. 2015;16(3):108–13.

12.       Fernández Medina IM. Alternativas analgésicas al dolor de parto. Enfermería Glob. 2014;13(1):400–6.

13.       Muñoz-sellés E, Vallès-segalés A, Goberna-tricas J. Use of alternative and complementary therapies in labor and delivery care: a cross-sectional study of midwives’ training in Catalan hospitals accredited as centers for normal birth. BMC Complement Altern Med. 2013;13:1–8.

14.       Lee S, Liu C, Lu Y, Gau M. Efficacy of Warm Showers on Labor Pain and Birth Experiences During. J Obstet Gynecol Neonatal Nurs [Internet]. 2012;42(1):19–28. Available from: http://dx.doi.org/10.1111/j.1552-6909.2012.01424.x

15.       Mallen-Perez L, Roé-Justiniano MT, Colomé Ochoa N, Ferré Colomat A, Palacio Riera M, Terré Rull C. Uso de hidroterapia durante el parto: evaluación del dolor, uso de analgesia y seguridad neonatal. Enfermería Clínica [Internet]. 2017;28(5):309–15. Available from: http://dx.doi.org/10.1016/j.enfcli.2017.10.004

16.       Henrique AJ, Gabrielloni MC, Cavalcanti Varandas AC, de Souza Melo P, Barbieri M. Hidroterapia e bola suíça no trabalho de parto: ensaio clínico randomizado. Acta Paul Enfermería. 2016;29(6):686–92.

17.       American College of Nurse-Midwives. A Model Practice Template for Hydrotherapy in Labor and Birth. J Midwifery Women’s Heal. 2016;61(1):120–126.

18.       Shaw-Battista J. Systematic Review of Hydrotherapy Research: Does a Warm Bath in Labor Promote Normal Physiologic Childbirth? J Perinat Neonatol Nurs. 2017;31(4):303–16.

19.       Benfield R, Heitkemper MM, Newton ER. Culture , bathing and hydrotherapy in labor: An exploratory descriptive pilot study. Midwifery [Internet]. 2018;64:110–4. Available from: https://doi.org/10.1016/j.midw.2018.06.005

20.       Vanderlaan J. Retrospective Cohort Study of Hydrotherapy in Labor. J Obstet Gynecol Neonatal Nurs [Internet]. 2017;46(3):403–10. Available from: http://dx.doi.org/10.1016/j.jogn.2016.11.018

21.       Martínez-Galiano JM. Utilidad y satisfacción de las usuarias con la inmersión en agua durante el proceso del parto. Rev Cuba Obstet y Ginecol. 2015;41(3):226–33.