Enseñanza del porteo ergonómico en atención primaria

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VI. Nº 6–Junio 2023. Pág. Inicial: Vol. VI; nº6: 355

Autor principal (primer firmante): Beatriz Alba Sánchez

Fecha recepción: 31 de mayo, 2023

Fecha aceptación: 28 de junio, 2023

Ref.: Ocronos. 2023;6(6) 355

Autores

  1. Beatriz Alba Sánchez (Matrona)
  2. Soraya Bakir Laso (Matrona)
  3. Raquel Plaza Cardenete (Matrona)
  4. Benjamin Daniel David Marques (Enfermero)
  5. Yasmina de Martino Mesa (Enfermera)
  6. Leticia Briz Lacaba (Matrona)

Resumen

El porteo es un sistema de transporte que garantiza el contacto visual y físico del porteador y el bebé, respetando la postura adecuada para ambos.

Este sistema de carga aporta numerosos beneficios para ambos, sin implicar riesgos si se hace de la forma correcta. Por este motivo se hace tan necesaria la educación ergonómica. Su inclusión y fomento en programas de educación ayudarán al personal sanitario a mantenerse actualizados en este ámbito.

Los grupos de apoyo en crianza instaurados en atención primaria son el ambiente ideal para integrar formaciones específicas.

Añadir elementos de protección como estiramientos de espalda, grupos de porteo o incluir en consulta dispositivos de ayuda.

Pueden ofrecer herramientas útiles para la madre y el bebé, suponiendo una diferencia importante en su calidad de vida. La mejora de la prevención y promoción de la salud supone cumplir el objetivo principal de la educación maternal, mejorar la calidad de vida de madres e hijos.

PALABRAS CLAVE

Se han utilizado las siguientes palabras clave para la búsqueda bibliográfica: “porteo ergonómico”, “método canguro”, “contacto piel con piel”, “educación maternal”.

Introducción

La teoría del apego formulada por John Bowlby explica cómo el ser humano, tiene la necesidad innata de vincularse hacia una única persona. Dicha capacidad genera conductas de apego (primarias) que se mantienen constantes a lo largo de la vida y pueden ser la base de futuras conexiones interpersonales.

Las relaciones paternofiliales y el modelo de apego, por tanto, tienen repercusiones en la salud física, emocional y psicológica del bebé para toda la vida.

El porteo es un sistema de transporte que asegura el contacto visual y físico constante, entre el porteador y el bebé, respetando la postura más adecuada para ambos.

No existe límite de peso para el porteo, únicamente debemos adaptar el tipo de dispositivo para adecuarlo a las necesidades específicas del bebé. Este tipo de carga surge en base a la teoría del apego y a la demostración de los beneficios del sistema madre canguro con bebés prematuros.

Está demostrado que portear aumenta la sensación de seguridad y tranquilidad en el bebé. Esto regula su sistema cardíaco, mejora el sueño y reduce así, los niveles de estrés y frecuencia del llanto. Asimismo, estar en contacto con el porteador, mejora su termorregulación y favorece la instauración de lactancia materna.

Transportar al bebé de esta forma favorece que esté más estimulado, integrado con el entorno y activo. El funcionamiento de su sistema digestivo también se regula gracias al continuo contacto. Favorece la expulsión de gases, deposiciones y por tanto, disminuye los cólicos y reflujos.

Al portear, mantenemos una buena higiene postural que favorece el desarrollo de la espalda y la cadera, previene plagiocefalias y estimula el sistema vestibular manteniendo el equilibrio.

De la misma forma, el porteo ergonómico aporta también beneficios para la madre. Al mantener al bebé cerca, favorece el vínculo madre e hijo.

Si, por el contrario, el porteador es otra persona distinta de la madre, favorece también el desarrollo de otros vínculos afectivos. Las manos de la persona que portea quedan libres, por lo que la autonomía y libertad del porteador aumenta.

Estar cerca del bebé, reduce la incidencia de depresión postparto y mejora la sensación de competencia del adulto.

Portear requiere conocer la técnica para realizarlo correctamente y de forma segura:

El bebé debe colocarse con la espalda en forma de “C” (posición cifótica). Con esta postura la zona cervical queda protegida, evitando la hiperextensión cefálica del niño. Las caderas deben estar colocadas en forma de “ranita” o “M” visto desde detrás, para evitar displasias y permitir el desarrollo adecuado del niño.

Sus rodillas, por lo tanto, quedarán flexionadas y en una posición cómoda, en la que no haya tensión. Es importante también que la cadera quede basculada hacia delante, es decir, apoyando el periné en el adulto y no el pubis completo.

Además de la postura, tendremos en cuenta la tensión con la que colocamos el dispositivo de porteo, porque necesitamos aprovechar bien los puntos de apoyo, sin que sea incómodo o molesto y sin perder la firmeza.

Deseamos no perder el contacto visual con el bebé en ningún momento y mantenerlo accesible para poder acariciarlo, tocarlo y besarlo. Para ello, el adulto mantendrá siempre el cuello libre, a una altura adecuada.

Permitiremos que la barbilla del bebé esté separada del pecho del porteador para evitar el riesgo de asfixia. A la hora de seleccionar un dispositivo de porteo, tendremos en cuenta las características antropométricas del bebé y del adulto, escogiendo un soporte de espalda adaptable, que sea sencillo de usar y cómodo.

Uno de los mayores inconvenientes del porteo, es que la realización incorrecta, puede provocar dolor en la zona lumbar del adulto. Este padecimiento es muy común en madres durante el postparto, que portean y amamantan en posturas inadecuadas.

Para evitarlo, realizar una correcta educación sanitaria que incluya: higiene postural durante el porteo y amamantamiento (educación ergonómica), estiramientos de espalda, grupos de apoyo e incluir en consulta dispositivos de ayuda y/o instrumentos de evaluación del dolor (escala EVA), podrían suponer una diferencia importante durante la crianza.

Definitivamente la integración en atención primaria de un programa de educación maternal, que incluya información sobre el porteo ergonómico, beneficiará de múltiples formas al porteador y al bebé.

Debemos instruir al personal sanitario y al usuario para realizarlo de manera adecuada, y fomentar su utilización. De este modo, incrementaremos la calidad de vida de ambos y, por tanto, cumpliremos el objetivo principal de la educación sanitaria.

Objetivos

  1. Actualizar en materia de porteo e higiene postural al personal sanitario.
  2. Promover el porteo ergonómico en programas de educación maternal.
  3. Informar a las usuarias de los beneficios del porteo ergonómico.

Metodología

Se ha realizado una revisión bibliográfica de diferentes artículos de carácter académico, en bases de datos como PubMed, Scielo, Cuiden, Google académico.

Bibliografía

  1. Martín-Martín, Raquel; Fajardo-Hervás, Beatriz Efigenia; Agea-Cano, Irene. ¿Qué ventajas e inconvenientes presenta el porteo ergonómico del bebé? Paraninfo Digital. 2019; 13(29): 1-. Disponible en: http://ciberindex.com/c/pd/e058 [acceso: 29/01/2023]
  2. Jervis AER. Investigación bibliográfica en eficacia de un programa de educación ergonómica durante el periodo de lactancia exclusiva para mujeres de entre 20-40 años de edad y su relación con la prevención del dolor dorsal-lumbar. [Ecuador]: Universidad central del Ecuador; 2021.
  3. E. S. López Acuña MASR. El porteo ergonómico. Pediatría Integral. 2014; XVIII (10):774–80.
  4. Critzmanna SS, Piccirillib MP, Schulzc N, Irouméd MF, Galoe MP, editores. La práctica del porteo y la importancia de conocer e informar las pautas de seguridad. Vol. 119(3):e282-e285. Arch Argent Pediatr; 2021.
  5. Delgado Delgado MA, Linares Hernández DY, Mueses López DA, Pantoja Caicedo WA, Lagos Salas DG. Porteo: una alternativa de transportar para tus hijos. Bol. Informativo CEI [Internet].9 de Noviembre de 2020 [Citado 29 de Enero de 2023];7(2):82-8. Disponible en: https://revistas.umariana.edu.co/index.p hp/BoletinInformativoCEI/article/view/ 2281.
  6. Gascón, B. M., Serrano, C. G., Ribes, E. P. O., Lorente, M. Á. V., Cuartero, P. E., & Muniesa, A. G., editor. Porteo ergonómico: características y beneficios. Vol. 3(8),68. Artículo monográfico. Revista Sanitaria de Investigación; 2022.
Salir de la versión móvil