Tumor neuroendocrino apendicular, presentación de caso clínico y revisión de literatura

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VII. N.º 6–Junio 2024. Pág. Inicial: Vol. VII; N.º 6: 1017

Autor principal (primer firmante): Aldo Santiago Ledesma Lujan

Fecha recepción: 12/06/2024

Fecha aceptación: 24/06/2024

Ref.: Ocronos. 2024;7(6): 1017

https://doi.org/10.58842/XSTA6504

Dr. Ledesma Lujan Aldo Santiago Residente de cirugía general CMN Manuel Avila Camacho, Puebla, Puebla / Dr, Soto Patiño Isaac Abimael, Residente de cirugía general CMN Manuel Avila Camacho, Puebla, Puebla. /

Dr. Cortes Martinez Jesus Alejandro. Residente de cirugía general CMN Manuel Avila Camacho, Puebla, Puebla/ Dr. Feregrino Torres Abraham Residente de cirugía general CMN Manuel Avila Camacho, Puebla, Puebla /

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Dr. Fernandez Zenteno Sergio. Residente de cirugía general, Hospital General Dr. Ruben Leñero /

Dra. Montenegro Jimenez Carolina Residente de cirugía general Unidad Médica de Alta Especialidad 71 Torreón, Coahuila.

Resumen

Los tumores del apéndice cecal constituyen un grupo heterogéneo de neoplasias con evolución y pronóstico variables; representan una pequeña parte de todas las neoplasias gastrointestinales alrededor de 0.5 a 1%. Reporte de caso: Se presenta el caso de una paciente femenina de 58 años de edad. El cual interviene quirúrgicamente por cuadro de apendicular, con reporte histopatológico de tumor neuroendocrino bien diferenciado. Por lo que se reinterviene quirúrgicamente realizando con hemicolectomía derecha con ileotransverso anastomosis termino lateral manual, tras su vigilancia postquirúrgica por la consulta externa con estudios de imagen los cuales no muestra recurrencia. Conclusión: La importancia de esta patología es que la frecuencia de neoplasias tumor neuroendocrino a nivel apendicular no es alta, sin embargo, se debe de mantener la sospecha

Palabras clave: tumor, neuroendocrino, apendicitis, incidental.

Introducción

El cáncer colorrectal (CCR) representa la segunda causa de muerte por cáncer en nuestro país (9.5% de todas las muertes por cáncer) y a nivel mundial (1, 2). En el caso de la presencia de tumores sincrónicos fuera del colon. Su incidencia ha sido descrita en escasas publicaciones, varían entre 0,9% a 4,5% (3). Los tumores apendiculares constituyen un grupo heterogéneo de neoplasias, con una incidencia inferior al 0,5% de todos los tumores gastrointestinales. La edad media de presentación se sitúa en la sexta década de la vida (3). Actualmente, la tendencia es diferenciarlos según su grado histológico (alto o bajo), según la clasificación de la American Joint Committee on Cancer (4).

Las neoplasias sincrónicas extracolónicas en pacientes asintomáticos reportan una incidencia de 0,35%. Casi siempre se encuentra en distintos segmentos quirúrgicos al del tumor principal. La mayor parte de los casos ante adenocarcinomas mucosecretores sincrónicos (5). El tumor neuroendocrino ocurre en los tejidos derivados del intestino embrionario. Se origina en las células de Kulchitsky que se encuentran también en el resto del tracto digestivo, páncreas, árbol respiratorio inferior y ocasionalmente en otros tejidos (6). Posee un comportamiento biológico benigno y se presenta con mayor frecuencia en adultos jóvenes (entre las cuarta y quinta décadas de la vida) aunque es posible identificarlo en cualquier edad. A pesar de que representa solamente el 1% de los tumores gastrointestinales es el más común de los tumores apendiculares en niños y adolescentes (7).

Presentación del caso

Se presenta el caso de un paciente femenino de 58 años, con antecedente de importancia de DM tipo 2. Inicia su padecimiento actual el 07.05.21 con cuadro de dolor abdominal compatible con apendicitis aguda por lo que se decide intervención quirúrgica realizando apendicectomía abierta con hallazgos apendicitis aguda fase IV con reporte de histopatología de tumor neuroendocrino del apéndice bien diferenciado tipo A insular que infiltra hasta serosa con angioinvasión (figura 1),

publica-articulo-revista-ocronos

Figura 1: Tumor neuroendocrino del apéndice bien diferenciado tipo A insular que infiltra hasta serosa con angioinvasión (hallazgo incidental). Apendicitis aguda abscedada y perforada. Periapendicitis aguda.

Ver: Anexos – Tumor neuroendocrino apendicular, presentación de caso clínico y revisión de literatura, al final del artículo.

Posteriormente es valorada por servicio de oncología médica quién comenta por características tumor se puede ofrecer manejo adyuvante bajo el esquema Capecitabina 3-0-3 14*7 y Oxalilplatino 230 mg intravenoso trisemanal por 6 meses, por lo que tras 4 semanas de haber completado esquema se realiza hemicolectomía derecha con ileotransverso anastomosis termino lateral manual con hallazgos de hígado, bazo, riñón, colon, íleon normal, colon derecho ancho 10 cm diámetro, con adecuada evolución postquirúrgica por lo que se egresa de hospitalización sin complicaciones.

Se otorga seguimiento por la consulta externa con estudios de imagen los cuales no muestra recurrencia por lo que se decide egreso del servicio y continuar vigilancia por servicio de gastroenterología. Con reporte de patología de ultimo evento quirúrgico: producto de hemicolectomía derecha con congestión vascular sin presencia de actividad residual con siete ganglios linfáticos con hiperplasia sin actividad tumoral.

Discusión

Es presumible que los tumores apendiculares, se originen sobre un sustrato etiológico común, genético y ambiental (2). Los últimos avances en biología molecular han proporcionado evidencia que la inestabilidad cromosómica, la inestabilidad microsatélite y la metilación de genes. Son responsables de varias lesiones o factores predisponentes para los tumores neuroendocrinos (3). Se categoriza por la localización de los diferentes tumores a lo largo del colon y por los distintos perfiles moleculares inmunohistoquímicos, con correlativos anatomoclínicos y familiares (4). Se identifica una importante semejanza en los perfiles moleculares de los tumores dentro del mismo individuo. Las categorías resultantes de los diferentes marcadores moleculares ayudan a establecer con mayor precisión el tratamiento y el pronóstico de cada paciente (5)

En este caso se documenta un tumor neuroendocrino del apéndice tipo A en una femenino, en las edades comprendidas entre los 20 y 29 años para tumores primarios, y entre 40 y 70 años en el caso de los tumores sincrónicos (7).

Los tumores apendiculares son frecuentemente hallazgos incidentales en pacientes con un cuadro clásico de apendicitis aguda, dolor crónico en fosa ilíaca derecha o como síndrome carcinoide clásico. La prueba de imagen considerada de elección es la tomografía computarizada, que resulta diagnóstica en menos del 50% de los casos (8). La mayoría de los casos son asintomáticos y se hallan incidentalmente durante una cirugía abdominal (9, 10).

Si hay presencia de síntomas, estos son vagos e inespecíficos.

Los tumores de colon pueden dar origen dependiendo de su localización a oclusión, sangrado transrectal, cambios en hábitos evacuatorios, nausea. (11) Ocasionalmente se encuentra un tumor sincrónico (doble cáncer de colon) lo que deberá ser evaluado en cada caso en particular. En el caso de tumores ipsilaterales se podrá valorar la realización de una hemicolectomía derecha o izquierda, dependiendo de la localización un tumor en el lado derecho y otro en lado izquierda (12), se debe decidir entre realizar dos operaciones segmentarias o una colectomía total (13). Son decisivos en estos casos el riesgo quirúrgico, la edad del paciente, su carga genética y por supuesto la experiencia del equipo tratante (14).

El paciente presentado corresponde con los rangos de mayor frecuencia para sexo y edad descritos en la literatura. La mayoría de las lesiones malignas apendiculares son un producto de la extensión de un tumor primitivo de órganos vecinos, y en algunos casos, pueden ser provocados por metástasis de tumores distantes (15).

Se considera que la apendicectomía simple curativa para tumores de menos de 2 cm confinados al apéndice. Para tumores mayores de 2 cm, margen de resección positivo o con depósitos metastásicos en los ganglios, se recomienda la Tomografía computarizada o la Resonancia magnética del tórax, el abdomen y la pelvis para la evaluación del paciente en búsqueda de probable actividad tumoral (15,16).

Las pautas de consenso de la Sociedad europea de tumores neuroendocrinos (ENETS) también recomiendan la apendicectomía simple para tumores de menos de 2 cm, que parece ser curativa independientemente del sitio del tumor y una hemicolectomía derecha dentro de los 3 meses posteriores a la operación de apendicectomía inicial en pacientes con tumores de más de 2 cm. (17). Para tumores entre 1 y 2 cm se recomienda hemicolectomía derecha posterior si hay margen positivo o poco claro, invasión mesoapendicular profunda, mayor tasa de proliferación y/o invasión vascular (18).

El diagnóstico definitivo se realiza mediante la pieza anatómica analizada por el anatomopatólogo después de la cirugía. La proporción de sospechas de tumores de apéndice durante la cirugía es baja y esta situación retrasa su enfrentamiento (19).

Conclusión

Se debe de realizar un estudio por imagen, patología y un seguimiento extenso en estos pacientes con la finalidad de reducir la recurrencia o la omisión de presencia tumoral en alguna otra locación, para poder ofrecer una mayor sobrevida y tratamiento oportuno al paciente.

Anexos – Tumor neuroendocrino apendicular, presentación de caso clínico y revisión de literatura.pdf

Bibliografía

  1. GLOBOCAN [Internet]. [citado 18 de Marzo 2023]. Disponible en: http://globocan.iarc.fr
  2. Billroth T. Die Allgemeine Chirurgische Pathologie and Therapie. En: Reimer G., editor.
  3. Vorlesungen-Ein Handbuch fur Studierende y Artze, 14. Auflage; Berlín: 1889. [ Google Scholar ]
  4. Warren S., Gartes O. Múltiples tumores malignos primarios. Una revisión de la literatura y el estudio estadístico. Soy. J. Cáncer. 1932; 16:1358–1414. [ Google académico ]
  5. Springer; 2018. Manual de estadificación del cáncer del AJCC.
  6. Lam AK, Chan SS, Leung M. Synchronous colorrectal cancer: clinical, pathological and molecular implications. World J Gastroenterol. 2014 Jun 14;20(22):6815-20. doi: 10.3748/wjg.v20.i22.6815. PMID: 24944471; PMCID: PMC4051920.
  7. Emre A. Akbulut S. Bozdag Z. et al. Routine histopathologic examination of appendectomy specimens: retrospective analysis of 1,255 patients. Int Surg. 2013; 98: 354-362
  8. Benedetti M., Tinozzi FP, Dini S. Tumores sincrónicos y metacrónicos del cáncer de colon. Una revisión de 5 años de experiencia (1999–2004) Ann. italiano Chir. 2006; 77:233–239. [ PubMed ]
  9. Gonzalez RS. Diagnosis and Management of Gastrointestinal Neuroendocrine Neoplasms. Surg Pathol Clin. 2020 Sep;13(3):377-397. doi: 10.1016/j.path.2020.04.002. PMID: 32773190.
  10. Nitecki SS, Wolff BG, Schlinkert R., Sarr MG La historia natural del adenocarcinoma primario del apéndice tratado quirúrgicamente. Ana. Cirugía 1994; 219:51–57.
  11. Volante M, Grillo F, Massa F, Maletta F, Mastracci L, Campora M, Ferro J, Vanoli A, Papotti M. Neuroendocrine neoplasms of the appendix, colon and rectum. Pathologica. 2021 Feb;113(1):19-27. doi: 10.32074/1591-951X-230. PMID: 33686307; PMCID: PMC8138694.
  12. Nagtegaal ID, Odze RD, Klimstra D, Paradis V, Rugge M, Schirmacher P, et al. The 2019 WHO classification of tumours of the digestive system. Histopathology. 2020;76(2):182.
  13. Coursey C.A. Nelson R.C. Moreno R.D. Dodd L.G. Patel M.B. Vaslef S. Carcinoid tumors of the appendix: are these tumors identifiable prospectively on preoperative CT?. Am Surg. 2010; 76: 273-275
  14. S. Gonzalez-Moreno, P.H. Sugarbaker. Radical appendectomy as an alternative to right colon resection in patients with epithelial appendiceal neoplasms. Surg Oncol, 26 (2017), pp. 86-90 http://dx.doi.org/10.1016/j.suronc.2017. 01.006 | Medline
  15. Plöckinger U, Couvelard A, Falconi M, et al. Consensus guidelines for the management of patients with digestive neuroendocrine tumours: well-differentiated tumour/carcinoma of the appendix and goblet cell carcinoma. Neuroendocrinology. 2008;87:20–30.
  16. Sánchez C; Garrido B; Ruiz, R; et al. Adenocarcinoide apendicular: Hallazgo casual de tumor infrecuente del apéndice cecal. CIR ESP. 2017; 95(espec Congr): 693
  17. Amr B, Froghi F, Edmond M, Haq K, Thengungal Kochupapy R. Management and outcomes of appendicular neuroendocrine tumours: Retrospective review with 5-year follow-up. Eur J Surg Oncol. 2015 Sep;41(9):1243-6. doi: 10.1016/j.ejso.2015.06.010. Epub 2015 Jul 8. PMID: 26188371.
  18. Murray S.E. Lloyd R.V. Sippel R.S. Chen H. Oltmann S.C. Post-operative surveillance of small appendiceal carcinoid tumors. Am J Surg. 2014; 207: 342-345
  19. Wu A, He S, Li J, Liu L, Liu C, Wang Q, et al. Colorectal cancer in cases of multiple primary cancers: Clinical features of 59 cases and point mutation analyses. Oncology Letters 2017; 13: 4720-6.