Obstrucción al flujo de salida de la unión esófago-gástrica

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VI. Nº 12–Diciembre 2023. Pág. Inicial: Vol. VI; nº 12: 133

Autor principal (primer firmante): Grecia Pavlova Salazar Gutiérrez

Fecha recepción: 12/11/2023

Fecha aceptación: 08/12/2023

Ref.: Ocronos. 2023;6(12): 133

https://doi.org/10.58842/ZKAQ4927

Autores:

Salazar Gutiérrez Grecia Pavlova 1, Ibáñez Cruz Edgar Alejandro 2

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Categoría profesional:

1. Médica residente de Cirugía Digestiva y Endocrina de la Unidad Médica de Alta Especialidad no. 25 Monterrey, Nuevo León, México.

2. Médico residente de Cirugía Digestiva y Endocrina de la Unidad Médica de Alta Especialidad no. 25 Monterrey, Nuevo León, México.

Resumen

La obstrucción al flujo de salida de la unión esófago-gástrica es un trastorno motor muy poco conocido en el ámbito médico que ha ido en auge posterior a la realización, en los últimos años, de la manometría de alta resolución, por lo que no se cuenta con mucha información respecto al tema, caracterizándose por disfagia a sólidos y vómitos postprandiales.

El presente artículo es para informarse más de esta patología para realizar un diagnóstico y tratamiento adecuado.

Palabras clave: trastorno motor, unión esófago-gástrica, disfagia, manometría de alta resolución

Causas y epidemiología

La obstrucción al flujo de salida de la unión esófago-gástrica se define como un trastorno motor del esófago que se caracteriza por presentar una presión de relajación integrada (IRP) elevada, con una peristalsis del cuerpo del esófago débil que no cumple con criterios de acalasia de acuerdo a la última Clasificación de Chicago. Este trastorno ocasiona una hipertonía del esfínter esofágico inferior y una falta de capacidad de este para relajarse al momento de la deglución. (1-4)

publica-articulo-revista-ocronos

Suele ser idiopática o secundaria a varias causas; entre el origen idiopático se plantea ser una variante de acalasia o una de inicio reciente que no cumple en esos momentos criterios de la misma. Puede subdividirse en 4 categorías: mecánica, funcional, relacionado con fármacos y por artefacto.

Puede ser secundaria a la ingesta de medicamentos derivados del opio, funduplicaturas en pacientes que han sido operados por enfermedad por reflujo, enfermedades inflamatorias o infiltrativas del esófago como esclerodermia, esofagitis eosinofílica, amiloidosis, tumores, compresiones vasculares, anillos de Schatzki, cirugía bariátrica, entre otras. (1, 5-7)

En cuanto a su epidemiología, en diversas series de casos publicados de pacientes con síntomas oscila entre el 3 y el 21%, es más frecuente en mujeres del 55 al 88%, con un rango de edad entre los 51 y 69 años, así como también se ha reportado hasta en un 14% de los pacientes a los que se les realiza una manometría de alta resolución. (2, 6, 8)

Diagnóstico y Tratamiento

Clínicamente se caracteriza por presentar como síntoma predominante la disfagia en un 36 a 89%, sin embargo, otros síntomas se pueden ver asociados como el dolor torácico de tipo retroesternal, pirosis, regurgitación, tos e hipo.

El diagnóstico es manométrico con manometría esofágica de alta resolución (MAR), siendo una variante de la manometría convencional; pero ya que puede ser ocasionado por diversas causas, se requiere de estudios auxiliares para confirmar su diagnóstico como el esofagograma, ultrasonido transendoscópico, tomografía computada o endoscopia.

En la manometría se podrá observar una IRP elevada y una peristalsis del cuerpo esofágico débil o normal, siendo el valor de la mediana de 20 degluciones siendo el límite superior normal del IRP de 15 mmHg, de acuerdo al transductor utilizado. (9-11)

De acuerdo a los criterios de Chicago 4.0, se necesita: un IRP media elevada >15 mmHg, > 20 degluciones con presión intrabolo elevada en supino, evidencia de peristalsis, que el paciente presente clínicamente disfagia y dolor torácico, y además, un esofagograma alterado. (10)

En caso de que la causa sea idiopática, el tratamiento va enfocado en disminuir la presión del esfínter esofágico inferior siendo todas las alternativas endoscópicas como, por ejemplo, las dilataciones, la miotomía o la inyección de toxina botulínica; en caso de que estas no funcionen, se opta por el tratamiento quirúrgico con una miotomía de Heller.

Recientemente se ha empleado la miotomía endoscópica peroral (POEM) en los trastornos de la motilidad esofágica, incluida la obstrucción al flujo de salida de la unión esófago-gástrica con tasas de remisión de hasta el 60%. Sin embargo, en la actualidad se ha demostrado en diversas series publicadas, casos en los que los síntomas resuelven de manera espontánea sin la necesidad de un tratamiento invasivo en hasta un 52% de los casos. (11-12)

De acuerdo a que las series publicadas sobre esta patología son escasas, no se cuenta con un nivel de evidencia recomendado para un esquema de tratamiento en específico. Los fármacos posibles a usar en esta enfermedad se encuentran los inhibidores de bomba de protones y los anticálcicos, así como inmunosupresores. (8, 13)

La decisión del tipo de tratamiento dependerá de la experiencia del médico y de las características clínicas del paciente en cuestión. Se necesitan más estudios que hagan profundidad en el conocimiento de esta patología, de sus características clínicas asociadas y de diversos factores que puedan predecir una respuesta adecuada a un tratamiento en específico. (14)

Bibliografía

1.       Soto-Solis R, Pineda-De Paz MR, Osorno-Diaz G, Gallardo-Ramirez MA, Diaz-Coppe A. Gastroenterostomía guiada por ultrasonido endoscópico en obstrucción al flujo de salida gástrico (con vídeo). Rev Gastroenterol Méx (Engl Ed) [Internet]. 2021;86(1):101–3. Disponible en: http://dx.doi.org/10.1016/j.rgmx.2020.02 .001

2.       Esaki M, Ihara E, Manabe N, Kawami N, Iwakiri K, Akiyama J, et al. Evaluating the efficacy and safety of acotiamide in patients with esophagogastric junction outflow obstruction: study protocol for an investigator-initiated, multi-center, randomized, double-blind, placebo-controlled phase II trial. Trials [Internet]. 2023;24(1):459. Disponible en: http://dx.doi.org/10.1186/s13063-023-074 68-w

3.       Wang Y, Yu T, Zhu F, Xu Y, Bao Y, Zhang L, et al. Esophagogastric junction outflow obstruction is likely to be a local manifestation of other primary diseases: Analysis of single-center 4-year follow-up data. Diagnostics (Basel) [Internet]. 2023;13(14). Disponible en: http://dx.doi.org/10.3390/diagnostics131 42329

4.       Leopold AR, Jalalian A, Thaker P, Wellington J, Papademetriou M, Xie G. Major mixed motility disorders: An important subset of esophagogastric junction outflow obstruction. Neurogastroenterol Motil [Internet]. 2023;35(7):e14555. Disponible en: http://dx.doi.org/10.1111/nmo.14555

5.       Bens on AA, Khoury T, Feldman D, Mintz Y, Herschcovici T. Treatment of esophagogastric junction outflow obstruction with concomitant hypercontractile esophagus: A case series. Indian J Gastroenterol [Internet]. 2023;42(3):431–5. Disponible en: http://dx.doi.org/10.1007/s12664-022-012 67-y

6.       Blonski W, Kumar A, Jacobs J, Feldman J, Richter JE. Impact of opioids on treatment response among idiopathic esophagogastric junction outflow obstruction patients: A retrospective cohort study. Indian J Gastroenterol [Internet]. 2023;42(1):136–42. Disponible en: http://dx.doi.org/10.1007/s12664-022-013 11-x

7.       Carlson DA, Yadlapati R, Pandolfino JE. The tailored approach to manometric esophagogastric junction outflow obstruction: Treat the clinical diagnosis, not the manometry pattern. Am J Gastroenterol [Internet]. 2023;118(1):5–9. Disponible en: http://dx.doi.org/10.14309/ajg.000000000 0001938

8.       Carlson DA, Schauer JM, Kou W, Kahrilas PJ, Pandolfino JE. Functional lumen imaging probe panometry helps identify clinically relevant esophagogastric junction outflow obstruction per Chicago Classification v4.0. Am J Gastroenterol [Internet]. 2023;118(1):77–86. Disponible en: http://dx.doi.org/10.14309/ajg.000000000 0001980

9.       Li Y-Y, Lu W-T, Liu J-X, Wu L-H, Chen M, Jiao H-M. Changes in the esophagogastric junction outflow obstruction manometric feature based on the Chicago Classification updates. World J Gastroenterol [Internet]. 2022;28(30):4163–73. Disponible en: http://dx.doi.org/10.3748/wjg.v28.i30.41 63

10.   Mehta N, Ayazi S, Landau M, Eriksson S, Jobe BA. Esophageal retention cyst: Esophagogastric junction outflow obstruction (EGJOO) as a potential etiology and management with endoscopic mucosal resection (EMR). Int J Surg Case Rep [Internet]. 2022;95(107194):107194. Disponible en: http://dx.doi.org/10.1016/j.ijscr.2022.1 07194

11.   Reddy CA, Nguyen AD, Souza RF, Spechler SJ, Konda VJ. Utility of botulinum toxin injection of the lower esophageal sphincter for identifying achalasia-variant cases of esophagogastric junction outflow obstruction. Gastrointest Endosc [Internet]. 2022;95(6):AB412. Disponible en: http://dx.doi.org/10.1016/j.gie.2022.04. 1042

12.   Parsa N, Crowell MD, Horsley-Silva JL, Kahn A, Ramirez FC, Vela MF. Su1239: IMPARED DEGLUTITIVE INHIBITION DURINING MULTIPLE RAPID SWALLOWS ON HIGH RESOLUTION ESOPHAGEAL MANOMETRY CAN BE USED TO CONFIRM ESOPHAGOGASTRIC JUNCTION OUTFLOW OBSTRUCTION WITH HIGH ACCURACY. Gastroenterology [Internet]. 2022;162(7):S-555. Disponible en: http://dx.doi.org/10.1016/s0016-5085(22) 61315-5

13.   Pattison ZL, Prichard B, Kong L, Kim M, Stern B, Ouyang A. Sa1219: ASSESSMENT OF CLINICAL OUTCOMES IN PATIENTS WITH ESOPHAGOGASTRIC JUNCTION OUTFLOW OBSTRUCTION (EGJOO) COMPARED TO THOSE WITH NORMAL ESOPHAGEAL MANOMETRY AT 6 MONTHS AFTER DIAGNOSIS. Gastroenterology [Internet]. 2022;162(7):S-352. Disponible en: http://dx.doi.org/10.1016/s0016-5085(22) 60846-1

14.   Beveridge CA, Triggs JR, Thanawala SU, Ahuja NK, Falk GW, Benitez AJ, et al. Can FLIP guide therapy in idiopathic esophagogastric junction outflow obstruction? Dis Esophagus [Internet]. 2022;35(4). Disponible en: http://dx.doi.org/10.1093/dote/doab077