Medicamentos asociados al riesgo de caídas (FRID). Detección, evaluación y prevención

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VI. Nº 10–Octubre 2023. Pág. Inicial: Vol. VI; nº 10: 206

Autor principal (primer firmante): Clara Paula De Uña Santos

Fecha recepción: 05/10/2023

Fecha aceptación: 17/10/2023

Ref.: Ocronos. 2023;6(10): 206

https://doi.org/10.58842/SDJM6041

Clara Paula de Uña Santos

Categoría profesional

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Farmacéutica

Resumen

Expondremos en este artículo la importancia de implantar protocolos de detección de pacientes con elevado riesgo de caídas para realizar las intervenciones oportunas. Se trata de intentar disminuir dichos sucesos y evitar las consecuencias negativas asociadas.

Palabras clave

“FRID” (fall-risk increasing drugs), “riesgo de caídas”

Introducción

Las caídas constituyen un grave problema para la salud, principalmente en la población geriátrica debido a la lenta recuperación de las lesiones en pacientes que ya poseen alguna patología previa de base. Entre las patologías con mayor riesgo figura el Parkinson, demencias y Alzheimer. Las caídas pueden implicar una importante pérdida de autonomía personal y de calidad de vida. (1)

Aunque por suerte, la mayoría de las caídas son leves, una de cada tres necesita atención médica. Lo que supone un aumento en el gasto en salud, derivado en intervenciones quirúrgicas y gastos de hospitalización.

La frecuencia de las caídas se incrementa con la edad del paciente y con su fragilidad. Se estima una media de un 30% de caídas en población de más de 65 años y un 40% en mayores de 70.

publica-articulo-revista-ocronos

A nivel psicológico también puede existir el llamado “trauma post caída” que provoca síntomas de inseguridad, miedo o ansiedad.

Es por ello, que disminuir el riesgo de caídas constituye un importante reto sanitario y se desarrollan con este objetivo diferentes intervenciones preventivas. (2)

Entre los factores de riesgo asociados a las caídas se incluyen los factores climáticos, ambientales, socioeconómicos, intrínsecos (como puede ser pérdida de visión o de equilibrio) y los factores de comportamiento donde se engloba el uso de medicamentos y en los cuales nos vamos a centrar en este capítulo.

Objetivos (general y específicos)

El objetivo general de este capítulo es:

  • Evaluar el riesgo de las caídas en ancianos y las consecuencias.

Objetivos específicos:

  • Examinar los medicamentos asociados.
  • Valorar las posibles soluciones disponibles. Métodos de prevención.

Métodos

Para llevar a cabo esta revisión bibliográfica se ha hecho una búsqueda en las principales fuentes de información primarias, secundarias y terciarias: Scielo, PubMed, guía salud… Utilizando como palabras clave “riesgo de caída en geriatría” y “medicamentos asociados al riesgo de caídas”.

Se han incluido artículos en español e inglés.

Resultados

Existen varios estudios que evidencian que el número de medicamentos usados por paciente aumenta proporcionalmente el riesgo de sufrir caídas. (3) Este riesgo aumenta significativamente cuando, entre las prescripciones activas, hay algún medicamento denominado FRID (fall-risk increasing drugs) (4). Entre ellos se encuentran los psicofármacos, analgésicos opioides, anticolinérgicos, hipoglucemiantes, antihipertensivos y otros como la doxazosina o el timolol.

Resulta de gran importancia establecer criterios de detección de pacientes de riesgo para proceder a llevar a cabo los programas de prevención adecuados.

En muchos centros se usa el método creado por CDC (Centros para la Prevención y el Control de Enfermedades) llamado STEADI («Stopping Elderly Accidents, Deaths, and Injuries”) que consiste en detección, evaluación e intervención.

La sociedad estadounidense de geriatría recomienda realizar una evaluación general a todos los pacientes mayores de 65 años y a aquellos que menores de 65 años que presenten síntomas como mareos, aturdimiento o latidos cardíacos irregulares.

  • Evaluación inicial: Consiste en una serie de preguntas sobre la salud en general. Ejemplo: ¿se ha caído en el último año?, ¿le preocupa poder caerse?, ¿siente inestabilidad?…
  • Evaluación de seguimiento: se llevan a cabo diferentes pruebas físicas donde se valora fuerza, equilibrio y marcha.

Tras la evaluación del riesgo de caídas, el profesional puede determinar el grado de riesgo (riesgo bajo, moderado o alto) y este método también ayuda en la detección del problema para proceder a la intervención. (5)

Existe un número considerable de artículos exponiendo las posibles intervenciones ante los riesgos de caída. Sin embargo, hay poca evidencia científica firme sobre el impacto de las diferentes intervenciones. Lo que sí resulta evidente es que realizar la evaluación de riesgo junto con intervenciones enfocadas a reducir los múltiples factores de riesgo es más efectivo que reducir un único factor. (6)

Conclusiones

Concluimos destacando las consecuencias negativas que provocan las caídas en la población anciana en cuanto a la disminución de autonomía del paciente y calidad de vida. Cabe destacar también el gasto sanitario que lleva asociado.

Enumeramos los factores que aumentan el riesgo como la edad, factores climáticos, ambientales, intrínsecos y de comportamiento donde se engloban el uso de medicamentos y comentamos los medicamentos FRID que se asocian directamente a las caídas.

Como medidas preventivas resulta fundamental el método CDC que consiste en detección, evaluación y prevención.

Verificamos la importancia de realizar la evaluación e intervenciones enfocadas a disminuir los diferentes factores de riesgo para evitar las posibles caídas.

El papel del farmacéutico en estas intervenciones consistiría en revisar las prescripciones activas, principalmente los fármacos FRID intentando cambiar el principio activo si fuese posible o en cualquier caso, ajustar las dosis.

A pesar de ello, hacemos hincapié en que la intervención en la prevención de caídas debe ser una tarea multidisciplinar, ya que depende de otros factores como el estado de salud del paciente, la alimentación, el estado civil o condicionantes de su domicilio habitual que deben ser revisados por diversos profesionales.

Bibliografía

  1. Bonafont X, Llop R. Medicamentos y caidas. Resumen Butlletí d’informació terapèutica. 2017. Disponible en: https://medicaments.gencat.cat/web/.cont ent/minisite/medicaments/professionals /butlletins/boletin_informacion_terape utica/documents/arxius/BIT-v28-n4-2017 -cast_medicamentos-y-caidas.pdf
  2. Gama ZA da S, Gómez-Conesa A. Factores de riesgo de caídas en ancianos: revisión sistemática. Revista de Saúde Pública. 2008. Disponible en: https://www.scielo.br/j/rsp/a/GTRPXKy9Pp C5nRN9bFNKR7q/
  3. Chiu MH, Lee HD, Hwang HF, Wang SC, Lin MR. Medication use and fall-risk assessment for falls in an acute care hospital. Geriatr Gerontol. Disponible en: https://PubMed.ncbi.nlm.nih.gov/25258200 /
  4. Silva R, Meireles I, Pessanha C, Alves R, Silva A, Silva R. Impacto da polifarmácia e do uso de medicamentos na estratificaçao do risco de queda de pacientes no ambiente hospitalar. 2020. Disponible en: https://preprints.scielo.org/index.php/s cielo/preprint/view/1058
  5. Evaluación del riesgo de caídas: Prueba de laboratorio de MedlinePlus. Disponible en: https://medlineplus.gov/spanish/pruebas- de-laboratorio/evaluacion-del-riesgo-d e-caidas/
  6. Laguna-Parras J, Carrascosa-Corral R, Zafra López F, Isabel Carrascosa-García M, Luque Martínez F, Alejo J, et al. Rincón científico Revisiones. GEROKOMOS. 2010. Disponible en: https://scielo.isciii.es/pdf/geroko/v21n 3/revision1.pdf