Hipoacusia relacionada a agentes externos. Estudio observacional de centro único

Hearing loss Related to External Agents. Single Center Observational Study

https://doi.org/10.58842/NVAU1220

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VI. Nº 8–Agosto 2023. Pág. Inicial: Vol. VI; nº 8: 286.3

Autor principal (primer firmante): Luis Alfonso Ullauri Torres

Fecha recepción: 17 de agosto, 2023

Fecha aceptación: 22 de agosto, 2023  

Ref.: Ocronos. 2023;6(8): 286.3

Luis Alfonso Ullauri Torres 1, Shirley Abigail López Baños 2, Jorge Luis Marquez Coronel 3, Monserrath Ines Valencia Brito 4, Juan Diego Garzón Pacheco 5, Edwin Geovanny Barahona Castro 6

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Médico Especialista en Cirugía General, SOLCA GUAYAQUIL- Ecuador

  1. Médico General, Guayaquil- Ecuador
  2. Médico General, Ministerio de Salud Pública, Ecuador
  3. Médico General, Puesto de Salud Gareno , Ecuador
  4. Médico General, Clínica Médica del Sur, Cuenca- Ecuador
  5. Médico General, SOLCA GUAYAQUIL- Ecuador

Resumen

La hipoacusia o pérdida de capacidad auditiva es una de las cusas de discapacidad más frecuente en el mundo, tanto así que en el mundo viven aproximadamente 1500 millones de personas con disminución de la capacidad auditiva.

Materiales y Métodos

Se realizó estudio observacional analítico de 100 trabajadores de una cantera para determinar el grado y distribución de hipoacusia.

Resultados

Se encontró notable diferencia de disminución de capacidad auditiva en aquellos trabajadores obreros y de campo en comparación con aquellos que realizan labores administrativas

Conclusiones

publica-articulo-revista-ocronos

El realizar actividades de campo y obrería en espacios con exposiciones a ruido extremo a pesar de poseer equipo de protección personal constituye un factor de riesgo independiente para el desarrollo de hipoacusia de moderada a severa.

Palabras Clave: Hipoacusia, Otorrinolaringología, Fonación

Abstract

Hearing loss is one of the most frequent causes of disability in the world, so much so that approximately 1,500 million people live in the world with reduced hearing capacity.

Materials and methods

An analytical observational study of 100 workers from a quarry was carried out to determine the degree and distribution of hearing loss.

Results

A notable difference was found in the decrease in hearing capacity in those blue-collar and field workers compared to those who perform administrative tasks.

Conclusions

Carrying out field and construction activities in spaces exposed to extreme noise despite having personal protective equipment constitutes an independent risk factor for the development of moderate to severe hearing loss.

Keywords: Hearing loss, Otorhinolaryngology, Speech

Introducción

La pérdida de audición es una discapacidad importante que afecta la comunicación que va afectando la calidad de vida. Hay muchas causas de pérdida de audición. Estos incluyen la exposición a compuestos ototóxicos, incluidos los medicamentos. La mutación en los genes de la sordera infecciones como laberintitis o citomegalovirus (y envejecimiento.

La exposición a niveles excesivos de sonido, incluso por períodos cortos de tiempo, también puede producir pérdida de la sensibilidad auditiva y de la agudeza auditiva.

El ruido puede conducir a un cambio de umbral temporal (TTS) que se recupera por completo a la normalidad, Sin embargo, también puede producir pérdidas que no logran volver a niveles previos a la exposición. Tal cambio de umbral permanente (PTS) puede tener un efecto significativo en la comunicación y la calidad de vida.

El sonido intenso es una causa importante de pérdida auditiva en la población general, debido a la sobrecarga acústica ocupacional y recreativa.

Materiales y métodos

Estudio observacional no intervencionista, analítico de tipo transversal. La muestra empleada en este estudio de investigación está formada por 100 sujetos. Se utilizó programas computacionales para el ordenamiento estadístico.

Resultados

Tabla 1. Resultados por edad y sexo

Ver tablas en Anexos – Hipoacusia relacionada a agentes externos. Estudio observacional de centro único, al final del artículo.

Se definió para estudio a la hipoacusia cuando no es capaz de oír tan bien como una persona cuyo sentido del oído es normal, es decir, cuyo umbral de audición en ambos oídos es igual o mejor que 20 dB medido mediante estudio de audiometría, se encontró que la edad es un factor de riesgo asociado de manera independiente y directamente proporcional a su desarrollo, se encontró que la hipoacusia se dio en un 48% en personas por encima de 65 años y 32% en personas de 40 a 65 años.

En cuanto al sexo se identificó como sexo masculino como factor de riesgo al desarrollar hipoacusia en un 78% en comparación con el sexo femenino que lo desarrolló únicamente en un 22%.

Tabla 2. Grado de Hipoacusia

Ver tablas en Anexos – Hipoacusia relacionada a agentes externos. Estudio observacional de centro único, al final del artículo.

Se define como hipoacusia Leve o ligera: 21 – 40 dB. Moderada o mediana: 41 – 70 dB. Severa: 71 – 90 dB. Profunda: 91 – 119 dB (> 90 dB). En nuestro presente estudio se encontró que la hipoacusia moderada fue la más prevalente con un porcentaje de 55% , seguida de la hipoacusia severa en un 25% .

Tabla Jornada de Trabajo y tipo de trabajo en relación con hipoacusia

Ver tablas en Anexos – Hipoacusia relacionada a agentes externos. Estudio observacional de centro único, al final del artículo.

Se encontró como resultados que aquellas personas con jornada de trabajo nocturno tienen un porcentaje ligeramente menor de presentar hipoacusia (30%), en contraste con aquellas personas que tienen una jornada laboral matutina o vespertina (35%).

Además, se encontró que la hipoacusia se presenta de forma notoriamente aumentada en aquellos trabajadores operativos o de campo con una incidencia del 80%, en comparación con aquellas personas con trabajo administrativo donde únicamente se presentó en el 20% de los casos

Discusión

El oído es el sentido con el que percibimos los sonidos que nos rodean; a través de la audición, nos relacionamos con nuestro entorno, nos comunicamos con los demás, expresamos nuestros pensamientos y nos educamos. En todo el mundo, más de 1.500 millones de personas tendrán algún tipo de disminución de la capacidad auditiva a lo largo del curso de su vida, de las cuales al menos 430 millones necesitarán atención. Si no se la detecta y atiende, la pérdida de la audición puede tener consecuencias de gran alcance que afectan la adquisición del lenguaje, el bienestar psicosocial, la calidad de vida, los logros educativos y la independencia económica en las diversas etapas de la vida (1–3).

Si no se la atiende, la pérdida de la audición genera un costo a nivel mundial de más de $980.000 millones al año, y puede poner en peligro el objetivo mundial de los Estados Miembros de las Naciones Unidas de acabar con la pobreza y garantizar que todos los habitantes del planeta disfruten de paz y prosperidad para el 2030. (1)

La audición es un componente clave de la capacidad intrínseca del ser humano; es el sentido más necesario para comunicarse y relacionarse con los demás. Si no se atiende a tiempo, una disminución de la capacidad auditiva en cualquier momento de la vida puede afectar el funcionamiento cotidiano. (1,2)

La audición a lo largo de la vida de una persona puede visualizarse en forma de una trayectoria (la trayectoria auditiva), cuya evolución determina nuestra capacidad auditiva en cualquier momento dado. La trayectoria auditiva de una persona depende de su capacidad auditiva al nacer y de los múltiples factores de riesgo o preventivos a lo largo del curso de su vida.(1)

Factores determinantes de la capacidad auditiva

Es evidente que varios factores determinantes de la capacidad auditiva en diferentes etapas de la vida ―genéticos, biológicos, psicosociales y ambientales― influyen en los oídos y pueden ocasionar pérdida de la audición o bien proteger de ella. Muchas afecciones del oído, como la otitis media, son tratables, y muchas causas de pérdida de la audición, como las que se relacionan con la nutrición, la higiene del oído y los ruidos fuertes, pueden evitarse si se adoptan medidas preventivas a nivel personal. Tanto los factores causales como los preventivos interactúan para determinar la aparición, la naturaleza, la gravedad y la progresión de la pérdida auditiva. Por todo lo anterior, la capacidad auditiva de una persona está determinada por: (2)

la capacidad auditiva al nacer; la presencia o la exposición a factores causales (genéticos, biológicos, comportamentales o ambientales); y las acciones protectoras que contrarrestan los factores de riesgo. (2)

Factores causales de la pérdida de audición

Aunque estos factores pueden presentarse en distintas etapas a lo largo de la vida, las personas son más susceptibles a ellos durante ciertos períodos críticos, como antes de nacer o en los primeros años, un período de desarrollo y maduración fisiológica para el sistema auditivo y que es crucial para la adquisición del lenguaje. (3)

Los factores de riesgo de pérdida de la audición también tienen un mayor efecto en los grupos de edad avanzada, cuando se producen cambios neurodegenerativos. Sin embargo, el deterioro de la audición que se sufre a esa edad no es un proceso degenerativo simple e inevitable asociado al envejecimiento: es el resultado de influencias genéticas, trastornos de salud, modos de vida y experiencias ambientales que están integrados en el sistema fisiológico de la audición y que han influido en él durante toda la vida. (4)

Es más probable tener algunas de estas afecciones o influencias ambientales en determinadas etapas de la vida, las cuales se detallan en el período para el cual se consideran más relevantes se destacan tres factores específicos que pueden ocasionar pérdida de la audición: la otitis media, la exposición a ruidos fuertes y la deficiencia auditiva relacionada con la edad. (5)

Estos factores se consideran especialmente importantes desde el punto de vista de la salud pública, sobre todo por su alta prevalencia en la comunidad o por sus mecanismos preventivos y terapéuticos bien establecidos. (6)

Órgano de la audición

El órgano de la audición realiza su función específica al hacer perceptible el estímulo sonoro físico en tres etapas diferentes: Transmisión o conducción de la energía física del estímulo sonoro captada en el pabellón auditivo hasta el órgano de Corti. Transformación en el órgano de Corti de la energía mecánica en energía eléctrica (potencial de acción), que después se transfiere al nervio auditivo. Es el fenómeno bioeléctrico de la transducción. (2)

Vehiculización de esta energía eléctrica, a través de vías nerviosas, desde el órgano de Corti hasta la corteza cerebral. La apreciación de los sonidos, con todas sus cualidades, es función de las áreas auditivas del lóbulo temporal de la corteza (áreas 21-22 y 41-42 de Brodman). (7,8)

Fisiología de la audición en el oído externo

El pabellón auricular, a la manera de una pantalla receptora, capta las ondas sonoras, enviándolas a través del conducto auditivo externo hacia la membrana timpánica. La oreja del humano es prácticamente inmóvil y se orienta hacia el sonido mediante movimientos de la cabeza. El pabellón auricular contribuye a la localización de la procedencia del sonido: El hecho de poseer dos orejas separadas por la cabeza (que se comporta como una pantalla acústica) hace que el sonido llegue a ambos oídos con una diferencia temporal y de fase, lo que sirve para localizar el sonido en el plano horizontal (9)

De la misma manera los repliegues del pabellón, y en particular la concha, sirven para localizar el sonido en el plano vertical. (10)

El conducto auditivo externo (CAE) conduce la onda sonora hacia la membrana timpánica y protege el oído medio con su sinuosidad, sus pelos y la secreción de sus glándulas de cerumen. Contribuye también a que el aire tenga la misma temperatura a uno y otro lado de la membrana timpánica. (10)

Además, el conducto auditivo externo puede considerarse como un tubo sonoro que:

Transforma las ondas sonoras esféricas en planas. Refuerza la resonancia de las frecuencias comprendidas entre 2.000 Hz. y 4.000 Hz. (múltiplos de la longitud del CAE). En su espacio se producen interferencias al originarse ondas estacionarias. (10)

Fisiología de la audición en el oído medio

El oído medio, por medio de la cadena de huesecillos, transmite la energía sonora desde la membrana timpánica hasta el oído interno. El sistema timpánico de transmisión es mecánico. La membrana timpánica entra en movimiento desplazada por la vibración de las moléculas del aire contenido en el conducto auditivo externo. El mango del martillo se encuentra firmemente unido a la membrana timpánica a nivel de uno de sus ejes radiales. (10)

El martillo se enlaza sólidamente con el yunque por la articulación incudomaleolar. El yunque, por su rama larga, se articula con la cabeza del estribo (articulación incudoestapedial). El estribo tiene su platina inserta en la ventana oval, a la que se une mediante el ligamento anular de Rudinger. Al vibrar la membrana timpánica traspasa su movimiento al martillo, el martillo al yunque y éste al estribo; el cual, a través de la ventana oval, transmite la vibración al oído interno (10)

El martillo está sustentado por tres ligamentos. Su mango es traccionado hacia dentro por el músculo del martillo o tensor tympanii, lo que mantiene la membrana timpánica continuamente tensa. El músculo del estribo tracciona este hueso hacia fuera y atrás. La acción de ambos músculos constituye un mecanismo de adaptación, selección frecuencial y defensa del oído interno. (10)

Fisiología de la audición en el oído interno

Función coclear

El órgano con el que oímos es el cerebro. Pero el cerebro no tiene capacidad para comprender la realidad como es. En la cóclea se convierten las señales acústicas (energía mecánica) en impulsos eléctricos capaces de ser interpretados por el sistema nervioso central (SNC). También en la cóclea se discriminan los distintos sonidos según su frecuencia, se codifican los estímulos en el tiempo según su cadencia y se filtran para una mejor comprensión.

En la función coclear se distinguen: un primer periodo en el que lo fundamental es la mecánica coclear originada por los movimientos de los líquidos y las membranas, un segundo período de micromecánica coclear en el que ocurren desplazamientos del órgano de Corti con respecto a la membrana tectoria y un tercer periodo en el que se produce la transducción o transformación de la energía mecánica en energía bioeléctrica. (10,11)

Hipoacusia

La hipoacusia o pérdida de la capacidad auditiva, es una discapacidad crónica que afecta alrededor del 5% de la población mundial. La hipoacusia o pérdida de la capacidad auditiva es una condición prevalente. (12)

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), la hipoacusia ocupa el tercer lugar entre las patologías que involucran años de vida con discapacidad (Years lived with disability, YLDs) luego de la depresión y lesiones no intencionadas. (12)

Esto implica un desafío tanto en las acciones que se deben realizar para prevenir la hipoacusia, como en la implementación de tratamientos efectivos y que mejoren la calidad de vida de las personas que la padecen. (12)

La Organización Mundial de la Salud (OMS) menciona que el 5% de la población en general presenta pérdida auditiva. Para 2050 está previsto que haya casi 2500 millones de personas con algún grado de pérdida de audición y que al menos 700 millones requieran rehabilitación. La pérdida de audición puede deberse a causas genéticas, complicaciones en el parto, ciertas enfermedades infecciosas, otitis crónicas, exposición a sonidos fuertes, uso de medicamentos ototóxicos y envejecimiento. (12)

La pérdida de audición discapacitante se refiere a una pérdida superior a 35 decibelios (dB) en el oído que oye mejor. Casi el 80% de las personas con este problema viven en países de ingresos bajos y medianos. La prevalencia de la pérdida de audición aumenta con la edad: entre los mayores de 60 años, más del 25% padece una pérdida de audición discapacitante. (10)

la pérdida de audición es la discapacidad sensorial más frecuente en todo el mundo. El ruido es uno de los factores de riesgo más comunes. En todo el mundo, la pérdida de audición inducida por el ruido (NIHL) es un problema de salud pública global, y la NIHL ocupacional representa del 7 al 21% de los adultos con pérdida de audición discapacitante. (11)

Por ejemplo, la NIHL ocupacional tiene la mayor prevalencia de enfermedades ocupacionales en los Estados Unidos. (5)

En 1995, una encuesta de hogares en el Reino Unido mostró que la NIHL ocupacional representaba el 8% de todas las enfermedades relacionadas con el trabajo. (13)

En China, la sordera inducida por el ruido ha sido la segunda enfermedad profesional notificada con más frecuencia en los últimos años, por detrás de la neumoconiosis (la primera enfermedad profesional). Se ha informado de que la prevalencia de la pérdida de audición inducida por el ruido (NIHL) ocupacional entre los trabajadores expuestos al ruido en China es superior al 20%. (14)

De acuerdo a estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el 2021 En el mundo, 1500 millones de personas viven con algún grado de pérdida de audición, de las cuales unos 430 millones necesitan servicios de rehabilitación. (15)

El 80% de las personas con disminución auditiva era perteneciente a países subdesarrollados, en donde el 50% de las perdidas auditivas podrían evitarse mediante diagnóstico temprano del problema, métodos de control de ruido, uso de elementos de protección personal, monitoreo de audición en trabajadores, educación para la salud sobre ruido e hipoacusia y en fin, una gestión eficaz. (10)

Para la OMS, las afecciones auditivas y la sordera son serias incapacidades que pueden llegar a imponer una fuerte carga social y económica sobre los individuos, familias, comunidades y países. El reporte de marzo del 2019, mencionó además que el 5,00% de la población en general presenta pérdida auditiva que puede ser uni o bilateral, leve, moderada, severa y profunda (OMS). La Organización Panamericana de la Salud refiere en América Latina existe una prevalencia promedio de hipoacusia del 17% en trabajadores con jornadas laborales de 8 horas diarias, durante 5 días a la semana con una exposición que varía entre 10 a 15 años. (10)

En Chile, la hipoacusia causada por la exposición a ruido representa el 80% de las incapacidades permanentes por enfermedades profesionales, según datos entregados por la Asociación Chilena de Seguridad. La hipoacusia causada por la exposición al ruido es uno de los principales problemas de salud, siendo la tercera causa de consultas después de las dermatitis y las lesiones músculo-esqueléticas. Además, es la principal causa de indemnizaciones y pensiones otorgadas por la institución.

Según datos obtenidos durante el año 2005, la cantidad de trabajadores en vigilancia médica por exposición al agente ruido ascendía a 77.117 personas, de las cuales 26.171 (33.9%) fueron examinadas en PROVIMEP (Programa de Vigilancia Médica de Enfermedades Profesionales). De este total fueron finalmente diagnosticados 199 casos con hipoacusia inducida por ruido. (15)

La Organización Panamericana de la Salud (OPS), determina que en América latina se reporta hasta un 30,00% de pérdida auditiva relacionada con la edad en el trabajo “Problemas de la audición en el adulto mayor, factores asociados y calidad de vida”, indica que la prevalencia de los problemas auditivos en la población mayor a 60 años son en Argentina el 16,90%, Brasil 33,40%, Chile 33,60%, Cuba 26,30%, México 43,40%, Uruguay 20,80% y Colombia el 13,50%. (15)

En el Ecuador para enero del 2023, el Consejo Nacional para la Igualdad de Discapacidades (CONADIS), estableció que la prevalencia de discapacidad por hipoacusia representa el 14,12%, concluyendo que aproximadamente de éste el 20.94% corresponden a la provincia de las guayas y de estos el 12.68% a la ciudad de Guayaquil, siendo el 45.23% personas entre 36 y 64 años. (16)

la hipoacusia como habíamos mencionado es una de las principales causas de enfermedad profesional ejerciendo efecto directo sobre la mano de obra, mismo que no solo afecta su rendimiento sino también su estilo de vida provocando de esta manera que no solo sea un problema laboral sino algo que le compete a la salud pública. (16)

Audiometría

La audiometría es una parte fundamental de la evaluación de pacientes con sospecha de patología auditiva central. La audiometría de tonos puros es esencial. En sujetos con trastornos auditivos, la presencia de una audiometría de tonos puros normal hace más probable el diagnóstico de un trastorno auditivo central. Sin embargo, una audiometría anormal no es un criterio de exclusión de una patología auditiva central, y una audiometría normal no garantiza por sí sola la ausencia de un déficit coclear sutil.

En primer lugar, es posible que un grado de sordera coclear o central coexista con otros trastornos, como la agnosia auditiva. En segundo lugar, la sordera puede ser una característica del trastorno auditivo central por derecho propio (véase más adelante). Varios informes describen la evolución de la sordera central hacia la agnosia auditiva. (10)

Por último, una audiometría normal no garantiza que no exista un déficit coclear, ya que es teóricamente posible tener un trastorno de las células ciliadas externas que pueda producir déficits en la discriminación de frecuencias en presencia de una audiometría de tonos puros normal. La detección de estos déficits requiere una evaluación psicofísica de la amplitud del filtro auditivo mediante un método como el ruido con muescas. (16)

Estas técnicas se han utilizado en estudios de investigación de poblaciones clínicas, pero no se emplean de forma rutinaria en la mayoría de los departamentos de audiología. Los resultados de este tipo de exámenes es el que será de mayor interés en nuestro estudio para determinar la prevalencia de hipoacusia. (10,16)

Conclusiones

La hipoacusia continúa siendo la causa más frecuente de discapacidad en el mundo y se sabe que los pacientes sometidos a stress auditivo prolongado desarrollan pérdida sensorial auditiva notoria por lo que se deben gestionar políticas públicas para la prevención de esta patología.

Conflictos de Interés

Los autores declaran no tener conflictos de interés

Anexos – Hipoacusia relacionada a agentes externos. Estudio observacional de centro único.pdf

Bibliografía

1.       Michels TC, Duffy MT, Rogers DJ. Hearing Loss in Adults: Differential Diagnosis and Treatment. Am Fam Physician. 15 de julio de 2019;100(2):98-108.

2.       Nieman CL, Oh ES. Hearing Loss. Ann Intern Med. 1 de diciembre de 2020;173(11):ITC81-96.

3.       Shapiro SB, Noij KS, Naples JG, Samy RN. Hearing Loss and Tinnitus. Med Clin North Am. septiembre de 2021;105(5):799-811.

4.       Blazer DG, Tucci DL. Hearing loss and psychiatric disorders: a review. Psychol Med. abril de 2019;49(6):891-7.

5.       Samocha-Bonet D, Wu B, Ryugo DK. Diabetes mellitus and hearing loss: A review. Ageing Res Rev. noviembre de 2021;71:101423.

6.       Shave S, Botti C, Kwong K. Congenital Sensorineural Hearing Loss. Pediatr Clin North Am. abril de 2022;69(2):221-34.

7.       Omichi R, Shibata SB, Morton CC, Smith RJH. Gene therapy for hearing loss. Hum Mol Genet. 1 de octubre de 2019;28(R1):R65-79.

8.       Wong SS, Yuen KY. Streptococcus pyogenes and re-emergence of scarlet fever as a public health problem. Emerg Microbes Infect. julio de 2012;1(7):e2.

9.       Prince ADP, Stucken EZ. Sudden Sensorineural Hearing Loss: A Diagnostic and Therapeutic Emergency. J Am Board Fam Med JABFM. 2021;34(1):216-23.

10.     Young YH. Contemporary review of the causes and differential diagnosis of sudden sensorineural hearing loss. Int J Audiol. abril de 2020;59(4):243-53.

11.     Yang T, Guo L, Wang L, Yu X. Diagnosis, Intervention, and Prevention of Genetic Hearing Loss. Adv Exp Med Biol. 2019;1130:73-92.

12.     Torrente MC, Tamblay N, Herrada J, Maass JC. Hearing loss in school-aged children. Acta Otolaryngol (Stockh). enero de 2023;143(1):28-30.

13.     Tropitzsch A, Schade-Mann T, Gamerdinger P. [Hereditary hearing loss]. HNO. febrero de 2023;71(2):131-42.

14.     Cousins R. Hearing loss drug discovery and medicinal chemistry: Current status, challenges, and opportunities. Prog Med Chem. 2022;61:1-91.

15.     Al-Rubeaan K, AlMomani M, AlGethami AK, Darandari J, Alsalhi A, AlNaqeeb D, et al. Hearing loss among patients with type 2 diabetes mellitus: a cross-sectional study. Ann Saudi Med. 2021;41(3):171-8.

16.     Peña-Alejandro S, Contreras-Rivas AI. Prevalencia de hipoacusia en recién nacidos sanos en un hospital de tercer nivel de atención. Detección mediante tamiz auditivo neonatal.