La enfermedad reconocida como profesional del telefonista: los nódulos

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VII. N.º 7–Julio 2024. Pág. Inicial: Vol. VII; N.º 7: 196

Autor principal (primer firmante): Consuelo Corz Redol

Fecha recepción: 06/06/2024

Fecha aceptación: 03/07/2024

Ref.: Ocronos. 2024;7(7): 196

https://doi.org/10.58842/FXAN1947

Autores:

Consuelo Corz Redol (Administrativo – Aux. Administrativo – Telefonista – Celador)

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Eva Villamarin Alvarez (Administrativo – Aux. Administrativo – Telefonista – Celador)

Maite Playan Buil (Administrativo – Aux. Administrativo – Telefonista – Celador)

María Yolanda Galvez Sanchez (Administrativo – Aux. Administrativo – Telefonista – Celador)

María Carmen Vargas Sanchez (Administrativo – Aux. Administrativo – Telefonista – Celador)

Eva María Beltran Saz (Administrativo – Aux. Administrativo – Telefonista – Celador)

Resumen

Cada trabajo tiene sus riesgos y hay que conocerlos y lidiar con ellos de la mejor manera posible poniendo de nuestra parte como trabajadores y reclamando nuestros derechos a una calidad y cobertura sanitaria que puedan paliar, minimizar e incluso cuando la gravedad del tema lo merezca el reconocimiento de la enfermedad como profesional.

Palabras y términos clave

publica-articulo-revista-ocronos

Enfermedad profesional, nódulos, esfuerzos sostenidos, uso mantenido y continuo.

Introducción

Los trabajadores y las trabajadoras del puesto de telefonista en los centros y hospitales de atención a la salud tenemos reconocida como enfermedad profesional el padecimiento de nódulos de las cuerdas vocales. Vamos a desarrollar en este artículo de qué se trata y dónde se recoge y reconoce el mencionado padecimiento que se nos puede dar y ampliar y reflexionar sobre el tema.

Enfermedad profesional

Según Real Decreto 1299/2006 en el que se recoge el listado de enfermedades profesionales, los nódulos en las cuerdas vocales por esfuerzos sostenidos de la voz humana son considerados una patología que puede darse a lo largo de la vida laboral del telefonista y los reconoce como propios del puesto de trabajo.

La mencionada norma los recoge en el grupo dos, que es el de las enfermedades profesionales causadas por agentes físicos, concretamente los cita como: agente L, subagente 01 y causadas por motivos profesionales, en la actividad 01, código 2L0101. Este código va a aglutinar en sí a: profesores, cantantes, actores, locutores y teleoperadores, éste último caso es en el que nos podemos ver afectados los trabajadores de la salud.

Problemática

Vamos a reflexionar cuales son los principales problemas que tenemos los teleoperadores de las centralitas de teléfono que principalmente son tres: trabajamos muchas horas durante la jornada, el tiempo de exposición es alto y no se dispone de los tiempos adecuados para poder descansar la voz.

¿Cuáles son los factores de riesgo más comúnmente padecidos?

Podríamos destacar como más reseñables los siguientes:

  • Carecer de información, formación y entrenamiento adecuado y específico en el uso de nuestra herramienta de trabajo habitual: la voz.
  • Nos vemos obligados a forzar la voz muchas veces por el ruido ambiente que hay.
  • Los lugares de trabajo muchas veces no cuentan con una adecuada acústica (no están suficientemente aislados, las dimensiones de los espacios están sobredimensionadas o lo contrario,….
  • La ventilación, humedad, temperatura muchas veces no tienen las condiciones más adecuadas.

Utilizamos un volumen de voz excesivo

  • Los malos hábitos como son: el tabaquismo, la ingesta de alcohol en exceso y no dormir suficiente nos fatigan en exceso e irritan y perjudican la mucosa de la garganta.
  • No respirar correctamente. Si cogemos el aire por la boca de manera habitual, no podemos mantener la voz de manera firme y sostenida y el esfuerzo produce también hipertensión en el cuello.
  • Estar tenso o padecer estrés también perjudica, por consiguiente, a la laringe, al cuello y a las cuerdas vocales.
  • Si hemos padecido de manera repetida, en los primeros tiempos de utilización de nuestra voz de manera profesional, episodios de alergia, rinitis, amigdalitis, faringitis, también nos va a afectar en nuestro trabajo.

¿Qué medidas podemos tomar para prevenir la enfermedad?

  • Hablar sin esfuerzo, fijar la voz y emitir los sonidos sin temblor ni dubitativamente.
  • Evitar hablar mientras nos están hablando, parece una obviedad, pero no siempre lo hacemos.
  • Recordar: se respira por la nariz. Si cogemos y sacamos el aire por la boca la laringe se nos va a secar en exceso.
  • Cuidar nuestra voz siempre: si no estoy trabajando, también.
  • Procurarnos un estilo de vida con hábitos saludables redundará en nuestro beneficio personal y laboral siempre.
  • Evitar los caramelos mentolados y beber agua para hidratarnos lo suficiente.

¿Y la Administración Pública, qué puede hacer por nosotros como sus trabajadores?

  • Cumplir y garantizar la vigilancia periódica y pormenorizada de nuestro estado de salud como trabajadores como se lo indica La ley de Prevención de Riesgos Laborales.
  • En nuestro historial laboral seguirán el protocolo médico específico indicado para nosotros como trabajadores que requerimos de un uso mantenido de nuestra voz.
  • La vigilancia a la salud se reflejará en nuestra historia clínica de manera conveniente indicando y revisando: antecedentes que nos puedan afectar y también la evolución y mejora o no de las afecciones padecidas en tiempo de descanso.
  • Proporcionarnos una adecuada distribución de los horarios de trabajo/descanso para adecuar los descansos necesarios en la voz.
  • Respetar las condiciones óptimas y escuchar las recomendaciones que da la Organización Mundial de la Salud (OMS) con respecto a la acústica no más de 35 decibelios en las salas interiores ni más de los 55 decibelios en el exterior.
  • Solicitar que se evalúe al trabajador expuesto de manera periódica para valorar sus posibles afecciones.

Conclusiones

Gracias al Real Decreto 1899/2006 por el que se aprueba el Cuadro de enfermedades Profesionales en el Sistema de Seguridad Social, y se establecen criterios para su notificación y registro, enfermedades como los nódulos en las cuerdas vocales de los trabajadores teleoperadores de las centralitas de los servicios de salud vemos reconocida una dolencia como enfermedad profesional causada por agentes físicos.

Bibliografía

  1. https://www.seg-social.es/wps/wcm/connec t/wss/661ab039-b938-4e50-8639-49925df2 e6bf/GUIA_VALORACION_PROFESIONAL_2014_ reduc.pdf?MOD=AJPERES [consultado el 10 de mayo de 2024].
  2. https://www.seg-social.es/wps/por tal/wss/internet/Conocenos/Publicacion es/28156/47075/3052 documento: Guía de Valoración Profesional, tercera edición, 2014 [consultado el 10 de mayo de 2024].
  3. RD 1299/2006 por el que se aprueba el Cuadro de Enfermedades Profesionales en el Sistema de Seguridad Social, y se establecen criterios para su notificación y registró (19 de diciembre de 2006). [consultado el 10 de mayo de 2024].
  4. Cuaderno “Código de buenas prácticas preventivas para profesionales que utilizan la voz como medio principal para la ejecución de su actividad laboral” (2017).Mutua UMIVALE. [consultado el 10 de mayo de 2024].
  5. Manual MSD para profesionales (julio 2020). [consultado el 10 de mayo de 2024].
  6. Jornada: “Patología de la voz de origen laboral: nódulos de las cuerdas vocales” Sociedad de Prevención FREMAP (2013). [consultado el 10 de mayo de 2024].