Cuidados del paciente crítico en patologías neurológicas. Revisión sistemática

Critical patient care in neurological pathologies. Systematic review.

https://doi.org/10.58842/QOZR2927

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VI. Nº 7–Julio 2023. Pág. Inicial: Vol. VI; nº7: 239.5

Autor principal (primer firmante): Rosa Minchala Urgilés

Fecha recepción: 14 de julio, 2023

Fecha aceptación: 24 de julio, 2023

Ref.: Ocronos. 2023;6(7) 239.5

  1. Rosa Minchala Urgilés1 https://orcid.org/0000-0002-0934-9116
  2. Andrea Cristina Castro Tapia1
  3. Lisseth Estefanía Dután Carangui1
  4. Reinoso Minchala Angélica Mishell1

1 Universidad Católica de Cuenca, Sede Azogues

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Resumen

Las enfermedades neurológicas son una de las principales causas de muerte e invalidez en todo el mundo y afectan a todos los grupos etarios. Objetivo:

Describir a través de revisión sistemática los Cuidados del paciente crítico en patologías neurológicas. Metodología: Se realizó mediante una revisión bibliográfica, con la ayuda del método PRISMA, en base a estudios cualitativos y cuantitativos, publicados en los últimos cinco años, en bases de datos científicas como: Google académico, Redalyc, Elsevier, Scielo.

Se incluyeron 18 artículos como muestra final para el análisis del estudio, dando como resultado que una adecuada intervención y asistencia de Enfermería como:

Monitorización del estado neurológico, mantenimiento de la vía aérea, manejo de líquidos y electrolitos, prevención de complicaciones y ayuda en el autocuidado para mejorar el confort y estabilidad, constituye un factor importante para mantener su calidad de vida, considerando que estos pacientes están expuestos a sufrir alteraciones durante su hospitalización en la unidad de cuidados intensivos.

Conclusión: se debe considerar la evaluación clínica de los síntomas, la valoración de la función cognitiva y motora, la identificación de factores de riesgo como la edad, el sexo, factores sociales y emocionales que pueden influir en el curso y la respuesta al tratamiento.

Palabras clave: Cuidado, Traumatismo craneoencefálico, Accidente cerebrovascular, Esclerosis múltiple

Abstract

Neurological diseases are one of the leading causes of death and disability worldwide, affecting all age groups.

publica-articulo-revista-ocronos

Objective: Describe, through a systematic review, the care of the critically ill patient in neurological pathologies.

Methodology: It was carried out through a bibliographic review, with the help of the PRISMA method, based on qualitative and quantitative studies, published in the last five years, in scientific databases such as Google Academic, Redalyc, Elsevier, and Scielo.

18 articles were included as a final sample for the analysis of the study, resulting in adequate intervention and nursing care such as neurological status monitoring, airway maintenance, fluid and electrolyte management, prevention of complications, and help in the Self-care to improve comfort and stability is an important factor in maintaining their quality of life, considering that these patients are exposed to suffering alterations during their hospitalization in the intensive care unit.

Conclusion: clinical evaluation of symptoms, assessment of cognitive and motor function, and identification of risk factors such as age, sex, and social and emotional factors that may influence the course and response to treatment should be considered.

Keywords: Care, Head injury, Stroke, Multiple sclerosis

Introducción

Las enfermedades neurológicas son una de las principales causas de muerte e invalidez en todo el mundo y afectan a todos los grupos etarios. La causa es diversa y pueden dividirse de manera general, en traumáticas y no traumáticas y estas a su vez en agudas y crónicas.

Dentro de las causas no traumáticas más frecuentes, las enfermedades cerebrovasculares de causa isquémicas y hemorrágicas imperan, seguidas por las enfermedades degenerativas, tumorales e infecciosas (1).

El conocimiento de las principales patologías neurológicas cobra importancia, debido a que un diagnóstico rápido y certero permite iniciar tratamientos específicos de forma oportuna, repercutiendo indiscutiblemente en el pronóstico del paciente (2).

En las patologías neurológicas se engloban enfermedades que afectan al sistema nervioso central como el cerebro, la médula espinal y el sistema nervioso periférico. Las emergencias neurológicas son catalogadas como prioridad I y constituyen del 10 al 15% del total de atenciones realizadas en el servicio de emergencia (1).

Por ello, la atención inmediata, el diagnóstico oportuno y certero es de suma importancia, debido a que existe relación directa entre el pronóstico y la velocidad con la que se inicia el tratamiento específico (3).

Traumatismo craneoencefálico

Es el de mayor potencial para el desarrollo de secuelas devastadoras, con un aproximado de tres millones de afectados cada año en el mundo.

Los accidentes de tráfico son la causa más frecuente y se estima que será la séptima causa de muerte en el 2030 (4). Las alteraciones en la circulación neurológica tienen un papel fundamental en la fisiopatología del daño cerebral. El daño isquémico ha sido identificado en un 90 % de los pacientes que fallecen por un trauma craneal.

Muchos factores son determinantes en la isquemia postraumática: incremento de la presión intracraneal (PIC), hipotensión arterial sistémica, edema, compresiones focales del tejido por hematomas y la afectación microvascular intracraneal (5).

Para prevenir las complicaciones neurológicas es importante brindar cuidados específicos; y prevenir complicaciones sistémicas como las infecciones nosocomiales, las úlceras por presión o las complicaciones relacionadas con la inmovilidad o la movilización del paciente (6), para ello se debe aplicar los siguientes cuidados:

  • Control del estado de conciencia, mediante la escala de Glasgow.
  • Control y vigilancia de signos de alarma como: Cefalea intensa, vértigo, confusión, pérdida del conocimiento, agrandamiento de pupilas, dificultad para hablar.
  • Administración de vasopresores en caso de ser necesario.
  • Control de alteraciones de la temperatura.
  • Alimentación a través de sonda nasogástrica.
  • Profilaxis de la Trombosis Venosa Profunda.
  • Manejo de los catéteres y las heridas, según protocolo.
  • Valoración diaria de la escala de riesgo de UPP.
  • Protección zonas de presión y cremas hidratantes.
  • Importancia de la monitorización continua del paciente (6,7).

Esclerosis múltiple (EM)

Es una enfermedad que se caracteriza por brotes de discapacidad en cualquier sistema funcional: visual, motor, sensitivo, de coordinación, lenguaje, control de esfínteres, entre otros, producidos por inflamación y desmielinización del sistema nervioso central(8), su curso es crónico y ocasiona un deterioro en la transmisión neuronal dando origen a una gran cantidad de signos y síntomas; entre ellos se encuentran la fatiga, dolor, espasticidad, disfunción vesical, déficit cognitivo, deterioro del equilibrio y la movilidad (9).

El sistema inmunológico del cuerpo ataca erróneamente las células y tejidos sanos del sistema nervioso central; hay una activación de células inmunitarias, especialmente linfocitos T y células B, que invaden el cerebro y la médula espinal.

Estas células liberan sustancias proinflamatorias y citocinas que dañan la mielina. Este proceso ocurre mediante la migración de linfocitos T autorreactivos desde la periferia hacia el SNC con capacidad de atravesar la barrera hematoencefálica (8). Ambos escenarios desencadenan daño tisular que conduce a la liberación de antígenos a la periferia (9).

El diagnóstico se fundamenta en la presencia de lesiones de sustancia blanca que cumplan con los criterios clásicos de diseminación en tiempo y espacio, basados en la clínica y los hallazgos de imagen.

Se asocian varios factores, como asociaciones genéticas, el origen étnico, mayor afección de mujeres, tabaquismo, exposición a ciertos agentes infecciosos (virus de Epstein Barr), deficiencia de vitamina D (11).

La Resonancia Magnética se ha establecido, tanto para el diagnóstico como para el seguimiento, el control de tratamiento y pronóstico, por lo tanto, es fundamental en la toma de decisiones (10).

El tratamiento farmacológico integra los anticolinérgicos, como la oxibutina y/o tolterodina; también se encuentran la darifenacina y solifenacina (9); para el manejo del dolor se incluyen los antiinflamatorios no esteroideos (AINES), anticonvulsivantes, antidepresivos, esteroides y antiespasmódicos (13).

En los planes de cuidados e intervenciones de Enfermería, se considera (12):

  • Prevenir las úlceras por presión y las infecciones del tracto urinario, valorando cuidadosamente la necesidad de sondaje urinario intermitente y pautas de autocuidado.
  • Ayudar a la movilidad física y cambios posturales.
  • Disminuir la ansiedad y la frustración mediante la escucha activa.
  • Evitar riesgos de caídas del paciente.
  • Aumento de fibra o suplementos para facilitar la evacuación.
  • Uso de colchón antiescaras, hidratación de la piel.
  • En pacientes con síntomas urinarios como disuria, incontinencia y defectos de vaciamiento vesical, ayudar en el entrenamiento del piso pélvico y/o colocación de sonda vesical.
  • Rehabilitación, incluyendo fisioterapia respiratoria y logopedia para controlar síntomas como fatiga, debilidad muscular o problemas de equilibrio.
  • Incremento de vitaminas para mejorar el sistema inmune (12,13).

Accidente Cerebrovascular (ACV)

Es un síndrome clínico también conocido como ictus o stroke cerebral, caracterizado por la interrupción del flujo sanguíneo al cerebro con alteración de las funciones cognitivas cerebrales.

Esta afección puede ser de tipo hemorrágica o isquémica, con repercusiones importantes en todas las áreas de ajuste del individuo (14). Es la causa más importante de discapacidad grave a largo plazo con consecuencias catastróficas para el paciente y su familia (15).

La fisiopatología del daño por la oclusión cerebrovascular puede ser separada en dos procesos secuenciales: hemorrágicos; caracterizada por la debilitación de las paredes arteriales y como consecuencia se desarrollan hernias o aneurismas, que afecta sobre todo a las arterias del territorio del tálamo; e isquémico: como resultado de la formación de trombos o coágulos en un sitio de la arteria afectada, que viajan de otras zonas corporales, como por ejemplo, el corazón, estos causan oclusión, y/o muerte neuronal (16).

En las manifestaciones neurológicas predominan los síntomas deficitarios como, paresia, hipoestesia o afasia, amaurosis fugaz, ipsilateral, disfunción sensitiva o motora contralateral limitada a un hemicuerpo, hemianopsia contralateral homónima (17).

Además, se caracteriza por un déficit neurológico, atribuido a una lesión focal aguda en el sistema nervioso central, por una causa vascular, que incluye el infarto cerebral, la hemorragia intracerebral y la subaracnoidea (18).

A estas manifestaciones se asocian factores de riesgo como, la presión arterial alta, el tabaquismo, la diabetes mellitus, la obesidad, las cardiopatías, la dislipidemia, el sedentarismo, el estrés (14).

El diagnóstico oportuno y temprano se realiza con herramientas que van desde la estandarización de la angiotomografía cerebral hasta el uso de técnicas de perfusión por tomografía y resonancia magnética (RM) cerebral (15).

En esta patología se recomienda el soporte de la vía aérea y asistencia ventilatoria en pacientes que presenten alteración del estado de conciencia o disfunción bulbar que afecte la vía aérea (16).

Además, mantener saturaciones de oxígeno mayores a 94%, aun si esto implica el uso de oxígeno suplementario. La temperatura > 38 ºC debe tratarse con antipiréticos. (15); y en los cuidados se debe cumplir con los estándares de calidad, entre ellos:

  • Control del estado neurológico mediante la escala de Glasgow y reactividad pupilar.
  • Monitorizar el estado hemodinámico del paciente.
  • Realizar terapias físicas para estimular el movimiento corporal y mejorar la movilidad.
  • Cambio de posición cada dos horas para prevenir úlceras por presión.
  • Fomentar una alimentación saludable y apropiada para el paciente.
  • Colocación de lágrimas artificiales.
  • Control de glucemias.
  • Aspiración de secreciones y colocación de sonda vesical.
  • Explorar los reflejos tendinosos (tobillo y rodilla) (19,20).

Metodología

El estudio realizado trata de una revisión sistemática con bibliografía científica disponible en los últimos cinco años, en las bases científicas Scielo, Google académico, Redalyc y Elsevier. Se recopiló información sobre: las enfermedades neurológicas: etiología, fisiopatología, manifestaciones clínicas y los cuidados efectivos por parte del personal de Enfermería.

Para la realización de un análisis crítico y con el fin de garantizar una búsqueda de información se utilizó palabras clave como: Cuidado, Traumatismo craneoencefálico, Accidente cerebrovascular, Esclerosis múltiple y conexiones de tipo Booleano AND y OR.

Los criterios de inclusión fueron artículos originales cualitativos y de revisión bibliográfica, priorizando estudios publicados en el período 2018 a 2023, en el idioma español.

Luego de una revisión, se excluyeron publicaciones que no presentaron congruencia científica de acuerdo al tema de investigación, para lo cual se consideró la Metodología PRISMA.

Flujograma de búsqueda de información

Ver: Anexos – Cuidados del paciente crítico en patologías neurológicas. Revisión sistemática, al final del artículo

Elaborado por: Los autores

En virtud de los criterios de inclusión y las búsquedas ejecutadas en las revistas científicas, se identificaron alrededor de 130 estudios, de los cuales, con la primera lectura se descartó 52 artículos que no abordaban el tema, por lo que se seleccionó 78 artículos, con la segunda lectura se eligió 29 estudios para la lectura completa, descartando 12 que no cumplían con el objetivo del tema, fueron repositorios y artículos duplicados, por lo tanto, se incluyó 17 artículos, leídos y analizados en su totalidad.

Resultados

Los resultados se analizaron de acuerdo al tema, problema y pregunta de investigación planteado, en consideración al autor, año, base científica, título, resultados principales y conclusiones; que fueron leídos en su totalidad y se describen a continuación:

Ver: Anexos – Cuidados del paciente crítico en patologías neurológicas. Revisión sistemática, al final del artículo

Elaborado por: Los autores

De los 18 artículos seleccionados el 44,4% corresponde a Redalyc, el 38,9% a Google académico, el 11,1% a Scielo y el 5,5% pertenece a Elsevier.

El análisis e interpretación tanto de resultados como de las conclusiones de los artículos revisados presentan la relevancia de los cuidados en el paciente crítico de algunas patologías neurológicas, a la vez se presentaron las principales manifestaciones y la forma de diagnosticar las mismas.

Además de tener en cuenta que estas patologías requieren de mayor cuidado, debido a que presentan un elevado índice de morbilidad y mortalidad.

Discusión

Los trastornos neurológicos representan una de las principales causas de mortalidad y discapacidad en el mundo por lo que tienen un impacto preponderante sobre la calidad de vida de la población (20), constituyen gran parte de las urgencias médicas, alrededor de 10 a 15%, por ello un diagnóstico oportuno, genera rapidez en la intervención que repercutirá en el pronóstico del paciente (21).

En España se determinó que uno de los factores principales por el que un paciente con TEC ingresa en el área de UCI es el envejecimiento, siendo la principal causa las caídas casuales en pacientes anticoagulados mayores, y son menos candidatos a cirugía, sin mejora de la mortalidad, ni de la situación funcional (22).

A diferencia de Ecuador las lesiones más frecuentes se dan en adultos principalmente a causa de accidentes de tránsito mencionando que a nivel mundial hay una relación aproximadamente de 73 casos por cada 100000 personas (23).

En Brasil se mencionan manifestaciones que causaron más inestabilidad en el paciente como: cambios en el patrón respiratorio; mala perfusión tisular; deterioro de la comunicación verbal, movilidad física e integridad de la piel; volumen de líquido deficiente y el incremento del riesgo de infecciones (7).

Determinando diversos cuidados como: oxigenación, ventilación adecuada; circulación, equilibrio de líquidos; manejo de Presión Intracraneal; control de temperatura, edema; sedación, analgesia y nutrición, control metabólico (24).

La esclerosis múltiple es una enfermedad inflamatoria crónica, desmielinizante y degenerativa del sistema nervioso central (10).

En México, los reportes de prevalencia oscilan entre 11 a 20 casos por cada 100,000 habitantes (25), asemejándose con Uruguay, donde reportan 30 casos por cada 100.000 habitantes (8); en ambas situaciones se han identificado varios factores relacionados como asociaciones genéticas, el origen étnico, mayor afección de mujeres con un 65.5% y 35.5% en hombres, tabaquismo, exposición a ciertos agentes infecciosos (virus de Epstein Barr) y deficiencia de vitamina D (11), representando la primera causa de discapacidad en adultos jóvenes entre 20 y 40 años de edad (25).

Destacando que, en la actualidad no se cuenta con un tratamiento curativo para la enfermedad, pero existen fármacos y acciones terapéuticas que permiten retardar el inicio de algunos síntomas más comunes como la fatiga, la espasticidad, el dolor y la disfunción vesical (9).

En relación al Accidente cerebrovascular en un estudio realizado en Medellín-Colombia no se determinó predominio de sexo, la mayor frecuencia fue 56% para causas determinadas como en el síndrome antifosfolípido y disección de vasos craneocervicales, existiendo una frecuencia baja de la enfermedad de gran vaso (26).

Por otro lado, en Popayán-Colombia mencionan que esta patología constituye cerca del 87%, incrementado las hospitalizaciones, en ambos géneros, con edades entre 18 -54 años, y como etiologías el uso de drogas ilícitas y una mayor presencia de factores de riesgo cardiovascular (28).

En cuanto a los cuidados enfermeros, en México y España aluden que el personal de Enfermería desempeña varios cuidados que permiten identificar y detectar posibles complicaciones, entre las más frecuentes: canalización de accesos venosos, administración de sueroterapia, monitorización de constantes vitales y glicemia capilar (29,30).

En Chile, se plantea que las intervenciones de Enfermería en patologías neurológicas, se basan en: evitar la aparición de accidentes cardiovasculares en la población infantojuvenil, adulta y de personas mayores mediante la educación en los estilos de vida, adherencia farmacológica y asistencia a controles periódicos (31).

Por otra parte, en Cuba determinan que, el personal de Enfermería se enfoca exclusivamente al cuidado asistencial antes que el preventivo, como el uso de ventilación mecánica, valoración mediante la escala de Glasgow y tratamiento farmacológico (32).

En el estudio presentado en Quito-Ecuador, se centra en la atención de las necesidades básicas del paciente relacionadas con:

Alimentación, eliminación, descanso y otros aspectos vinculados al diagnóstico y tratamiento enfermero, mediante recursos valorativos, tales como: patrones funcionales de Gordon, instrumento diagnóstico de la NANDA y actividades diarias (33). En tanto que en México señalan la importancia de la comunicación en el pronóstico de los pacientes (34).

Conclusiones

En pacientes críticos con patologías neurológicas, es fundamental considerar la evaluación clínica de los síntomas, la valoración de la función cognitiva y motora, la identificación de factores de riesgo como edad, sexo, raza, etnicidad, factores sociales y emocionales, que pueden influir en la respuesta al tratamiento.

Además, la conciliación de medicamentos, diagnósticos y complicaciones anteriores y otras condiciones médicas subyacentes.

El cuidado de Enfermería debe ser integral, y requiere de cuidados intensivos y especializados, enfocados en el monitoreo, prevención y manejo de complicaciones, soporte emocional y planificación del cuidado a largo plazo, permaneciendo en estrecho contacto con el equipo médico para informar cualquier cambio o complicación, evaluando regularmente el estado neurológico y físico del paciente.

Anexos – Cuidados del paciente crítico en patologías neurológicas. Revisión sistemática.pdf

Referencias bibliográficas

  1. Hernández A, Le’Clerc J, González M, Poyo J, Viñas D. Factores pronósticos de mortalidad en pacientes graves con enfermedades neurológicas agudas no traumáticas. Archivo Médico de Camagüey [Internet]. 2020;24(6): Disponible en: https://www.redalyc.org/journal/2111/211 166537004/211166537004.pdf
  2. Bustos J, Jurado S, Aroca A, Márquez B. et al. Principales patologías diagnosticadas por el servicio de Neurología en urgencias e internación en un hospital universitario en Colombia 2020 – 2021. Acta Neurológica Colombiana. 2020;12(3): 28-32. Disponible en: http://www.scielo.org.co/pdf/anco/v39n1/ 2422-4022-anco-39-01-28.pdf
  3. OMS. Trastornos Neurológicos. 2018;2(1):120-132. Disponible en: https://www.paho.org/hq/dmdocuments/2008 /Trastornos_Neurologicos.pdf
  4. Pérez D, Gallardo A. Características anatómicas y fisiológicas que influyen en la presión intracraneal y la presión de perfusión cerebral en el paciente pediátrico con traumatismo craneoencefálico grave. Medicina Clínica y Social [Internet]. 2021;5(1):44-49. Disponible en: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=7 03773710008
  5. Suárez D, Ghaddar N, Rodríguez A, Rodríguez L, Céspedes J. Patrones hemodinámicos cerebrales en pacientes con trauma craneoencefálico y su relación con la mortalidad. MediSur [Internet]. 2021;19(6):937-947. Disponible en: https://www.redalyc.org/journal/1800/180 071523006/180071523006.pdf
  6. Sánchez C, Cuidados de Enfermería al paciente con traumatismo craneoencefálico grave y aplicación de las medidas generales de tratamiento. Rev. UCI de traumatología. 2020; 11(4): 3-6. Disponible en: https://www.neurotrauma.net/pic2012/uplo ads/Documentacion/Enfermería/CristinaG il.pdf
  7. Caetano M, Gomes R, Santos Simone, Lopes S, Moreira Rodrigues. Diagnósticos de Enfermería para pacientes con traumatismo craneoencefálico. Enferm. glob. 2021; 20(64): 11-23. Disponible en: https://scielo.isciii.es/scielo.php?pid= S1695-61412021000400584&script=sci_art tex
  8. Vázquez L, Hidalgo C, Beltrán M, Broche Y, Mederos A. Calidad de vida relacionada con la salud en pacientes con esclerosis múltiple. MediSur [Internet]. 2022;20(1):44-51. Disponible en: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=1 80071529008
  9. Arteaga A, Cortés E, Castro J, Gutiérrez J. Tratamiento sintomatológico de la esclerosis múltiple. Archivos Venezolanos de Farmacología y Terapéutica, 2020; 39(2): 140-159. Disponible en: https://www.redalyc.org/journal/559/5596 9799001/55969799001.pdf
  10. Sgarbi N. Esclerosis múltiple: abandonemos la rutina. Revista Argentina de Radiología [Internet]. 2021;85(3):55-56. Disponible en: https://www.redalyc.org/journal/3825/382 570755001/382570755001.pdf
  11. Bertado B, Villamil L, Carrera R, Martínez C, Guerrero J. Características clínicas y demográficas de los pacientes con esclerosis múltiple. Revista Médica del Instituto Mexicano del Seguro Social [Internet]. 2018;54(2):186-190. Disponible en: https://www.redalyc.org/pdf/4577/4577469 54011.pdf
  12. Valderrama H, Piskova M. Abordaje de Enfermería en pacientes con esclerosis múltiple. Rev. Universitaria de investigación.2022;2(15). Disponible en: https://revistasanitariadeinvestigacion. com/abordaje-de-Enfermería-en-paciente s-con-esclerosis-multiple/
  13. Barboza A, Burgos M, Cáceres F, Carrá A, et al. Esclerosis múltiple altamente activa y su influencia en la elección del tratamiento. Science Direct. 2021; 13(4): 36-42. Disponible en: https://www.sciencedirect.com/science/ar ticle/abs/pii/S1853002821000926
  14. Martínez K, Vargas C, Acosta R. Accidente cerebrovascular secundario al síndrome de HELLP y sus implicaciones cognitivas. 2019;13(2):67-72. Disponible en: https://www.redalyc.org/journal/2972/297 261276006/297261276006.pdf
  15. García A, Martínez E, García V, Fajardo A. Actualización en diagnóstico y tratamiento del ataque cerebrovascular isquémico agudo. Rev Medica. 2019;60(3):1-17. Disponible en: https://www.redalyc.org/journal/2310/231 074783008/231074783008.pdf
  16. Delgado E. Evento cerebrovascular isquémico aterotrombótico. Rev cien y tecnol. 2020;24(10):28-34. Disponible en: https://uctunexpo.autanabooks.com/index. php/uct/article/view/354/738
  17. Salas N, Mosquera I, Sornoza K, Cifuentes K. Evento Cerebrovascular Isquémico vs Hemorrágico. Rev. Científica mundo de la Investigación y el Conocimiento. 2019; 3(4): 8-11. Disponible en: https://www.recimundo.com/index.php/es/a rticle/view/658/862
  18. Balanquet D, Gamaya G, Osejo M. Caracterización de pacientes con accidente cerebrovascular en un servicio de emergencias de Santiago de Cuba. Medisan. 2020;24(3):30-57. Disponible en: https://www.redalyc.org/journal/3684/368 463477007/368463477007.pdf
  19. Quispe J. Plan de cuidados de Enfermería en el paciente con accidente cerebrovascular (ICTUS). Rev Lat de Salud. 2022;4(1):88-100. Disponible en: https://rua.ua.es/dspace/bitstream/10045 /134724/1/plan_de_cuidados_de_Enfermer ía_en_el_paciente_con_acciden_Cutillas _Diaz_Elia.pdf
  20. Pinilla G, Vergara J, Machado B, Gutiérrez J, et al. Estudio de la epidemiología neurológica en Colombia a partir de información administrativa (ESENCIA). Resultados preliminares 2015-2017. Salud UIS. 2021; 53: 1-25. Disponible en: http://www.scielo.org.co/pdf/suis/v53/01 21-0807-suis-53-e317.pdf
  21. Bustos J, Jurado S, Aroca A, Márquez B, et al. Principales patologías diagnosticadas por el servicio de Neurología en urgencias e internación en un hospital universitario en Colombia 2020 – 2021. Acta Neurol Colomb. 2023; 39(1): 28-32. Disponible en: http://www.scielo.org.co/pdf/anco/v39n1/ 2422-4022-anco-39-01-28.pdf
  22. Giner J, Mesa L, Guallar M, Pérez C, et al. Traumatismo craneoencefálico severo en el nuevo milenio. Science Direct. 2022; 37(5): 383-389. Disponible en:https://www.sciencedirect.com/science /article/pii/S0213485319300635
  23. Rebelo E, Flores S. Abordaje inicial del traumatismo craneoencefálico en servicios de emergencias con recursos limitados. Rev. Ciencia Ecuador. 2023; 5(21): 7-19. Disponible en: http://cienciaecuador.com.ec/index.php/o js/article/view/118/248
  24. Suarez M. Atención y manejo de Enfermería al paciente adulto afectado por un traumatismo craneoencefálico en el servicio de urgencias hospitalarias. Rev USC. 2022; 2(11): 15-23. Disponible en: https://minerva.usc.es/xmlui/handle/1034 7/29779
  25. Cuevas C. Esclerosis múltiple: aspectos inmunológicos actuales. Revista Alergia México. 2017;64(1):76-86. Recuperado de: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=4 86755082008
  26. Vargas J, Isaza S, Uribe C. Factores de riesgo y causas de ACV isquémico en pacientes jóvenes (18-49 años) en Colombia. Una revisión sistemática. Rev. chil. neuro-psiquiatra.2021;59(2):113-124. Disponible en: https://www.scielo.cl/scielo.php?pid=S07 17-92272021000200113&script=sci_arttex t
  27. Lescay D, Téllez G, Fong M, Flores F, Guerra E. Caracterización de pacientes con accidente cerebrovascular en un servicio de emergencias de Santiago de Cuba. MEDISA [Internet]. 2020;24(3):420-430. Disponible en: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=3 68463477007
  28. Orozco J, Urbano D, Zamora T. Paciente joven con accidente cerebrovascular isquémico: ¿Se debe buscar una trombofilia? Rev. Médica Risaralda.2022;28(1):105-113. Disponible en: http://www.scielo.org.co/scielo.php?scri pt=sci_arttext&pid=S0122-0667202200010 0105
  29. Choreño J, Carnalla M, Guadarrama P. Enfermedad vascular cerebral isquémica: revisión extensa de la bibliografía para el médico de primer contacto. Rev. Med. Interna Méx. 2019; 35(1): 61-79. Disponible en: http://www.scielo.org.mx/scielo.php?scri pt=sci_arttext&pid=S0186-4866201900010 0061&lng=es.
  30. Besga C. Plan de cuidados de Enfermería al paciente en fase aguda tras accidente cerebrovascular. Rev Uva. 2022; 3(4): 23-41. Disponible en: https://uvadoc.uva.es/bitstream/handle/1 0324/59967/TFGH2762.pdf?sequence=1&isA llowed=y
  31. Baldessari C, Ortiz C, Seguel D, Vial T. Intervenciones de Enfermería para la prevención del accidente cerebrovascular. Revista Confluencia. 2022; 5(1):74-78. Disponible en: https://revistas.udd.cl/index.php/conflu encia/article/view/673/619
  32. Tansichana G, Pérez D, Junco M. Cuidados de Enfermería en niños con problemas neurológicos. Rev Científica. 2022; 8(3): 2510-2528. Disponible en: https://dialnet.unirioja.es/servlet/arti culo?codigo=8635208
  33. Cazares V, Solís L, Granados M, et al. Beneficios de la consejería personalizada de Enfermería en pacientes neurológicos. Rev Cient Soc Esp Enferm Neurol. 2018; 46(2): 18-25. Disponible en: http://dx.doi.org/10.1016/j.sedene.2017. 07.002
  34. Rodríguez A, Catalán M. Hipotermia Terapéutica en adultos con Traumatismo Craneoencefálico: Beneficios, Complicaciones e Intervenciones de Enfermería. Biblioteca Lascasas. 2022;18: 1-49. Disponible en: http://ciberindex.com/index.php/lc/artic le/view/e13449/e13449