Colapso del cuidador como factor de riesgo de reingreso hospitalario en pacientes con índice de Charlson alto en el Hospital General Zona 20 La Margarita

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VI. Nº 12–Diciembre 2023. Pág. Inicial: Vol. VI; nº 12: 305.2

Autor principal (primer firmante): Dulce Crystal Villalba Martínez

Fecha recepción: 14/12/2023

Fecha aceptación: 18/12/2023

Ref.: Ocronos. 2023;6(12): 305.2

https://doi.org/10.58842/RQQJ4782

Autores:

Villalba-Martínez Dulce Crystal 1

Del Moral-Stevenel Czestochowa 2

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Martínez-Marín Dolores Guillermina 3

Ordoñez-Huetle Carolina 1

Lozano-Blancas Carol Janet 1

Categoría profesional

1 Médico Residente de Geriatría

2 Médico especialista en Geriatría

3 Médico Especialista en Ginecología y Obstetricia

publica-articulo-revista-ocronos

Resumen

Se ha definido al cuidador como “aquella persona que asiste o cuida a otra afectada de cualquier tipo de discapacidad, minusvalía o incapacidad que le dificulta o impide el desarrollo normal de sus actividades vitales o de sus relaciones sociales”, el colapso del mismo depende de distintos factores, uno de ellos podría ser los factores intrínsecos del paciente, como sus comorbilidades.

Una forma de evaluar estas comorbilidades es mediante el Índice de Charlson que es la medida más utilizada por la facilidad en su empleo, esta escala calcula la comorbilidad y mortalidad a 10 años. El objetivo de este estudio fue identificar el colapso del cuidador en adultos mayores de 65 años con índice de Charlson alto como factor de riesgo de reingreso hospitalario.

Para lo cual se realizó un estudio descriptivo, observacional, transversal, unicéntrico, prospectivo, homodémico en 385 pacientes con diagnóstico de índice de Charlson alto del servicio de Geriatría y Medicina Interna del HGZ 20 “La Margarita”, así como sus respectivos cuidadores primarios.

Dentro de los resultados se obtuvo que la media de edad de los pacientes reingresados fue de 78.2 años y de los cuidadores primarios fue de 51 años, de los cuales 76% fueron femeninas, en cuanto al análisis bivariado de colapso del cuidador y periodo de reingreso en el grupo de cuidadores primarios colapsados, el 79.4% de sus pacientes tuvieron un reingreso hospitalario corto igual o menor a 2 meses.

El identificar la relación existente o no, se realizó mediante la prueba de Chi Cuadrada obteniendo una p significativa < 0.0004 Estableciendo como conclusión que existe relación en el colapso del cuidador como factor de riesgo en reingresos hospitalarios en pacientes con índice de Charlson alto.

Palabras clave

Índice de Charlson, Cuidador Primario, Geriatría, Colapso del cuidador primario

Introducción

Se ha definido al cuidador como “aquella persona que asiste o cuida a otra afectada de cualquier tipo de discapacidad, minusvalía o incapacidad que le dificulta o impide el desarrollo normal de sus actividades vitales o de sus relaciones sociales”.

A partir de esta definición general de cuidadores, se establece la diferencia de los cuidadores directos, en cuidadores informales y formales; en palabras de 3 De los Reyes: «Los cuidadores “informales” no disponen de capacitación, no son remunerados por su tarea y tienen un elevado grado de compromiso hacia la tarea, caracterizada por el afecto y una atención sin límites de horarios.

El apoyo informal es brindado principalmente por familiares, participando también amigos y vecinos (1).

Actualmente las personas que laboran como cuidadores son en su mayoría del género femenino, del núcleo familiar, personas sin preparación en conocimientos de cuidados de la salud física lo que generalmente por los altos niveles de estrés suelen tener un impacto negativo en la calidad de vida de la persona que ejerce el rol de cuidador, pueden derivar al síndrome del cuidador quemado (1) el cual se caracteriza por agotamiento emocional, físico, sentimientos y actitudes negativas para con la persona cuidada y sentimientos de insatisfacción, es por ello que los investigadores comienzan a dar un gran interés a la salud mental de los cuidadores a fomentar la resiliencia y diversos valores como sentimiento y emociones para el mejoramiento de su salud mental (2).

De tener que asumir el cuidado de una persona dependiente puede limitar la capacidad de participación en actividades sociales, lo que impacta de manera negativa en el bienestar; sin embargo, cuando los cuidadores familiares tienen buen apoyo en la comunidad (por ejemplo, información, recursos emocionales e instrumentales), pueden compensar las dificultades asociadas a la experiencia.

Por el contrario, según Zarit y Whitlatch, cuando la familia carece de apoyo y recursos experimentan un incremento en los costos físicos, financieros y psicosociales, y esto, en última instancia, puede comprometer la calidad del cuidado que es capaz de proporcionar. Se refiere a que cuando el cuidado para con su paciente es de gravedad, mayor experimentara la sobrecarga de asumir el cuidado de su protegido ocasionando afectación en la calidad de vida (1,3).

La estrecha relación entre trastornos afectivos como son ansiedad y depresión en relación con las personas que asumen la carga de cuidados de un paciente dependiente, aumentando la frecuencia de dichos trastornos a mayor grado de dependencia, es decir, a mayor necesidad de cuidados del enfermo, mayor prevalencia de dichos trastornos.

El apoyo social y de terceras personas son factor importante en la aparición de estos trastornos, encontrando en dicha investigación que cuanto menor es el grado de apoyo percibido, mayor es la frecuencia de ansiedad y depresión, en este sentido la ley de dependencia podría ser una alternativa sobre todo para las personas con menos redes sociales, al ser una forma de reconocimiento de su labor y ofrecer alternativas materiales para descargarlos (4).

La mayoría de los hospitales públicos exigen a los pacientes hospitalizados hacerse acompañar las 24 horas por un familiar o persona que tome el papel de cuidador principal, lo que quiere decir que es el intermediario entre el médico, el paciente y sus familiares; además, el cuidador principal es quien conoce mayormente el seguimiento sobre el estado de salud del paciente y es a quien se le comunican y explican los avances del mismo.

Los cuidadores son afectados de manera física, psicológica y socioeconómica que tiene como resultado un estrés que lleva al cuidador a interferir en el cuidado y a la propia evolución de la enfermedad, al mismo tiempo provoca el empeoramiento de la calidad de vida del cuidador quien queda en un estado de vulnerabilidad al estrés, enfermedades somáticas y psicológicas (5).

El desgaste que causa hacerse cargo de un paciente puede ocasionar problemas interpersonales, así como sentimientos de desesperanza la mayor parte del tiempo, resentimiento hacia la persona que cuida, pensamientos de suicidio o de abandono, frecuentes dolores de cabeza o de espalda, pérdida de energía, sensación de cansancio y aislamiento.

Esta situación constituye un entorno estresante con peligro de desbordar y agotar los recursos y repercutir en la salud física del cuidador y su estado de ánimo. El estrés puede tornarse en un trastorno mental cuando la persona estresada empieza a desarrollar cuadros de ansiedad y depresión.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el estrés es el conjunto de reacciones fisiológicas que preparan al organismo para la acción. A mayor cantidad de horas dentro del hospital al cuidado del paciente, incrementa la sobrecarga, la ansiedad y la depresión para el cuidador principal (6).

Por otro lado, está el paciente, quien está enfrentándose a ciertas comorbilidades de distinta etiología y severidad. La comorbilidad se define como cualquier entidad clínica adicional que haya existido o pueda ocurrir durante el curso clínico de un paciente con una enfermedad guía en estudio Las principales son cardiopatías, enfermedades metabólicas, nutricionales, del sistema músculo-esquelético, neoplasias, etc.

El índice de Comorbilidad de Charlson (CCI) es la medida de comorbilidad más utilizada por la facilidad en su empleo (puntúa con una variable continua): consta de 19 elementos correspondientes a afecciones médicas, que se ponderan para proporcionar una puntuación total de la suma de las diferentes patologías. Calcula la comorbilidad y mortalidad a 1 año (7).

Objetivos

El objetivo principal del estudio fue identificar el Colapso del cuidador primario en pacientes con índice de Charlson alto, para los objetivos específicos se buscó reconocer al cuidador primario de pacientes mayores de 65 años que reingresaban al servicio de Medicina Interna, así como identificar sus variables sociodemográficas asociadas a este grupo de pacientes.

Métodos

Se realizó un estudio observacional, descriptivo, transversal unicéntrico, prospectivo y homodémico en 385 pacientes con categoría de Indice de Charlson mayor o igual a 3 puntos, de edad igual o mayor a 65 años derechohabientes del Instituto Mexicano del Seguro Social con reingreso hospitalario al servicio de Medicina Interna del HGZ 20 “La Margarita”, Puebla, Puebla.

De estos pacientes, se localizaron a sus cuidadores principales invitándolos a participar en el estudio, una vez aceptando se procedió a la firma del consentimiento informado y se les aplicó la Escala de Colapso del Cuidado Primario Zarit agrupándolos en “sin colapso”, “riesgo de colapso” y “colapso”.

Una vez determinado cada grupo, se analizaron las variables sociodemográficas propias de cada cuidador y, por último, se realizó un análisis estadístico para la distribución de las variables cuantitativas buscando los supuestos de normalidad que se resumió como media y desviación estándar como medida de dispersión y para los supuestos contrarios se utilizó mediana y rangos intercuartiles mientras que para las variables nominales fueron resumidas como frecuencias absolutas y porcentajes.

Ética

El presente trabajo se apegó a los principios de ética, fue sometido y aprobado por el Comité de Local investigación de la Institución. Por último, todos los pacientes firmaron consentimiento informado para ser incluidos en el protocolo, manteniendo la confidencialidad de la información y el respeto el derecho de las pacientes a retirarse en cualquier momento, sin que ello afectara la atención a la tenían derecho en el Instituto.

Resultados

De los pacientes reingresados se obtuvo que la media de edad fue de 78.2 años y para la edad media de los cuidadores primarios fue de 51 años, de los cuales 292 (76%) fueron femeninas, y 93 (24%) masculinos, en cuanto al análisis bivariado de colapso del cuidador y periodo de reingreso del paciente obtuvimos que en el grupo de cuidadores primarios colapsados (245), el 79.4% de sus pacientes tuvieron un reingreso hospitalario corto igual o menor a 2 meses, mientras que los cuidadores primarios no colapsados (140), solo el 20.6% de sus pacientes tuvo un reingreso en el mismo periodo. En el análisis final, para la identificar la relación existente o no, se realizó mediante la prueba de Chi Cuadrada obteniendo una p significativa < 0.0004.

Discusión

El objetivo del presente estudio fue relacionar el colapso del cuidador para reingreso de pacientes adultos mayores con índice de Charlson alto. En este estudio evaluamos el colapso del cuidador mediante un cuestionario sencillo y validado; el periodo de reingreso hospitalario, siendo corto menor a 2 meses y largo mayor a este lapso; confirmándose mediante interrogatorio dirigido y expediente clínico.

De los resultados obtenidos se observó que la edad media de los pacientes con índice de Charlson alto, fue de 78.2 con una desviación estándar de 6.4 y siendo México uno de los países con mayor índice de comorbilidades secundario a Diabetes, hipertensión, etc., lo que nos permitió estadificar a nuestro grupo de estudio en alto y bajo, como punto de referencia 3; predice esperanza de vida a 10 años; encontrando al 100% con puntaje alto.

Presentando colapso de cuidador definida por escala de Zarit mayor o igual a 47 puntos, por dicotomía, en un 63.6 % positivo y un 36.4%, siendo significativo los cuidadores que lo padecen. Evaluando el periodo de reingreso, donde los pacientes cuyo cuidador presentaba colapso reingresaron en un periodo más corto representando el 79.4 %  vs  cuidadores que no presentaban colapso en un 20.6  , denotando que la salud mental de los cuidadores influye en el reingreso hospitalario de estos pacientes; con resultados estadísticamente significativos P igual a 0.000; OR: 4, es decir, adultos mayores cuyo cuidador primario tenga colapso del cuidador, tendrá 4 veces más riesgo de reingresar al hospital en un periodo de tiempo más corto que los pacientes que no tienen colapso del cuidador; dicho esto relacionado a literatura como los pacientes ocultos, al ser un grupo de riesgo a las repercusiones desfavorables que padecen en su salud.

Respecto a los resultados del sexo predominante en los cuidadores primarios, los resultados coinciden con lo establecido en el estudio de Celso y colaboradores quienes mencionan que el Presentando colapso de cuidador definida por escala de Zarit mayor o igual a 47 puntos, por dicotomía, en un 63.6   positivo y un 36.4%, siendo significativo los cuidadores que lo padecen.

Evaluando el periodo de reingreso, donde los pacientes cuyo cuidador presentaba colapso reingresaron en un periodo más corto representando el 79.4%   vs  cuidadores que no presentaban colapso en un 20.6% , denotando que la salud mental de los cuidadores influye en el reingreso hospitalario de estos pacientes; con resultados estadísticamente significativos P igual a 0.000; OR: 4, es decir, adultos mayores cuyo cuidador primario tenga colapso del cuidador, tendrá 4 veces más riesgo de reingresar al hospital en un periodo de tiempo más corto que los pacientes que no tienen colapso del cuidador; dicho esto relacionado a literatura como los pacientes ocultos, al ser un grupo de riesgo a las repercusiones desfavorables que padecen en su salud (8).

Igualmente, nuestros resultados coinciden con los de Bello y colaboradores estableciendo que existe una relación entre el grado de sobrecarga o colapso del cuidador primario con el grado de dependencia de los pacientes y sus comorbilidades encontrando una significancia estadística (p=0.0001) (9).

Los hallazgos encontrados en el presente estudio son de suma importancia y relevancia ya que en el hospital general zona 20 IMSS Puebla, no se encuentran datos previos de atención a pacientes adultos mayores, sus reingresos hospitalarios y de la salud mental de sus cuidadores primarios.

El colapso del cuidador catalogado por escala de Zarit siendo esta la más específica y sensible para la detección del mismo; se observa en los resultados de este estudio de investigación, la relevancia que tiene como factor de riesgo, para que los pacientes adultos mayores con índice de Charslon alto (mayor o igual a 3 puntos) reingresen al Hospital General zona 20 de la Margarita.

Lo que nos hace pensar sobre la importancia en la prevención del mismo en cuidadores, para prevenir posibles reingresos que afecten aún más las patologías de base del paciente adulto mayor, así como sus tres esferas (social, emocional y económica) del cuidador primario.

Conclusiones

Mediante este trabajo de investigación se concluye que el Colapso del cuidador primario es un factor de riesgo para el reingreso hospitalario en pacientes con índice de Charlson alto, por lo que es importante atender ambas partes del equipo mediante detecciones oportunas, control de comorbilidades de los pacientes, intervenciones educativas a los cuidadores primarios con el fin de prevenir complicaciones que no solo puedan afectar al cuidador primario, sino también a la calidad de atención del paciente, su salud e incluso su vida.

Por lo que se propone realizar un cribado desde el primer ingreso del paciente para contribuir a dar la importancia como una enfermedad dentro de las esferas de los adultos mayores.

Asimismo, se debe dar un seguimiento y tratamiento a base un estudio sociodemográfico de los cuidadores que se detecten con colapso, pues es un área de oportunidad para la prevención de ingresos y con ello disminución de mortalidad y costes a nivel personal e institucional; mejorando la calidad de vida de la dualidad paciente-cuidador, aún después del egreso hospitalario.

Bibliografía

  1. Yolanda Navarro-Abal, María José López-López, José Antonio Climent, Et al. Sobre carga empatía y resiliencia en cuidadores de personas dependientes, publicado por Elisevier España. S.l.U, 2018,268,271, https://doi.or/10.1016/j.gaceta.2017.11. 009
  2. Díaz-García, MA; Madrid López, PI; Santiago Salazar, MJ; Cuéllar Morquecho, DE; Ibarra Ramírez, AG; Arellano Delgado, JA; Altamira Camacho, R. Factores asociados al colapso del cuidador primario. Rev Luxmedica de Aguascalientes. 2022; 17(55): 3-11. Disponible en: http://portal.amelica.org/ameli/journal/ 486/4863044005/4863044005.pdf
  3. Cárabes Espino, Ana Grecia, Morales-Álvarez, Clara Teresita, Cárdenas-Rodríguez, Maritza Lizeth, & Herrera-Paredes, José Manuel. Sobrecarga del cuidador principal del paciente con enfermedad renal crónica durante la pandemia por SARS-CoV-2. Sanus, 6. 2021: e244. https://doi.org/10.36789/revsanus.vi1.24 4 
  4. J.A. Domínguez, M, Ruiz, I. Gómez, E. Gallego. J. Et al., Ansiedad y depresión en cuidadores de pacientes dependientes., Elsevier, S.L y SMARGEN, 19 de mayo del 2011,16, 23, doi:10.1016/j.semerg.2011.05.013
  5. M.T. Loredo-Figueroa, R.M. Gallegos-Torres, A.S. Xeque-Morales, G. Et al. Nivel de dependencia, autocuidado y calidad de vida del adulto mayor, artículo de investigación, 2016,1,7, http://dx.doi.org/10.1016/j.reu.2016.05. 002
  6. Ramírez-Perdomo CA, Salazar-parra. Calidad de vida de cuidadores de personas con secuelas de trastornos neurológicos. Rev Cient Soc Esp Enferm Neurol. 2017.1,(2):344-362. Disponible en: http://dx.doi.org/10.1016/j.sedene.2016. 12.002
  7. González-Silva Y, Abad-Manteca L, Fernández-Gómez MJ. Utilidad del índice de comorbilidad de Charlson en personas ancianas. Concordancia con otros índices de comorbilidad. Rev Med Fam, 2021. 14(2): 64-70. Disponible en: https://scielo.isciii.es/pdf/albacete/v1 4n2/1699-695X-albacete-14-02-64.pdf
  8. Bello-Pineda JG. Sobrecarga del cuidador primario en pacientes con enfermedades crónico degenerativas. IMSS. UMF 66. 2014:1-42. Disponible en: https://www.uv.mx/blogs/favem2014/files/ 2014/06/Tesis-gabriela.pdf
  9. Celso-García B. Estudio cualitativo del perfil del cuidador primario, sus estilos de afrontamiento y el vínculo afectivo con el enfermo oncológico infantil. Universitat Ramon Llull. 2011. Disponible en: https://www.tesisenred.net/bitstream/han dle/10803/32141/TESIS%20DOCTORAL%20-%2 0BERNARDO%20CELSO%20GARCIA%20ROMERO%20 (ABRIL%202011)%20URL.pdf?sequence=1