Icono del sitio Ocronos – Editorial Científico-Técnica

El documento de instrucciones previas del paciente

instrucciones-previas

instrucciones-previas

Autora: Natalia Carrio Maese, Auxiliar Administrativa.

Coautora: Ana Montilla Díaz, Auxiliar Administrativa

Introducción

En aplicación de la normativa reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación cínica, el documento de instrucciones previas del paciente (conocido también con el nombre de documento de voluntades anticipadas o testamento vital según la Comunidad Autónoma de que se trate) abre la posibilidad de dejar constancia escrita de la decisión relativa a cuáles son las atenciones que desea recibir llegado el momento final de su vida.

El objetivo a alcanzar es que se constituya como un medio de previsión para conocer con antelación las actuaciones clínicas a seguir si se llegasen a producir situaciones en que se padezca una enfermedad terminal o un accidente imprevisto que no permita al paciente expresar su voluntad.

Requisitos, formas de otorgamiento y contenido

Con carácter general pueden realizar documento de instrucciones previas las personas que cumplan las siguientes condiciones:

  1. Ser mayor de edad
  2. Estar en pleno uso de las facultades mentales
  3. Tener capacidad para expresar su voluntad libremente.

Algunas Comunidades Autónomas contemplan más posibilidades como Andalucía que también lo permite a los menores de edad que estén emancipados o Aragón a los menores de 14 años si cuentan con el consentimiento expreso de sus representantes legales.

Sea como fuere, el otorgamiento puede llevarse a cabo por alguna de estas vías:

La solicitud irá dirigida al Registro de Instrucciones Previas y puede enviarse desde cualquier Registro de la Administración Pública y se formaliza en impreso normalizado al que se adjunta fotocopia del DNI o pasaporte del interesado, así como original del documento si se tramitase ante la Administración directamente o bien copia autorizada del notario o fotocopias compulsadas de los testigos según haya sido el modo de otorgamiento. También cabe su realización por medio de representante debidamente autorizado.

El testamento vital adquiere eficacia cuando una vez practicada su inscripción se desencadenen las situaciones o circunstancias contempladas en el mismo y el otorgante adquiere el derecho de consultarlo en cualquier momento, a obtener un certificado que acredite la inscripción y la opción de modificar, sustituir o revocar el documento.

Asimismo, pueden acceder al Registro también el personal sanitario que preste la asistencia y cuidados médicos y el representante legal designado

Las voluntades que contenga el documento irán referidas:

– a las pautas y límites sobre la atención clínica que se desea recibir o no.

– a la posible donación de órganos y tejidos o utilización de su cuerpo con fines docentes o de investigación.

Tanto en un supuesto como en otro, estas indicaciones han de prevalecer sobre las que pudieran expresar familiares o profesionales sanitarios que intervengan en su asistencia y han de figurar en la Historia Clínica del paciente, no siendo aplicables las contrarias al ordenamiento jurídico ni tampoco aquellas que no se correspondan con supuestos de hecho distintos a los contemplados por el otorgante en el momento de su redacción

Bibliografía

Ley 41/2002 de 14 de Noviembre Básica reguladora de la Autonomía del Paciente y Derechos y Obligaciones en materia de Informes y Documentación Clínica.

R/D 124/2007 de 2 de Febrero de Registro Nacional de Instrucciones Previas.

R/D 4/2008 de 23 de Enero de Organización y Funcionamiento del Registro del Principado de Asturias de Instrucciones Previas.

Salir de la versión móvil