Distonía tras consumo de cocaína

Incluido en la revista Ocronos. Vol. V. Nº 4–Abril 2022. Pág. Inicial: Vol. V; nº4: 47

Autor principal (primer firmante): Mónica Arévalo Durán

Fecha recepción: 13 de Marzo, 2022

Fecha aceptación: 9 de Abril, 2022

Ref.: Ocronos. 2022;5(4) 47

Autores: Mónica Arévalo Durán, Carmen Burgasé Oliván, Sandra Soler Allué, Gemma Buisán Casbas, María Jesús Pastor Cebollero, Carlos Aspas Lartiga.

Categoría profesional: Médico Especialista.

Palabras clave: Dystonia. Cocaine. Dopamine Agents.

publica-TFG-libro-ISBN

Introducción

Las distonías se caracterizan por la presencia de contracciones musculares mantenidas, totalmente involuntarias, a menudo asociadas a movimientos y posturas anómalas repetitivas.

La causa más frecuente de este síntoma en un servicio de urgencias es la ingesta de fármacos antipsicóticos con efecto neuroléptico, siendo a menudo motivo de consulta durante los primeros días de tratamiento, y afectando sobre todo a varones jóvenes. Además, se han descrito casos asociados al consumo de otras sustancias, entre ellas la cocaína, inhibidores de la recaptación de la serotonina y antagonistas del calcio, todas ellas con una menor frecuencia de aparición.

La afectación más común suele ser cabeza y cuello, existiendo a veces crisis oculógiras y laringospasmo.

Cuando no existe ingesta previa de fármacos, suele hacerse diagnóstico diferencial con histeria, tétanos, crisis comiciales y procesos infecciosos del sistema nervioso central.

Los fármacos causante más frecuentes suelen ser los antipsicóticos que inhiben los receptores dopaminérgicos del sistema nervioso central. Este bloqueo en terminaciones nigroestriadas origina la aparición de los efectos motores adversos como la acatisia, distonías agudas o tardías y parkinsonismos.

Resumen

Paciente varón de 31 años de edad que presenta como único antecedentes médico de interés una rinitis alérgica estacional en relación a polen. No presenta antecedentes quirúrgicos y no precisa de ningún tratamiento crónico.

Acude a Urgencias de nuestro Hospital derivado en soporte vital avanzado (SVA) por 061 por posible reacción alérgica. El paciente ha presentado de forma súbita mientras masticaba (comiendo frutos secos), sensación de macroglosia con hormigueo peribucal, intensa disfagia, rigidez de mandíbula y desviación de la misma hacia la derecha y rigidez de extremidades superiores. Tras administrar en Centro de salud corticoides y antihistamínicos a su llegada a nuestro servicio asintomático.

Las constantes no muestran alteraciones: tensión arterial (TA) 130/71 mmHg, frecuencia cardiaca (FC) 76 latidos por minuto (lpm), Saturación (FiO2 21%) 97%.

La exploración a su llegada sólo destaca por un leve edema de úvula sin desviación de la misma. Neurológica y cardiorrespiratoria sin alteraciones.

Se realizan pruebas complementarias como registro electrocardiográfico, radiografía de tórax y analítica: hematimetría, hemostasia, gasometría venosa y perfil bioquímico, no encontrando en ninguna de ellas alteraciones.

Estando el paciente monitorizado en observación, presenta nuevamente clínica de hormigueo peribucal y objetivamos movimientos orofaciales y de extremidades superiores. En ese momento se administra Diazepam endovenoso cediendo el cuadro espectacularmente y se solicitó TAC urgente que no mostró alteraciones.

Diagnóstico

Se recibe resultado de tóxicos en orina con resultado positivo a cocaína. Se identifican los síntomas como distonía a causa de consumo de dicho tóxico.

Resultados

Se continuó tratamiento con benzodiacepinas durante su evolución en sala de observación permaneciendo en todo momento asintomático. Al alta no requirió seguimiento especializado, pero se indicó tratamiento en pauta descendente de benzodiacepinas durante unos días.

Conclusiones

  • Creemos de interés este caso por la frecuencia de las distonías en el servicio de Urgencias. Lo interesante de este caso es la etiología única de inhalación de cocaína 48 h antes en ausencia de toma de fármacos neurolépticos.
  • Las reacciones distónicas pueden tener gravedad variable, habiéndose descrito cuadros severos con laringoespasmo asociado.
  • El hecho de haber presentado un cuadro distónico agudo constituye un claro factor de riesgo para presentar el mismo cuadro ante situaciones similares.
  • Si hablamos del tratamiento, las distonías agudas se resuelven de forma espontánea tras la supresión del fármaco causante. La mayoría ceden tras la administración intravenosa de biperideno (5 mg), diazepam (5-10 mg) o difenhidramina (50 mg). Si el preparado es depot, la distonía puede reaparecer a las pocas horas, recomendándose el tratamiento durante unos días con biperideno oral.

Bibliografía

  1. García de Yébenes J, Sánchez R, Tabernero C. Symptomatic dystonias. En: Wats RL, Koller WC, eds. Movement disorders. Nueva York: McGraw-Hill, 1997.
  2. Saiz A. Distonía aguda. Jano 1998; LV (1264): 37-9.
  3. Camí Morell J. Drogas de abuso. Toxicología Clínica. 1993: 164-8.
  4. Sky KE, Rund DA. Psicotrópicos. En: Tintinalli JE, Ruiz E, Krone RL, eds. Medicina de Urgencias. 4.ª ed. México. D. F.; 1997: 1634-40.
  5. Fines RE, Brady WJ, De Behnke DJ. Cocaine associated dystonic reaction. Am J Emerg Med 1997; 15: 513-5.
  6. Catalano G, Catalano MC, Rodríguez R. Dystonia associated with crack coacine use. South Med J 1997; 90: 1050-2.
  7. van Harten PN, van Trier JC. Hortwitz EH, Matroos GE, Hoeck HW. Cocaine as a risk factor for neuroleptic-induced dystonia. J Clin Psychiatry 1998; 3: 128-30.
  8. Cardoso F, Jankovic J. Dystonia and Dyskinesia. Psichiatr Clin North Am 1997; 20, 4: 821-38.