Dióxido de cloro y COVID-19

Chlorine dioxide and covid

Revisión bibliográfica

Incluido en la revista Ocronos. Vol. III. Nº 6 – Octubre 2020. Pág. Inicial: Vol. III;nº6:130

Autor principal (primer firmante): Rosa Amalia Loaiza Vega

Fecha recepción: 1 de octubre, 2020

Fecha aceptación: 21 de octubre, 2020

Ref.: Ocronos. 2020;3(6):130

Autores:

publica-TFG-libro-ISBN

Loaiza Vega Rosa Amalia 1, Salinas Poma Margoth Alejandra 2, Álvaro Manuel Quinche Suquilanda 3, Mario Alberto Ordoñez Trelles 4

Filiación

1 Estudiante del Internado Rotativo de Medicina – Rotación de Medicina Familiar y Comunitaria, Universidad Nacional de Loja – Ecuador

2 Estudiante del Internado Rotativo de Medicina – Rotación de Medicina Familiar y Comunitaria, Universidad Nacional de Loja – Ecuador

3 Especialista en medicina familiar y comunitaria, docente de la Universidad Nacional de Loja

4 Especialista en medicina familiar y comunitaria, docente de la Universidad Nacional de Loja

Resumen

Introducción: El virus SARS-CoV-2 produce un síndrome respiratorio agudo grave conocido como COVID-19, al momento no existen medicinas de prevención o tratamiento de la enfermedad, sin embargo, una nueva sustancia conocida como dióxido de cloro, promete prevenir la COVID-19.

Metodología: Se realiza una revisión bibliográfica buscando en las bases de datos electrónicas Google Scholar, PubMed, Scielo, Elsevier y NCBI de publicaciones actualizadas en los idiomas inglés y español, utilizando las palabras “COVID-19”, “dióxido de cloro”, “solución mineral milagrosa” “SARs-CoV-2”.

Resultados: El dióxido de cloro es un gas que a concentraciones bajas está comprobado científicamente que ayuda a la desinfección de lugares y aguas residuales, ya que por su mecanismo de acción permite eliminar varios microorganismos, entre ellos el SARS-CoV-2, sin embargo, la inhalación y consumo oral del mismo puede acarrear efectos adversos graves, como metahemoglobinemia, hemolisis, daño cardiaco, entre otros.

Discusión: La solución de dióxido de cloro es una sustancia eficaz al momento de utilizarla en la desinfección de superficies y aguas residuales por su amplia capacidad microbicida y virucida, incluso contra el SARs-CoV-2. Sin embargo, estas propiedades dentro de un organismo humano no han sido probadas ni avaladas por estudios científicos.

Palabras clave: COVID-19, dióxido de cloro, solución mineral milagrosa, SARS-CoV-2.

Abstract

Introduction: The SARS-CoV-2 virus produces a severe acute respiratory syndrome known as COVID-19, at the moment there are no medicines to prevent or treat the disease, however, a new substance known as chlorine dioxide, promises to prevent COVID -19.

Methodology: A bibliographic review is performed by searching the electronic databases Google Scholar, Pubmed, Scielo, Elsevier and NCBI for updated publications in the English and Spanish languages, using the words «COVID-19», «chlorine dioxide», “Miracle Mineral Solution”, “SARs-CoV-2”.

Results: Chlorine dioxide is a gas that, at low concentrations, is scientifically proven to help disinfect places and wastewater, since its mechanism of action allows the elimination of various microorganisms, including SARS-CoV-2, however , inhalation and oral consumption of it can lead to serious adverse effects, such as methemoglobinemia, hemolysis, heart damage, among others.

Discussion: The chlorine dioxide solution is an effective substance at the time of use in the disinfection of surfaces and wastewater due to its wide microbicidal and virucidal capacity, even against SARs-CoV-2, however, these properties within an organism have not been tested or endorsed by scientific studies.

Key words: COVID-19, chlorine dioxide, Miracle Mineral Solution, SARS-CoV-2.

Introducción

La historia humana se ha visto embestida por muchos virus, para el año 2020 el coronavirus (SARS-CoV2) es el último ejemplo de epidemia mundial. Al no estar preparados para las consecuencias de una nueva enfermedad viral, el desarrollo rápido de medicinas preventivas o de tratamiento específico para la COVID-19 es casi imposible, incluso con las herramientas tecnológicas y científicas que actualmente poseemos (Kaly et al, 2020).

El virus SARS-COV2 produce la enfermedad COVID-19, que a su vez ocasiona un síndrome respiratorio agudo grave, sin embargo, en algunas personas tiene repercusiones críticas, por lo que, la población ha buscado métodos alternos que permitan la prevención o tratamiento de la infección, llegando a utilizar sustancias empíricas que poseen o no un sustento científico (Moreno, 2020).

Actualmente, una de las nuevas sustancias que se están utilizando y que prometen prevenir la COVID-19, es el dióxido de cloro, por lo que, el objetivo de esta revisión es establecer si existe evidencia científica que garantice el uso de dióxido de cloro como profilaxis o tratamiento para la COVID-19, así como reconocer su mecanismo de acción y lo efectos adversos que pueden repercutir en el organismo humano.

Metodología

Para la realización del presente estudio se buscaron artículos que contenían información sobre las propiedades, el mecanismo de acción, los efectos adversos y la utilización del dióxido de cloro frente a la COVID-19. Se procedió a la búsqueda en las bases de datos electrónicas Google Scholar, PubMed, Scielo, Elsevier y NCBI de publicaciones actualizadas en los idiomas inglés y español, utilizando las palabras “COVID-19”, “dióxido de cloro”, “solución mineral milagrosa” “SARs-CoV-2”, “coronavirus”. Entraron en nuestro análisis los de mayor relevancia y pertinencia que nos permitía presentar un punto de vista actualizado sobre el tema propuesto.

Resultados

El dióxido de cloro es un gas desinfectante formado por dos moléculas de oxígeno y una de cloro (ClO2), normalmente usado para potabilización del agua o como agente blanqueador a nivel industrial (Delgado, 2020).Cuando reacciona con el agua, forma iones de clorito, resultando en sustancias muy reactivas que permiten eliminar varios microorganismos (ATSDR, 2004), entre los que se encuentran los virus.

Su mecanismo de acción se basa en el proceso de oxidación selectiva en corto tiempo (Ludwig et al, 2020), en el que se desnaturaliza las proteínas de la cápside del virus, específicamente oxidando los residuos de triptófano y tirosina; en el caso del SARS-CoV-2 se encuentra formado por 54 tirosina, 12 triptófano y 40 residuos de cisteína, permitiendo que incluso el dióxido de cloro diluido (0,1 mg/L) destruya el virus en tiempo extremadamente rápido (Kaly et al, 2020), seguidamente el ClO2 oxida el material genético del mismo, inhabilitándolo completamente (Ludwig et al, 2020).

La Agencia de Protección Ambiental (EPA) determinó que, la concentración máxima de dióxido de cloro en el agua potable es de 0,8 mg/L, valores superiores ya producen efectos graves (ATSDR, 2004). Sin embargo, la dosis que se considera letal es de 292 mg/kg administrados por 2 semanas seguidas, en cambio, la dosis sub tóxica oral es de 50 mg de ClO2 disuelta en 100 ml de agua por 10 veces al día, equivalente a 0,5 gr de ClO2 al día (Ludwig et al, 2020).

El dióxido de cloro es utilizado principalmente para la desinfección rápida y eficaz de lugares que pueden encontrarse contaminados por virus, no obstante, se recomienda que se limite su aplicación cuando existen personas presentes, ya que, en altas concentraciones, la inhalación del mismo es perjudicial para la salud (Kaly et al, 2020). La Administración de Seguridad y Salud Ocupacional de los EE. UU. (OSHA) recomienda utilizar 0,1 partes por millón o 0,28 mg/m3 en lugares de trabajo para 8 horas diarias (ATSDR, 2004).

Además, el ClO2, es utilizado como desinfectante de aguas residuales hospitalarias, ya que tiene una alta capacidad de oxidación de las aguas, tiene bajo costo de operación, alta eficiencia, no es corrosivo y es soluble en agua. En el caso del virus SARS presente en agua residual, el ClO2 lo inactiva con 2,19 mg/L en solo 30 minutos (Wang, 2020). Kaly et tal, (2020) menciona que, se podría utilizar el dióxido de cloro como desinfectante del virus mediante enjuagues bucales con agua potable, gotas nasales o tampones, ya que, el SARS-COV-2 se localiza en la boca y tracto respiratorio superior.

La Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) de los Estados Unidos, asegura la salud pública mediante la vigilancia de los medicamentos, vacunas, y otros productos comercializados. La FDA emitió una carta de advertencia hacia los productos conocidos como “Miracle Mineral Solution”, los cuales aseguran una alternativa del tratamiento y prevención oral de la COVID-19, entre estos se encuentra el dióxido de cloro. Además, menciona que no existe evidencia científica que apoye su seguridad o eficiencia y que además produce eventos adversos graves (FDA, 2020), esto debido a una degradación del dióxido de cloro en clorito y clorato por el ácido del estómago, produciendo a su vez, disminución de la absorción del yodo en el estómago y, por ende, alteración en la función de la tiroides (Delgado, 2020).

Asimismo, se producen otros efectos, como: Insuficiencia respiratoria secundaria a metahemoglobinemia, arritmias cardiacas (prolongación del QT), hipotensión, deshidratación secundaria a vómitos y diarreas severas, e insuficiencia hepática aguda (FDA, 2020), anemia hemolítica, sobre todo en déficit enzimático de glucosa 6 fosfato deshidrogenasa y daño miocárdico y genotóxico (Moreno et al, 2020). Además, la inhalación de concentraciones altas de dióxido de carbono puede irritar el tracto respiratorio superior, así como los pulmones, produciendo tos y disnea. Una exposición más prolongada puede producir mayores complicaciones como edema severo de pulmón (New Jersey Department of Health and Senior Services, 2005).

Discusión

Nuestros resultados indican que la solución de dióxido de cloro es una sustancia eficaz al momento de utilizarla en la desinfección de superficies y aguas residuales por su amplia capacidad microbicida y viricida, incluso contra el SARs-CoV-2, sin embargo, estas propiedades dentro de un organismo humano no han sido probadas ni avaladas por estudios científicos.

En la publicación de Karnik (2020), exponen las propiedades viricidas in vitro de una solución de dióxido de cloro al 0,004% en aguas residuales, la exposición durante uno y cinco minutos, inactivó eficazmente el 94,4% y el 100% de SARS-CoV respectivamente. Además, indica una actividad viricida in vivo, en ratones, contra la infección por influenza tipo A. Karnik (2020) y Kaly et al (2020), en sus estudios coinciden en que las propiedades antibacterianas y antifúngicas de soluciones de dióxido de cloro mediante enjuagues bucales, se podrían realizarse para combatir la COVID-19, sin embargo, este estudio posee conflictos de interés.

En nuestro estudio al igual que en la revisión realizada por Moreno et al (2020), no se obtuvo evidencia científica que respalde la utilización de la solución de dióxido de cloro como una alternativa para el tratamiento de la COVID-19, ni para su prevención; además se evidenció que esta solución se vincula con grandes riesgos para la salud y efectos adversos graves. En congruencia con lo antes mencionado la FDA hizo pública su advertencia sobre los graves efectos de la solución de dióxido de cloro, también conocida como solución mineral milagrosa.

La investigación del 2017 realizada por Ma, Huang, Hsu et al, en la que produjeron una solución de dióxido de cloro con un alto control de calidad y realizaron pruebas de irritación ocular y de toxicidad oral en ratones con 40 ppm de ClO2 en agua potable, tuvieron resultados negativos ya que demostró que, con esta cantidad, no existía ninguna toxicidad en los órganos, sin embargo, el estudio no ha sido concluyente en seres humanos.

Bibliografía

  1. Agencia para Sustancias tóxicas y el Registro de Enfermedades (ATSDR). (2004). Resumen de salud Pública, dióxido de cloro y clorito. Atlanta, GA: Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU., Servicio de Salud Pública. https://www. atsdr.cdc.gov/ es/phs/es _phs160.pdf
  2. Delgado, A. (2020, 10 de Mayo). No, el dióxido de cloro diluido en agua no cura el COVID-19. GK. https:// gk.city/ 2020/05/10/dioxido- cloro -covid-19-coronavirus/
  3. Food and Drug Administration (FDA). (2020, 8 de Abril). Actualización del coronavirus (COVID-19): La FDA advierte a empresa que comercializa productos peligrosos de dióxido de cloro que afirman tratar o prevenir el COVID-19. FDA news release. https://www. fda.gov/news- events/press-announcements/ actualizacion- del-coronavirus -covid-19-la-fda-advierte- empresa-que -comercializa -productos-peligrosos
  4. Kály-Kullai, K., Wittmann, M., Noszticzius, Z, y Rosivall, L. (2020, marzo) ¿Puede el dióxido de cloro prevenir la propagación del coronavirus u otras infecciones virales? Hipótesis médicas. Physiology International Physiol. En t.,107 (1) 1-11. https:// doi.org/10.15 56/2060.2020. 00015
  5. Karnik-Henry, M. S. (2020). Acidified Sodium Chlorite Solution: A Potential Prophylaxis to Mitigate Impact of Multiple Exposures to COVID-19 in Frontline Healthcare Providers.
  6. Ludwig, A., y Valladares, H. (2020) Chlorine Dioxide for Coronavirus: a revolutionary, simple and effective approach. DOI: 10.13140/RG.2.2.23856.71680
  7. Ma, J. W., Huang, B. S., Hsu, C. W., Peng, C. W., Cheng, M. L., Kao, J. Y.,… & Wang, S. S. (2017). Efficacy and safety evaluation of a chlorine dioxide solution. International journal of environmental research and public health, 14(3), 329.
  8. Moreno-Piedrahita, F., Jimbo, R., y Sanchez, X. (2020) DIoxido de cloro, ozonoterapia y agua de mar propuestas como terapias alternativas para prevención y tratamiento de COVI-19. ResearchGate. DOI: 10.13140/ RG.2.2.24 358.96324
  9. New Jersey Department of Health and Senior Services. (2005). Chlorine Dioxide. https://nj.gov/health/ eoh/rtkweb/documents/ fs/0368sp.pdf
  10. Wang, J., Shen, J., Ye, D., Yan, X., Zhang, Y., Yang, W., Li, X., Wang, J., Zhang, L., y Pan, L. (2020). Disinfection technology of hospital wastes and wastewater: Suggestions for disinfection strategy during coronavirus Disease 2019 (COVID-19) pandemic in China. Environmental Pollution. 262, 114665. https:// doi.org/10.10 16/j.envpol.20 20.114 665.
close

BOLETÍN DE NOVEDADES

Datos opcionales:

(En ocasiones enviamos información específica para una zona o categoría concreta)

He leído y acepto la Política de Privacidad *

Ver Política de Privacidad y Aviso legal

Su dirección de e-mail solo se utilizará para enviarle nuestra newsletter, así como información sobre las novedades de la revista y Editorial Ocronos. Puede utilizar el enlace integrado en la newsletter para cancelar la suscripción en cualquier momento.