Dietas vegetarianas y su repercusión en la salud

Incluido en la revista Ocronos. Vol. IV. Nº 2–Febrero 2021. Pág. Inicial: Vol. IV; nº2:41

Autor principal (primer firmante): Jiménez Martín Macarena

Fecha recepción: 15 de Enero, 2021

Fecha aceptación: 8 de Febrero, 2021

Ref.: Ocronos. 2021;4(2):41

Autoras

Jiménez Martín, Macarena, Diplomada Universitaria en Enfermería. Enfermera Hospital Clínico Jiménez Moya, Margarita. Diplomada Universitaria en Enfermería. Enfermera Hospital Clínico Fernández Valdivia, Elizabeth Regina. Diplomada Universitaria en Enfermería. Enfermera Hospital Clínico. Jimeno Sierra, Blanca. Diplomada Universitaria en Enfermería. Enfermera Hospital Clínico

Resumen

Hoy en día encontramos una gran variedad de estudios científicos acerca de los beneficios de las dietas vegetarianas en la salud de las personas. Las dietas vegetarianas consiguen reducir el riesgo de enfermedades crónicas como la diabetes, el riesgo de mortalidad por cardiopatías, riesgo de padecer cáncer u obesidad, todo ello se debe al ser dietas con menor cantidad de grasas saturadas y contener una mayor cantidad de fibra. Sin embargo, hay que destacar que es necesaria una dieta muy bien planificada para que estas dietas vegetarianas y veganas cumplan todos los requerimientos nutricionales que el organismo precisa para su correcto funcionamiento y desarrollo.

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Palabras clave

Vegetarian diets, vegetarians, health.

Objetivo

Realizar una revisión bibliográfica de las dietas vegetarianas y su efecto en el estado de salud de niños y adultos.

Introducción

La dieta vegetariana, consiste en la abstención de consumir todo tipo de productos cárnicos, pescado y mariscos. Habría que diferenciar de la dieta vegana, en la cual incluirían la abstención de todo tipo de productos procedentes de la explotación animal como lácteos y huevos. En la actualidad se ha visto un incremento del número de vegetarianos en países occidentales. Existen diversos motivos de este incremento. En 2017, se realizó una encuesta en Suiza, en esta, el 78% de las respuestas estaban relacionadas con evitar el maltrato animal, un 60% se atribuye a razones éticas, seguidos de motivos ecológicas en un 58%, seguridad alimentaria mundial en un 40% y, con un menor porcentaje, tan solo un 35% por razones de salud. 1,2

Los estudios intentan valorar si este tipo de dieta es saludable y si reduce considerablemente la mortalidad. Por tanto, se ha observado que las cifras de tensión arterial, colesterol y masa corporal son más bajas con respecto a los no vegetarianos, así como un descenso en la incidencia de diabetes. Aunque se debe tener en cuenta que estos datos no son extrapolables a la población general, debido a la escasa muestra poblacional y a la baja prevalencia de factores de riesgo.3, 4

Beneficios de una dieta vegetariana

Se ha observado que estas dietas en comparación con las dietas occidentales estándar, favorecen a la salud de los individuos. Debido al escaso consumo de grasas saturadas y el elevado consumo de frutas, verduras, frutos secos y cereales integrales. Todo ello contribuye a una reducción del riesgo de padecer enfermedades como la cardiopatía isquémica, hipertensión, diabetes mellitus tipo 2, algún tipo de cáncer (como el de colon) y obesidad. La incidencia de padecer este tipo de patologías se ve reducida en vegetarianos y veganos con respecto a la población no vegetariana.

Una revisión bibliográfica de 5 estudios de cohortes prospectivos, contaba con una muestra amplia de unas 76.000 personas procedentes de Alemania, Reino Unido y Estados Unidos, dichos estudios tuvieron una duración de 6 años, permitieron determinar que los vegetarianos reducían la mortalidad por cardiopatía coronaria (24%) al compararlo con los sujetos carnívoros. Sin embargo, estos datos no son extrapolares a la población general puesto que las muestras elegidas llevan un estilo de vida más saludable, mayor actividad física, abstinencia de alcohol y tabaco, esto, influiría a la hora de reducir las tasas de mortalidad por cardiopatías y por tanto no estaría tan relacionada con la alimentación.

publica-articulo-revista-ocronos

A pesar de estas apreciaciones relacionadas con el estilo de vida, la evidencia muestra que la dieta vegetariana o bien una reducción en el consumo de productos cárnicos disminuye el riesgo de mortalidad por cardiopatía ya que se consigue un IMC (Índice de Masa Corporal) así como unas cifras de tensión arterial y colesterol más bajas y saludables con este tipo de dieta. De hecho, la media de IMC es de 1-2 kg / m2 menos en vegetarianos y veganos que la población no vegetariana.

En diversos ensayos aleatorizados se ha observado que las dietas vegetarianas tienen un impacto hipolipemiante. Estas dietas vegetarianas están relacionadas con la reducción de entre un 10-15% las cifras de colesterol total y de LDL, y de un 15-25% con dietas veganas. Por ello esta reducción en el riesgo de mortalidad por cardiopatías estaría relacionada fundamentalmente por la capacidad hipolipemiante de estas dietas. 1,5

Atendiendo a las cifras de tensión arterial observamos que también se ven reducidas en vegetarianos. Appleby et al. Realizaron un estudio de cohortes con una muestra de 11.004 personas, en este estudio demostraron que los valores de la tensión arterial tanto sistólicas como diastólica se veían reducidas para la población vegana con respecto a la omnívora, sin embargo, no se demostraron diferencias entre vegetarianos y la población omnívora. 6

Respecto al Índice de masa corporal (IMC), el estudio realizado por EPIC – Oxford cuya muestra contaba con 22.000 sujetos, se llevó a cabo a lo largo de 3 – 5 años para observar el aumento de peso en toda la muestra en general. El estudio determino que, al dividir esta población en grupos, demostró, que el peso en veganos no aumentaba tanto a lo largo de este periodo de tiempo con respecto al grupo vegetariano y omnívoro. Entre estos dos últimos grupos no se demostraron diferencias significativas en cuanto al incremento de peso. 7

Riesgos de una dieta vegetariana

Uno de los principales perjuicios de estas dietas está relacionado con la carencia de nutrientes tales como la vitamina B12. Esta vitamina está presente solo en productos de origen animal. Esta vitamina participa en la división celular y producción eritrocitos. Ayuda a la digestión y absorción de nutrientes, regula la serotonina, favorece la secreción de melanina. Su déficit causa anemia perniciosa y macrocítica, parestesias, alteración de la marcha, depresión, cansancio, y alteraciones en la menstruación entre otros. 8,9,10

Atendiendo a la vitamina D, un estudio finlandés demostró una carencia de esta vitamina en plasma, en veganos, en comparación con vegetarianos y no vegetarianos. Así como observaron que en función de la estación del año las carencias eran mayores o menores. 11

Este estudio puede verse afectado por la muestra tan reducida de la población, y la variación de los datos en función de la estación del año. En los veganos fue en quienes se observó mayor diferencia en los valores de vitamina D entre el invierno y el verano, puesto que el efecto del sol en la síntesis de la vitamina tiene mayor peso que la ingesta de la misma. Se vio que las cifras de la concentración media de veganos están por encima de la media de la concentración de omnívoros en invierno. 12

En 2005 se llevó a cabo un estudio en Suiza observo que había un déficit de vitamina D en los veganos (mediana 0,1 μg) con respecto a los vegetarianos (1,2 μg) y omnívoros (1,1 μg). 13

En cuanto a la salud dental, diversos estudios manifiestan la evidencia potencial del doble de riesgo en erosión en personas que siguen la dieta vegetariana que en los que no la siguen sin embargo hay que tener en cuenta que el nivel de evidencia es cuestionable. Atendiendo al número de caries o el número de dientes se observa una evidencia al compararlo en vegetarianos frente a no vegetarianos. Ya que la muestra es muy reducida, estas afirmaciones deben interpretarse con prudencia. El hecho de consumir más fruta y vegetales por parte de los vegetarianos favorece a la presencia de un pH ácido en la cavidad bucal que se asocia con un mayor número de caries.14

Se debe tener en cuenta variables que pueden sesgar los resultados como tener un buen hábito de higiene bucal. Un estudio de revisión realizado por Staufenbiel L et. al determinó que los individuos con dieta vegetariana tenían hábitos de higiene bucal mejores que aquellos individuos no vegetarianos, habría que destacar que los vegetarianos utilizaban en menos casos que los no vegetarianos pasta dental con fluor.15

Niños y adolescentes

En 2001 se realizó un estudio, por la Academia de Nutrición y Dietética Americana, sobre los principales ítems de una dieta vegana en bebes. Este estudio determinó que una dieta vegana no interfiere en un crecimiento optimo infantil. Comparando la calidad de la leche materna vegetariana con la de una no vegetariana las únicas diferencias que se encontraron fueron referentes a la composición de la grasa. La leche vegetariana contenía menor cantidad de grasas saturadas y de ácido eicosapentaenoico, así como más ácido linoleico y ácido linolénico. 8,16

Los vegetarianos tienen concentraciones en sangre de ácidos grasos omega-3 entre un 40 y 50% más bajo que la población general. Estos ácidos grasos permiten un correcto mantenimiento y desarrollo del cerebro. A pesar de ello, no hay ningún estudio que demuestre problemas visuales, mentales o de demencia por este déficit. Sin embargo, desde 2016 la Academia de Nutrición Americana recomienda la suplementación con ácidos grasos omega-3 a gestantes vegetarianas o aquellas madres que den lactancia. 8

Aquellos bebes vegetarianos con lactancia artificial, la Asociación Americana de nutrición, recomienda la leche de soja, puesto que se ha probado que no supone ninguna alteración a nivel de la función tiroidea ni reproductiva. 16 Sin embargo en bebes prematuros no se recomienda la leche de fórmula de soja puesto que no permite un crecimiento tan optimo como la fórmula de leche de vaca. 17

Observando el hierro que consumen los niños vegetarianos la mayor parte está en su forma menos biodisponible, en forma de hierro no hemo. Los vegetales contienen compuestos fenólicos, oxalatos y filatos los cuales interfieren en la absorción correcta del hierro. Por lo tanto las necesidades de hierro son mayores en niños vegetarianos, y el consumo de hierro debe ser mayor.18,19 A pesar de ello el Departamento de nutrición y ciencia de la Universidad de Carolina del Este, llevo a cabo un estudio en 2017 que determinó, que la carencia de hierro está presente tanto en niños con dieta vegetariana como niños sin dieta vegetariana, sin embargo existe una mayor prevalencia en niños vegetarianos. 20

Hay que destacar que cualquier dieta incluida la omnívora que no presente los nutrientes esenciales puede ser perjudicial para un correcto crecimiento y desarrollo de los niños. A si pues al igual que con dietas no vegetarianas estas deben aportar un equilibrio de nutrientes, deben prestar especial atención aquellas dietas vegetarianas con elementos como vitamina B12, vitamina D y hierro y ácidos grasos n-3 e incrementar las cantidades de estos. 20

Conclusiones

Tras la revisión de varios estudios se ha determinado que las dietas vegetarianas no tienen ningún efecto adverso sobre la salud, siempre y cuando estas dietas se realicen de manera adecuada y garanticen que todas las necesidades nutricionales de los individuos estén cubiertas. Por tanto, habría que excluir de estas dietas, las restrictivas o aquellas monótonas sin variedad, las cuales podrían aportar carencias nutricionales a los individuos.

Actualmente hay evidencias de un menor riesgo de diabetes mellitus tipo 2, y de cardiopatía isquémica asociada a las dietas vegetarianas, sin embargo, aquellas dietas que permiten el consumo de carne roja magra en pequeñas dosis muestran protección contra cáncer, enfermedad cardiovascular (ECV9 y mortalidad en general. Así como un elevado consumo de carne procesada favorece la incidencia de cáncer de colon, diabetes tipo 2.

Hay que destacar que no podemos determinar con total seguridad si la protección frente a estas enfermedades crónicas depende exclusivamente de la dieta, es decir, de una disminución del consumo de carne o ausencia de esta, o bien esta protección se ve mayormente influenciada por el estilo de vida. Lo que sí se puede afirmar es que es necesario una gran variedad de nutrientes para tener un desarrollo y salud óptimos.

Bibliografía

  1. Key TJ, Fraser GE, Thorogood M, et al: Mortality in vegetarians and non-vegetarians: a collaborative analysis of 8,300 deaths among 76,000 men and women in five prospective studies. Public Health Nutr 1998; 1: 33–41.
  2. Veg-Umfrage 2017 | Swissveg [Internet]. [cited 2017 Apr 27]; Available from: /veg- umfrage
  3. Fraser GE: Vegetarian diets: what do we know of their effects on common chronic diseases? Am J Clin Nutr 2009; 89: 1607S–1612S.
  4. Kwok, C. S., Umar, S., Myint, P. K., Mamas, M. A. and Loke, Y, K. (2014). Vegetarian diet, Seventh Day Adventists and risk of cardiovascular mortality: A systematic review and meta-analysis. Int J Cardiol.176:680–686
  5. Ferdowsian HR & Barnard ND (2009) Effects of plant-based diets on plasma lipids. Am J Cardiol 104, 947–956.
  6. Appleby PN, Davey GK & Key TJ (2002) Hypertension and blood pressure among meat eaters, fish eaters, vegetariansand vegans in EPIC–Oxford. Public Health Nutr 5, 645– 654.
  7. Rosell M, Appleby PN, Spencer EA et al. (2006) Weight gain over 5 years in 21,966 meat- eating, fish-eating, vegetarian, and vegan men and women in EPIC–Oxford. Int J Obes (Lond) 30, 1389–1396
  8. Melina V, Craig W, Levin S. Position of the Academy of Nutrition and Dietetics: Vegetarian Diets. J Acad Nutr Diet 2016;116(12):1970–80.
  9. Eschenmoser A, Wintner CE (June 1977). «Natural product synthesis and vitamin B12». Science 196 (4297): 1410–20.
  10. Gilligan M (2002). «Metformin and vitamin B12 deficiency». Arch InternMed162 (4): 484– 5
  11. Ho-Pham LT, Nguyen ND, Nguyen TV. Effect of vegetarian diets on bone mineral density: a Bayesian meta-analysis. Am J Clin Nutr 2009;90(4):943–50.
  12. Crowe FL, Steur M, Allen NE, Appleby PN, Travis RC, Key TJ. Plasma concentrations of 25- hydroxyvitamin D in meat eaters, fish eaters, vegetarians and vegans: results from the EPIC–Oxford study.Public Health Nutr 2011;14(2):340–6.
  13. Schupbach R, Wegmuller R, Berguerand C, Bui M, Herter-Aeberli I. Micronutrient status and intake in omnivores, vegetarians and vegans in Switzerland. Eur J Nutr 2015;1–11.
  14. Linkosalo E, Syrjanen S, Alakuijala P. Salivary composition and dental erosions in lacto‐ ovo‐vegetarians. Proc Finn Dent Soc.1988;84(4):253‐260
  15. Staufenbiel I, Adam K, Deac A, Geurtsen W, Gunay H. Influence of fruit consumption and fluoride application on the prevalence of caries and erosion in vegetarians–a controlled clinical trial. Eur J Clin Nutr. 015;69(10):1156‐1160.
  16. Mangels AR, Messina V. Considerations in planning vegan diets: infants. J Am Diet Assoc 2001;101(6):670–7
  17. Bhatia J, Greer F. Use of Soy Protein-Based Formulas in Infant Feeding. Pediatrics 2008;121(5):1062–8.
  18. Pettersen BJ, Anousheh R, Fan J, Jaceldo- Siegl K, Fraser GE: Vegetarian diets and blood pressure among white subjects: results from the Adventist Health Study-2 (AHS- 2). Public Health Nutr 2012; 15: 1909–1916.
  19. Barnard ND, Katcher HI, Jenkins DJ, Cohen J, Turner-McGrievy G: Vegetarian and vegan diets in type 2 diabetes management. Nutr Rev 2009; 67: 255–263.
  20. Messina V & Mangels AR (2001) Considerations in planning vegan diets: children. J Am Diet Assoc 101, 661–669