Validación del test de dieta mediterránea a pacientes con enfermedades crónicas metabólicas, Loja, 2018

dieta-mediterranea-enfermedades-cronicas-metabolicas-pdf

Durante los últimos años han sido muchos los estudios que han destacado las bondades de la dieta mediterránea. Hace algunos años, investigadores observaron que los individuos que vivían en los países de la cuenca mediterránea tenían un menor porcentaje de infarto de miocardio y una menor tasa de mortalidad por cáncer.

Articulo original**

1 Ángel Vicente Ortega Gutiérrez, 2 Álvaro Manuel Quinche Suquilanda, 3 Cristina Maribel Lara Orellana, 4 Enith Marlene Moreno Ortega.

1 Doctor en Medicina General y Cirugía, Docente titular del Área de la Salud humana de la Universidad Nacional de Loja; Mgs en Medicina Forense.

2 Doctor en Medicina General y Cirugía, Docente del Área de la Salud humana de la Universidad Nacional de Loja.

3 Médica General del Hospital Básico de Vilcabamba, Mgs en gerencia en salud para el desarrollo local.

4 Doctor en Medicina General y Cirugía, responsable del departamento de epidemiología del distrito de salud 11d01, docente Salud Pública de la Universidad Nacional de Loja.

Resumen

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Se aplicó el test de dieta mediterránea  a 30 pacientes con enfermedades crónicas no transmisibles que pertenecen al grupo de control y seguimiento mi enfermedad a la raya del Centro de Salud Nº3 de Loja, 2018, se realizó previa valoración del instrumento a utilizar, posteriormente se socializó y firmó el respectivo consentimiento informado, con los datos obtenidos se creó una base de datos para posterior análisis de información, obteniéndose el índice de confiablidad de Cronbach de 0.712, lo cual le confiere consistencia interna al instrumento, constituyendo un test adecuado para realizar la valoración dietética, formado por un conjunto de 14 preguntas cortas cuya evaluación pretende ofrecerle información sobre su adherencia al patrón de Dieta Mediterránea.

Declaración sobre conflicto de intereses

Como autores señalamos que en la planificación y realización del trabajo no tenemos conflicto de intereses.

Dieta mediterránea

Durante los últimos años han sido muchos los estudios que han destacado las bondades de la dieta mediterránea. Hace algunos años, investigadores observaron que los individuos que vivían en los países de la cuenca mediterránea (España, Italia, Francia, Grecia y Portugal) tenían un menor porcentaje de infarto de miocardio y una menor tasa de mortalidad por cáncer. Basándose en los resultados obtenidos se buscaron las posibles causas, y se llegó a la conclusión de que la Dieta Mediterránea tenía un papel fundamental en la prevención de estas enfermedades y de muchas otras más. Esta dieta se basa principalmente en el consumo de alimentos de origen vegetal, utilizando con moderación los alimentos de origen animal, (Miguel Castro, Marta; Aleixandre de Artiñano, Amaya, 2014).

1 Decálogo de la Dieta Mediterránea

Los alimentos y lineamientos que se debe seguir en la dieta mediterránea son:

publica-articulo-revista-ocronos
  1. El aceite de oliva virgen extra es la fuente principal de grasa de adición y el eje de la Dieta Mediterránea.
  2. Los alimentos de origen vegetal deben consumirse en abundancia: frutas, verduras, legumbres y frutos secos, ya que son la principal fuente de vitaminas, minerales y fibra de nuestra dieta, aportándonos una gran cantidad de agua.
  3. El pan y los alimentos procedentes de cereales (pasta, arroz y especialmente sus productos integrales) deben formar parte de la alimentación diaria.
  4. Los alimentos frescos y de temporada son los más adecuados, como las frutas y verduras.
  5. El consumo de productos lácteos, como leche, yogur y quesos debe ser diario.
  6. La carne roja se debe consumir con moderación.
  7. El pescado debe consumirse, al menos, dos veces a la semana, y los huevos entre dos y cuatro veces por semana.
  8. La fruta fresca es el postre habitual, los dulces y pasteles deberían consumirse ocasionalmente.
  9. El consumo recomendado de agua es entre 1,5 litros y 2 litros al día. El vino debe ser consumido con moderación, durante las comidas (adultos), (Ministerio de Agricultura y Pesca).

2 Pirámide Nutricional De La Dieta Mediterránea

La pirámide de la dieta mediterránea representa un estilo de vida actual, para seguir una dieta equilibrada y saludable. (Salud Madrid, s.f.)

Entre los alimentos que se deben consumir  están los que se encuentran en la base que son aquellos de consumo diario, mientras que de manera ascendente se encuentran los que se deben consumir a la semana y finalmente en la punta de la pirámide, se sitúan aquellos que se deben consumir al mes o eventualmente, (Grupo de Dieta Mediterranea del Ministerio de Cultura, 2014).

Diariamente:

  • Cereales. Una o dos raciones por comida. Preferiblemente integrales.
  • Verdura: Dos comidas en dos raciones por comida
  • Una o dos raciones por comida.
  • También beber entre un 1,5 y 2 litros de agua al día.
  • Productos lácteos, en forma de yogur bajo en grasa y queso.
  • Aceite de oliva situado en el centro de la pirámide, una cucharada por persona como aderezo.
  • Especias, plantas, ajo, cebolla, aceitunas, nueces y semillas.
  • El consumo de vino y otras bebidas fermentadas, un vaso al día para mujeres y dos vasos para hombres durante las comidas.
  • Realizar ejercicio físico. al menos 30 minutos al día.
  • Descansar.

Semanalmente:

  • Pescado (dos o más raciones), carne roja (dos raciones) y huevos (de dos a cuatro raciones).
  • Patatas (tres raciones por semana).

Ocasionalmente:

  • Azúcar, caramelos, pasteles y bebidas como zumos de frutas azucarados y bebidas gaseosas deben consumirse en pequeñas cantidades.

3 Beneficios De La Dieta Mediterránea

La dieta Mediterránea posee un efecto más beneficioso que la Dieta Hipograsa sobre la reducción del peso, el índice de masa corporal, la circunferencia de la cintura y la tensión arterial en pacientes con sobrepeso u obesidad y al menos un factor de riesgo cardiovascular.  (COCHRANE, 2011)

Debido al mayor consumo de fibra procedente de cereales, leguminosa, frutas y verduras, la dieta mediterránea, tiene un beneficio favorable, ayudando al tránsito intestinal y a equilibrar el perfil calórico de la dieta. Las vitaminas, minerales y antioxidantes se relacionan con un menor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer. Mientras que, el aceite de oliva, el pescado azul y los frutos secos reducen el nivel de colesterol. (Salud Madrid, s.f.).

Las intervenciones alimentarias pueden aumentar la calidad de vida relacionada con la salud, la tasa de filtrado glomerular calculada y la albúmina sérica, y reducir la presión arterial y disminuir los niveles de colesterol total y LDL entre 15 y 25 mg/dl, (Suetonia C Palmer, 2017).

  • En hipertensión arterial. Ha demostrado predisponer a una menor presión arterial, comparada con otras dietas típicas occidentales.
  • En diabetes. Comparaciones transculturales y estudios en vegetarianos muestran que este tipo de dieta tiene efectos benéficos por cuanto bajan el riesgo de diabetes mellitus tipo 2, que puede relacionarse, con la menor prevalencia de obesidad de los individuos que la consumen, o con los menores niveles de insulina. (Cuneo, 2005).
  • En obesidad. Debido al alto contenido relativo de hidratos de carbono complejos, la dieta estilo mediterráneo tiene, en promedio, un menor contenido calórico que una dieta rica en grasas, lo que la hace recomendable para la prevención de la obesidad.
  • En cáncer. Hay evidencia epidemiológica acerca de una menor incidencia de cáncer de colon en los países que consumen dieta mediterránea tradicional, respecto de los países del norte de Europa. Además, las dietas con predominio de vegetales y frutas, especialmente vegetales crudos (ricos en fibra) protegen del cáncer digestivo, respiratorio y los relacionados con el sistema endocrino,(Cuneo, 2005).
  • Aumento de la longevidad. Provoca un mantenimiento de los telómeros (biomarcadores del envejecimiento) mediante una acción directa sobre la telomerasa, independientemente de factores como edad, sexo o hábito de fumar,(Virginia Boccardi, 2013).

El estudio NIHAARP publicado en el año 2008 que reunió a más de 1 millón de personas, demostró que la adherencia a la Dieta Mediterránea estaba relacionada con una reducción de la mortalidad global, la mortalidad de causa cardiovascular, incidencia de enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson y la enfermedad de Alzheimer, y una disminución de mortalidad e incidencia global de cáncer, (Francisco Gómez; Juan Francisco Alcalá; Antonio García; Francisco Pérez, 2014).

Estudios epidemiológicos contrastados internacionalmente ponen de manifiesto que una ingesta elevada de frutas y verduras, particularmente crudas, protegen frente a los tumores de hormono-dependientes, (Liso, 2012).

Procedimiento

Primero se revisaron los items por un grupo de docentes universitarios, para valorar

Luego al grupo de pacientes con enfermedades crónicas del “MI ENFERMEDAD A LA RAYA” se socializó la finalidad de la investigación y posteriormente se firmó un consentimiento informado.

Diseño

El siguiente estudio es de un diseño de estudio Instrumental, basado en la validación interna del instrumento TEST DE DIETA MEDITERRÁNEA, para posteriormente realizar la validación externa del mismo, en otro escenario.

Material y Métodos

El trabajo de investigación lo realizamos en el grupo de control mi enfermedad a la raya de pacientes con enfermedades crónicas perteneciente al Centro de Salud Nº3 de Loja, siendo un total de 85 personas se realizo una muestra de 30 pacientes al azar, socializando y firmando el respectivo consentimiento informado.

Los insumos informáticos utilizados son Excel para generar la base de datos de las variables numéricas y la facilidad de transponer los mismos, y SPSS versión 22 para el análisis e interpretación de datos luego de realizar todos los cálculos estadísticos.

Resultados

Cuadro 1: Caracterización de la muestra de estudio

Ver: Anexos – Validación del test de dieta mediterránea, al final del artículo

Fuente: Test de dieta mediterránea.

Elaboración: Equipo de investigación.

La población estudiada son 30 personas de los cuales, 16 son de sexo masculino y 13 de sexo femenino. La media de edad de la población fue de 34 años con una mediana de 28 años, con un rango de 69 años y valores extremos de edad de entre los 19 a 88 años.

Resultados

Primeramente tras la obtención de la base de datos se procedió a obtener la correlación de Pearson y covarianza.

Cuadro 2: Correlación de Pearson de los Ítems

Ver: Anexos – Validación del test de dieta mediterránea, al final del artículo

Fuente: Test de dieta mediterránea.

Elaboración: Equipo de investigación.

En la presente tabla determinamos que el ítem o pregunta 8 tiene una respuesta negativa determinado con el valor de correlación de Pearson, en relación a los 13 ítems restantes, que la mayoría nos indican positividad en las respuestas, por lo cual se procede a invertir la misma para positivizarla y que el valor final sea distinto e igual que los 13 ítems.

Cuadro 3: Correlación de Pearson con Inversión del ítem 8.

Ver: Anexos – Validación del test de dieta mediterránea, al final del artículo

Fuente: Test de dieta mediterránea.

Elaboración: Equipo de investigación.

En la presente tabla determinamos la positividad de todos los ítems, invirtiendo el valor negativo determinado por la correlación de Pearson del ítem 8.

Al realizar el cuadro de matriz de correlaciones entre ítems obtuvimos como valor determinante 0,003 siendo < de 0,05 siendo este valor un requisito para continuar con el análisis factorial confirmatorio, por lo que con el valor que se obtuvo continuamos con el procedimiento de validación interna.

Cuadro 4: Análisis factorial exploratorio

Ver: Anexos – Validación del test de dieta mediterránea, al final del artículo

Fuente: Test de dieta mediterránea.

Elaboración: Grupo investigativo.

La  Prueba de esfericidad de Bartlett con el 132,931 y la significancia asintótica bilateral señala un valor de 0,003, menor a 0.05, mientras que la medida Kaiser-Meyer-Olkin de adecuación de muestreo se encuentra en 0,233 completando 2 de las 3 propiedades básicas para continuar con el análisis factorial confirmatorio.

Cuadro 5: Varianza total explicada

Ver: Anexos – Validación del test de dieta mediterránea, al final del artículo

Fuente: Test de dieta mediterránea.

Elaboración: Equipo de investigación.

En el cuadro de la varianza total explicada, nos indican las dimensiones en las cuales van encasillados los ítems, que de acuerdo al valor de la varianza entre la pregunta 1 aporta con el 17,774 de los datos del test, el ítem 2 con el 15,065% y entre el ítem 3 y 4 se aportan con el 24% y el 5 el 8,523, del total, es decir entre estas  5 dimensiones se obtiene el 66,749% del valor total y el resto de la varianza los 9 ítems restantes.

Cuadro 6: Matriz de componentes

Ver: Anexos – Validación del test de dieta mediterránea, al final del artículo

Siguiendo el análisis factorial exploratorio se identificó las comunalidades o la matriz de componentes indicándose el sitio en el cual debe ir asignados los ítems por dimensión, basándose en los valores más altos,  e igual  se obtuvo los valores de la varianza total, que toma como autovalores a todo ítem > a 1 o más cerca de este valor constituyendo de esta manera 5 dimensiones para cada uno con ítems de acuerdo al valor de la varianza. Determinando dentro del componente 1 los valores más altos con 0,66 hasta 0.01 el más bajo, por lo que la gran mayoría de los ítems pertenecen y aportan mayor variabilidad al componente 1, excepto el ítem 8 invertido que aporta más variabilidad al componente 4 con 0,482.

Figura 1. Gráfico de sedimentación de los ítems

Ver: Anexos – Validación del test de dieta mediterránea, al final del artículo

Fuente: Test de dieta mediterránea.

Elaboración: Equipo de investigación.

El gráfico de sedimentación presenta la varianza de autovalor mayor esta entre los primeros 5 ítems, representando entre estos hasta el 66% de la varianza total, pero la mayor variabilidad existe entre el ítem 1 y el 2 aportando con hasta el 32%.

Cuadro 7: Componentes con método de rotación: Varimax con Kaiser

Ver: Anexos – Validación del test de dieta mediterránea, al final del artículo

Fuente: Test de dieta mediterránea.

Elaboración: Equipo de investigación.

La constitución de componentes permitió encasillar por valor de varianzas a los factores del test que originalmente valoran 4 dimensiones las cuales se integraron, el componente 1 por los ítems 8 invertido, 7, 1, 10),  En el segundo componente se acoplan los siguientes ítems (13, 6, 2, 4). Mientras que la tercera dimensión la conforman los ítems (11,3, 14, 5), y finalmente el componente 4 con los ítems (9, 12).

Cuadro 8: Análisis de la fiabilidad ITEM-TOTAL:

Ver: Anexos – Validación del test de dieta mediterránea, al final del artículo

Fuente: Test de dieta mediterránea.

Elaboración: Equipo de investigación.

En el paso final del procedimiento se obtuvo el índice de confiablidad de Cronbach de 0.712, lo cual le confiere consistencia sin eliminar o desechar algún ítem que en nuestro estudio se determinó que el componente 1 aporta con autovalores significativos en la gran mayoría y es el responsable del valor del alfa de Cronbach.

Conclusiones

El test de la dieta mediterránea constituye un instrumento adecuado para realizar la valoración dietética formado por un conjunto de 14 preguntas cortas cuya evaluación pretende ofrecerle información sobre su adherencia al patrón de Dieta Mediterránea que tras la validación se determina consistencia interna. Representa un instrumento de rápido y fácil uso en cualquier grupo etario y en cualquier situación espacial y temporal.

La adecuada revisión de las preguntas y de sus alternativas de respuesta conlleva a mantener una consistencia interna en cada paso de la validación desde la estructuración propia del contenido, del constructo hasta llegar a la fiabilidad del test en su conjunto.

Conflicto de intereses

El grupo de investigadores no tenemos conflictos de intereses.

Anexos – Validación del test de dieta mediterránea

Anexos – Validación del test de dieta mediterránea

Bibliografía:

Miguel Castro, Marta; Aleixandre de Artiñano, Amaya. (2014). Fibra alimenticia y Dieta Mediterranea. Fundación Alimentación Saludable. Obtenido de http://www.nutricion.org/ img/files/DietaMediterranea %20Avances2014 Web.pdf#page=156

Feart, C. (1 de August de 2017). National Center for Biotechnology Information. Obtenido de Mediterranean diet and cognitive health: Initial results from the Hellenic Longitudinal Investigation of Ageing and Diet: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/ pmc/articles/PMC5538737/

Ministerio de Agricultura y Pesca, A. y. (s.f.). La Dieta Mediterránea, todo lo que necesitas saber de ella. Mediterraneamos. Obtenido de http://www.alimentacion.es /imagenes/es/Dossier_Dieta Mediterranea_tcm8-433952. pdf

Salud Madrid. (s.f.). Obtenido de Dirección General de Salud Pública y Alimentación: http://www.madrid.org/ cs/Satellite?blobcol=urldata& blobheader=application/ pdf&blobheader name1=Content-Disposition& blobheadervalue1=filename %3DDieta+mediterranea+ folleto+peq.pdf&blobkey=id& blobtable=MungoBlobs& blobwhere=1158578951575 &ssbinary=true

Grupo de Dieta Mediterránea del Ministerio de Cultura. (2014). Pirámide de la dieta mediterránea. Crete: Mediterranean Agronomic Institute Of chania. Greece.

COCHRANE, B. (2011). LA DIETA MEDITERRÁNEA ES MÁS EFICAZ QUE LA HIPOCALÓRICA PARA MEJORAR EL PERFIL DE RIESGO CARDIOVASCULAR. Obtenido de http://www.bibliotecacochrane.com: http://www.bibliotecacochrane. com/BCPGetDocument.asp?SessionID=%2013 621461&DocumentID= EVIARG2998

Suetonia C Palmer, J. K. (10 de 2017). INTERVENCIONES ALIMENTARIAS PARA PACIENTES ADULTOS CON UNA NEFROPATÍA CRÓNICA. BIBLIOTECA COCHRANE, 85. Obtenido de http://www.bibliotecacochrane.com.

Cuneo, C. (2005). DIETA MEDITERRÁNEA Y ENFERMEDAD CORONARIA. MANEJO NO-FARMACOLOGICO DE LOS FACTORES DE RIESGO PARA LA ATEROSCLEROSIS. Revista De la Federación Argentina de Cardiología. Index Fac. Obtenido de http://www.fac.org.ar/ revista/99v28n1/cuneo/cuneo.htm

Virginia Boccardi, A. E. (24 de ENERO de 2013). DIETA MEDITERRÁNEA, MANTENIMIENTO DE LOS TELÓMEROS Y ESTADO DE SALUD DE LOS ANCIANOS. Obtenido de journal.plos.org: http://journals.plos.org /plosone/article?id=10.1371 /journal.pone.0062781

Francisco Gómez; Juan Francisco Alcalá; Antonio García; Francisco Pérez. (2014). La Dieta Mediterránea y su impacto en la enfermedad cardio vascular. Avances en Alimentación, Nutrición y Dietética, 50-51. Obtenido de http://www.nutricion.org/img/ files/DietaMediterranea%20A vances2014Web.pdf# page=156.