Dieta cetogénica como tratamiento para pacientes con diabetes tipo II

Incluido en la revista Ocronos. Vol. V. Nº 7–Julio 2022. Pág. Inicial: Vol. V; nº7: 118

Autor principal (primer firmante): Kemsa Mohamed Mohamed

Fecha recepción: 22 de junio, 2022

Fecha aceptación: 20 de julio, 2022

Ref.: Ocronos. 2022;5(7) 118

Autoras:

  1. Kemsa Mohamed Mohamed
  2. Esperanza Isabel Ruiz Tore
  3. Andrea Al-Lal Martínez
  4. María Isabel Vargas López
  5. Francisca Manuela Palau Navas
  6. Ester Calzado Bon

Resumen

INTRODUCCIÓN

Las tasas de obesidad en todo el mundo se han triplicado desde la década de 1970, y con el aumento de la prevalencia y la gravedad, la obesidad juega como un importante factor de riesgo subyacente para los trastornos crónicos, como la diabetes mellitus tipo 2.

publica-TFG-libro-ISBN

OBJETIVO GENERAL

Explorar a través de la literatura científica la eficacia de una dieta cetogénica en el control metabólico en pacientes que presentan diabetes tipo 2.

MÉTODO

Revisión bibliográfica llevada a cabo a través de una búsqueda de información en bases de datos científicas especializadas en Ciencias de la Salud.

Palabras clave

Dieta cetogénica, diabetes mellitus tipo II, tratamiento, dieta baja en hidratos de carbono, obesidad.

RESULTADOS

Se ha demostrado la efectividad de la dieta cetogénica en el control glucémico en pacientes diabéticos hiperlipidémicos con diabetes tipo 2. Además de la reducción del peso corporal y la mejora del perfil lipídico, hubo una mejora significativa de la hemoglobina glicosilada y una reducción de la ingesta de insulina y antidiabéticos orales en pacientes con diabetes tipo 2.

DISCUSIÓN

Se ha demostrado que la intervención en el estilo de vida mientras se lleva una dieta relativamente pobre en hidratos de carbono en personas con alto riesgo de diabetes tipo 2 promueve un cambio de estilo de vida sostenido y da como resultado una prevención a largo plazo de la progresión a la diabetes tipo 2.

CONCLUSIÓN

Las dietas cetogénicas y bajas en carbohidratos son conocidas entre los médicos y los pacientes, pero aún se debate la capacidad de reducir la ingesta de carbohidratos en pacientes obesos y en pacientes con diabetes tipo II. A pesar de la evidencia científica de que reducir la ingesta de carbohidratos disminuye el peso corporal y, en pacientes con diabetes tipo 2, mejora el control de la glucemia

Introducción

Las tasas de obesidad en todo el mundo se han triplicado desde la década de 1970, y con el aumento de la prevalencia y la gravedad, la obesidad juega como un importante factor de riesgo subyacente para los trastornos crónicos, como la diabetes mellitus tipo 2.

La dieta cetogénica es una dieta alta en grasas y baja en carbohidratos, que reduce la ingesta de carbohidratos del 5% al 10% de los requerimientos dietéticos diarios totales y sustituye el resto de la dieta con grasas y proteínas (1 g/kg).(1)

En el pasado, se han fomentado diferentes tipos de dieta comúnmente bajo en carbohidratos (< 50–< 20 g/día), como tratamiento para la pérdida de peso y la diabetes tipo II.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y varias autoridades nacionales han realizado recientemente unas recomendaciones insistiendo en la reducción del consumo diario de hidratos de carbono, más concretamente de almidones y azúcares de rápida absorción. Estas recomendaciones juegan un papel muy importante en la reducción de los riesgos de obesidad, diabetes y enfermedades cardiovasculares. (2)

Objetivos

General

Explorar a través de la literatura científica la eficacia de una dieta cetogénica en el control metabólico en pacientes que presentan diabetes tipo 2.

Específico

Investigar la función de las dietas bajas en hidratos de carbono y cetogénicas como tratamiento eficaz de la diabetes tipo II.

Métodos

Diseño del estudio

El proceso de búsqueda e identificación de estudios relevantes se presenta como una búsqueda inicial en la base de datos científicas que mostró 90 citas en publicaciones de PubMed. Los ensayos restantes se sometieron a una revisión adicional de títulos y resúmenes. Como resultado, se excluyeron un total de 86 artículos debido a las siguientes razones:

Criterios de inclusión y exclusión

Antes de llevar a cabo la búsqueda bibliográfica, se establecieron estos criterios para las bases de datos utilizadas.

Criterios de inclusión:

  • Artículos que fueron publicados en los últimos 5 años (2018-2022).
  • Todas aquellas referencias disponibles con texto completo.
  • Estar publicados en castellano o inglés.
  • Todos aquellos artículos de que se centran en el tema. Criterios de exclusión:
  • Todos aquellos artículos que tienen más de 5 años.
  • Todas aquellas referencias que no estén disponibles en texto completo.
  • Artículos publicados en otros idiomas que no sean inglés o castellano.
  • Todos aquellos artículos que están relacionados con otros factores de la Diabetes Mellitus tipo II.

PALABRAS CLAVE.

Para determinar las palabras clave se utilizaron los tesauros Descriptores en Ciencias de la Salud (DeCS) y los Medical Subject Heading (MeSH), combinándolos en las bases de datos mediante el uso de operadores booleanos AND y OR.

Descriptor en Castellano – Descriptor en Inglés

Dieta Cetogénica – Ketogenic Diet

Diabetes Mellitus Tipo II – Type 2 Diabetes Mellitus

Tratamiento – Treatment

Baja Hidratos Carbono – Low Carbohydrates

Obesidad – Obesity

Tabla 1: Descriptores utilizados para la búsqueda bibliográfica en bases de datos.

Resultados

La insulina es la hormona anabólica más importante que promueve la absorción de glucosa en los tejidos, elimina la liberación de ácidos grasos del tejido adiposo, inhibe la producción de cetonas en el hígado y estimula el depósito de grasa y glucógeno. Los hidratos de carbono de la dieta son la principal fuerza impulsora de la secreción de insulina y son heterogéneos en su índice glucémico (un índice de la rapidez con la que aumenta la glucosa en sangre después de su ingestión) y la carga glucémica (derivada de la cantidad de carbohidratos y el índice glucémico). Este último es el mejor indicador de los niveles de glucosa en sangre postprandiales después de la ingestión de hidratos de hidratos de carbono. Puesto que los carbohidratos son la principal fuente de glucosa, reducir su ingesta puede provocar una disminución de las necesidades de insulina, una mejora de la sensibilidad a la insulina y una reducción de la glucemia postprandial. Por consiguiente, puede tener un efecto positivo en el manejo de enfermedades metabólicas, como la diabetes y en la patogenia de la obesidad. (3)

También se ha demostrado la efectividad de la dieta cetogénica en el control glucémico en pacientes diabéticos hiperlipidémicos con diabetes tipo 2. Además de la reducción del peso corporal y la mejora del perfil lipídico, hubo una mejora significativa de la hemoglobina glicosilada y una reducción de la ingesta de insulina y antidiabéticos orales en pacientes con diabetes tipo 2.

Una dieta baja en hidratos de carbono cambia el cuerpo a una vía metabólica alternativa que estabiliza la resistencia a la insulina, normaliza la glucosa en sangre, la hemoglobina glicosilada y el perfil de lípidos hepáticos, renales y plasmáticos en pacientes con diabetes tipo 2. Además, debido al efecto relevante de la dieta cetogénica en la reducción del nivel de glucosa en sangre y la contribución a la reducción de la insulina y la medicación antidiabética, los pacientes diabéticos con dieta cetogénica deben ser monitoreados frecuentemente para comprender los ajustes óptimos para la insulina. (4)

Discusión

Las dietas cetogénicas eran la principal opción terapéutica para la diabetes antes del maravilloso descubrimiento de la insulina a principios del siglo XX. La dieta para diabéticos del Dr. Elliot Joslin, por ejemplo, consistía en un 75 % de energía proveniente de grasas, un 20 % de proteínas y solo un 5 % de carbohidratos, que también fue apoyado por el Dr. Frederick Allen, un médico que defendió un enfoque bajo en carbohidratos para pacientes diabéticos. Sin embargo, la demanda de la opción dietética estricta había disminuido con el uso de la insulina como opción terapéutica para la diabetes.

En los últimos años, los investigadores han indagado sobre los beneficios de las dietas cetogénicas en pacientes con obesidad, resistencia a la insulina y diabetes tipo II. Su mecanismo para la pérdida de peso se asocia principalmente con la reducción de los niveles de insulina en sangre. (1)

Por otro lado, es muy importante a tener en cuenta que las intervenciones en el estilo de vida que también se centran en otros factores además de la dieta, como por ejemplo la actividad física, han demostrado tener beneficios a largo plazo. Se ha demostrado que la intervención en el estilo de vida mientras se lleva una dieta relativamente pobre en hidratos de carbono en personas con alto riesgo de diabetes tipo 2 promueve un cambio de estilo de vida sostenido y da como resultado una prevención a largo plazo de la progresión a la diabetes tipo 2. (2)

Conclusión

En conclusión, se ha demostrado que reducir la ingesta de hidratos de carbono con un índice glucémico bajo es efectivo para reducir el peso corporal y, en pacientes con diabetes tipo 2, mejorar el control glucémico, con un efecto más fuerte con una dieta muy baja en carbohidratos. Sin embargo, pueden no ser apropiados para todas las personas. Principalmente en pacientes con diabetes tipo 2, es necesario equilibrar el potencial aumento del riesgo cardiovascular por el perfil lipídico desfavorable observado con la dieta cetogénica con los beneficios derivados de la pérdida de peso y la mejora del control glucémico. Además, el cumplimiento a largo plazo de las dietas bajas en hidratos de carbono sigue siendo un gran problema en la actualidad.

Las dietas cetogénicas y bajas en carbohidratos son conocidas entre los médicos y los pacientes, pero aún se debate la capacidad de reducir la ingesta de carbohidratos en pacientes obesos y en pacientes con diabetes tipo II. A pesar de la evidencia científica de que reducir la ingesta de carbohidratos disminuye el peso corporal y, en pacientes con diabetes tipo 2, mejora el control de la glucemia. Además, actualmente hay pocos datos disponibles sobre la sostenibilidad, seguridad y eficacia a largo plazo de este tipo de dietas.

Bibliografía

  1. Choi YJ, Jeon SM, Shin S. Impact of a Ketogenic Diet on Metabolic Parameters in Patients with Obesity or Overweight and with or without Type 2 Diabetes: A Meta-Analysis of Randomized Controlled Trials. Nutrients [Internet]. 6 de julio de 2020 [citado 31 de mayo de 2022];12(7):2005. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7400909/
  2. Brouns F. Overweight and diabetes prevention: is a low-carbohydrate–high-fat diet recommendable? Eur J Nutr [Internet]. 2018 [citado 31 de mayo de 2022];57(4):1301-12. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5959976/
  3. Bolla AM, Caretto A, Laurenzi A, Scavini M, Piemonti L. Low-Carb and Ketogenic Diets in Type 1 and Type 2 Diabetes. Nutrients. 26 de abril de 2019;11(5):E962. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/31035514/
  4. Dashti HM, Mathew TC, Al-Zaid NS. Efficacy of Low-Carbohydrate Ketogenic Diet in the Treatment of Type 2 Diabetes. Med Princ Pract [Internet]. junio de 2021 [citado 31 de mayo de  2022];30(3):223-35.  Disponible  en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC8280429/