El diagnóstico del COVID-19 mediante las radiografías de tórax

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VI. Nº 1–Enero 2023. Pág. Inicial: Vol. VI; nº1: 63

Autor principal (primer firmante): Laura Lanzas Llorente

Fecha recepción: 8 de diciembre, 2022

Fecha aceptación: 5 de enero, 2023

Ref.: Ocronos. 2023;6(1) 63

Autores y categorías profesionales:

  1. Laura Lanzas Llorente (Técnico superior de Imagen para el diagnóstico, y de Laboratorio de diagnóstico clínico).
  2. Yolanda Domínguez Martínez (Técnico Especialista en Radiodiagnóstico).
  3. Laura Fernández Alonso (Técnico superior de Imagen para el diagnóstico y medicina nuclear, y de Radioterapia y dosimetría).

Resumen

Tras la aparición de la COVID-19 la realización de radiografías de tórax en los servicios de radiodiagnóstico de todo el país se incrementó sustancialmente. En este artículo vamos a describir esta técnica, junto con sus principales usos, ventajas y desventajas. Para ello hemos realizado una extensa revisión bibliográfica en distintas bases de datos.

Palabras clave

Radiodiagnóstico, COVID-19, radiografías, tórax, pulmones.

publica-TFG-libro-ISBN

Introducción

El tórax es la parte superior del tronco, situada entre la base del cuello y el diafragma (el cual lo separa del abdomen).

Tiene forma de cono truncado de 4 caras y está rodeado por la caja torácica, la cual sirve de protección para los órganos y estructuras que contiene. Su cara anterior la forman el esternón y los cartílagos costales, su cara posterior la columna dorsal, y los lados las costillas.

Dentro se divide en 3 compartimentos: el espacio central o mediastino (donde se encuentran el corazón, el timo, la tráquea, el esófago, los principales vasos sanguíneos…), y los dos espacios laterales o pleurales (donde se encuentran los pulmones).

Los pulmones son los órganos de la respiración, en los cuales se produce la hematosis. Su tamaño varía dependiendo de la capacidad del tórax y de la inspiración y la espiración.

Cada pulmón tiene una cara costal convexa, una cara mediastínica casi plana, un vértice superior, una base inferior y tres bordes, y está envuelto por una pleura.

El pulmón derecho se divide en tres lóbulos y el izquierdo en dos.

Las radiografías de tórax son el estudio mediante el cual podemos estudiar los pulmones. Han cumplido un papel muy importante desde la aparición de la COVID-19, ya que esta enfermedad produce afectación pulmonar.

Resultados

El estudio radiográfico de tórax consiste en la realización de una proyección posteroanterior (o una anteroposterior si no es posible) y otra lateral, ambas en inspiración profunda y preferiblemente en bipedestación. De esta manera se consiguen visualizar los pulmones, las vías respiratorias, el corazón, los vasos sanguíneos y los huesos de la columna dorsal y el tórax.

Sus principales usos durante el estado de alarma han sido: apoyar el diagnóstico microbiológico, determinar la gravedad de la enfermedad, guiar el tratamiento, detectar posibles complicaciones y valorar la respuesta terapéutica.

Ventajas de esta prueba: tiene una fácil disponibilidad, un bajo coste, es indoloro, rápido y muy eficiente, produce dosis de radiación bajas (se pueden realizar las placas de control necesarias sin problema), y puede realizarse en una sala convencional o con un aparato de rayos x portátil si el paciente no puede movilizarse.

Desventajas: los resultados pueden variar dependiendo del día de evolución de la enfermedad (los 10-12 primeros días tras el inicio de los síntomas es cuando mayores hallazgos se ven), cuando la radiografía se realiza con portátil la calidad de la imagen es menor (hay un menor grado de inspiración en decúbito supino que en bipedestación, una magnificación de los órganos debido a la proyección AP, y una mayor limitación de la técnica radiológica), y además puede haber falsos negativos y positivos.

Conclusiones

Actualmente la gran mayoría de sociedades científicas y asociaciones radiológicas recomiendan que las placas de tórax solo se utilicen ya como herramienta de seguimiento.

Esto se debe a que ahora existen otros métodos de detección de la COVID-19 más específicos y fiables, de los cuales tenemos ahora mismo un acceso mucho más fácil y precios más competentes que al comienzo de la pandemia.

A pesar de ello, las radiografías de tórax continúan siendo una de las pruebas más realizada en las urgencias y servicios de radiología por los técnicos de radiodiagnóstico, ya que ayuda a valorar el estado de los pacientes.

Bibliografía

  1. Adarve Castro, A., Diaz Antonio, T., Cuartero Martínez, E., García Gallardo, M.M., Bermá Gascón, M.L., Domínguez Pinos, D. Utilidad de la radiografía de tórax para evaluar el pronóstico de pacientes con COVID-19. 2021.
  2. Alarcón Rodríguez, J., Fernandez Velilla, M., Ureña Vacas, A., Martín Pinacho, J.J., Rigual Bobillo, J.A., Jaureguízar Oriol, A., Gorospe Sarasúa, L. Manejo y seguimiento radiológico del paciente post-COVID-19. 2021.
  3. Martínez Chamorro, E., Díez Tascón, A., Ibáñez Sanz, L., Ossaba Vélez, S., Borruel Nacenta, S. Diagnóstico radiológico del paciente con COVID-19.