Diabetes gestacional y sus complicaciones neonatales

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VI. Nº 7–Julio 2023. Pág. Inicial: Vol. VI; nº 7: 250.4

Autor principal (primer firmante): Rodney Luis Moncada Robles

Fecha recepción: 14 de julio, 2023

Fecha aceptación: 27 de julio, 2023      

Ref.: Ocronos. 2023;6(7): 250.4

Autores

Rodney Luis Moncada Robles

Estudiante de la carrera de Medicina, Universidad Técnica de Machala, El Oro, Ecuador

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

https://orcid.org/0009-0001-8164-4953

Juan Diego Román Rico

Estudiante de la carrera de Medicina, Universidad Técnica de Machala, El Oro, Ecuador

https://orcid.org/0009-0000-7825-9846

Med. Pedro Sebastian Espinoza Guaman, Mgs

Doctor y profesor titular, Universidad Técnica de Machala, El Oro, Ecuador

Resumen

Introducción: Diabetes gestacional es considerado un desorden endocrino, causado por intolerancia a carbohidratos durante la etapa de gestacióny que adquiere cada vez mayor importancia debido a su efecto de este estado hiperglucémico en los fetos.

publica-articulo-revista-ocronos

Objetivo y metodología: En este estudio se busca determinar si la DMG (diabetes mellitus gestacional) se considera un factor de riesgo para desarrollar complicaciones neonatales, mediante un análisis sistemático de bibliografía recopilada de plataformas científicas para conocer la correlación entre la diabetes gestacional como causa de complicaciones neonatales.

Resultados: La literatura revisada demostró que la complicación más frecuente fue la macrosomía, que de una muestra de 9,887 madres que participaron en estos estudios, 26% de las gestantes desarrollaron diabetes durante el embarazo, de las cuales el 24% presentaron productos macrosómicos con una estadística inferencial promedio de p=0.020 que confirma la correlación entre ambas variables. Además, algunos autores expresan en sus artículos, la relación entre el estado hiperglucémico durante la gestación y otras complicaciones menos frecuentes como la restricción fetal, miocardiopatías, policitemia e hipoglucemia neonatal.

Conclusiones: Através de esta revisión brindamos información valiosa que permitirá a los representantes de hacer las políticas y profesionales en la salud a la toma de decisiones sobre medidas que sean efectivas para el manejo del problema y de esta manera mejorar la atención relacionada con la DMG en mujeres durante la edad fértil.

Palabras clave: Diabetes mellitus gestacional, hiperglucemia, obesidad, macrosomía fetal.

Summary

Introduction: Gestational diabetes is a metabolic endocrine disorder caused by carbohydrate intolerance during gestation and is becoming increasingly important due to the effect of this hyperglycemic state in fetuses. Objective and methodology: In this study we seek to determine whether gestational diabetes is considered a risk factor for developing neonatal complications, through a systematic analysis of literature collected from scientific platforms such as PubMed, LILACS, redalyc, scielo to know the relationship between gestational diabetes mellitus as a cause of neonatal complications.

Results: The literature reviewed showed that the most frequent complication was macrosomia, that of a sample of 9,887 mothers who participated in these studies, 26% of the pregnant women developed diabetes during pregnancy, of which 24% presented macrosomic products with an average inferential statistic of p=0.020 which confirms the correlation between both variables. In addition, some authors express in their articles, the relationship between hyperglycemic state during gestation and other less frequent complications such as fetal restriction, cardiomyopathies, polycythemia and neonatal hypoglycemia.

Conclusions: Through this review we provide valuable information that will enable policy makers and health professionals to make decisions on measures that are effective in managing the problem and thus improve care related to GDM in women during childbearing age.

Keywords: Gestational diabetes mellitus, hyperglycemia, obesity, fetal macrosomia.

Introducción

Según Modzelewski et. al (1). La diabetes mellitus gestacional (DMG) se define como un desorden endocrino metabólico causado por intolerancia a los carbohidratos durante la etapa de gestación, causando que los niveles de glucemia en ayunas sean ≥ 92 mg/dl. El efecto diabetogénico del padecimiento va incrementando conforme el embarazo avanza debido a las hormonas hiperglucemiantes poniendo en alto riesgo a la madre y al producto. La DMG (diabetes mellitus gestacional) suele presentarse durante el primer trimestre de gestación, y ha tenido un aumento significativo en su incidencia los últimos 10 años, los índices actuales son 1,7 al 15,7% en base a la etnia, edad y criterios diagnósticos de la madre como explica Ornoy et. al (2). Teniendo como ejemplo, en los Estados Unidos, los casos de esta enfermedad han llegado a los 200.000 casos al año, incluso llegando a alcanzar una incidencia del 10% o 20% en grupos de alto riesgo como ocurre en Latinoamérica hoy en día (3).

La Federación Internacional de Diabetes (FID) de 2017 (4), estima que la prevalencia de diabetes mellitus gestacional (DMG) incremente año tras año. Es importante tener presente que las mujeres con DMG corren el riesgo de presentar hipertensión gestacional y preeclampsia, cesárea y riesgo de evolucionar a una diabetes mellitus tipo 2 y enfermedades cardiovasculares luego del embarazo. Los fetos de madres con DMG son propensos a tener macrosomía, anomalías congénitas como las cardíacas e hipoglucemia neonatal.

Según la diabetes Atlas 2021 de la FID Wang H et. al. (5), se estima que la prevalencia de DMG en América del Sur y Central es de 10, 4%, a nivel de país, en Ecuador la prevalencia se estima en aproximadamente un 10%, aunque es un aproximado debido a la falta de actualización de datos, como lo refiere Dluski DF et. al. (6).

En la guía de práctica clínica del ministerio de salud pública (MSP) se presenta un aumento de 142 a 1084 por cien mil habitantes con mayor predominio en mujeres costeñas, entre 1994 y 2009, estas estadísticas han despertado interés en identificar cuáles son las principales complicaciones, dado que las anomalías congénitas en neonatos de mujeres con diabetes mellitus gestacional (DMG) tiene una prevalencia del 2.8% en comparación con el 2,4% en neonatos de mujeres sin la patología como lo expresa Peters S et. al (7).

En relación con la diabetes gestacional, en el año de 1824, investigadores alemanes anunciaron la primera incidencia de DMG en una mujer embarazada. Lambie informó sobre los signos de esta enfermedad por primera vez en el segundo trimestre de embarazo en 1926.

No obstante, el término diabetes gestacional fue acuñado por Carrington en 1957 definiéndolo como un padecimiento metabólico con mayor recurrencia afectando hasta el 25% de las mujeres durante la gestación (8). Así mismo, Moon JH et. al. (9) refieren que esta enfermedad del embarazo se considera a un estado de hiperglucemia, esta circunstancia se determina con la prueba de tolerancia a la glucosa, y se diagnostica por primera vez en la etapa de embarazo. Según la última evaluación llevada a cabo por la Federación Internacional de Diabetes, esta variante de diabetes mellitus (DM) afecta alrededor de un 14,0% de las embarazadas en todo el mundo, representando cerca de 20 millones de nacimientos al año.

Hasta la actualidad, varios estudios han demostrado factores relevantes o de riesgo que sirven de predictores, con más frecuencia incluyen mayor edad materna, una obesidad preexistente y otros antecedentes familiares como diabetes en familiares de consanguinidad. Además, Choudhury et al. (8) aporta que otros factores de riesgo son los antecedentes obstétricos previos, tales como macrosomía, aborto, muerte fetal, parto prematuro.

Por último, se suman hábitos tóxicos como el tabaquismo y factores socioeconómicos bajos.

Con respecto a la fisiopatología de la diabetes mellitus gestacional (DMG) se da por un daño de las células β debido a una resistencia crónica a la insulina en el embarazo, esto provoca un deterioro en las células β y juntos a la resistencia tisular de insulina representan elementos críticos de la fisiopatología de DMG. Cuando las células β ya no pueden o pierden su capacidad para detectar la glucosa en sangre o secretar suficiente insulina para su regularización, una de las hipótesis que explican la disfunción de las células β es por producción excesiva de insulina sin embargo los mecanismos de la disfunción pueden ser variados y complejos, explicado así por Ornoy A et. al (2).

Otra de las hipótesis se relaciona con los genes, como lo explica Plows et. al. (10), en donde manifiesta que estos genes asociados a DMG, tienen relación con la función de las células β, implicando también el canal de K+ controlado por voltaje KQT- Like 1 y la glucoquinasa. La maquinaria de las células β debido al embarazo pueden quedar expuestas a un estrés metabólico, generando deficiencias menores en cualquier etapa, como en la síntesis de proinsulina, modificaciones postraduccionales, almacenamiento de gránulos y la detección de concentraciones de glucosa en sangre.

Plows et. al. (10) describe que a estos factores también se le suma la resistencia insulínica, aumentando la alteración de las células endocrinas del páncreas. A mayor reducción de la captación de glucosa mediada por insulina, mayor será los niveles de glucemia, derivando en una hiperglucemia que, a modo de ciclo, sobrecarga las células β, quienes a modo de respuesta liberar más insulina dando como resultado el fallo de dichas células. Las madres que desarrollan diabetes mellitus gestacional durante el embarazo se incrementan los efectos adversos como hipertensión gestacional, preeclampsia, parto prematuro y la detención del embarazo por cesárea. El riesgo que existe debido a la exposición prenatal por la hiperglucemia causa un estado de hiperinsulinemia en el feto, lo cual conlleva a un mayor peligro del desarrollo de macrosomía, hipoglucemia, hiperbilirrubinemia.

Para el diagnóstico de la diabetes mellitus gestacional (DMG), existen algunos criterios diagnósticos, recomendados por organismos internacionales, como por ejemplo: La Asociación Estadounidense de Diabetes, Organización Mundial de la Salud, y Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia, organizaciones que usan los criterios de la Asociación Internacional del Grupo de Estudios de Diabetes y Embarazo (IADPSG) quienes en 2010 propusieron nuevos criterios diagnósticos basados en los estudios de la hiperglucemia en el embarazo, donde estas guías proponen una prueba oral de tolerancia a la glucosa (PTOG) con la posterior prueba de glucemia a las 2 horas de haber ingerido los 75 gr de glucosa (1,8).

La diabetes mellitus gestacional (DMG) se diagnóstica si la paciente presenta una glucosa preprandial ≥92 mg/dL (5,1 mmol/L), o una PTOG después de 1 hora con valores ≥180 mg/dL (10,0 mmol/L) y posterior de 2 horas con cifras ≥153 mg/dL (8,5 milimoles/L) de glucosa plasmática.

En Ecuador, el control prenatal es importancia para el diagnóstico temprano de la DMG ya que durante la primera consulta se realizan algunos exámenes preventivos, entre ellos una prueba de glucosa, que, teniendo un valor elevado, entre las semanas 24 y 28 se prescribe una PTOG la cual, con valores entre ≥ 92 y 126 mg/dl, confirma el diagnóstico de DMG (3).

Una vez diagnosticada la enfermedad, se debe tener en cuenta las repercusiones en el binomio materno-fetal y las posibles complicaciones neonatales que se describen a continuación.

Con la siguiente revisión se quiere conocer el impacto de la enfermedad mencionada y sus

complicaciones en los neonatos, permitiendo así, trabajar en la promoción de la importancia de los controles prenatales y la prevención de DMG.

Objetivos (general y específicos)

Objetivo general:

  • Determinar si la diabetes gestacional se considera un factor de riesgo para desarrollar complicaciones neonatales, mediante un análisis sistemático de bibliografía para sintetizar conocimientos sobre la temática.

Objetivos específicos:

  • Describir las complicaciones neonatales y su relación con la diabetes gestacional.
  • Definir la correlación entre la diabetes gestacional y la complicación más frecuente, mediante la estadística inferencial.

Métodos

En el siguiente trabajo de investigación se recopiló de plataformas científicas como PubMed, LILACS, Redalyc, Scielo, 28 artículos científicos de los cuartiles 1 y 2 en su mayoría en el idioma inglés, español y de texto completo gratis descartando aquellos que tenían más de 5 años de publicación, para luego realizar un análisis retrospectivo y una revisión sistemática de estudios realizados en un periodo comprendido entre el 2009 al 2020 en donde se presentaban datos sobre las complicaciones neonatales presentes en los productos de gestantes con que desarrollaron diabetes mellitus en el embarazo, los mismos se centran en la incidencia, factores de riesgo, datos estadísticos de correlación entre las variables de este estudio.

La complicación neonatal más frecuente y con mayor incidencia en los recién nacidos de madres con diabetes mellitus gestacional se determinó con la aplicación la estadística inferencial promedio de todos los artículos revisados, enfocados con el método Pearson (valor de p) para conocer la correlación positiva entre estas dos variables.

Resultados

Como explica Wang et al (5) la diabetes mellitus gestacional (DMG) aparte de causar repercusiones en la salud materna como el riesgo de desarrollar diabetes y enfermedades cardiovasculares, también tiene potenciales efectos sobre el feto, parecidas a las complicaciones por diabetes mellitus tipo 1 y tipo 2. Cleary et al. (11) relata que estas anomalías se presentan durante la segunda mitad del embarazo, donde destaca macrosomía, distocia de hombros, mortinato, parto prematuro, hipoglucemia neonatal y como más grave, la posibilidad de ingresar a unidad de cuidados intensivos neonatal.

Complicaciones Neonatales de diabetes mellitus gestacional (DMG)

Distocia de hombros

Donald et al. (12) define a la distocia de hombros como una complicación del trabajo de parto por una dificultad de la entrega de los hombros luego de salir la cabeza del feto, siendo caracterizada por una incapacidad para liberar los hombros por tracción ligera hacia abajo, necesitar emplear maniobras para ayudar en alumbramiento del feto.

Moraitis et al.(13) manifiesta que la macrosomía se relaciona a lesiones traumáticas durante el parto, generando como consecuencia, la distocia de hombros, en un metaanálisis de 41 estudios en el cual se incluyeron 112,034 pacientes a las cuales se les hicieron ecografías en el tercer trimestre para confirmar macrosomía, la estimación del peso fetal no tuvo un efecto clínico significativo para predecir distocia de hombros.

Una diferencia que establece Shah and Sharifi (14) en la diabetes gestacional con un mal manejo terapéutico durante el embarazo tienen mayor probabilidad de distocia de hombros a diferencia de madres con diabetes gestacional con un buen manejo la tasa de incidencia de distocia de hombros disminuyó significativamente. Mientras que Kekalainen (15) estimó que la una buena planificación del embarazo disminuye los niveles de hemoglobina glicada (HbA1c) y menos anomalías congénitas; pero no hubo existencia de una reducción de la distocia de hombros en embarazos planificados y de los no planificados.

Prematuridad

Acerca de la prematuridad, la OMS (16) define este término como el nacimiento que se presenta antes de las 37 semanas de gestación (SDG), existen diferentes grados de prematuridad tenemos una clasificación dada por sus semanas de gestación, siendo que menor a 28 semanas son extremadamente prematuros, de la semana 28 a la semana 31 adoptan el nombre de muy prematuros y moderadamente prematuros viene a ser aquellos recién nacidos moderadamente prematuros.

Existen muchas condiciones que pueden relacionarse con el incremento de los casos de prematuridad en los embarazos diabéticos, Berger et al. (17) comenta que los partos prematuros asociados a DMG se relacionan con antecedentes de embarazos múltiples, infecciones del tracto urinario, deficiente control glucémico, preeclampsia y restricción del crecimiento fetal.

Hay que destacar que en un estudio hecho por el Centro Médico Bnai Zion de Israel (18), se obtuvo una muestra 526 mujeres que fueron identificadas con diabetes en el embarazo que parieron en un periodo de dos años entre 2015 y 2017 de las cuales 479 presentaban diabetes gestacional, de esta muestra también las mujeres que presentaban diabetes gestacional el 11.3% sufren partos prematuros a diferencia de la madres con diabetes ya establecida antes del embarazo se obtuvo 31.9% de partos prematuros.

Sin embargo, en estudios anteriores se establece que mujeres con DMG tenía un riesgo especialmente alto de parto prematuro y espontáneo en relación a las mujeres que ya tenían diabetes preexistente, este incremento de la tasa de partos prematuros se desconoce la causa pero se considera que está relacionado a embarazos múltiples, infecciones urinarios, pacientes diabéticas mal controladas además hay otras causas que también incrementan los casos de prematuridad en madres con diabetes gestacional de debido a que este padecimiento las predispone a desarrollar trastornos hipertensivos como preeclampsia, sufrimiento fetal, macrosomía, restricción del crecimiento intrauterino y pacientes con mal manejo terapéutico (18).

Sin embargo, en un estudio comentado por Solimán et al. (19), se encontró que en una muestra de 3027 mujeres con diabetes mellitus gestacional y 233 con diabetes preexistente, el parto prematuro es significativamente alto en mujeres con diabetes pregestacional o preexistente (DMP) que mujeres con DMG (13,7 y 9% respectivamente).

Restricción del crecimiento fetal

Con respecto a esta complicación, Burton y Jauniaux (20) refieren que la restricción del crecimiento fetal se debe una deficiente remodelación de las arterias uterinas espirales que irrigan a la placenta debido a una mala perfusión lo cual causa un estrés celular, provocando una pérdida selectiva de síntesis de proteínas y una disminución de proliferación celular.

Antoniou et al. (21) cita un estudio realizado de 576 mujeres con diabetes mellitus gestacional (DMG) el 9.4% demostró que los parámetros metabólicos y antropométricos son buenos predictores de restricción del crecimiento fetal, el índice de masa corporal (IMC) del embarazo mostró una relación inversa con la restricción del crecimiento fetal, además, el incremento del índice de masa corporal antes del embarazo también se asoció con un feto más grande para su edad gestacional esto nos indica que una ganancia de peso durante el embarazo en conjunto con el control metabólico en tercer trimestre, reflejados en HbA1c al final del embarazo tienen una relación potente con el crecimiento fetal. El aumento de peso durante el embarazo se considera con un buen predictor de restricción del crecimiento fetal y macrosomía, en un estudio realizado dentro de un grupo poblacional de mujeres embarazadas, el incremento de peso antes de diagnosticar DMG se evidenció que hubo un aumento de restricción del crecimiento fetal de tal modo se considera importante monitorear y controlar el incremento de peso al inicio del embarazo.

Morbilidad respiratoria

Las madres con diabetes gestacional presentan un mayor riesgo de morbilidad neonatal respiratoria en todas las edades gestacionales, tanto la hiperglucemia e hiperinsulinemia causan un retraso en la maduración pulmonar también la aparición de fosfatidilglicerol en líquido amniótico es un marcador de madurez pulmonar y sea relacionado con un control glucémico ineficaz (22).

Depla et al. (22) demostró que una insulina baja causa un fallo en la transcripción del gen de la proteína tensioactiva de las células epiteliales del pulmón. Un retraso de la maduración del surfactante luego de un aumento significativo de glucosa e insulina en el plasma del feto explica el mayor riesgo a desarrollar síndrome de distrés respiratoria en fetos de madres con diabetes gestacional.

En contraste, otro estudio citado por Battarbee et al. (23) se evaluó 222.978 embarazos de los cuales 11,327 tenían diabetes mellitus gestacional y 3296 presentaban diabetes preexistente, las morbilidades respiratorias aumentaron entre todos los grupos de edad siendo más alto en pacientes con diabetes preexistente en relación a las pacientes con diabetes gestacional entonces se llegó a la conclusión que como tal la diabetes gestacional es un determinante de riesgo para desarrollar problemas respiratorios por ejemplo (síndrome de distrés respiratorio).

Miocardiopatía hipertrófica

Riskin et al. (18) argumenta que la miocardiopatía se desarrolla bajo la influencia de la hiperinsulinemia, que provoca un almacenamiento de glucógeno y grasa en el miocardio. Los resultados fueron similares cuando se estratifican según DMG o DMP, estos efectos ya estaban presentes en el primer trimestre, como manifiesta Depla et al. (22) pero fueron más profundos en el tercer trimestre. Las anomalías estructurales pueden resultar directamente del ambiente hiperglucémico, activando una cascada de eventos celulares y cambios en la expresión génica.

Patey et al. (24) comparó la estructura cardíaca neonatal como fetal, la alteración del miocardio y la distorsión del ventrículo izquierdo entre veintiún embarazos diabéticos bien controlados a término y cincuenta y cuatro embarazos regulares. De las 21 mujeres con diabetes, siete contaban con diabetes mellitus preexistente, controlada con insulina y 14 eran madres con diabetes en el embarazo tratadas con metformina. Fue como resultado que los productos de estas madres presentaron alteraciones significativas en la anatomía cardíaca, deformación tisular y función ventricular.

Hipoglucemia neonatal y policitemia

En el estudio realizado en el Centro Médico Bnai Zion de Israel (18), se tomó como muestra 526 mujeres diagnosticadas con diabetes durante el embarazo, 479 padecieron diabetes gestacional. Definiendo la hipoglucemia como una glucosa umbral menor a 40 mg/dl, en los productos de las madres con DMG, la prevalencia de hipoglucemia fué de 7,1% (34 neonatos). En el mismo estudio, otra de las complicaciones presentes en los productos de gestantes con DMG, fue la policitemia con una prevalencia de 180 casos (37.7%).

Macrosomía Fetal

Nguyen y Ouzounian (25) definen a la macrosomía, como al excesivo crecimiento fetal. Con parámetros medibles, se define históricamente como aquellos neonatos con un peso >4000 gramos, sin importar la edad gestacional. Además, el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG) reconoce que la macrosomía tiene relación con el aumento de morbilidad de los lactantes, a mayor peso al nacer, mayor el peligro de sufrir efectos adversos.

La macrosomía se asocia a algunos factores de riesgo, pero en especial a los trastornos hipoglucémicos en la gestación, como diabetes preexistente y diabetes gestacional, esta última se relaciona con el peso de la gestante, siendo que mujeres normopeso, el 13,6 % da a luz un producto macrosómico, mientras que en mujeres obesas la prevalencia aumenta a un 22,3 %. Esta complicación neonatal se clasifica de acuerdo a intervalos de peso en grado 1 (4000-4499 gr), grado 2 (4500-4999 gr) y grado 3 (mayor a 5000).

En un estudio realizado en Suecia explicado por Stogianni et al. (26), con una muestra de 280 embarazos en total, de los cuales 145 tenían complicaciones por diabetes, el 33% (48 gestantes) tuvieron diabetes pregestacional y el 67% (97 gestantes) diabetes gestacional. La macrosomía fetal en los productos de madres con embarazo complicado por diabetes, tuvo una prevalencia más alta en gestantes con diabetes pregestacional con un 53% en comparación al 13% de productos de madres con diabetes gestacional.

En comparación, otro estudio argumentado por Agudelo-Espitia et al. (27), con una muestra de 122 gestantes, el 14,22 % presentaban diabetes gestacional. De estas, el 88,9% parieron productos macrosómicos mientras que las gestantes sin diabetes gestacional, la macrosomía predominó en 43,3%. La macrosomía en madres con diabetes gestacional fue dos veces mayor que en aquellas que no desarrollan este trastorno (28).

Discusión

Se comparó la correlación existente entre diabetes mellitus gestacional y la macrosomía, siendo esta última, su complicación neonatal más frecuente, otorgando como resultado que, de una muestra de 9,887 madres que participaron en estos estudios, 26% de las gestantes desarrollaron diabetes durante el embarazo, de las cuales el 24% presentaron productos macrosómicos con una relación significativa (p=0.020) que confirma la correlación entre ambas variables.

Ante esta problemática, todos los autores explican que las madres que presentaron antecedentes de sobrepeso u obesidad, diabetes preexistente y diabetes gestacional, incrementa la probabilidad de presentar complicaciones en los neonatos que van desde las más habituales como macrosomía hasta las más atípicas tales como restricción del crecimiento fetal intrauterino, lo que se traduce como una formación interrumpida en alguno de sus sistemas u órganos, esto a su vez podría relacionarse con otras complicaciones, como por ejemplo, la miocardiopatía hipertrófica, llegando al extremo de ocasionar dificultad respiratoria que podría causar la muerte junto a otras complicaciones como hipoglucemia neonatal.

Conclusiones

De manera general, los resultados obtenidos de la revisión sistemática establecen una conexión positiva entre la diabetes mellitus gestacional y los efectos negativos en los fetos, a través de esta revisión brindamos información valiosa que permitirá a los representantes de hacer las políticas y profesionales en la salud a la toma de decisiones sobre medidas que sean efectivas para el manejo del problema y de esta manera mejorar la atención relacionada con la diabetes mellitus gestacional (DMG) en mujeres durante la edad fértil, es importante que se amplíe el campo investigativo sobre esta problemática que sean a largo plazo para de esta manera comprender mejor la relación causal que hace que la DMG provoque complicaciones neonatales.

Además, se constató que hacer un buen control glucémico durante la etapa de embarazo ha reducido mecanismos de riesgo y ha mejorado los resultados neonatales, con el monitoreo de la glucosa, el implementar una buena dieta y el adecuado manejo terapéutico cuando estos sean necesarios son elementos claves a la hora de abordar a una madre con DMG y de esta manera reducir las posibles complicaciones en el producto. Los profesionales sanitarios deben ser competentes en detectar factores de riesgo y así mismo realizar pruebas de detección en etapas tempranas, además de ellos en muy importante brindar un enfoque integral sobre el control prenatal a la madre que involucre el control del peso, asesoría nutricional, educación sobre el manejo de la diabetes en conjunto con el apoyo emocional.

Con este estudio queremos enfatizar lo necesario de una atención adecuada direccionada en la precaución y el control de la DMG durante el embarazo, con el objetivo de disminuir la prevalencia de las complicaciones neonatales, mejorando los resultados a futuro tanto para la madre como el recién nacido.

Conflictos de intereses

Los autores declaran no tener conflictos de intereses.

Bibliografía

  1. Modzelewski R, Stefanowicz-Rutkowska MM, Matuszewski W, Bandurska-Stankiewicz EM. Gestational Diabetes Mellitus-Recent Literature Review. J Clin Med Res [Internet]. 2022 Sep 28;11(19). Available from: http://dx.doi.org/10.3390/jcm11195736
  2. Or noy A, Becker M, Weinstein-Fudim L, Ergaz Z. Diabetes during Pregnancy: A Maternal Disease Complicating the Course of Pregnancy with Long-Term Deleterious Effects on the Offspring. A Clinical Review. Int J Mol Sci [Internet]. 2021 Mar 15;22(6). Available from: http://dx.doi.org/10.3390/ijms22062965
  3. d e Salud Pública M. Diagnóstico y tratamiento de la diabetes en el embarazo (Pregestacional y gestional): guía de práctica clínica. In MSP; 2014.
  4. Zhang Y, Xiao CM, Zhang Y, Chen Q, Zhang XQ, Li XF, et al. Factors Associated with Gestational Diabetes Mellitus: A Meta-Analysis. J Diabetes Res. 2021 May 10;2021:6692695.
  5. Wang H, Li N, Chivese T, Werfalli M, Sun H, Yuen L, et al. IDF Diabetes Atlas: Estimation of Global and Regional Gestational Diabetes Mellitus Prevalence for 2021 by International Association of Diabetes in Pregnancy Study Group’s Criteria. Diabetes Res Clin Pract. 2022 Jan;183:109050.
  6. Dłuski DF, Ruszała M, Rudziński G, Pożarowska K, Brzuszkiewicz K, Leszczyńska-Gorzelak B. Evolution of Gestational Diabetes Mellitus across Continents in 21st Century. Int J Environ Res Public Health [Internet]. 2022 Nov 28;19(23). Available from: http://dx.doi.org/10.3390/ijerph19231580 4
  7. Peters S, Andrews C, Sen S. Care of Infants Born to Women with Diabetes. Curr Diab Rep. 2020 Jul 23;20(8):39.
  8. Choudhury AA, Devi Rajeswari V. Gestational diabetes mellitus – A metabolic and reproductive disorder. Biomed Pharmacother. 2021 Nov;143:112183.
  9. Moon JH, Jang HC. Gestational Diabetes Mellitus: Diagnostic Approaches and Maternal-Offspring Complications. Diabetes Metab J. 2022 Jan;46(1):3–14.
  10. Plows JF, Stanley JL, Baker PN, Reynolds CM, Vickers MH. The Pathophysiology of Gestational Diabetes Mellitus. Int J Mol Sci [Internet]. 2018 Oct 26;19(11). Available from: http://dx.doi.org/10.3390/ijms19113342
  11. C leary EM, Thung SF, Buschur EO. Gestational Diabetes. MDText.com, Inc.; 2021.
  12. Davis DD, Roshan A, Canela CD, Varacallo M. Shoulder Dystocia. StatPearls Publishing; 2022.
  13. Moraitis AA, Shreeve N, Sovio U, Brocklehurst P, Heazell AEP, Thornton JG, et al. Universal third-trimester ultrasonic screening using fetal macrosomia in the prediction of adverse perinatal outcome: A systematic review and meta-analysis of diagnostic test accuracy. PLoS Med. 2020 Oct;17(10):e1003190.
  14. Shah BR, Sharifi F. Perinatal outcomes for untreated women with gestational diabetes by IADPSG criteria: a population-based study. BJOG. 2020 Jan;127(1):116–22.
  15. Kekäläinen P, Juuti M, Walle T, Laatikainen T. Pregnancy planning in type 1 diabetic women improves glycemic control and pregnancy outcomes. J Matern Fetal Neonatal Med. 2016;29(14):2252–8.
  16. Nacimientos prematuros [Internet]. [cited 2023 Feb 2]. Available from: https://www.who.int/es/news-room/fact-sh eets/detail/preterm-birth
  17. Berger H, Melamed N, Davis BM, Hasan H, Mawjee K, Barrett J, et al. Impact of diabetes, obesity and hypertension on preterm birth: Population-based study. PLoS One. 2020 Mar 25;15(3):e0228743.
  18. SLATECH. IMAJ [Internet]. [cited 2023 Feb 2]. Available from: https://www.ima.org.il/MedicineIMAJ/view article.aspx?year=2020&month=09&page=5 69
  19. Soliman A, Salama H, Al Rifai H, De Sanctis V, Al-Obaidly S, Al Qubasi M, et al. The effect of different forms of dysglycemia during pregnancy on maternal and fetal outcomes in treated women and comparison with large cohort studies. Acta Biomed. 2018 May 23;89(S5):11–21.
  20. Burton GJ, Jauniaux E. Pathophysiology of placental-derived fetal growth restriction. Am J Obstet Gynecol. 2018 Feb;218(2S):S745–61.
  21. Antoniou MC, Gilbert L, Gross J, Rossel JB, Fischer Fumeaux CJ, Vial Y, et al. Potentially modifiable predictors of adverse neonatal and maternal outcomes in pregnancies with gestational diabetes mellitus: can they help for future risk stratification and risk-adapted patient care? BMC Pregnancy Childbirth. 2019 Dec 4;19(1):469.
  22. Depla AL, De Wit L, Steenhuis TJ, Slieker MG, Voormolen DN, Scheffer PG, et al. Effect of maternal diabetes on fetal heart function on echocardiography: systematic review and meta-analysis. Ultrasound Obstet Gynecol. 2021 Apr;57(4):539–50.
  23. Battarbee AN, Venkatesh KK, Aliaga S, Boggess KA. The association of pregestational and gestational diabetes with severe neonatal morbidity and mortality. J Perinatol. 2020 Feb;40(2):232–9.
  24. Patey O, Carvalho JS, Thilaganathan B. Perinatal changes in fetal cardiac geometry and function in diabetic pregnancy at term. Ultrasound Obstet Gynecol. 2019 Nov;54(5):634–42.
  25. Nguyen MT, Ouzounian JG. Evaluation and Management of Fetal Macrosomia. Obstet Gynecol Clin North Am. 2021 Jun;48(2):387–99.
  26. Stogianni A, Lendahls L, Landin-Olsson M, Thunander M. Obstetric and perinatal outcomes in pregnancies complicated by diabetes, and control pregnancies, in Kronoberg, Sweden. BMC Pregnancy Childbirth. 2019 May 7;19(1):159.
  27. Agudelo-Espitia V, Parra-Sosa BE, Restrepo-Mesa SL. Factores asociados a la macrosomía fetal. Revista de Saúde Pública [Internet]. 2019;53. Available from: https://scielosp.org/pdf/rsp/2019.v53/10 0/es
  28. Mistry SK, Das Gupta R, Alam S, Kaur K, Shamim AA, Puthussery S. Gestational diabetes mellitus (GDM) and adverse pregnancy outcome in South Asia: A systematic review. Endocrinol Diabetes Metab. 2021 Oct;4(4):e00285.