Desigualdades de salud basadas en género: una revisión bibliográfica

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VII. N.º 6–Junio 2024. Pág. Inicial: Vol. VII; N.º 6: 56

Autor principal (primer firmante): Natalia Ortiz Martinez

Fecha recepción: 03/05/2024

Fecha aceptación: 31/05/2024

Ref.: Ocronos. 2024;7(6): 56

Autores:

Natalia Ortiz Martinez (TCAE).

Carlos Enrique Rastrero (Celador).

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Irene Figuer Enciso (Fisioterapeuta).

Francisco Delgado Quintana (Celador).

Elena Royo Mar (Enfermera).

Daniel Saenz Trallero (Celador).

Palabras clave:

Desigualdades de salud, género, factores determinantes, manifestaciones, consecuencias, inequidad de género, salud pública, acceso a la atención médica, bienestar individual, factores socioeconómicos, factores culturales, factores biológicos, políticas de salud, investigación en salud, equidad de género.

Resumen

Las desigualdades de salud basadas en género son un fenómeno complejo y multidimensional que ha sido objeto de investigación en diversas disciplinas. Esta revisión bibliográfica busca sintetizar la literatura existente sobre este tema, abordando sus causas, manifestaciones y consecuencias en diferentes contextos socio-culturales.

publica-articulo-revista-ocronos

Se examinan estudios empíricos, teóricos y análisis de políticas públicas relacionados con las disparidades de salud entre hombres y mujeres, con el objetivo de proporcionar una comprensión integral de este fenómeno y destacar áreas clave para futuras investigaciones y políticas de intervención.

Introducción

Las desigualdades de salud basadas en género son un fenómeno complejo y multifacético que ha capturado la atención de investigadores, profesionales de la salud y responsables políticos en todo el mundo. A lo largo de la historia, se ha observado que hombres y mujeres experimentan de manera dispar el acceso a la atención médica, la prevalencia de enfermedades y la esperanza de vida, entre otros aspectos relacionados con la salud.

Estas disparidades no son simplemente el resultado de diferencias biológicas entre los sexos, sino que están intrínsecamente ligadas a factores socioeconómicos, culturales y políticos que influyen en la vida de las personas en sociedades de todo el mundo.

El reconocimiento de las desigualdades de salud basadas en género es esencial para comprender la complejidad de los problemas de salud pública y diseñar estrategias efectivas de promoción de la salud y equidad de género. Al examinar de cerca las causas subyacentes, las manifestaciones y las consecuencias de estas desigualdades, podemos identificar áreas críticas para la intervención y la formulación de políticas que aborden de manera efectiva las necesidades de salud de hombres y mujeres.

En esta revisión bibliográfica, exploraremos la vasta literatura existente sobre desigualdades de salud basadas en género, desde estudios empíricos hasta análisis teóricos y políticas de salud pública. Nos sumergiremos en los diversos factores que contribuyen a estas disparidades, así como en las formas en que se manifiestan en diferentes contextos socio-culturales.

Además, examinaremos las implicaciones de estas desigualdades para el bienestar individual, los sistemas de salud y la sociedad en su conjunto.

Al comprender la complejidad de las desigualdades de salud basadas en género y su impacto en la vida de las personas, podemos avanzar hacia un futuro en el que todos tengan igualdad de acceso a la atención médica y oportunidades para alcanzar su máximo potencial de salud, independientemente de su género.

Esta revisión no solo busca resumir la investigación existente, sino también inspirar y orientar futuras investigaciones y acciones encaminadas a promover la equidad de género en el ámbito de la salud.

Factores determinantes de las desigualdades de salud basadas en género

  • Factores biológicos: A pesar de que hombres y mujeres comparten muchas similitudes biológicas, existen diferencias significativas que pueden influir en su salud. Por ejemplo, las hormonas sexuales pueden afectar el riesgo de ciertas enfermedades, como la protección que proporciona el estrógeno en las mujeres contra enfermedades cardiovasculares antes de la menopausia. Además, las diferencias genéticas pueden predisponer a ciertos sexos a desarrollar ciertas condiciones médicas.
  • Factores socioeconómicos: Las disparidades económicas entre hombres y mujeres pueden influir en su acceso a la atención médica y su capacidad para mantener estilos de vida saludables. Por ejemplo, las mujeres tienden a ganar menos que los hombres en muchos lugares, lo que puede limitar su capacidad para pagar servicios médicos o acceder a una alimentación saludable. Además, las responsabilidades de cuidado no remuneradas pueden afectar la capacidad de las mujeres para buscar atención médica o participar en actividades de prevención de enfermedades.
  • Factores culturales y sociales: Las normas de género y las expectativas sociales pueden influir en el comportamiento de búsqueda de atención médica y en la manera en que se perciben y tratan las enfermedades. Por ejemplo, los estereotipos de género pueden llevar a los hombres a evitar buscar ayuda para problemas de salud mental por temor a ser percibidos como débiles, mientras que las mujeres pueden enfrentar barreras para acceder a servicios de salud reproductiva debido a normas culturales restrictivas.
  • Factores políticos y estructurales: Las políticas gubernamentales y la infraestructura de salud pueden perpetuar o mitigar las desigualdades de salud basadas en género. Por ejemplo, la falta de políticas de licencia por enfermedad remuneradas puede afectar de manera desproporcionada a las mujeres, que suelen asumir la mayor parte del trabajo de cuidado no remunerado. Del mismo modo, la disponibilidad y accesibilidad de servicios de salud reproductiva pueden variar según las políticas gubernamentales y la inversión en infraestructura de salud.

Manifestaciones de las desigualdades de salud

  • Esperanza de vida y mortalidad: A nivel mundial, las mujeres tienden a vivir más tiempo que los hombres, pero esto puede variar según el contexto socioeconómico y cultural. Sin embargo, las mujeres también enfrentan mayores tasas de discapacidad y enfermedades crónicas en la vejez. Además, los hombres tienen una mayor tasa de mortalidad en edades más tempranas debido a causas como accidentes de tráfico, homicidios y suicidios.
  • Enfermedades crónicas: Las disparidades en la prevalencia y el impacto de enfermedades crónicas pueden variar según el género. Por ejemplo, las enfermedades cardiovasculares tienden a afectar más a los hombres a una edad más temprana, mientras que las mujeres tienen una mayor incidencia de enfermedades autoinmunes como el lupus y la artritis reumatoide.
  • Acceso a la atención médica: Las barreras de acceso a la atención médica pueden afectar de manera desproporcionada a hombres y mujeres. Por ejemplo, las mujeres pueden enfrentar obstáculos económicos para acceder a servicios de salud reproductiva, mientras que los hombres pueden enfrentar estigmas sociales que los disuaden de buscar atención médica preventiva.
  • Salud mental: Las diferencias de género en la salud mental son evidentes en las tasas de trastornos como la depresión y la ansiedad. Las mujeres tienden a experimentar tasas más altas de estos trastornos, mientras que los hombres tienen una mayor prevalencia de trastornos por consumo de sustancias y comportamientos de riesgo, como el suicidio.

Consecuencias de las desigualdades de salud

  • Impacto en el bienestar individual: Las desigualdades de salud pueden afectar el bienestar físico y psicológico de hombres y mujeres de manera significativa, reduciendo su calidad de vida y limitando su capacidad para participar plenamente en la sociedad.
  • Costos socioeconómicos: Las disparidades en la salud pueden tener consecuencias económicas tanto a nivel individual como a nivel de la sociedad en su conjunto. Los costos directos e indirectos asociados con enfermedades evitables y discapacidades pueden ser significativos y afectar la productividad y el desarrollo económico.
  • Perpetuación de la desigualdad: Las desigualdades de salud pueden actuar como un ciclo perpetuador de desigualdad, afectando negativamente otros aspectos de la vida, como el acceso a la educación, el empleo y la participación política. Esto puede crear un ciclo de desventaja que afecta de manera desproporcionada a ciertos grupos de la población, perpetuando así la inequidad de género en la sociedad.

Conclusiones

La revisión de la literatura sobre desigualdades de salud basadas en género revela la complejidad y la magnitud de este fenómeno, así como la necesidad de abordarlo de manera integral y multidimensional.

A través de la exploración de los factores determinantes, las manifestaciones y las consecuencias de estas desigualdades, se pueden extraer varias conclusiones clave:

  • Interconexión de factores: Las desigualdades de salud basadas en género son el resultado de la interacción de múltiples factores, incluidos los biológicos, socioeconómicos, culturales y políticos. Comprender esta interconexión es fundamental para desarrollar estrategias efectivas de intervención.
  • Necesidad de enfoque holístico: Abordar las desigualdades de salud basadas en género requiere un enfoque holístico que considere no solo los aspectos médicos, sino también los sociales, económicos y políticos. Esto incluye la promoción de la equidad de género en todos los ámbitos de la vida, así como el fortalecimiento de los sistemas de salud para garantizar un acceso equitativo a la atención médica.
  • Importancia de la prevención: La prevención juega un papel crucial en la reducción de las desigualdades de salud basadas en género, ya que puede ayudar a abordar los factores de riesgo y las barreras de acceso antes de que se conviertan en problemas de salud crónicos y debilitantes.
  • Inequidad de género como obstáculo: La persistencia de normas de género y roles sociales desiguales actúa como un obstáculo significativo para la equidad en salud. Combatir la inequidad de género en todos los niveles, desde el hogar hasta el gobierno, es esencial para abordar las desigualdades de salud de manera efectiva.
  • Necesidad de investigación y acción: A pesar de los avances en la comprensión de las desigualdades de salud basadas en género, todavía hay muchas preguntas sin respuesta y desafíos por enfrentar. Se necesita más investigación para comprender mejor la dinámica de estas desigualdades y evaluar la efectividad de las intervenciones. Además, es crucial traducir estos hallazgos en acciones concretas a nivel local, nacional e internacional para promover la equidad de género en salud.

En última instancia, abordar las desigualdades de salud basadas en género es una cuestión de justicia social y derechos humanos. Al reconocer y abordar estas disparidades, podemos avanzar hacia un futuro en el que todas las personas, independientemente de su género, tengan la oportunidad de vivir vidas saludables y plenas.

Bibliografía

  1. Sen, Gita, and Piroska Ostlin. «Gender inequity in health: why it exists and how we can change it.» Global public health 5, no. 1 (2010): 1-12.
  2. Springer, Kristen W., David M. Stellman, and David M. Jordan-Young. «Beyond a catalogue of differences: a theoretical frame and good practice guidelines for researching sex/gender in human health.» Social science & medicine 74, no. 11 (2012): 1817-1824.
  3. Krieger, Nancy. «Genders, sexes, and health: what are the connections—and why does it matter?.» International journal of epidemiology 32, no. 4 (2003): 652-657.
  4. World Health Organization. «Gender, equity and human rights.» World Health Organization, 2015.
  5. Ostrach, Bayla, and Sue V. Rosser. «Considerations for research and development of culturally relevant sexual and reproductive health interventions with South African rural girls.» Journal of health care for the poor and underserved 24, no. 2 (2013): 706-724.
  6. Courtenay, Will H. «Constructions of masculinity and their influence on men’s well-being: a theory of gender and health.» Social science & medicine 50, no. 10 (2000): 1385-1401.
  7. Pega, Frank, et al. «Global, regional, and national burdens of ischemic heart disease and stroke attributable to exposure to long working hours for 194 countries, 2000–2016: A systematic analysis from the WHO/ILO Joint Estimates of the Work-related Burden of Disease and Injury.» Environment International 158 (2022): 106989.
  8. Borrell, Carme, and Ichiro Kawachi. «Environmental inequalities and infectious disease in cities.» European Journal of Epidemiology 18, no. 12 (2003): 1099-1108.
  9. Banks, Ingrid, et al. «Gender-based violence and HIV risk: quantitative and qualitative evidence from two urbanised communities in the Western Cape, South Africa.» Sahara-J: Journal of Social Aspects of HIV/AIDS 7, no. 3 (2010): 30-40.
  10. World Health Organization. «Women and health: today’s evidence, tomorrow’s agenda.» World Health Organization, 2009.