Dermatoporosis: Revisión de casos clínicos en pacientes con púrpura senil

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VI. Nº 4–Abril 2023. Pág. Inicial: Vol. VI; nº4: 245

Autor principal (primer firmante): Chamorro Barona David Enrique

Fecha recepción: 31 de marzo, 2023 

Fecha aceptación: 28 de abril, 2023 

Ref.: Ocronos. 2023;6(4) 245

Chamorro-Barona David Enrique, Sarmiento-Molina Pablo Xavier, Bernal-Quizhpi Tania Cristina, Ureña-Velasco Olga Liceth, Fuertes-Arévalo Raysa Astrid, León-Collahuazo Andrea Elizabeth.

Resumen

Dermatoporosis es una afección cutánea que se caracteriza por la piel fina, frágil y fácilmente lesionada en personas mayores. 

La púrpura senil es una manifestación clínica de la dermatoporosis que se presenta como manchas de color púrpura en la piel, suele afectar a personas mayores cuya piel ha sufrido cierto deterioro por el paso del tiempo. 

Esta se produce cuando los vasos sanguíneos de la piel se vuelven más frágiles y se rompen con mayor facilidad, lo que provoca hemorragias en la piel. Su diagnóstico se realiza mediante la observación de las lesiones cutáneas o mucosas purpúreas causadas por hemorragia.

No existe un tratamiento específico para la púrpura senil, ya que es una afección benigna que no tiene consecuencias para la salud y no anuncia una hemorragia grave en otro sitio.

Abstract

Dermatoporis is a skin condition characterized by thin, fragile, and easily injured skin in older people. Senile purpura is a clinical manifestation of dermatoporosis that presents as purple spots on the skin, usually affecting older people whose skin has deteriorated over time.

It occurs when the blood vessels in the skin become more fragile and break more easily, causing bleeding in the skin. It is diagnosed by observing purpuric skin or mucosal lesions caused by hemorrhage. There is no specific treatment for senile purpura, as it is a benign condition that has no health consequences and does not herald serious bleeding elsewhere.

Palabras clave:

Dermatoporis, Púrpura senil, Envejecimiento cutáneo, Lesiones cutáneas, Trastornos de la piel, Enfermedades de la piel, Dermatología, Diagnóstico, Tratamiento, Síntomas, Epidemiología, Factores de riesgo, Patología, Fisiopatología, Terapia, Prevención, Investigación clínica, Estudios de casos.

Key words:

Dermatoporis, Senile purpura, Skin aging, Skin lesions, Skin disorders, Skin diseases, Dermatology, Diagnosis, Treatment, Symptoms, Epidemiology, Risk factors, Pathology, PathopHysiology, PathopHysiology, Therapy, Prevention, Clinical research, Case studies.

Introducción

La dermatoporosis es una afección cutánea crónica y progresiva que afecta principalmente a la población de edad avanzada, siendo más frecuente en mujeres debido a los cambios hormonales asociados con la menopausia.

Se caracteriza por una disminución de la elasticidad, resistencia y función de la piel, lo que resulta en una mayor susceptibilidad a lesiones, cicatrices y hematomas. La púrpura senil es una manifestación común de la dermatoporosis en su etapa inicial, también conocida como dermatoporosis estadio I.

Este trastorno, aunque no es muy conocido, puede tener un impacto significativo en la calidad de vida de los pacientes.

El envejecimiento de la población mundial ha llevado a un aumento en la prevalencia de enfermedades relacionadas con la edad, como lo es la dermatoporosis.

La púrpura senil, una manifestación temprana de esta afección, se presenta como lesiones hemorrágicas subcutáneas de color púrpura oscuro en áreas expuestas, como los brazos y las piernas.

Estas lesiones son el resultado de la fragilidad de los vasos sanguíneos y la disminución de la elasticidad de la piel, lo que lleva a una mayor propensión a sufrir hematomas y desgarros incluso con traumatismos menores, estos síntomas pueden aumentar el riesgo de lesiones y complicaciones, como infecciones y cicatrices.

A pesar de la creciente prevalencia de la dermatoporosis y la púrpura senil, la investigación en este campo sigue siendo limitada 4,5,10,13.

Objetivo

En esta investigación científica, se realiza una revisión de la dermatoporosis en su estadio I y se presentan casos de pacientes con púrpura senil, una manifestación clínica común de la enfermedad.

Etiología y epidemiologia

La dermatoporosis es multifactorial, siendo la exposición acumulativa a la radiación ultravioleta (UV) y el envejecimiento intrínseco de la piel los principales factores contribuyentes. Además, uso crónico de corticosteroides tópicos u orales, factores genéticos, nutricionales y ambientales también pueden influir en la aparición y progresión de la enfermedad.

El adelgazamiento de la dermis y la disminución en la producción de colágeno y elastina contribuyen a la fragilidad cutánea.

A pesar de que la dermatoporosis es una entidad clínica bien establecida, aún existen lagunas en el conocimiento sobre su patogénesis, prevención y tratamiento. La dermatoporosis es más frecuente en personas mayores de 70 años, con una prevalencia estimada del 20-50% en esta población 2,3.

Fisiopatología

La dermatoporosis se caracteriza por la atrofia de la epidermis y la dermis, con una disminución en la cantidad y calidad de las fibras de colágeno y elastina.

Esto resulta en una piel frágil y delgada, con una menor resistencia a las lesiones. La púrpura senil es una manifestación clínica de la dermatoporosis, que se presenta como hematomas espontáneos y recurrentes, especialmente en áreas expuestas al sol y al roce, como brazos y piernas 3.

Diagnóstico

El diagnóstico de la dermatoporosis se basa en la historia clínica, examen físico y características histopatológicas. Los hallazgos clínicos incluyen piel delgada y frágil, con áreas de hiperpigmentación y hematomas.

La biopsia cutánea puede mostrar atrofia de la epidermis, adelgazamiento de la dermis, y disminución en la cantidad y calidad de las fibras de colágeno y elastina 8,9.

Tratamiento y prevención

No existe un tratamiento específico para revertir la dermatoporosis, pero se pueden tomar medidas para prevenir y minimizar sus efectos.

Estas incluyen la protección solar, uso de emolientes e hidratantes, y evitar el uso prolongado de corticosteroides.

En casos de púrpura senil, se pueden aplicar compresas frías y elevar la zona afectada para reducir la inflamación y acelerar la resolución del hematoma. El tratamiento con ácido hialurónico tópico y la terapia con láser pueden mejorar la apariencia de la piel en algunos casos 1,12.

Presentación de casos

Caso 1

El caso clínico presentado en esta investigación involucra a una paciente de 78 años de edad, sexo femenino, quien acude a consulta por la aparición de múltiples equimosis y hematomas en sus brazos y piernas. Estas lesiones cutáneas se localizan principalmente en áreas expuestas al sol y han aumentado en frecuencia y tamaño en los últimos meses.

El paciente no presenta antecedentes de enfermedades sistémicas, trastornos de la coagulación o uso de medicamentos anticoagulantes. Sin embargo, menciona una historia de exposición solar crónica debido a su ocupación como agricultora durante gran parte de su vida. Además, refiere una menopausia temprana a los 45 años.

Al examen físico, se observa una piel adelgazada, con pérdida de elasticidad y presencia de equimosis de diferentes tamaños y colores, que van desde el azul-violáceo hasta el amarillo-verdoso, indicativo de diferentes etapas de resolución. También identifican pequeñas erosiones y cicatrices atróficas en algunas áreas.

Se realizan pruebas de laboratorio, incluyendo hemograma completo, coagulación y perfil bioquímico, que resultan dentro de los rangos normales.

Se lleva a cabo una biopsia cutánea que revela atrofia de la epidermis, disminución de fibras elásticas y colágeno, y extravasación de eritrocitos en la dermis, hallazgos compatibles con dermatoporosis estadio I.

El diagnóstico se basa en la correlación de la historia clínica, los hallazgos físicos y los resultados de las pruebas complementarias.

Se establece un plan de tratamiento que incluye medidas preventivas, como la protección solar, el uso de ropa protectora y la aplicación de emolientes para mantener la hidratación cutánea. Además, se prescriben cremas tópicas con retinoides y antioxidantes para mejorar la calidad de la piel y reducir la aparición de nuevas lesiones.

Este caso clínico ilustra la importancia de un diagnóstico temprano y preciso de la dermatoporosis estadio I, así como la implementación de intervenciones preventivas y terapéuticas adecuadas para abordar esta afección cutánea y mejorar la calidad de vida de los pacientes afectados.

Caso 2

Un hombre de 78 años acudió a consulta por la aparición de hematomas espontáneos y recurrentes en sus antebrazos y piernas.

No tenía antecedentes de traumatismos ni uso de anticoagulantes. El examen físico reveló piel delgada y frágil, con áreas de hiperpigmentación y múltiples hematomas en diferentes etapas de resolución.

Evaluación y diagnóstico: Se realizó una biopsia cutánea, que mostró atrofia de la epidermis, adelgazamiento de la dermis, y disminución en la cantidad y calidad de las fibras de colágeno y elastina. Estos hallazgos, junto con la historia clínica y el examen físico, permitieron establecer el diagnóstico de dermatoporosis con púrpura senil. (9)

Manejo del caso: Se recomendó al paciente protección solar, uso de emolientes e hidratantes, y evitar el uso de corticosteroides tópicos.

Se le enseñó a aplicar compresas frías y elevar la zona afectada en caso de aparición de nuevos hematomas. Además, se inició tratamiento con ácido hialurónico tópico y se programó terapia con láser para mejorar la apariencia de la piel.

Evolución y seguimiento: El paciente mostró una disminución en la aparición de nuevos hematomas y una mejora en la apariencia de la piel después de seguir las recomendaciones y recibir tratamiento. Se programaron consultas de seguimiento para evaluar la evolución y ajustar el manejo según sea necesario.

Imagen 1. Lesiones en antebrazos, sitios de venopunción.

Imagen 2. Purpura senil en muñeca.

Conclusión

En conclusión, la dermatoporosis es una afección cutánea degenerativa que afecta principalmente a personas mayores.

La púrpura senil es una manifestación clínica común de esta enfermedad. El diagnóstico se basa en la historia clínica, examen físico y características histopatológicas.

Aunque no existe un tratamiento específico, la prevención y el manejo adecuado pueden mejorar la calidad de vida de los pacientes.

El caso presentado ilustra la importancia de reconocer y tratar la dermatoporosis y la púrpura senil en pacientes de edad avanzada.

Bibliografía

  1. Kaya G, Kaya A, Sorg O, Saurat JH. Dermatoporosis, a prevalent skin condition affecting the elderly: current situation and potential treatments. Clinics in Dermatology [Internet]. 2019 Jul [cited 2023 Mar 27];37(4):346–50. Available from: https://www.sciencedirect.com/science/ar ticle/abs/pii/S0738081X19300732
  2. Kaya, G., & Saurat, J. H. (2007). Dermatoporosis: a chronic cutaneous insufficiency/fragility syndrome. Clinicopathological features, mechanisms, prevention and potential treatments. Dermatology, 215(4), 284-294.
  3. Saurat, J. H. (2017). Dermatoporosis, the functional side of skin aging. Dermatology, 233(1), 2-7.
  4. Bonté, F., & Girard, D. (2019). Dermatoporosis: A New Paradigm to Understand Skin Aging. In Textbook of Aging Skin (pp. 1-10). Springer, Berlin, Heidelberg.
  5. Bolognia, J. L., Schaffer, J. V., & Cerroni, L. (2018). Dermatology. Elsevier Health Sciences.
  6. James, W. D., Berger, T. G., & Elston, D. M. (2015). Andrews’ Diseases of the Skin: Clinical Dermatology. Elsevier Health Sciences.
  7. Dermatomiositis – Síntomas y causas – Mayo Clinic [Internet]. Mayoclinic.org.; 2022 [cited 2023 Mar 27]. Available from: https://www.mayoclinic.org/es-es/disease s-conditions/dermatomyositis/symptoms- causes/syc-20353188
  8. Habif, T. P. (2016). Clinical Dermatology: A Color Guide to Diagnosis and Therapy. Elsevier Health Sciences.
  9. Elder, D. E., Elenitsas, R., Johnson Jr, B. L., MurpHy, G. F., & Xu, X. (2014). Lever’s Histopathology of the Skin. Lippincott Williams & Wilkins.
  10. Wolff, K., Goldsmith, L. A., Katz, S. I., Gilchrest, B. A., Paller, A. S., & Leffell, D. J. (2017). Fitzpatrick’s Dermatology in General Medicine. McGraw Hill Professional.
  11. Gupta, M. A., & Gupta, A. K. (2017). Psychodermatology. Springer.
  12. Katsambas, A., & Lotti, T. (2015). European Handbook of Dermatological Treatments. Springer.
  13. Marks Jr, J. G., Miller, J. J., & Lookingbill, D. P. (2013). Principles of Dermatology. Elsevier Health Sciences.
  14. Rook, A., Wilkinson, D. S., Ebling, F. J., & Champion, R. H. (2016). Textbook of Dermatology. John Wiley & Sons.
Salir de la versión móvil