Dermatitis asociada a la incontinencia

Incluido en la revista Ocronos. Vol. IV. Nº 5–Mayo 2021. Pág. Inicial: Vol. IV; nº5: 212

Autor principal (primer firmante): Andrea Álvarez Platas

Fecha recepción: 30 de Abril, 2021

Fecha aceptación: 26 de Mayo, 2021

Ref.: Ocronos. 2021;4(5): 212

  • 1ª Autora: Andrea Álvarez Platas
  • 2ª Autora: Sara Canellada Santurio

Resumen

El grupo de expertos del European Pressure Advisory (EPUAP), liderado por Tom Defloor, definió por primera vez a finales del 2005 las lesiones cutáneas asociadas a la humedad (LESCAH) y establecieron la necesidad de diferenciarlas de las lesiones por presión (LPP). Años más tarde, la GNEAUPP y NPUAP identificaron esa misma necesidad y elaboraron un marco teórico que permitía su identificación y clasificación.

Se pueden diferenciar distintos tipos de LESCAH en base a la fuente de humedad que las produzca. Nos encontramos con: dermatitis asociada a la incontinencia (DAI), dermatitis intertriginosa o por transpiración, dermatitis perilesional asociada al exudado, dermatitis periestomal, dermatitis por saliva o mucosidad.

En el año 2014, la definición propuesta por la GNEAUPP era algo más amplia ya que hacía referencia a un número de fuentes de humedad más amplio: “lesión localizada en la piel, que no suele afectar a tejidos subyacentes, presentada como una inflamación (eritema) y/o erosión de la misma, causada por la exposición prolongada, continua o casi continua, a diversas fuentes de humedad con potencial irritativo para la piel, por ejemplo: orina, heces, exudados de heridas, efluentes de estomas o fístulas, sudor, saliva o moco”.

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Palabras clave

Lesiones cutáneas asociadas a la humedad, cuidado de la piel, prevención, tratamiento.

Métodos

Revisión bibliográfica de artículos publicados en los últimos 10 años en español en las bases de datos: PubMed, Web of Science y Cuiden.

Resultados

Toda incontinencia puede provocar un impacto sobre la integridad cutánea. Un manejo inadecuado de la misma puede dar lugar a excoriación, provocando áreas de gran tamaño de Dermatitis Asociada a la Incontinencia (DAI). Las DAI aparecen englobadas en un grupo de clasificación más amplio denominadas lesiones cutáneas asociadas a la humedad (LESCAH).

La Dermatitis asociada a la Incontinencia, es una forma de dermatitis de contacto. Se presenta como una inflamación y/o erosión cutánea provocada por un contacto prolongado de la piel con orina o heces.

La piel no sólo se lesiona como causa de una irritación química, también se debe a una irritación física provocada por el roce de la piel con algunos elementos como absorbentes, ropa de cama.

A lo largo de los años, se han ido definiendo distintos factores que favorecen o se encuentran asociados a la aparición de dermatitis asociada a la incontinencia. Dentro de estos mismos, destacan la incontinencia fecal e incontinencia mixta, demencia, reducción de la movilidad, uso de contenciones, riesgo de caídas, dependencia para las actividades básicas de la vida diaria (ABVD), hipoxia, fiebre, malnutrición, pacientes pluripatológicos, presencia de fuerzas de fricción y cizalla, ausencia de prevención adecuada, presencia de lesiones por presión, índice de masa corporal (IMC) por encima de la normalidad, ser mujer, la diabetes mellitus.

publica-articulo-revista-ocronos

Conocer los datos epidemiológicos actuales referentes a las dermatitis asociadas a la incontinencia, es algo complicado. Actualmente no existen demasiados instrumentos validados para su identificación, y en la mayoría de los casos, su uso no está muy extendido.

Se debe tener en cuenta que la dermatitis asociada a la incontinencia no sólo se localiza en el perineo (entendiendo esta zona como el área entre la vulva y el ano en mujeres, y desde el escroto al ano en hombres), sino también en los genitales, ingles, glúteos, pliegue interglúteo y zona perianal. Es importante destacar que la zona afectada dependerá del tipo de incontinencia que se sufra, de tal forma que la incontinencia urinaria afecta principalmente a pliegues de labios mayores o escroto, mientras que la incontinencia fecal afecta a la zona perianal.

Conclusiones

Para prevenir la aparición de la dermatitis asociada a la incontinencia es importante evitar la exposición prolongada a irritantes como orina y/o heces. En caso de que la incontinencia no pueda controlarse, es fundamental establecer un plan de cuidado de la piel que nos permita restaurar o restablecer la barrera protectora de la piel, después de cada episodio de producirse cada episodio de incontinencia.

En este plan de cuidado, es imprescindible evaluar las características propias de cada individuo, ámbito de cuidados y el tipo de lesión. Si establecemos una correcta prevención ayudaremos a la piel a restaurar su función de barrera.

Para ello, se debe realizar un abordaje integral e individualizado del paciente, siendo un pilar fundamental la inspección diaria de la piel de la persona con riesgo de desarrollo de dermatitis asociadas a la incontinencia.

El abordaje del paciente incontinente debe comenzar con una evaluación inicial en la que se identifique su etiología para su posterior tratamiento, se deben considerar los factores de riesgo asociados y establecer un abordaje integral.

Bibliografía

  1. García FP, Ibars P, Martínez F, Perdomo E, Rodríguez M, Rueda J y cols. Incontinencia y úlceras por presión. Serie Documentos Técnicos GNEAUPP nº10. Grupo Nacional para el Estudio y Asesoramiento en Úlceras por Presión y Heridas Crónicas. Madrid, 2006.
  2. García-Fernández FP, Soldevilla-Ágreda JJ, Pancorbo-Hidalgo PL, Verdú-Soriano J, López-Casanova P, Rodríguez-Palma M. Clasificación- categorización de las lesiones relacionadas con la dependencia. Serie Documentos Técnicos GNEAUPP no II. Grupo Nacional para el Estudio y Asesoramiento en Úlceras por Presión y Heridas Crónicas. Logroño. 2014.
  3. Torra i Bou J, Rodríguez Palma M, Soldevilla Agreda JJ, García Fernández FP, Sarabia Lavín R, Zabala Blanco J, et al. Redefinición del concepto y del abordaje de las lesiones por humedad: Una propuesta conceptual y metodológica para mejorar el cuidado de las lesiones cutáneas asociadas a la humedad (LESCAH). Gerokomos 2013;24(2):90-94.
  4. Rodríguez-Palma M, Verdú-Soriano J, Soldevilla-Agreda J, García-Fernández F. Dermatitis asociada a la incontinencia. Estado actual del conocimiento. Rev ROL Enferm. 2018;41(11-12):768-776.