Icono del sitio Ocronos – Editorial Científico-Técnica

El derecho a la Salud en la Constitución Española

derecho-salud-constitucion

Incluido en la revista Ocronos. Vol. IV. Nº 1– Enero 2021. Pág. Inicial: Vol. IV; nº1:92

Autor principal (primer firmante): Carmelo Sainz de la Fuente

Fecha recepción: 19 de enero, 2021

Fecha aceptación: 23 de enero, 2021

Ref.: Ocronos. 2021;4(1):92

Autor: Carmelo Sainz de la Fuente. (Licenciado en Derecho)

Palabras clave: Constitución Española, salud, poderes públicos, protección, Seguridad Social.

Resumen

El derecho a la salud, junto con el derecho a la vida, pueden considerarse los derechos de la persona más valiosos. Si nos faltan, no podemos ejercitar los demás derechos inalienables a nuestra persona.

El derecho a la protección de la salud, está reconocido en nuestra Constitución como un principio rector de la política social y económica. A su vez, este derecho está relacionado con otros preceptos constitucionales, que procuran crear un marco jurídico para que la salud, el bienestar y la seguridad social de los ciudadanos se vean siempre protegidos y amparados.

Introducción

El día 6 de diciembre de 1978 se aprobó en referéndum por el pueblo español, la actual Constitución Española, como norma suprema que establece los principios fundamentales que dirigen el orden político, social y económico de nuestra sociedad.

Nuestra Constitución consagra una serie de principios rectores de la política social y económica, con el fin de lograr un orden social justo, y de asegurar para todos una digna calidad de vida. Nuestra Carta Magna, no persigue solamente sentar las bases de un Estado de derecho, sino que además pretende promover las condiciones y remover los obstáculos para poder alcanzar un Estado social y de bienestar para todos los ciudadanos.

Uno de los principios sociales plasmados en nuestra Constitución, en el artículo 43, es la protección de la salud

, entendiendo la salud, de acuerdo con la OMS, como el estado de completo bienestar físico, psíquico y social, y no meramente la ausencia de enfermedad.

Objetivos

Normas Constitucionales relacionadas con el Derecho a  la Salud

Precepto principal

Artículo 43

  1. Se reconoce el derecho a la protección de la salud.
  2. Compete a los poderes públicos organizar y tutelar la salud pública a través de medidas preventivas y de las prestaciones y servicios necesarios. La ley establecerá los derechos y deberes de todos al respecto.
  3. Los poderes públicos fomentarán la educación sanitaria, la educación física y el deporte. Asimismo, facilitarán la adecuada utilización del ocio.

Disposición complementaria

Artículo 41

Los poderes públicos mantendrán un régimen público de Seguridad Social para todos los ciudadanos, que garantice la asistencia y prestaciones sociales suficientes ante situaciones de necesidad, especialmente en caso de desempleo. La asistencia y prestaciones complementarias serán libres.

Otros mandatos constitucionales

Artículo 15

Todos tienen derecho a la vida y a la integridad física y moral, sin que, en ningún caso, puedan ser sometidos a tortura ni a penas o tratos inhumanos o degradantes.

Artículo 49

Los poderes públicos realizarán una política de previsión, tratamiento, rehabilitación e integración de los disminuidos físicos, sensoriales y psíquicos a los que prestarán la atención especializada que requieran y los ampararán especialmente para el disfrute de los derechos que este Título otorga a todos los ciudadanos.

Artículo 51

Los poderes públicos garantizarán la defensa de los consumidores y usuarios, protegiendo, mediante procedimientos eficaces, la seguridad, la salud y los legítimos intereses económicos de los mismos.

Normas de competencia

Artículo 148

Las Comunidades Autónomas podrán asumir competencias en las siguientes materias: 21ª Sanidad e higiene.

Artículo 149

El Estado tiene competencia exclusiva sobre las siguientes materias:

16ª Sanidad exterior. Bases y coordinación general de la sanidad. Legislación sobre productos farmacéuticos.

17ª Legislación básica y régimen económico de la Seguridad Social, sin perjuicio de la ejecución de sus servicios por las Comunidades Autónomas.

Consideraciones generales a estos preceptos constitucionales

Con la lectura detallada de este articulado, se pueden inferir las siguientes consideraciones:

1.- Se consagra el derecho a la protección de la salud en un sentido completo, unitario, integral, haciendo mención a las medidas preventivas, al conjunto de las prestaciones y a todos los servicios necesarios para la obtención y consecución de la misma.

2.- La Constitución, da un mandato al legislador, para que, mediante una ley, establezca los derechos y deberes de todos, relativos a la salud y al sistema sanitario. Este mandato constitucional se hizo realidad con la aprobación de la Ley General de Sanidad 14/1986 de 25 de abril.

3.- Se reconoce la dimensión unitaria e integral de la salud, contemplando la educación sanitaria, la educación física, el deporte y la adecuada utilización del ocio, como complementos necesarios para alcanzar el bienestar físico, psíquico y social, que haga posible el libre y completo desarrollo de la personalidad tanto individual, como colectivamente.

4.- La responsabilidad para organizar y tutelar la salud pública, corresponde a los poderes públicos. También corresponde a los poderes públicos la asistencia y las prestaciones sociales suficientes ante situaciones de necesidad o desempleo, así como las políticas de previsión, tratamiento, e integración de las personas con cualquier tipo de discapacidad.

5.- Se mantendrá un régimen público de Seguridad Social para todos los ciudadanos.

6.- Este régimen público de Seguridad Social para todos los ciudadanos, comprende un sistema sanitario para la prevención, mantenimiento y recuperación de la salud, así como un sistema de prestaciones económicas

para las personas en situaciones de necesidad, o más desfavorecidas.

7.- Se contempla también, el acceso a la asistencia y prestaciones complementarias, en un sentido mutualista, respetando la libertad de elección de cada ciudadano.

8.- Las Comunidades Autónomas, a través de la transferencia o delegación de competencias por parte del Estado, pueden asumir los servicios de gestión y ejecución en materias de sanidad, e higiene.

Conclusiones

De la lectura de los preceptos constitucionales relativos a la protección de la salud, podemos tener la certeza todos los ciudadanos, de que nuestros bienes más valiosos, como son nuestra salud, nuestra vida, nuestra integridad física o moral, nuestro bienestar personal, familiar y colectivo, están protegidos y amparados por todos los poderes públicos.

Nuestro sistema nacional de salud moderno, eficaz, acorde a los tiempos actuales, es el encargado de velar para prevenirnos de enfermedades, para sanarnos y curarnos de toda pérdida de nuestra salud y bienestar.

Y nuestro sistema nacional de Seguridad Social nos garantiza asistencia y prestaciones en casos de necesidad, para poder seguir desarrollando nuestra vida individual, personal y familiar con la mayor dignidad posible.

Bibliografía

  1. Constitución Española de 1978. Madrid: Biblioteca de legislación básica, Dykinson; 2016.
  2. DE OTTO, I. Derecho Constitucional. Sistema de fuentes. 2ª edición. Barcelona: Ariel Derecho; 1988.
  3. GARZAS CEJUDO, E.M. / GARCÍA GOMEZ-CARABALLO, D.M. Organización, gestión y prevención de riesgos laborales en el medio sanitario. 2ª edición. Alcalá la Real (Jaén): Formación Alcalá; 2004.
Salir de la versión móvil