Derecho a la intimidad del paciente: alumnado y residentes de Ciencias de la Salud. Pautas básicas para su aseguramiento y protección

Incluido en la revista Ocronos. Vol. IV. Nº 5–Mayo 2021. Pág. Inicial: Vol. IV; nº5: 232

Autor principal (primer firmante): Natalia Fariñas Valiña

Fecha recepción: 17 de Mayo, 2021

Fecha aceptación: 28 de Mayo, 2021

Ref.: Ocronos. 2021;4(5): 232

Autores:

Natalia Fariñas Valiña (Enfermera Especialista en Salud Mental. Abogado en situación colegial de no ejerciente). Dr. Iago Fariñas Valiña (Abogado, Doctor en Derecho).

Resumen

El 6 de febrero de 2017 se publicó en el Boletín Oficial del Estado la Orden SSI/81/2017, de 19 de enero, que contiene el Protocolo que viene a fijar las pautas básicas de comportamiento y ejercicio destinadas a garantizar la protección del derecho a la dignidad e intimidad del paciente cuando es asistido en presencia de alumnado de titulaciones relacionadas con las Ciencias de la Salud (alumnado) y cuando es atendido por profesionales durante su formación especializada en Ciencias de la Salud (residentes).

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

En la atención sanitaria los pacientes/usuarios tienen derecho a recibir un trato digno y respetuoso, y todas las personas (alumnos, profesionales sanitarios y no sanitarios) que intervienen en su episodio asistencial están obligadas a respetar esos derechos adoptando determinados comportamientos y actitudes que aseguren una actuación conforme a los mismos.

Palabras clave: derechos, intimidad, confidencialidad, dignidad, profesionales, pacientes, alumnado, residentes.

Conclusiones

La protección de los datos de salud y de la intimidad de pacientes y usuarios constituye un derecho fundamental con una extensa normativa nacional y supranacional dirigida a garantizar su efectivo cumplimiento, evidenciando con ello la relevancia que ambos alcanzan como verdaderos derechos fundamentales.

Tanto residentes como alumnado están obligados a cumplir el deber de confidencialidad/secreto siguiendo las pautas de actuación recogidas en la Orden SSI/81/2017, de 19 de enero, por la que se publica el “Acuerdo de la Comisión de Recursos Humanos del Sistema Nacional de Salud, por el que se aprueba el Protocolo mediante el que se determinan pautas básicas destinadas a asegurar y proteger el derecho a la intimidad del paciente por los alumnos y residentes en Ciencias de la Salud”.

Derecho a la intimidad del paciente: alumnado y residentes de Ciencias de la Salud. Pautas básicas para su aseguramiento y protección.

En los últimos años el número de alumnado y residentes de Ciencias de la Salud que realizan prácticas o se forman en los centros sanitarios ha experimentado un destacado incremento propiciando con ello un aumento de los accesos a los datos clínicos de pacientes y usuarios.

La protección de los datos de salud y de la intimidad de pacientes y usuarios constituye un derecho fundamental con una extensa normativa nacional y supranacional dirigida a garantizar su efectivo cumplimiento, estableciendo con ello la relevancia que ambos alcanzan como verdaderos derechos fundamentales.

publica-articulo-revista-ocronos

En este contexto de expansión constante, evolución tecnológica y de globalización, numerosas instituciones como el Defensor del Pueblo, así como la Comisión de Recursos Humanos del Sistema Nacional de Salud (en la que están representadas todas las administraciones sanitarias) han promovido la adopción de un Protocolo que recoge los criterios de actuación que permiten el respeto a los derechos antes citados en un sector tan en auge como es el de la formación en ciencias de la salud. Este Protocolo se recoge en la Orden SSI/81/2017, de 19 de enero, por la que se publica el “Acuerdo de la Comisión de Recursos Humanos del Sistema Nacional de Salud, por el que se aprueba el Protocolo mediante el que se determinan pautas básicas destinadas a asegurar y proteger el derecho a la intimidad del paciente por los alumnos y residentes en Ciencias de la Salud”.

En ocasiones, los aspectos jurídicos que deben guiar nuestro marco de actuación en la práctica asistencial son unos grandes desconocidos, así que revisar cual debe ser nuestro correcto quehacer diario es más que oportuno para asegurar unos hábitos de conducta profesional acorde y respetuosa con los derechos de los pacientes.

Los aspectos más destacados del conjunto de pautas de actuación que recoge el citado Protocolo son los siguientes:

En relación con la presencia de ALUMNADO de titulaciones relacionadas con las Ciencias de  la Salud en los procesos asistenciales

  • El Protocolo delimita quién tiene la consideración de alumnos/alumnado: “Tendrán consideración de alumnos:
  • Estudiantes universitarios de titulaciones que habiliten para el ejercicio de profesiones sanitarias tituladas y reguladas en Ciencias de la Salud: Medicina, Farmacia, Odontología, Enfermería, Fisioterapia, Terapia Ocupacional, Podología, Óptica- optometría, Logopedia, Dietistas Nutricionistas, Psicología General Sanitaria.
  • Estudiantes universitarios de Máster, Doctorado, títulos propios vinculados a profesiones sanitarias.
  • Estudiantes de formación profesional de la familia sanitaria tanto de técnicos de grado medio como de técnicos de grado superior.
  • Estudiantes de otras titulaciones universitarias o de formación profesional con periodos de prácticas en centros sanitarios”.
  • El derecho de los pacientes a conocer que hay alumnado en formación presentes durante su proceso asistencial.
  • La obligación de los Centros Asistenciales de facilitar una tarjeta identificativa y la del alumnado de exhibirla en un lugar visible del uniforme, para con ello facilitar su reconocimiento como tal, por parte de los pacientes y del resto de profesionales.
  • La necesidad de que el profesional responsable recabe del paciente un consentimiento verbal con carácter previo al inicio del acto asistencial, que permita que el alumnado esté presente en las actuaciones clínicas.
  • Este consentimiento debe reiterarse en el caso de que se considerara adecuada la realización de algún tipo de exploración física, procedimiento clínico o intervención con fines formativos.
  • El alumnado estará supervisado de forma continua por el responsable del centro asistencial, no pudiendo acceder, al paciente ni a la información clínica de este sin la supervisión directa del mismo.
  • Durante los actos clínicos que se realicen en presencia del paciente, no deberán estar presentes más de tres alumnos por paciente, salvo supuestos especiales consentidos por este. El número total máximo de personas en formación de presencia física ante el paciente no podrá exceder de cinco, computando en esta cifra el número de alumnado y residentes considerados ambos en conjunto.
  • En cuanto al acceso a la historia clínica por parte de estos queda condicionado a garantizar el anonimato mediante la disociación de los datos clínicos de los personales, salvo que el paciente haya dado su consentimiento expreso para lo contrario.

En relación con la presencia de RESIDENTES en formación en Ciencias de la Salud en los procesos asistenciales

  • Los pacientes tienen derecho a saber que residentes en formación intervienen en su proceso asistencial para lo que se les facilitará una tarjeta identificativa por parte de la dirección del centro sanitario.
  • Estarán estos obligados a presentarla de forma visible, para facilitar su reconocimiento como tal, por parte de los pacientes y demás profesionales del centro.
  • Los centros sanitarios deberán garantizar la existencia de condiciones organizativas que permitan la supervisión/visado de presencia física de las actuaciones del residente de primer año, por parte de los especialistas de la unidad asistencial.
  • A partir del segundo año de formación los residentes tendrán acceso directo al paciente de forma progresiva y según las indicaciones de su tutor, de las que se informará a los especialistas de la unidad asistencial.
  • Durante los actos clínicos que se realicen en presencia del paciente, no deberán estar presentes más de tres residentes por paciente, salvo supuestos especiales consentidos por el paciente. El número total máximo de personas en formación de presencia física ante el paciente no podrá exceder de cinco, computando en esta cifra el número de residentes y alumnado considerados ambos en conjunto.
  • En situaciones de urgencia vital sea requerida la intervención de un residente sin que pueda ser supervisado, dependiendo del caso, habrá que dejar constancia de ello en la historia clínica.
  • Los residentes en formación de cualquier año, por ser personal asistencial tienen derecho a acceder a la historia clínica para las actuaciones asistenciales de los pacientes en las que participan.

Tanto residentes como alumnado están obligados a cumplir el deber de confidencialidad/secreto siguiendo las pautas de actuación señaladas anteriormente. Y esta responsabilidad no solo se establece para el periodo de estancia en el Centro sanitario en el que se están formando, sino que también se extiende a una etapa posterior una vez concluida la misma, sin que la defunción del paciente extinga dicho deber.

Todo el personal en formación suscribirá un compromiso de confidencialidad al inicio de su estancia en el centro sanitario donde se esté formando en el que se comprometerá a que su conducta será adecuará conforme al mismo, según el anexo recogido en el citado Protocolo.

Bibliografía

  1. Constitución Española. (Boletín Oficial del Estado, núm. 311, de 29 de diciembre de 1978).
  2. Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales. (Boletín Oficial del Estado, núm. 294, de 06 de diciembre de 2018).
  3. Ley 14/1986, de 25 de abril, General de Sanidad. (Boletín Oficial del Estado, núm. 102, de 25 de abril de 1986).
  4. Ley 41/2002, de 14 de noviembre, básica reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica. (Boletín Oficial del Estado, núm. 274, de 15 de noviembre de 2002).
  5. Ley 44/2003, de 21 de noviembre, de ordenación de las profesiones sanitarias. (Boletín Oficial del Estado, núm. 280, de 22 de noviembre de 2003.
  6. Orden SSI/81/2017, de 19 de enero, por la que se publica el Acuerdo de la Comisión de Recursos Humanos del Sistema Nacional de Salud, por el que se aprueba el protocolo mediante el que se determinan pautas básicas destinadas a asegurar y proteger el derecho a la intimidad del paciente por los alumnos y residentes en Ciencias de la Salud.