Depresión perinatal en mujeres con violencia de género que acuden a su control prenatal en la UMF 12 Cholula, Puebla

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VII. Nº 1–Enero 2024. Pág. Inicial: Vol. VII; nº 1: 514

Autor principal (primer firmante): María del Carmen Xometl Zapotecatl

Fecha recepción: 16/01/2024

Fecha aceptación: 14/01/2024

Ref.: Ocronos. 2024;7(1): 514

Perinatal depression in women with gender violence, who come for their prenatal control at the Umf 12 San Pedro Cholula, Puebla.

Depresión prenatal y violencia de género

Prenatal depression and gender violence

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Autores:

María C. Xometl-Zapotecatl 1, Ricardo A. Miranda-Murillo 2, Patricia Piene-De La Cruz, Janette Juárez-Muñoz 7.

Unidad De Medicina Familiar No. 12 IMSS San Pedro Cholula Puebla. (1-7)

Agradecimiento

Al personal operativo y los pacientes de la Unidad de Medicina Familiar Numero 12, San Pedro Cholula del IMSS.

Conflicto de interés

Los autores declaran no tener conflicto de interés.

publica-articulo-revista-ocronos

Financiamiento

Los autores de este estudio no recibieron financiamiento especifico alguno para este trabajo.

Resumen

Antecedentes: La importancia de detectar la depresión en el periodo prenatal radica en el aumento de los casos de esta, agregan dándose la presencia de violencia que actúa como detonante para esta entidad, se pretende buscar la disminución de esta y sus complicaciones.

Objetivo Establecer la existencia de depresión prenatal en mujeres con violencia de género que acuden a su control prenatal a la UMF12 San Pedro Cholula, Puebla.

Material y métodos: Estudio prospectivo, transversal, analítico, observacional, en 232 pacientes embarazadas.

Resultados: La depresión leve presente en un 76.5%, el chantaje el mayor tipo de violencia con un 33.3%, afectando principalmente a las amas de casa con un 31.2%, quienes inician su control prenatal durante el segundo trimestre con un 40.1%, pertenecientes a zona urbana un 93.2%, estando en unión libre un 67.1%.

Conclusiones: En la depresión perinatal la pareja sentimental quien debería proveer salud mental a su compañera es quien desgraciadamente ejerce algún tipo de violencia sobre esta.

Palabras clave: Depresión, violencia de género, control prenatal.

Summary

Background: The importance of detecting perinatal depression lies in the increase in cases of this, in the last years the presence of violence has been added, which we know acts as a trigger for the appearance of it, searching for the reduction of this and prevention of its complications.

Objective: To establish the perinatal depression existence in women with gender violence, who come for their prenatal control at the UMF12 San Pedro Cholula, Puebla.

Resources and methods: A prospective, cross-sectional, analytical, observational, homodemic, single-center study, was applied in 232 pregnant patients from January to July 2022, through the use of nominal, ordinal and quantitative variables; dispersion and  central tendency measures.

Results: Persistent depression, present in 76.5%, blackmail is the highest type of violence with 33.3%, mainly affected housewives with 31.2%, who begin their prenatal care during the second trimester with 40.1%, belonging the 93.2% to an urban area, 67.1% free union.

Conclusions: In perinatal depression the sentimental couple who should provide mental health to their partner is the one who unfortunately exerts some type of violence on her.

Keywords: Depression, gender violence, prenatal control.

Introducción

La atención prenatal inicialmente atendida por parteras en su hogar, paso al consultorio del médico y el parto se cambió a nivel hospitalario, teniendo una visión del embarazo como una etapa normal y vinculada íntegramente al proceso de la vida, a la de ver el embarazo como un proceso médico prioritariamente de orden biológico; en México el acceso inequitativo a los servicios de salud, considera el uso y abuso de la tecnología médica en la atención de la embarazada (1)

La definición legal del embarazo sigue una postura estrictamente médica: para la Organización Mundial de la Salud (OMS), el embarazo comienza cuando termina la implantación, que es el proceso que comienza cuando se adhiere el blastocito a la pared del útero (2).

El control prenatal son acciones que involucran visitas de parte de la embarazada a su respectiva consulta médica, para vigilar la evolución del embarazo, detectar riesgos, prevenir complicaciones y preparación para el parto, la maternidad y la crianza; dentro de este proceso aparecen estados, condiciones o sintomatología que trastocan el curso regular del embarazo; considerándose la presencia de cuadros de comportamiento de orden depresivo (3,4).

La depresión perinatal (DP) es un episodio de depresión mayor en el embarazo, hace referencia a problemas de salud mental caracterizados por ausencia de afectividad positiva, síntomas emocionales, cognitivos, físicos y de conducta, catalogada como una enfermedad que afecta a cualquier embarazada que presente cambios en el estado de ánimo, comportamiento, sentimientos y forma de pensar, estos son continuos y deben dura más de dos semanas (5,6).

Maternidad idealizada como un estado de felicidad y satisfacción dificulta el reconocimiento de la depresión perinatal la aceptación de que muchas madres experimentan sentimientos contrarios al goce y alegría esperados derivan en madres deprimidas con respuestas negativas y menos positivas en la interacción con sus hijos, a la mujer embarazada se debe preguntar acerca de su historia personal de psicosis, trastornos psicóticos, trastorno depresivo grave, incluyendo el examen del estado mental y el examen físico, no excluyendo evaluación del riesgo de suicidio, autolesiones y del riesgo de daño a otros siempre que sea posible es recomendable un manejo multidisciplinario (7,8).

Violencia de género (VG) definida por la Organización de Naciones Unidas (ONU, 1993) como “todo acto de violencia que tenga y pueda tener resultado daño, sufrimiento físico, sexual o psicológico contra la mujer, así como amenazas y/o la privación de la libertad, tanto en la vida pública o en la privada” (9).

La violencia contra las mujeres es una práctica social ampliamente extendida a nivel mundial, consecuentemente en México, puesto que 66 de cada 100 mujeres de entre 15 años y más, han experimentado al menos un acto de violencia de cualquier tipo.

La VG originada del comportamiento social aprendido desde antepasados y múltiples factores, permiten seguir repercutiendo en la salud, el bienestar físico y psicológico de la mujer, directa o indirectamente en su autoestima considerándose una persona inútil, fracasada, que no puede dirigir a sus hijos y sin autocontrol en ella misma. (10,11).

La violencia presente en diversas formas y ámbitos, en lo público y lo privado silenciada por la tolerancia y justificación social, considerada algo natural en las relaciones interpersonales. El marco de violencia contra las mujeres embarazadas asevera que un menor nivel educativo, nivel socioeconómico bajo, ser soltera, joven, tener un embarazo no deseado, o una historia de violencia familiar se relaciona con una mayor puntuación de riesgo durante el embarazo (12, 13).

Mujeres con violencia en el embarazo tienen mayor probabilidad de presentar complicaciones, como sangrado, anemia e infecciones no omitiendo la muerte perinatal, estas en aumento por omisión de la atención prenatal o el uso de sustancias nocivas como alcohol, tabaco, fármacos y sustancias ilegales, el trastorno depresivo en gestantes aumenta los intentos de suicidio y suicidios consumados. (14, 15).

La norma oficial mexicana NOM -007-SSA2-20106 para la atención de la mujer durante el embarazo parto y puerperio y de la persona recién nacida, describe a la salud materno infantil como un objetivo básico de los pueblos ya que de ella emana la reproducción biológica y social de todo ser humano, establece recomendaciones para atender problemas de salud mental en el periodo perinatal (16).

El estudio “sintomatología depresiva materna en México prevalencia nacional atención y perfiles poblaciones de riesgo”, da a conocer la magnitud de este padecimiento en el país reconocido como un trastorno depresivo mayor perinatal, la prevalencia de depresión es del 13   en países con ingresos altos, en tanto que en los países con ingresos bajos y medios es del 20%, señala la distribución de la depresión perinatal de la siguiente manera, Distrito Federal, Guerrero e Hidalgo prevalencia de menos del 15%, Baja California Sur, Chihuahua, Nuevo León, Durango, Zacatecas, Aguascalientes, Colima, Michoacán, Querétaro, Estado de México, Morelos, Puebla, Veracruz, Tabasco, Chiapas, Campeche y Yucatán con más del 20% (17).

Perspectiva del artículo “Prevalencia de depresión en embarazadas de una institución de salud de primer nivel” señala que la depresión tiene una importancia considerable, reportando que del 8% al 31% de las mujeres la padecen en México, sintomatología observada en el 22% y 37% de las gestantes, en embarazadas de bajos recursos económicos la frecuencia de depresión ha sido hasta del 50%, aunque todas las gestantes viven el mismo desequilibrio hormonal pueden experimentar circunstancias similares, sin afectarlas de igual manera. En virtud de lo señalado se analizó la percepción de mujeres atendidas en el año 2012 en dos hospitales del Estado de Morelos se permitió concluir que el 19,34% sostuvo haber sido víctima de violencia verbal, un 7,61% de violencia física y un 29,10% de violencia total (18,19).

En concordancia, con las cifras tan elevadas de violencia contra la mujer en 2014 y 2016 se modificó, el Reglamento de la Ley General de Salud en materia de Prestación de Servicios de Atención Médica, “NOM-190-SSA1-1999, y la Prestación de servicios de la salud. Norma Oficial para la atención médica en violencia familiar”; para quedar como: “NOM-046-SSA2-2005. Violencia familiar, sexual contra las mujeres. Criterios para prevención y atención” (20).

La violencia contra las mujeres no es un problema de índole privado, sino social que “constituye una manifestación de relaciones de poder históricamente desiguales entre el hombre y la mujer, por ello la Organización Mundial de la Salud la ha catalogado como un problema de salud pública” (21).

Las personas embarazadas con COVID-19 sintomático pueden experimentar resultados más adversos y parecen enfrentar consecuencias socioeconómicas desproporcionadas, la depresión perinatal es un trastorno relevante que alcanza el 15% de incidencia se asocia a una disfunción social alta, como estrés psicosocial, relacionado a un mayor riesgo de uso de servicios de emergencia, consumo de sustancias, parto prematuro, aumento de peso insuficiente y la búsqueda tardía de servicios de atención prenatal el personal de salud debe preguntar sobre su exposición a la violencia en cada visita.(22,23,24,25)

Los resultados de esta revisión sugieren que mejorar la conducta materna durante el período temprano tiene el potencial de modificar las vías de apego inseguro en los bebés expuestos a los síntomas depresivos maternos, consolidar la atención a la salud de la embarazada, incluyendo la salud mental, sistematizando la evaluación de la sintomatología depresiva perinatal y la intervención psicoterapéutica, tras su detección temprana en Atención Primaria. La depresión postparto es un problema de salud pública, se debe diferenciar entre otros trastornos como la tristeza postparto y psicosis posparto. (26,27,28)

Los factores psicosociales contribuyen a la aparición de la depresión perinatal, Del mismo modo, las hormonas postparto y las señales sensoriales del infante modifican el cerebro materno; pudiendo hacer a las mujeres más vulnerables o resistentes a la ansiedad y depresión. Hoy en día las enfermedades mentales son más visibilizadas que años atrás, por ello, es importante para las mujeres que traerán nuevas generaciones y para aquellas que han callado y han sufrido en silencio.

Las redes sociales son una herramienta muy utilizada en el día diario de muchas madres y mujeres embarazadas, sin embargo, no existen muchas aplicaciones dedicadas a ellas exclusivamente (29,30,31)

La violencia de género depende de conductas machistas, pero no exclusivamente, porque hay actitudes y conductas violentas inespecíficas aprendidas tempranamente en la familia, en la escuela y en la sociedad la investigación y el interés político en el problema de la violencia de género ha generado un mayor número de investigaciones y publicaciones sobre la situación de las mujeres e incluso la discriminación a la que está sometida (32,33)

La educación en igualdad y la prevención de la violencia de género en la adolescencia permite evidenciar el papel crucial que desempeñan las instituciones educativas en la superación de esta problemática generalizada en la sociedad actual se pretende difundir los tipos de violencia de género que existen y sus consecuencias, describir los tipos de perfiles tanto del agresor como de la víctima, explicar los factores de continuidad de la violencia de género, (34,35)

La situación de México se ha caracterizado por la continuidad de las políticas y programas de tinte neoliberal, aunque con diferencias en intensidades y despliegues, así como el proceso que está iniciando en las instituciones educativas es inédito en nuestro país, las cuales se han construido en la sociedad de manera desigual y se reproducen en diferentes campos (36,37,38)

La violencia de género contra las mujeres desafía la normalización y naturalización del fenómeno, lo que constituye un obstáculo para aproximarse a su existencia y magnitud. (39)

El ámbito jurídico internacional, recomienda a los Estados aplicar legislación a partir de investigaciones propias, en función del sexo y aumentar la sensibilidad en lo tocante al género, programas para la prevención, protección, sanción y restitución de los derechos de las víctimas de cualquier tipo de violencia (40,41)

En México se cuenta con un protocolo para juzgar con perspectiva de género promovido desde la Suprema Corte de Nación desde 2013, que además se ha integrado en la jurisprudencia a través de las sentencias del Alto Tribunal, convirtiéndolo en vinculante que evaluaba factores de riesgo sociodemográficos, psicológico historial previo de depresión. (42,43)

Es primordial disciplinar a las madres con la alfabetización digital, que abarque la utilización eficaz de las redes sociales para una correcta toma de decisiones (48) así como cuidamos la salud física de nuestras pacientes, también demos el cuidado e importancia requerida a la salud mental y realizar el tamizaje para depresión gestacional y violencia de género (44,45)

Todo ello pone de manifiesto que es necesario hacer una detección precoz de los problemas de salud mental en la gestación y tras el parto para poder desarrollar intervenciones para minimizar sus efectos. (46)

La Ley General de Salud es un documento oficial de normas que rigen la conducta en investigación en salud con rubros de suma importancia. De acuerdo a esta ley en sus Artículos 114, 115 y 116, se informa que toda investigación que se lleve a cabo en las instituciones de salud, debe tener un profesional de la salud a cargo del proyecto. (47).

La Declaración de Helsinki, trata acerca de los principios éticos en la investigación con humanos, así como del material humano y de información identificable. Dicha declaración va dirigida a los médicos y, por lo tanto, estos deben velar por el bienestar de sus pacientes, toda persona participante debe dar su consentimiento de deseo de participar en el estudio (48).

El Informe de Belmont menciona 3 principios básicos: Respeto a las Personas, Beneficencia y Justicia tratando con igualdad a los sujetos de una investigación escogidos de una forma que no discrimine su situación personal (49).

El Código de Nüremberg menciona que el consentimiento es voluntario y esencial, el experimento debe realizarse con la finalidad de obtener resultados fructíferos para la sociedad, durante el experimento el sujeto humano deber tener la libertad de poder finalizarlo, el científico debe estar preparado para interrumpirlo si tiene razones para creer que puede haber un daño (50).

Material y métodos

Se realizó un estudio Prospectivo, transversal, analítico, observacional, homodémico, unicéntrico. Población: Mujeres embarazadas en control prenatal de la UMF 12 en San Pedro Cholula, México, se desarrolló en los meses de enero a julio 2022. Tamaño de muestra: 232 pacientes.

Se utilizó escala de Beck que consta de un cuestionario auto administrado de 21 preguntas de respuesta múltiple. Es el instrumento comúnmente más utilizado para detectar la severidad de una depresión. Conformado por ítems relacionados con presencia de síntomas depresivos, así como sintomatología física relacionada con la depresión.

Esta escala puede aplicarse desde los 13 años de edad.

La interpretación de las puntuaciones en el BDI se basa habitualmente en criterios y puntuaciones de corte para categorías o niveles de gravedad de sintomatología depresiva bajo las siguientes puntuaciones de corte y grados de depresión correspondientes: 0-9 indica depresión mínima, 10-16 depresión leve, 17-29 depresión moderada y 30-63 depresión grave.

El violentómetro, contiene una clasificación de las diversas manifestaciones de violencia en la pareja, se trata de un material gráfico y didáctico que consiste en visualizar las distintas maneras de violencia que se encuentran en la vida diaria y que la mayoría de las veces se distorsionan o desconocen.

Se describen cuatro fases en este ciclo: acumulación de tensión, explosión/ agresiones, remordimiento y reconciliación tales como:

1. bromas hirientes, 2. chantajear, 3. mentir, engañar, 4. ignorar, 5. celar, 6. culpabilizar, 7. descalificar, 8. ridiculizar, ofender, 9. humillar en público, 10. intimidar, amenazar, 11. control prohibir, 12. romper artículos personales, 13. tocar sin permiso, 14. tocar agresivamente, 15. golpes al ”jugar”, 16. pellizcos, arañazos, 17. empujones, jalones, 18. cachetadas, 19. patadas, 20. encerrarte, 21. amenazar con cuchillo, 22. amenazarte de muerte, 23. forzar a tener relaciones sexuales, 24. abusarte sexualmente, 25. violarte, 26. mutilarte, 27. asesinarte

Resultados

Para este estudio se seleccionaron pacientes femeninos que se encontraran en periodo prenatal sin importar la edad con adscripción a la UMF No. 12, San Pedro Cholula, con un tamaño de muestra de 232 pacientes

En la realización de la variable cuantitativa referente a la edad encontramos que la media fue de 28 años, mínima de 17 años, y máxima de 42 años en un total de 234 pacientes.

El estado civil ubicado dentro de las variables nominales de este estudio la presencia de la relación en unión libre destaca con un 67.1%.

Presencia de escolaridad destaca la educación media superior con un 37.6%, siendo la primaria el nivel más bajo con tan solo el 8%

Procedencia variable nominal debido a la concentración céntrica de las comunidades es la zona urbana con mayor presencia de embarazos con un 93.20%

El estrato económico de mayor relevancia destaca el medio alto con un 68,4% aunque con el alza de la canasta básico este rubro podría verse prontamente modificado.

Las amas de casa pertenecientes a una variable nominal, son las principales participantes en este estudio con presencia de 31.2%

Depresión variable nominal punto principal y de vital importancia para la realización de este protocolo indica que todas las participantes cursan con un grado de la entidad siendo encabezada por una depresión leve en un 76.5% (tabla 1)

Al encuestar a las participantes sobre el inicio de control prenatal variable ordinal tardío hacen referencia a algún tipo de violencia motivo por el cual el segundo trimestre destaca con el 40.1%

La media para el número de gestaciones de participantes es de 2 gestas.

La asociación entre dos variables categóricas dentro de la misma población nos determinó una razón de 19.519 con lo cual podemos decir que nuestro protocolo de estudio acepta la hipótesis de estudio (tabla 2)

En este estudio, se obtuvo una p=6.11, por lo que se rechaza la hipótesis nula la cual Es inexistente la depresión perinatal en mujeres con violencia de género que acuden a su control prenatal en la umf 12 Cholula, Puebla. (tabla 3)

Variable cuantitativa para determinar el número de consultas durante el embarazo, momento de oportunidad para detectar estados de violencia o depresión, teniendo como media 3 consultas durante el periodo gestacional (tabla 4)

Sobre el tipo de violencia que declaran las participantes se encuentra el chantaje con un porcentaje de 33.3% (tabla 5)

Discusión

En el artículo “VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES EN MÉXICO LA OTRA PANDEMIA” Realizado por B.Olvera L. et al (2020) México, destaca que el 100% de las mujeres cursan con violencia de tipo sexual, física, psicológica o patrimonial, lo que concuerda con lo observado en nuestro protocolo de estudio en donde encontramos que la violencia psicológica se presenta en un 33.3% de las participantes siendo el medio de chantaje el ejercido principalmente por su agresor.

En el comunicado de prensa del INEGI denominado “ESTADÍSTICAS A PROPÓSITO DEL DÍA INTERNACIONAL DE LA ELIMINACIÓN DE LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER” et al noviembre (2020) en el cual menciona que el nivel de escolaridad y la presencia de violencia es ejercida en un 72.6% en mujeres con educación superior completa, observándose que este patrón de violencia es más en las mujeres de región urbana, lográndose comparar con nuestro estudio en donde el nivel medio superior abarca el 37.6% en mujeres con violencia de género y la presencia de la entidad en región urbana siendo de 93.16%, lo que indica que en la actualidad una mujer con mayor preparación académica emigra hacia la zona urbana en donde los niveles de violencia se presentan con mayor frecuencia.

El artículo “Violencia de género en México, hacia un mapa del feminicidio en Tlaxcala” realizado por A. Aguilar G. et al mayo (2019) donde se describe la violación de los derechos humanos silenciada por la tolerancia y la justificación social, no nos dista de la realidad vivida en nuestras participantes quienes llegan a justificar su torpeza con el mal trato psicológico de sus parejas dándoles empoderamiento sobre ellas hasta llegar al punto de ejercer cada día un tipo de violencia mayor que podría tener un final fatídico.

En nuestra población de estudio el 100% de las participantes cursa con algún grado de depresión estado derivado de algún tipo de violencia, podría pensarse que el estrato económico bajo sería un detonante de depresión sin embargo se obtuvo que un 68.37% de las encuestadas, se encuentran en un estado medio alto, siendo la depresión leve la encontrada en este tipo de población, lo que tiene una estrecha relación con el artículo denominado CARACTERÍSTICAS RELACIONADAS Y DERIVADAS DE LA DEPRESIÓN EN GESTANTES, de Z.M. Villegas et al (2019) en donde describe al estrato económico de gran impacto para la presencia de tipos de depresión y afectación psicosocial en la gestante refiriendo la presencia de depresión en gestantes en un 50-66% en el año (2019)

Finalizando con el artículo “formación para la detección de la violencia de género durante el embarazo: evaluación de una propuesta contextualizada” de M. Paya. S. et al (2018) en donde se detalla la presencia de violencia de género durante la gestación misma que presenciamos durante el desarrollo de nuestra tesis de estudio en donde coincidimos que la mayor parte de violencia es ejercida por la pareja, realidad que nos lleva a determinar acciones no solo de observación sino de acción en favor de las participantes para reducir la muy ligada prevalencia de violencia de género y depresión perinatal, para tener un adecuado abordaje de atención, apoyo y posible resolución hacia nuestras usuarias.

Conclusiones

La depresión perinatal y la violencia de género incluidas y estudiadas en múltiples artículos y con mayor presencia en los últimos años nos hace percatarnos de que las cifras sufren un avance muy importante reportando en el 2019 que el 64.3% de la población femenina cursaban un cuadro depresivo durante el año de desarrollo de nuestro estudio concluimos que el 100% de las participantes sufren de esta entidad en alguna de sus modalidades, la presencia de depresión leve encabeza la lista con un 76.5%.

Otro dato a destacar es la presencia de violencia hacia el género femenino en el año 2017 era tan solo del 21%, al día de hoy el 85.89% de la población encuestada sufre de algún tipo de violencia, repuntando la violencia psicológica con presencia del 33.3% siendo el chantaje el método predilecto empleado su empleador principalmente la pareja.

Pero a qué se debe que, a mayor grado de estudios, a mayor nivel socioeconómico y pertenecer a una zona urbana es donde se presentan los mayores índices de violencia y depresión.

Sí sabemos que tenemos: “DERECHO A UNA VIDA LIBRE DE VIOLENCIA”

Bibliografía

  1. Reyes-Sánchez VM, La asistencia materno infantil en México entre 1921 y 1930 por parte del departamento de salubridad pública, 2016: 152: 231-45.
  2. Menéndez GE, Cabrera I, Rodríguez Y, et al, El Embarazo Y Sus Complicaciones En La Madre Adolescente, 2012; 38 (3), 333-342.
  3. Control prenatal con atención centrada en la paciente. Guía de Evidencias y Recomendaciones: Guía de Práctica Clínica. México, IMSS; Disponible en: http://www.imss.gob.mx/profesionales-sal ud/gpc. http://www.cenetec.salud.gob.mx/contenid os/gpc/catalogoMaestroGPC.html#
  4. Betanc ourt-Ruiz AM, Garcia MY, Factors associated with the non-adherence of prenatal control in gestants, 2020, 4, (7): 74-96.Doi.org/10.35381/s.v. v4;7.646.
  5. Prevención, diagnóstico y manejo de la depresión prenatal y posparto en el primero y segundo niveles de atención México secretaria de salud¸ 08/07/2014.
  6. Caparros-González RA, Romero-González B, Peralta-Ramírez MI, Depresión posparto un problema de salud pública mundial. 2018; 42. Doi.org/10.266331/RPSP.2018.97
  7. Ramos B, Bautista J, Ranauro M, etal., Prevalencia de depresión en mujeres gestantes de una institución de salud de la región Huasteca Sur de San Luis Potosí, 2018: 10 (30), 270-290
  8. Villegas ZM, Venegas PD, Campos L, Características relacionadas y derivadas de la depresión en gestantes, 2019; 3, (3); 14-20
  9. Olvera BI, Violencia contra las mujeres en México la otra pandemia, 2020; 34, (32), 46-55. Doi.org/10.36106/iut.2020n32.03.
  10. Estadís ticas a propósito del día internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer. Instituto nacional de estadística, geografía e informática. 2019 nov 21.
  11. Castillo EF, Bernardo JV, Medina MA, Violencia de género y autoestima de mujeres del centro poblado Huanja- Huaraz (2017), 2018; 18 (2): 47-52. Doi.org/10.24265/horizmed. 2018.v18n2.08.
  12. Aguilar OA, Aguilar A, Violencia degenero en México, hacia un mapa del feminicidio en Tlaxcala, 2019; 14: 295-315.
  13. Fulgencio M, Rivera ME, Colunga C, e tal., Relación entre violencia de pareja y salud general en mujeres embarazadas con educación superior, 2017; 22 (2): 165-173
  14. Prevención, detección y atención de la violencia contra las mujeres de 12-59 años de edad, con énfasis en violencia sexual. Guía de evidencia y recomendaciones; guía de práctica clínica México, CENETEC.
  15. Rodriguez-Baeza AK, May-Noelo LJ, Carrillo-Basulto MB, etal. Prevalencia y factores asociados a depresión prenatal en una institución de salud, 2017; 25 (3): 181-8.
  16. Norma Oficial mexicana, NOM-007-SSA2-2016 para la atención de la mujer durante el embarazo, parto y puerperio, y de la persona recién nacida, 2016.
  17. Analizan la depresión posparto y la depresión materna en México (internet). Gobierno sw México, 2021 (citado 2 junio 2021). Disponible en: https://www.insp.mx/aviso/4137-depresión -posparto-mx.html.
  18. Ruiz-Acosta GJ, Organista-Gabriel H, López-Avendaño RA, et al., Prevalencia de depresión en embarazadas de una institución de salud de primer nivel, 2017; 4:25-30.
  19. Diaz LI, Fernández Y, Situación legislativa de la violencia obstétrica en América latina, el caso de Venezuela, argentina, México y Chile, Madrid España, 2018; 123-143.
  20. Montejano RA, Embarazo y maternidad infantil en México, 2020;53:87-104.
  21. Paya-Sánchez M, Gómez-Fernández A, Martin-Badia J, etal. Formación para la detección de la violencia de género durante el embarazo evaluación de una propuesta contextualizada, 2018; 4 (1):22-38. Doi: 10.1344/musas2019.vol4.num1.2.
  22. Kotlar B, Gerson E, Petrillo S, etal, The impact of the COVID-19 pandemic on maternal and perinatal health: a scoping review, 2021;18:10,2-39
  23. Serati M, Redaelli M, Buoli M, etal. Perinatal major depression biomarkers: a systematic review, 2016/01/12
  24. Navarrete L, Nieto L, Lara MA, Lara MA, et al., Sensitivity and specificity of the three whooley and arroll questions for detecting perinatal depression in mexican women, 2019;61:27-34. Doi.org/10.21149/9083
  25. Henriksen L, Garnweidner-Holme LM, Tharsteinsen KK, etal. It is a difficult topic a qualitative antenatal enquiry for intimate partner violence, 2017;17:165. Doi 10.1186/s12884-017-1352-2
  26. Gregoriode MG, Embun IX deFerrer – Psicosomàtica y Psiquiatría, Impacto de la depresión perinatal en el vínculo materno: una revisión bibliográfica. 2019 – raco.cat
  27. Serrano FG, Homobono AB, Uribe CP. Journal of Integrated, Detección y tratamiento psicoterapéutico de la depresión perinatal 2019 – scholar.archive.org
  28. MKM Ampudia Depresión postparto en atención primaria Revista Médica Sinergia, 2020 – medigraphic.com
  29. Pacheco CP, Chiu Depresión perinatal y factores asociados en puérperas del Instituto Nacional Materno Perinatal durante la pandemia COVID-19 en el periodo de noviembre a … 2022 – repositorio.urp.edu.pe
  30.  Coo Calcagni S,  Mira Olivos A,  García Valdés MI, Salud mental en madres en el período perinatal 2021 – SciELO Chile
  31. Bayas DDM, Una aplicación para conectar y apoyar a las madres y mujeres que sufren depresión perinatal y postnatal 2022 – diposit.ub.edu
  32.  Echeburúa E, Crítica de Artículos: Sobre el Papel del Género en la Violencia de Pareja contra la Mujer. Comentario a Ferrer-Pérez y Bosch-Fiol, 2019 – Anuario de Psicología Jurídica, 2019 – journals.copmadrid.org
  33. S Ceguera de género, feminismo y academia en la violencia de género. Comentario a Ferrer-Pérez y Bosch-Fiol, 2019 Anuario de Psicología Jurídica, 2019 – redalyc.org
  34. Gallardo-López JA… Educar en igualdad: Prevención de la violencia de género en la adolescencia revista educativa digital, 2019 – dialnet.unirioja.es
  35. Alfocea FJ Ponce A FJ, Perspectiva criminológica sobre la violencia de género. 2019 – digitum.um.es
  36. Rebolledo LN, El giro punitivo, neoliberalismo, feminismos y violencia de género Política y cultura, 2019 – redalyc.org
  37. Torlucci S, Vázquez LV, Pérez TL – La segunda reforma universitaria: políticas de género y transversalización en las universidades RevCom, 2019 – sedici.unlp.edu.ar
  38. Dávila LF, MORENO-QUIRÓS C, ARIAS-ACEVEDO C, Violencia simbólica: revisión de los estudios que acuñan el concepto en América Latina (2009-2019) Novum Jus, 2020 – scielo.org.co
  39. Evangelista-García AA Normalización de la violencia de género cómo obstáculo metodológico para su comprensión Nómadas, 2019 – scielo.org.co
  40. Evangelista-García AA Concepto jurídico de violencia de género Concepto jurídico de violencia de género, 2019 – torrossa.com
  41. MP Cedeño FMP Violencia intrafamiliar: mediación condicionada al tratamiento remedial. 2019 – scielo.sld.cu Revista Universidad y Sociedad,
  42. Poyatos MG Juzgar con perspectiva de género: una metodología vinculante de justicia equitativa 2019 – digitum.um.es
  43. Sanz MV, Blanco I,  Sánchez-López A Mecanismos implicados en la depresión perinatal y la vinculación materno fetal: papel específico de la rumiación. Psicosomática y Psiquiatría, 2021 – raco.cat
  44. Fernández CF El rol de las redes sociales y depresión perinatal en tiempos del COVID-19Llontop – 2021 – repositorio.upao.edu.pe
  45. Lara VD Prevalencia de depresión en pacientes embarazadas 2021 – cdigital.uv.mx
  46. Estévez-González MD. Las matronas y el cuidado de la salud mental perinatal. Matronas profesión, 2019 – search.ebscohost.com
  47. Acuerdo de creación de las Comisiones de Investigación y de Ética. Reglamento de la Ley General de Salud en Materia de Investigación para la Salud. D Of la Fed 1982;1-31. http://www.salud.gob.mx/unidades/cdi/nom /compi/rlgsmis.html
  48. Universidad de Navarra. Declaración de Helsinki de la AMM- Principios Éticos para las investigaciones médicas en seres humanos. 2013.
  49. Daoudi M. Informe de Belmont. J Vis Lang Comput 2000.
  50. Mainetti JA. Código de Núremberg. Quiron La Plata, Argentina 1989.