Cuidados del miembro superior postmastectomía. Prevención del linfedema

AUTORES

Agustin del Rio, Mª del Henar*; Mora Pérez, Elisa*; López López, Laura*; Ruiz Ortega, María *;  Ruiz Martinez, Mª Ángeles; Bermejo de la Fuente, Pilar**

* Fisioterapeutas del Servicio de Rehabilitación del Hospital Universitario Rio Hortega de Valladolid.

** Médico Adjunto Rehabilitación HURH.

RESUMEN

La incidencia de casos de cáncer de mama va en aumento en los últimos años, siendo ya muy numerosas las mujeres mastectomizadas tras esta patología.

De ahí nace nuestra inquietud por dar a conocer las complicaciones que pueden surgir tras la extirpación de la mama y de los ganglios linfáticos.

OBJETIVOS

Nuestro objetivo como fisioterapeutas es ayudar a prevenir las complicaciones que puedan surgir tras la mastectomía. Vemos necesario que las propias pacientes tengan conocimiento de las medidas preventivas que se pueden llevar a cabo para intentar que no lleguen a manifestarse.

INTRODUCCIÓN

Al extirpar la mama se produce un corte en los tejidos y como consecuencia tendremos una cicatriz. Es muy importante la movilización e hidratación de la cicatriz con el objetivo de que no se creen adherencias y el tejido pueda recuperar elasticidad y movilidad. Existen determinadas maniobras para el tratamiento de la cicatriz que podrán ser realizadas por la propia paciente, aunque es recomendable que sea valorada y tratada por un fisioterapeuta.

A raíz de la intervención es posible que se afecte la movilidad del hombro, viéndose la paciente limitada. Será de gran ayuda la realización de una rutina de ejercicios encaminados a recuperar la movilidad del hombro y a mantenerla una vez conseguida. Es importante que estos ejercicios se realicen a diario.

publica-TFG-libro-ISBN

Como consecuencia de la extirpación de ganglios y las sesiones de radioterapia, puede aparecer un linfedema, que es una de las complicaciones más frecuentes e invalidantes. Se trata de la acumulación de linfa en el brazo de la mama afecta, con el consecuente aumento de volumen. Existen unas medidas para intentar prevenir su aparición. Consideramos de suma importancia que la paciente las  conozca. Entre estas medidas se encuentran:

  • No realizar en esa extremidad extracciones sanguíneas ni tomas de tensión arterial.
  • Evitar las exposiciones tanto de calor como de frío excesivo. 
  • No llevar prendas de ropa o accesorios demasiado ajustadas que compriman el brazo.
  • Evitar quemaduras y picaduras de mosquitos protegiendo el brazo con prendas de manga larga o repelente.
  • No coger peso y evitar deportes que sobrecarguen el brazo (tenis, pádel, pesos).
  • Depilar la axila con cremas depilatorias, evitando métodos más agresivos que puedan producir cortes en la piel o del folículo piloso.
  • Usar guantes en determinados trabajos caseros y de jardinería con el objetivo de proteger de lesiones y del contacto con productos irritantes.

Dentro de las complicaciones dermatológicas están la linfangitis y la erisipela.

La linfangitis consiste en una infección en el brazo con linfedema. Se suele manifestar con  rojeces, rubor, calor, endurecimiento del edema y puede cursar con fiebre.

La erisipela es una infección contagiosa que afecta a la piel y tejido celular subcutáneo, se caracteriza por la aparición de placas rojas  brillantes y la presencia de fiebre.

En ambos casos, la paciente debe acudir a su médico para que le administre el tratamiento oportuno.

RESULTADO Y CONCLUSIONES

Cabe destacar que tras el tratamiento de numerosas pacientes, hemos observado que las que realizan las medidas preventivas y los cuidados en su brazo afecto  mejoran su calidad de vida, evitan infecciones, recuperan antes la movilidad de su brazo, flexibilizan la cicatriz y previenen el linfedema.

BIBLIOGRAFÍA

1.- Segerstrom K, Bjerle P, Graffman S, Nystrom A. Factors that influence the incidence of brachial edema after treatment of breast cancer. Scand J Plast Reconstr Hand Surg 1992; 26: 223-7.

2.-Miquel T, Vázquez MJ. Rehabilitación del linfedema y de las vasculopatías periféricas. En Rehabilitación Médica. JL Miranda Mayordomo. Grupo Aula Médica. Madrid. 2004.

3.- Clark B, Sitzia J, Harlow W. Incidence and risk of arm oedema following treatment for breast cancer: a three-year follow-up study. Q J Med. 2005; 98: 343-8. 

4.-Martínez Galán I, Torres Lacomba M, Romay Barrero H, Muñoz Madero V, Martín Villalvilla S, Mayoral del Moral O. Linfedema postmastectomía, una complicación poco reconocida. Semergen. 2004; 30 (6): 276-8.

 5.-Ferrández JC, Serin D. Rééducation et cancer du sein. Paris: Elsevier Masson; 2006.

 6.-De la Fuente Sanz, MM. Tratamiento fisioterápico en el linfedema de miembro superior postmastectomía. Fisioterapia 2008; 30 (6): 286-292

 7.-Ferrández J.C., Theys S, Bouchet J.Y. Actuación fisioterapéutica en patología linfática. Fisioterapia 2005; 27(4): 210-8

8.-Ruiz Arzoz, M.A. Evaluación del tratamiento fisioterápico del linfedema secundario a cáncer de mama. Fisioterapia 2001; 23(1):2-9

9.-Fernández Danene A, Lozano Celma C. DLM .Drenaje linfático manual. Método  original Dr. Vodder. Ediciones Nueva Estética; 1998.

10.- Sijmonsma J. Tapping Neuromuscular Manual. Cascais: Aneid Press; 2007.

11.-Kase K. Kinesio Taping for Lymphoedema and Chronic Swelling. Ed Kinesio; 2006.

12.-Selva F.Vendaje Neuromuscular-Manual de aplicaciones prácticas. Physi-rehab-kineterapy-elvissa; 2010