Aspectos de los Cuidados Enfermeros en las personas con hemorroides

Incluido en la revista Ocronos. Vol. IV. Nº 5–Mayo 2021. Pág. Inicial: Vol. IV; nº5: 235

Autor principal (primer firmante): Sara Bareas Bueno

Fecha recepción: 3 de Mayo, 2021

Fecha aceptación: 29 de Mayo, 2021

Ref.: Ocronos. 2021;4(5): 235

Autores

  • Sara Bareas Bueno, Graduada en Enfermería, HCU Lozano Blesa Zaragoza.
  • Eduardo Bosque Bañares. Graduado en Enfermería, Gerontólogo, Profesor asociado de la Universidad de Zaragoza. HU Miguel Servet Zaragoza.
  • Ester Belloc Boira. Residente en Ginecología y Obstetricia, HU Miguel Servet Zaragoza.
  • Ana Sanz Arenal. Residente en Ginecología y Obstetricia, HU Miguel Servet Zaragoza

Categoría profesional

Enfermería y Medicina.

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Resumen

Las hemorroides son dilataciones de las venas del plexo hemorroidal. Personas con antecedentes de estreñimiento, o el embarazo pueden favorecer en su aparición. Se deberán tomar medidas para evitar su aparición o reducir su sintomatología. Para ello Enfermería deberá dar una educación para la salud con las medidas saludables necesarias, así como, explicar y aplicar los cuidados en el momento de su aparición.

Palabras clave

Hemorroides; cuidados hemorroides; hemorroides estreñimiento.

Abreviaturas:

  • H: Hemorroides.
  • E: Estreñimiento.

Introducción-Objetivos

Las hemorroides (H) son dilataciones de las venas del plexo hemorroidal. Se trata de una patología habitual debido a los malos hábitos de la población. Se deberán tomar medidas para evitar su aparición o reducir su sintomatología. Por ello es importante que el personal de Enfermería conozca las características de este trastorno, por lo que el objetivo de esta revisión será describir los cuidados y medidas de prevención adecuados.

Metodología

Revisión bibliográfica en las bases de datos Scielo, PubMed y ScienceDirect. Se seleccionaron los artículos que los autores consideraron de interés.

Desarrollo

Las hemorroides son dilataciones varicosas del plexo hemorroidal (estructuras constituidas por tejido vascular) presentes en el tramo distal del canal anal y que protruyen dentro o fuera del ano. Pueden ser de varios tipos:

publica-articulo-revista-ocronos

Externas: se hallan en un punto distal en relación con la línea dentada y están recubiertas con anodermo. Debido a que esto último tiene una innervación abundante la trombosis de una hemorroide externa puede generar dolor considerable.

Internas: se hallan cerca de la línea dentada y están cubiertas por mucosa anorrectal insensible. Pueden sufrir un prolapso o acompañarse de hemorragia, pero rara vez cursan dolor a menos que se trombosen y necrosen. Se clasifican según la extensión del prolapso:

  1. Hemorroides de primer grado: abultan el conducto anal y pueden sufrir un prolapso más allá de la línea dentada con esfuerzos.
  2. Hemorroides de segundo grado: se prolapsan a través del ano, pero se reducen de manera espontánea.
  3. Hemorroides de tercer grado: se prolapsan a través del conducto anal y deben reducirse de forma manual.
  4. Hemorroides de cuarto grado: se prolapsan, pero no pueden reducirse y tienen riesgo de estrangularse.

Manifestaciones clínicas

  • Historia familiar de Hemorroides.
  • Aumentos de la presión intraabdominal: defecación, tos, estornudo, embarazo (causa más común en mujeres jóvenes).
  • Problemas de tránsito: estreñimiento o diarrea.
  • Malos hábitos alimentarios: obesidad, ingesta de comidas condimentadas, consumo de bebidas alcohólicas o café fuerte.
  • Permanecer de pie o sentado durante periodos de tiempo prolongados: algunos deportes o largos viajes en coche.
  • Anomalías de la microcirculación de la zona.
  • Infecciones anales previas.
  • Patologías subyacentes: cirrosis hepática, cáncer o tumor de recto, sigmoidal, útero, ovárico o prostático. Las hemorroides pueden aparecer como sintomatología de éstas.

Manifestaciones clínicas

  • Dolor: las hemorroides, externas e internas, se pueden hinchar causando molestias.
  • Hemorragia: las hemorroides internas ocasionan un sangrado de color rojo brillante indoloro que sale mezclada con las heces o al final de la deposición.
  • Molestias al defecar.
  • Sensación de masa en el borde anal.
  • Prolapso hemorroidal en las internas.
  • Escape de moco y heces sobre todo con la presión abdominal.
  • Prurito.

Tratamiento de las hemorroides

Conservador:

Medidas generales:

  • Mejorar la higiene de la zona.
  • Pomadas hemorroidales a base de corticoides y analgésicos
  • Baños de asiento de agua fría.
  • Evitar de la presión exagerada, evitar prolongar el acto de la defecación.
  • Cambios saludables de la alimentación, suplementados con medicación para mantener las heces blandas, formadas y regulares.

Medidas específicas:

  • Ligadura con banda elástica.

Quirúrgico:

  • Hemorroidectomía: se realiza una resección de los paquetes hemorroidales, en caso de hemorroides de tercer y cuarto grado.

Complicaciones

  • Trombosis hemorroidal: suele debutar por la aparición brusca de una tumoración anal azulada, dura y muy dolorosa. Es frecuente el uso de la cirugía para extirpar hemorroides con coágulos.
  • Hemorragia. No suele producirse un sangrado desmedido.
  • Prolapso del paquete varicoso.

Intervención enfermera

El papel de Enfermería en la prevención y tratamiento de las hemorroides, se basa en la promoción de salud centrada en distintos aspectos de la vida diaria a de los pacientes:

En cuanto a la defecación

  • Evitar reprimir el deseo de ir al baño.
  • Evitar estar demasiado tiempo en el baño y los esfuerzos al defecar. Reducir el estreñimiento o los riesgos de sufrirlo, para ello es necesario seguir una dieta rica en fibra y mantener una buena hidratación.
  • Si las hemorroides se prolapsan (se salen del ano), lo mejor es intentar devolverlas a su posición habitual haciendo una leve presión con el dedo.
  • En los periodos de crisis hemorroidal, para la limpieza se puede utilizar toallitas húmedas o hacer baños de agua fría tras la deposición.
  • Evitar utilizar papel higiénico.
  • Reposo y elevación de la pelvis con almohada.

Para prevenir su aparición

  • Es fundamental evitar el estreñimiento:
    • Aumentar la cantidad de fibra en las comidas (frutas frescas, verduras, pan, cereales, etc).
    • Beber líquidos regularmente (entre 1,5 o 2 litros de agua al día). Evitar alcohol, salazones, chocolate, frutos secos y el café en grandes cantidades.
    • Realizar ejercicio de forma regular.
  • Utilizar ropa interior de algodón.
  • Tratar de no rascarse el área
  • Evitar el papel higiénico con perfumes o colores; usar toallitas para bebés en su lugar.

El personal de Enfermería tendrá que utilizar como herramienta, la educación para la salud, con el fin de hacer llegar estas recomendaciones saludables para evitar la aparición de hemorroides o para un buen cuidado, evitando así la aparición de complicaciones.

Bibliografía

  1. Bermejo San José F., Álvarez Sánchez J. A.. Hemorrhoids. Rev. esp. enferm. dig. [Internet]. 2006 Mar [citado 2021 Mayo 01]; 98( 3 ): 218-218.
  2. Murúa B. A. Hemorroides: Conceptos actuales. Cuadernos de Cirugía. 2000;14(1):55-58.
  3. Bernal J. C., Enguix M., López García J., García Romero J., Trullenque Peris R.. Rubber-band ligation for hemorrhoids in a Colorectal Unit: A prospective study. Rev. esp. enferm. dig. [Internet]. 2005 Ene [citado 2021 Enero 01]; 97(1): 38-45. Disponible en: http://scielo.isciii.es/ scielo.php?script=sci _arttext& pid=S1130-010820050 00100005&lng=es.
  4. Amarillo HR y Amarillo HA; Hemorroides y sus complicaciones. Cirugía Digestiva, F. Galindo. www.sacd.org.ar, 2009; III-375, pág. 1-17.
  5. Parades V, Atienza P. Hemorroides. EMC – Técnicas Quirúrgicas – Aparato Digestivo. 2000;16(3):1-10.