COVID- 19 y mindfulness en profesionales sanitarios: una revisión sistemática

Incluido en la revista Ocronos. Vol. IV. Nº 6–Junio 2021. Pág. Inicial: Vol. IV; nº6: 139

Autor principal (primer firmante): : Patricia Sendínez Paniagua

Fecha recepción: 11 de Junio, 2021

Fecha aceptación: 23 de Junio, 2021

Ref.: Ocronos. 2021;4(6): 139

Autoras:

Autoras: Patricia Sendínez Paniagua 1, María Teresa Azahares Reyes 2, María Pilar Palanca Couso 3, Rebeca Santolaya Majuelo 4, Raquel Sánchez Villalba 3, Begoña Galindo Martínez 5.

1 Enfermera en la Unidad de Cuidados Intensivos del Complejo Hospitalario de Navarra, España

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

2 Enfermera de Quirófanos Centrales del Hospital Clínico Universitario de Valladolid, España

3 Enfermera del Centro Asistencial Calatayud, España

4 Enfermera en el Quirófano de Urgencias del Hospital de Donostia, España

5 Enfermera en el Servicio de Urgencias del Hospital Universitario Fundación Alcorcón de Madrid, España

Resumen

El colectivo de los profesionales sanitarios es uno de los más afectados a nivel psicológico por la pandemia del Covid-19. Múltiples estudios defienden la necesidad de llevar a cabo programas para reducir el estrés crónico que puede derivar en el síndrome de quemase en el trabajo o burnout.

Una de las estrategias más utilizadas en los hospitales de España es Mindfulness-Based Stress Reduction (MBSR) o reducción del estrés basado en la conciencia plena. Este tipo de intervenciones han sido desarrolladas por profesionales especializados en psiquiatría y psicología, en cada servicio durante todo el periodo de pandemia. Se han estudiado ciertas variables para observar de manera objetiva la influencia positiva que ejercen estas terapias sobre los profesionales.

En concreto, se ha detectado una disminución del cansancio emocional. En conclusión, estas estrategias han conseguido fomentar el desarrollo de las herramientas para la regulación emocional y han ayudado a prevenir problemas relacionados con la salud mental de los mismos.

publica-articulo-revista-ocronos

Palabras clave: mindfulness sanitarios pandemia, burnout, impacto emocional coronavirus, mindfulness frontline healthcare workers

Introducción

El ser humano desempeña la mayor parte de su vida en el entorno laboral, el cual exige cierta demanda al mismo. Un nivel de estrés adecuado puede ser positivo a la hora de prestar mayor atención en la tarea y con ello ser más efectivo, todo lo contrario, sucede cuando el profesional se encuentra sometido a cargas intensas de estrés de forma crónica que superan su capacidad de respuesta, llegando a desarrollar el desgaste profesional (1) o síndrome de quemarse en el trabajo o burnout (2). Este último en 1994 se catalogó por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como enfermedad laboral en la que existen tres dimensiones diferenciadas: agotamiento emocional, despersonalización y sensación de baja realización personal (3).

En el ámbito de la sanidad, concretamente en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) destacan estresores como problemas al final de la vida, toma de decisiones éticas, presencia de sufrimiento continuo en los pacientes, atención desproporcionada, falta de comunicación, demandas por parte de los familiares de los pacientes, que derivan a largo plazo en el mencionado anteriormente síndrome de burnout del profesional sanitario (4).

Con la pandemia COVID-19, estos aspectos se han multiplicado llegando a presenciar un alto riesgo de infección, protección inadecuada contra el contagio, exceso de trabajo, frustración, discriminación, aislamiento, problemas emocionales, falta de contacto con sus familias y agotamiento. Factores claramente intensificadores del síndrome (5). Íntimamente relacionado encontramos el concepto “trauma de origen secundario” que se define como experimentar el factor estresante de forma indirecta, como, por ejemplo, cuidar de alguien que ha experimentado un evento traumático, con el cuidado que desempeñan los profesionales sanitarios.

Las repercusiones negativas en este contexto son evidentes. En los profesionales, a nivel físico encontramos síntomas como cefalea, insomnio, dolor de espalda e inestabilidad estomacal, y a nivel psíquico, irritabilidad, hostilidad, falta de concentración baja confianza en sí mismo e inestabilidad emocional. Aspectos que sin duda nos ayudan a detectar la presencia de del síndrome de burnout. Como consecuencias económicas, se ha objetivado absentismo por parte de los profesionales sanitaros como vía de escape para preservar su propia salud. Y con todo ello como consecuencias directas al paciente, existe una reducción en la calidad de los cuidados prestados a estos y sus familiares (4).

Numerosas instituciones han desarrollado varias líneas estratégicas con el objetivo de mejorar el clima laboral y fomentar unidades de trabajo mentalmente saludables. Una de ellas es el entrenamiento del mindfulness, como instrumento de bienestar personal aplicado al ámbito clínico. El concepto de mindfulness se asocia con la tradición budista, con origen desde el año 1881, traducida al inglés como “sati” de la lengua indu pali. En psicología se define como aquella capacidad del ser humano para concentrarse en la atención a la experiencia del momento presente, sin intenciones de juzgar, con actitud de amabilidad y aceptación (6). Así, esta nueva corriente se puede entrenar de modo que se establezca como una nueva capacidad cognitiva del ser humano.

Mindfulness-Based Stress Reduction (MBSR) es uno de los programas específicos que ha demostrado ser muy eficaz en el ámbito clínico. Según la evidencia científica, los niveles de burnout y estrés percibido disminuyeron, y aumentaron los de la empatía, el estado de ánimo y la estabilidad emocional de los profesionales sanitarios a estudio con un periodo de 12 meses de mindfulness (2). Los trabajadores de una de las instituciones españolas como el Hospital Universitario La Paz de Madrid, han podido disfrutar en plena pandemia de los múltiples beneficios que esta rama de la psiquiatría aporta, siendo necesarios únicamente de 5 a 10 min en un turno de trabajo para su aplicación por parte de profesionales de la unidad de psiquiatría de este mismo hospital (7).

Material y método

Una revisión sistemática de la literatura científica ha sido desarrollada para obtener referencias dirigidos tanto de forma específica al impacto ocasionado en los profesionales sanitarios como de forma generalizada para la obtención de conceptos clave como el del término mindfulness. Las bases de datos seleccionadas para búsqueda de conocimientos han sido Science Direct, Scielo y PubMed, teniendo como requisitos: la publicación del artículo menor a 10 años en los idiomas español y/o inglés. El resultado de la búsqueda bibliográfica fue de 504 artículos de los cuales se estudiaron 9.

Objetivo

Analizar el impacto emocional en los profesionales sanitarios tras la pandemia del coronavirus e investigar sobre la realidad de la aplicación del mindfulness como recurso de afrontamiento encaminado a reducir la repercusión significativa en la salud mental de los mismos.

Resultados

Los grupos de población específicamente vulnerables al impacto psicológico de la COVID-19 son los ancianos pluripatológicos, los niños y mujeres confinados en casa víctimas de violencia doméstica, personas con enfermedad mental previa, personas con problemas de salud, con dificultades de aprendizaje, trabajadores sanitarios en primera línea, y grupos de población en riesgo de exclusión o con dificultades socioeconómicas. Concretamente, diversos estudios corroboran la prevalencia de síntomas de estrés postraumático entre el 71,5 y el 73% en personal de la sanidad durante la pandemia (5).

En un grupo de 1275 profesionales del País Vasco, el 28,8% afirmaba niveles elevados de agotamiento emocional y sólo el 8% indicaba niveles altos de bienestar psicológico. En Cataluña, según la encuesta realizada a 1095 profesionales sanitarios de cinco hospitales se aprecia que un 41,6% presentaba un alto nivel de agotamiento emocional, en mayor medida en los médicos y el equipo de Enfermería. Con respecto al alto nivel de despersonalización y la baja realización personal se describían un 23% y 27,9% respectivamente (3).

Según la publicación “Mindfulness y ciencia: de la tradición a la modernidad”, se han descrito numerosos efectos positivos de esta corriente sobre la práctica clínica como, “mejor manejo de las emociones, identificación de los pensamientos, mejor percepción de nuestras sensaciones físicas internas y nuestras necesidades y cambios en la personalidad y aumento de la resiliencia”. Además, se asocia mejoría en la atención al paciente estando la práctica clínica más centrada en el mismo y utilizando un tono emocional más positivo hacia ellos. Se observó que los pacientes expresaban mejores sensaciones con los profesionales que practicaban mindfulness ya que los consideraban mejores comunicadores (2). La tasa de participantes de una de las intervenciones llevadas a cabo en el Hospital Universitario la Paz de Madrid durante la pandemia fue de 8,4 sobre diez con respecto a la afirmación: la intervención ayudó a reducir el estrés (7).

Según la subdirectora de farmacia del Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea (SNS-O) Gloria Aranda Auserón, el efecto de la intervención que llevó a cabo en el servicio de atención primaria fue significativamente positivo en el área del cansancio emocional (8).

El mindfulness también está presente como una de las recomendaciones para afrontar este impacto emocional en una publicación de la revista Enfermería Clínica, indicando que existen alternativas para practicarlo incluso para los más principiantes a través de aplicaciones como «Siente-mindfulness» de la Fundación facilísimo, o «Daily mindfulness-calm» de Devmobisoft o «Mindfulness meditación guiada» de Metta Apps (9).

Conclusión

Mediante el análisis de múltiples estudios científicos desde el punto de vista psicopatológico el coronavirus se muestra como un nuevo estresor que afecta tanto a la población general como a los profesionales de la salud, pero en mayor medida a este último grupo. Por ello, el equipo de psiquiatría de varios hospitales de España ha aplicado diferentes intervenciones psicológicas para los profesionales de salud en primera línea de atención. Estas estrategias han conseguido fomentar el desarrollo de las herramientas para la regulación emocional y han ayudado a prevenir problemas relacionados con la salud mental de los mismos.

Sería aconsejable la implementación de estos programas de forma más extensiva y protocolizada de modo que la mayoría de los profesionales sanitarios implicados en la pandemia actual pudieran recibir sus beneficios, así como contribuir a fomentar entornos mentalmente más saludables. Para un mayor conocimiento del estado de salud mental de estos profesionales, la adherencia y el impacto de estas jornadas, debería realizarse un seguimiento a largo plazo.

Bibliografía

  1. Gracia Gozalo RM et al. Aplicación de un programa de mindfulness en profesionales de un servicio de medicina intensiva. Efecto sobre el burnout, la empatía y la autocompasión. Medicina intensiva. [Internet] 2018. [Consultado 24 Feb 2021]; 43 (4). Disponible en: https://doi.org/10.1016/ j.medin.2018.02.005
  2. García-Campayo J, Santed MA. ¿Cómo cambian los profesionales que practican Mindfulness? En: Cebolla A, García-Campayo J, Demarzo M, editores. Mindfulness y Ciencia: De la tradición a la modernidad. Madrid: Alianza; 2014. p 82-93.
  3. Martín Asuero A et al. Evaluación de la efectividad de un programa de mindfulness en profesionales de atención primaria. Gaceta Sanitaria. [Internet] 2013 [Consultado 26 Feb 2021]; 27 (6). Disponible en: https://doi.org/10.1016/ j.gaceta.2013.04.007
  4. Margo M.C van Mol et al. The Prevalence of Compassion Fatigue and Burnout among Healthcare Professionals in Intensive Care Units: A Sytematic Review. PloS ONE. [Internet] 2015. [Consultado 24 Feb 2021]; 10 (8). Disponible en: https://doi.org/10.1371/journal.pone.0136955
  5. Rodríguez-Quiroga A et al. COVID-19 y salud mental. Medicine. [Internet] 2020. [Consultado 24 Feb 2021]; 13 (23). Disponible en: https://doi.org/ 10.1016/j.med.2020.12.010
  6. Vásquez-Dextre Edgar R. Mindfulness: Conceptos generales, psicoterapia y aplicaciones clínicas. Revista de Neuro-psiquiatría [Internet]. 2016 [Consultado 24 Feb 2021]; 79 (1): 42-51. Disponible en: http://www.scielo.org.pe/ scielo.php?script=sci_arttex t&pid= S0034-85972016000 100 006&lng=es.
  7. Beatriz Rodriguez-Vega et al. Implementation of a Mindfulness-Based Crisis Intervention for Frontline Healthcare Workers During the COVID-19 Outbreak in a Public General Hospital in Madrid, Spain. Front. Psychiatry [Internet]. 2020 [Consultado 24 Feb 2021]; 11 (562578). Disponible en: https://doi.org/ 10.3389/fpsyt. 2020.562578
  8. Aranda Auserón G et al. Evaluación de la efectividad de un programa de mindfulness y autocompasión para reducir el estrés y prevenir el burnout en profesionales sanitaros de atención primaria. Atención primaria [Internet]. 2018 [Consultado 26 Feb 2021]; 50 (3). Disponible en: https://doi.org/10.1016/ j.aprim.2017.03.009
  9. Bueno Ferrán M et al. Evaluación de la efectividad de un programa de mindfulness y autocompasión para reducir el estrés y prevenir el burnout en profesionales sanitarios de atención primaria. Enfermería Clínica. [Internet]. 2020 [Consultado 26 Feb 2021]; 31 (1). Disponible en: https://doi.org/10.1016/ j.enfcli.2020.05.006