COVID-19: importancia de la pandemia en nuestra sociedad

Incluido en la revista Ocronos. Vol. III. Nº 8– Diciembre 2020. Pág. Inicial: Vol. III;nº8:242

Autor principal (primer firmante): Nuria Rojo Alonso

Fecha recepción: 20 de diciembre, 2020

Fecha aceptación: 23 de diciembre, 2020

Ref.: Ocronos. 2020;3(8):242

Autora: Nuria Rojo Alonso

Introducción

El 11 de marzo de 2020 la OMS (Organización Mundial de la Salud), declara el brote de coronavirus (COVID 19), y se convierte en pandemia mundial. Es un tipo de virus que en principio afectaba a los animales pero se propagó rápidamente a los humanos y así, de persona a persona, siendo las consecuencias devastadoras.

Por ello, la concienciación social es muy importante a la hora de luchar contra este virus. Hay que proteger y protegerse porque todos somos responsables de las conductas que tengamos en relación con él; de ello depende su mayor o menor propagación.

publica-TFG-libro-ISBN

En nuestro día a día, hemos introducido medidas que van desde el uso de mascarillas, un lavado de manos exhaustivo y frecuente, uso de gel hidroalcohólica cuando la limpieza no sea posible el lavado y una distancia social. Debido a esta distancia, nuestras relaciones sociales se ven afectadas y han cambiado radicalmente. Se ha de buscar una burbuja con la que nos tenemos que relacionar únicamente, para no tener contactos diferentes que a su vez provienen de otras burbujas y esto es lo que promueve el contagio; las indicaciones que las instituciones nos dan deberían ser cumplidas estrictamente.

Muchas personas todavía no se creen que el virus es letal y que esas vidas que se cobra puede ser achacadas a él sin ser cierto, y que son producto de otras enfermedades, pero el caso es que desde la posición de personal no sanitario y estando en contacto directo con la pandemia, esto no es así: el virus existe y el contagio es masivo.

En el caso de que las personas se salven y lo superen, las secuelas son muy importantes.

Los síntomas varían dependiendo del sexo, de la edad, al principio la pandemia se cebó con un colectivo vulnerable y personas mayores de 65 años, siendo mayor la incidencia en las mujeres que en los hombres. En la segunda oleada el rango de edad bajó hasta los 35 años. Por ello, la relajación no es posible en ningún caso.

El virus actúa con más virulencia en las personas de más edad. Por ello, debemos de protegerlos, cuidando de que no se produzcan más contagios entre ellos y sobre todo en las residencias de ancianos.

Objetivos

El objetivo principal de muchas de las investigaciones es poder dar con la solución a la propagación del virus, que los contagios se paren, saber que síntomas son los más relevantes.

Resultados

Los síntomas en general del COVID 19 son parecidos a una gripe común (fiebre, tos, sensación de falta de aire. Un dato significativo es la falta de gusto y olfato, también diarrea, dolor de cabeza, vómitos, etc.).

Normalmente, en la mayoría de la población los síntomas son leves, pero hay casos de personas que les afecta de manera muy virulenta. Otras personas son asintomáticas, las más peligrosas, pues ellas no son conscientes de que tiene el virus y lo van propagando siendo contagiadores en potencia. Por ello, lo más importante es actuar como si todos fuéramos asintomáticos, tomando las medidas recomendadas (mascarilla, distancia social, higiene de manos, etc.).

En el ámbito hospitalario, las personas que están ya ingresadas son con las que las medidas de protección son más importantes. Entonces, al ir protegidos, ya se va preparado. En cambio, si las personas ingresan por otros motivos y, hasta que las pruebas no son concluyentes, son las más peligrosas, puesto que al principio no se les trata como contagiadoras. Por ello, lo más importante es diagnosticar cuanto antes los positivos, y evitar que contagien a esos contactos con los que se relacionan, tanto pacientes como personal y ser trasladados a una planta COVID inmediatamente. En estas oleadas, la mayoría de plantas en los hospitales estaban reservadas a estos pacientes.

En los casos más graves el virus provoca neumonía bilateral, fallo renal, llegando a consecuencias peores.

Los pacientes con otras patologías previas también deben tener un cuidado especial puesto que se agravan al estar en contacto con el COVID 19.

Discusión – Conclusión

En estos tiempos difíciles, desde que la OMS declara esta pandemia, nuestras costumbres han tenido que cambiar, evitando muchas cosas que eran cotidianas en nuestras vidas y debemos de ser conscientes de que llevarlas a cabo hará que esto dure más o menos.

Es una época de incertidumbre en todos los aspectos tanto laborales, como familiares y sociales, y claramente afecta a todos los ámbitos, y el cansancio está presente llevando a que se relaje el cumplimiento de las medidas aconsejadas, pero no debe ser así.

  • Se debería concienciar en toda clase de publicidad y llegar a todos los grupos sociales, en los colegios, universidades, centros de trabajo etc.
  • Dejar bien visible en todos los espacios la importancia de utilizar mascarillas, higiene de manos, distancia social

En el ámbito sanitario, el estrés y la fatiga emocional está muy presente, al miedo al contagio y a contagiar se une el cansancio que se acumula por las condiciones de trabajo y por las situaciones vividas, que a nivel humano también acaban por pasar factura.

Bibliografía

  1. Instrucciones del servicio de la Dirección General del servicio de salud del Principado de Asturias sobre medidas protección ante COVID 19 en centros hospitalarios (16 octubre 2020), https:/bandomovil. com/comunicado. php?
  2. https://www.sciencedirect. com/science/artl/e/ pii/S1477893920301034?
  3. Organización Mundial de la Salud octubre 2020. https//www.whd.int/gpsc/ información_ centre/gpsc