COVID-19, un agravante para el síndrome de burnout

Incluido en la revista Ocronos. Vol. III. Nº 8– Diciembre 2020. Pág. Inicial: Vol. III;nº8:254

Autor principal (primer firmante): María Alicia Argüelles Rozada

Fecha recepción: 22 de diciembre, 2020

Fecha aceptación: 28 de diciembre, 2020

Ref.: Ocronos. 2020;3(8):254

Autores:

María Alicia Argüelles Rozada, Josefa Elena Menéndez Paz María Belén Martínez Álvarez

Categoría profesional: Auxiliar de clínica, auxiliar administrativo, celador

publica-TFG-libro-ISBN

Introducción

La OMS (Organización Mundial de la Salud) reconoce como enfermedad el desgaste profesional también conocido como “síndrome de estar quemado” o “Burnout”. Este último término se acuñó por Herbert Freudenberguer en 1974 en su libro “Burnout: The high cost of High Achievement” donde describe el estrés laboral crónico al que se llega por un agotamiento físico, mental y emocional y los factores que lo desencadenan.

Estos factores se incrementan en situaciones extremas como las que vivimos con esta nueva Pandemia.

En diciembre de 2019 aparece en Wuhan (China) una nueva enfermedad que se propaga por todo el mundo y se vuelve Pandemia, a la que la OMS adjudica como nombre oficial “COVID-19” el 11 de febrero de 2020.

Resumen

La tensión de la situación generada por la pandemia afecta a todo el personal dentro del hospital y son varios los factores que pueden incrementar el número de casos de” burnout” en estos tiempos, pero para los trabajadores que ya sufren este síndrome, ésta se torna insostenible, generando aún más ansiedad y estrés añadido además del cansancio físico y emocional ya existente en ellos.

Palabras clave

“Burnout”, “COVID-19”, Pandemia, estrés

Muchos factores pueden incrementar el estrés y el” burnout” en esta pandemia:

  • Miedo al contagio y a contagiar a los seres queridos
  • Exceso en la carga de trabajo por exceso de pacientes en los picos de las oleadas.
  • La penosidad de las condiciones laborales al llevar los EPI (equipo de protección individual). durante varias horas, en muchas ocasiones más de las recomendadas (Sudoración excesiva, empañamiento de gafas o pantallas que impiden ver bien al propio paciente, dolores de cabeza y orejas por las bandas elásticas, sensación de ahogo y agobio)
  • Falta de reconocimiento laboral y de riesgo de ciertas categorías hospitalarias por parte de las instituciones gubernamentales
  • Rechazo social fuera del ámbito laboral por miedo al contagio
  • Ambiente laboral crispado al principio de la pandemia por falta de material de protección (los EPI se daban con preferencia a unas categorías sobre otras, consideradas éstas últimas de bajo riesgo).
  • Trato discriminatorio en cuanto a las cuarentenas con respecto al resto de la población. (Todos los trabajadores con contacto con positivo de COVID-19 tienen obligación de guardar cuarentena por prevención, los trabajadores del servicio de salud siguen yendo a trabajar incluso antes de tener el resultado PCR)
  • La duración de la propia pandemia y las sucesivas oleadas con el consiguiente desgaste físico y mental.
  • La falta de tiempo para poder atender las demandas emocionales de los pacientes muchos de ellos positivos en COVID-19. (con el agravante emocional que sufren por la angustia y el miedo a una enfermedad desconocida y en muchas ocasiones mortal), generando con ello un sentimiento de culpa, frustración y ansiedad en el trabajador

Objetivos

Analizar detenidamente todos los factores susceptibles de generar estrés en los trabajadores y programar actuaciones que puedan ayudar a crear un ambiente laboral optimo, así como ayudar profesionalmente al trabajador ofreciéndole unas pautas que le permitan salir del círculo vicioso en el que se encuentra es tan necesario como beneficioso para todos.

Conclusiones

Es necesario solventar el problema cuanto antes ya que éste genera un ambiente laboral tenso debido a la irritabilidad de estos trabajadores y la falta de motivación de los mismos llevando a veces a un trato despersonalizado de los pacientes con lo que la calidad de la atención sanitaria se ve seriamente mermada. De ahí la importancia de cuidar de la salud de los trabajadores, así como el ambiente laboral porque todo ello acaba repercutiendo en el equipo de trabajo y en la calidad del servicio que se quiere ofrecer al paciente que también en estos tiempos debe ser aún más humanizada que nunca

Resultados

Mediante el análisis del trabajador y su ambiente laboral podemos descubrir que o cuáles factores generan en él esa frustración y estrés para así poder actuar mejorando su salud física y psicológica creando así un ambiente laboral relajado y amable que se reflejará también en su relación con los pacientes aumentando con ello la calidad asistencial tan importante en los duros momentos que les ha tocado vivir, revirtiendo así el círculo y volviendo a su bienestar general.

Bibliografía

  1. https://psicologiaymente. com/organizaciones/ burnout-sindrome- del-quemado
  2. https://es.wikipedia. org/wiki/ Pandemia