Contención mecánica en el paciente geriátrico: revisión bibliográfica

Incluido en la revista Ocronos. Vol. III. Nº 2 – Junio 2020. Pág. Inicial: Vol. III;nº2:195

Autor principal (primer firmante): Raquel Soria Lara

Fecha recepción: 1 de junio, 2020

Fecha aceptación: 23 de junio, 2020

Ref.: Ocronos. 2020;3(2):195

Autora: Raquel Soria Lara 1

Coautoras: Iris Aparicio Miñana 2, Ana Sánchez Molina 3, Paula Villar Moreno 4, Marta Borque Almajano 5.

  1. Diplomada en Enfermería, Dr. Sala de Pablo Soria, Universidad de Valladolid.
  2. Diplomada en Enfermería, Dr. Sala de Pablo Soria, Universidad de Valladolid.
  3. Graduada en Enfermería, Universidad de Jaén.
  4. Graduada en Enfermería, EUE La Paz, Universidad autónoma de Madrid.
  5. Graduada en Enfermería, Dr. Sala de Pablo Soria, Universidad de Valladolid.

RESUMEN

Hoy en día existen muchas circunstancias en las que las medidas farmacológicas no son suficientes para intentar tranquilizar o prevenir efectos negativos tanto en el paciente como a terceros, por ellos es necesario otras alternativas como la Contención Mecánica.

publica-TFG-libro-ISBN

En este artículo vamos a ver en qué consiste la contención mecánica, en que momentos hay que usarla y efectos negativos de su aplicación.

SUMMARY

Today there are many circumstances in which pharmacological measures are not sufficient to try to calm or prevent negative effects both on the patient and on third parties, for which other alternatives such as Mechanical Containment are necessary.

In this article we are going to see what mechanical containment consists of, at what times it must be used and negative effects of its application.

INTRODUCCIÓN

Definimos contención mecánica a los medios físicos que utilizamos en la práctica clínica asistencial para la supresión de la movilidad en aquellos pacientes que tienen riesgo de autoagresión, ya sea de forma consciente o inconscientemente.

Existen diversos tipos de contenciones mecánicas:

  • Cinturones
  • Muñequeras
  • Arneses
  • Manoplas
  • Barandillas laterales
  • Tobilleras

Existen riesgos derivados del uso de estos dispositivos nombrados anteriormente. Estos son:

  • Asfixia tanto por neumonía como por causas mecánicas
  • Úlceras por presión
  • Isquemia en miembros superiores e inferiores.
  • Golpes
  • Muerte

Llevar dispositivos de contención no significa que estos han de ser llevados de forma continuada y para siempre. Hay muchos casos en los que estos dispositivos se usan en un momento determinado y una vez controlada la situación se prescinde de ellos.

La contención mecánica plantea muchos dilemas éticos y diferentes opiniones  y actuaciones por parte de los profesionales. Se debe de recurrir a ella como última opción cuando ya se han aplicado otras alternativas diferentes y se ha tenido un resultado desfavorable al esperado, obligando la utilización de dispositivos de contención.

No existe una ley fija donde exponga cuando es necesaria una medida de contención, si no, que ésta queda sujeta a la valoración del personal que le atiende Este personal deberá regirse según la legislación vigente. Teniendo en cuenta la Ley.41/2002, de 14 noviembre, básica reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica, publicado en el BOE núm. 274 de 15/11/2002. Entrada en vigor el 16/05/2003. Así como El Código Deontológico y la Declaración de los Derechos Humanos. (Astigarraga Suárez, Aristín Ortega, Fernández Rivera, & García Aja, 2012)

Las familias son piezas fundamentales en este tema. Muchos de los ancianos no están institucionalizados u hospitalizados, por lo que son los cuidadores principales quienes deben de tomar la decisión de aplicar estas medidas. En las que en la mayoría de los casos no están preparados para ello. Por un lado por la carga emocional que esto conlleva y por el otro por el déficit de conocimientos.

OBJETIVOS

General: Definir y analiza en qué consisten la contención mecánica.

Específicos:

  • Conocer en que situaciones se debe poner la contención mecánica.
  • Cuidados en el uso de contenciones.

METODOLOGÍA

Durante la realización de esta revisión se han llevado a cabo búsquedas en bases bibliográficas tanto nacionales como internacionales siendo: Pubmed, Google Schoolar, Cuiden y Medline.

Palabras Clave: Contención Mecánica, Dispositivos, Práctica Clínica y Movilidad

Keywords: Mechanical Containment, Devices, Clinical Practice and Mobility

RESULTADO

Tras la revisión bibliográfica podemos afirmar que las medidas aplicadas para la contención mecánica se utilizan como último recurso y siempre y cuando la persona a la que se le aplica la contención tenga riesgo de autolesión (ya sea voluntaria o involuntariamente), impedir que el profesional sanitario no pueda ayudarle en su mejora del estado de salud e implique riesgo para terceras personas. Ejemplos:

  • Arrancarse una vía periférica o central que impida su utilización y así no poder poner terapia intravenosa.
  • Arrancarse sondas vesicales o nasogástricas
  • No dejar al personal sanitario trabajar en la toma de tensión arterial, poner medicación intramuscular o subcutánea
  • Riesgo de autoagresión y agresión al personal que le atiende derivado de su estado mental.
  • Riesgo de caídas cuando la persona tiene un problema de movilidad reducida, déficit mental, desorientación

Cuidados específicos sobre el uso de contenciones

Registrar:

  • Estado del paciente:
    • Anotar y observar el estado del paciente.
    • Valor grado de agitación o riesgo de lesión a él o a terceros.
    • Valorar estado de la piel.
    • Contención
      • Ver pauta de contención.
      • Objetivo de la contención.
      • Tener en cuenta los aspectos negativos que puedan surgir y como poder evitar o minimizar los daños.
      • Duración.

Garantías en el uso de las contenciones:

  • Intentar siempre que se pueda el uso de otras alternativas.
  • Usar solo dispositivos homologados.
  • Asegurarnos cubrir todas necesidades básicas.
  • No aislar a la persona
  • Siempre usar la contención menos restrictiva y que mejor nos convenga.
  • Vigilar las zonas de contacto de los dispositivos con la parte de la piel que  roza.
  • Comprobar que no se produzca dolor ni molestias.
  • Si la persona restringida intenta quitarse la contención avisar a la persona responsable para que valore la utilización de otra medida, por ejemplo, terapéutica.(Gomen Duran, Guija, & Ortega Monasterio, 2014).

Otro punto importante sobre este tema son los dilemas éticos que surgen. Los profesionales sanitarios que tienen que ordenar el uso de estos dispositivos no siempre están de acuerdo con su uso. Es complicado ver al paciente contenido cuando este no quiere, pero sin ello, no se podría favorecer su mejoría o evolución de su estado de salud. Por todo esto es importante que en cada institución, centro o servicio este dotado de una guía o protocolo de actuación. Esta guía deberá revisarse de forma periódica y valorando a cada paciente de forma individual.

Realizando esta revisión no he encontrado mucha información acerca de la enseñanza de estos dispositivos a cuidadores principales o familiares que tienen a su cargo personas que necesitan contención mecánica. Corresponde a los equipos de atención primaria la coordinación de estos familiares. Desde primaria es donde se debería de formar a  los familiares para que estén preparados y desarrollen habilidades y aptitudes cognitivas, conductuales y afectivas. Los cuidadores principales sufren por ver a sus personas queridas contenidas y muchas veces no saben si lo mejor es optar por la contención o no.

CONCLUSIONES

  • La contención mecánica es muy alta en pacientes geriátricos. (Suárez, Ortega, Fernández, & Aja, 2012). En el medio hospitalario se usa la contención mecánica como última intervención, debiéndose utilizar la que resulte menos restrictiva y segura para el paciente.
  • El uso de sistema de contención lleva numerosos dilemas éticos por las  complicaciones que puedan surgir en cuanto a la salud del paciente.
  • Siempre que vayamos a contener a una persona o paciente debemos de tener presenta el respeto, la humanidad y la dignidad del paciente.
  • Para poder evitar posibles consecuencias o efectos adversos es de interés no dejar en el olvido a la persona contenida. Importante ir valorando al paciente para poder retirar la contención en el momento que sea adecuado.
  • Poner la contención en el tiempo estrictamente necesario.
  • Existe poca información a los familiares y cuidadores principales de cómo abordar este tema cuando el paciente está en su domicilio. (López, y otros, 2016)

BIBLIOGRAFÍA

Astigarraga Suárez, A., Aristín Ortega, M. D., Fernández Rivera, E., & García Aja, E. (2012). Estudio sobre la utilización de contención mecánica en una población anciana.

Gomen Duran, E., Guija, J., & Ortega Monasterio, L. (2014). Aspectos medicolegales de la contención física y farmacológica.

López, L. M., De Montalvo Jaaskelainen, F., Alonso Bedate, C., Bellever Capella, V., Cadena Serrano, F., De Los Reyes López, M., y otros. (2016). Consideraciones éticas y jurídicas sobre el uso de contenciones mecánicas y farmacológicas en los ámbitos social y sanitario.

close

BOLETÍN DE NOVEDADES

Datos opcionales:

(En ocasiones enviamos información específica para una zona o categoría concreta)

He leído y acepto la Política de Privacidad *

Ver Política de Privacidad y Aviso legal

Su dirección de e-mail solo se utilizará para enviarle nuestra newsletter, así como información sobre las novedades de la revista y Editorial Ocronos. Puede utilizar el enlace integrado en la newsletter para cancelar la suscripción en cualquier momento.