Revisión bibliográfica. Consumo de melatonina en trastornos del sueño

Incluido en la revista Ocronos. Vol. V. Nº 11–Noviembre 2022. Pág. Inicial: Vol. V; nº11: 85.3

Autor principal (primer firmante): Cristina Sebastián Lascorz

Fecha recepción: 28 de octubre, 2022

Fecha aceptación: 9 de noviembre, 2022

Ref.: Ocronos. 2022;5(11) 85.3

Autores:

  1. Cristina Sebastián Lascorz. Grado en Enfermería. Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.
  2. María Pilar Morlans Arauzo. Grado en Enfermería. Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.
  3. Guillermo Morlans Arauzo. Grado en Enfermería. Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.
  4. Laura Muñoz Ranz. Grado en Enfermería. Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.
  5. Ángela Raga Wichi. Grado en Enfermería. Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.
  6. Lorena Zaborras Buil. Grado en Enfermería. Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.

Resumen

La melatonina es una de las hormonas más relevantes en el mantenimiento del ciclo circadiano, la disminución que se produce de la secreción endógena de la misma va unida al incremento de la prevalencia en el trastorno del sueño más común. Es administrable vía oral, fácilmente sintetizable y bien tolerada. La evidencia relativa a su efecto sobre el ciclo sueño-vigilia es escasa, así como tampoco se llega a un acuerdo sobre las condiciones de la administración de la misma. Debido a las características de esta hormona y la repercusión que los trastornos del sueño tienen sobre el organismo, es importante otorgarle a este fármaco la relevancia que merece dentro del arsenal terapéutico para convertir el insomnio.

Palabras clave: melatonina, ritmo circadiano, sueño, vigilia, insomnio, diabetes,

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Introducción

La melatonina es una de las hormonas que intervienen en la regulación del ciclo sueño-vigilia. Se sintetiza en varios órganos, principalmente en la glándula pineal, la cantidad sintetizada no es estable a lo largo de la vida, su producción disminuye con el paso de los años. El hecho de que su síntesis disminuya de forma inversamente proporcional a la frecuencia de la mala calidad del sueño, respalda la idea de que dicha disminución es parcialmente responsable de este trastorno. Debido a su fácil administración por vía oral se ha convertido en uno de los principales recursos para el restablecimiento de la integridad del ciclo sueño-vigilia.

Objetivos (general y específicos)

Analizar la bibliografía disponible en relación a la administración de melatonina para el tratamiento

del insomnio.

Métodos

Para la realización de este trabajo se ha realizado una búsqueda en las siguientes bases de datos, Cuiden, PubMed y Google Académico Se ha realizado la revisión de artículos publicados en los últimos 5 años, se han incluido trabajos publicados en los últimos cinco años.

Desarrollo

La melatonina se sintetiza principalmente en la glándula pineal, pero además en órganos no endocrinos como la retina, la glándula harderiana y células del tracto gastrointestinal encargadas de la producción de serotonina. Su secreción está regulada en el núcleo supraquiasmático. Se metaboliza rápidamente en el hígado y se eliminan los metabolitos por orina.

La síntesis de la melatonina parte de la molécula del triptófano, el cual mediante hidrogenación y decarboxilación se transforma en serotonina, tras la acción de la N-acetiltransferasa, se convierte en N-acetilserotonina y tras la reacción de la hydroxilindol-O-metiltransferasa se transforma en melatonina

Producción de melatonina

La cantidad de melatonina producida no es constante durante la vida. Los niveles son muy elevados en la infancia, durante la pubertad, se ve disminuida de forma drástica y tras los 40-45 años se reduce, de tal forma que en ancianos los niveles no suponen apenas el 10% de la cantidad equivalente sintetizada en la infancia.

publica-articulo-revista-ocronos

En adultos sanos, la síntesis se inicia entre las 20 y las 22 horas y alcanza el máximo entre las doce de la noche y las 2-3 de la madrugada, a partir de ese momento, disminuye progresivamente y durante el día, la producción es mínima. El pico de producción de melatonina nocturno coincide con el valor mínimo de temperatura corporal.

La luz constituye el principal factor que regula la síntesis y secreción de esta hormona, de esta forma, la exposición a la luz artificial entre medianoche y las cuatro de la madrugada produce la inhibición de la secreción de melatonina durante la exposición.

Acción de la melatonina

La principal acción es la resincronización de los ritmos circadianos y los ciclos de sueño-vigilia. Además, también tiene un importante papel en el desarrollo sexual, el desarrollo que tiene lugar en la pubertad va unido al descenso de la melatonina plasmática.

Otra función es la regulación de la temperatura y un antioxidante potente.

Se han realizado estudios que revelan su efecto oncostático en tumores, que lo convierten en una opción para la prevención y el tratamiento de varios canceres como el de mama, próstata, gástrico

y colorrectal.

Interacción entre la melatonina exógena y el sistema melatoninérgico endógeno

La melatonina actúa mediante unión a dos tipos de receptores MT1 y MT2, la administración de formas de liberación prolongada manifiesta unos niveles plasmáticos similares a la melatonina endógena.

La administración de una forma de liberación inmediata proporciona rápidamente el nivel plasmático necesario para poner de manifiesto su efecto hipnótico, se metaboliza rápidamente en el hígado y se elimina a las 3-4 horas, de esta manera, cuando de forma fisiológica correspondería tener una máxima concentración sanguínea de la hormona, se produce una depresión y la secreción endógena se ve inhibida. Al contrario, las formas de presentación que poseen liberación prolongada, tienen un pico de acción más retardado y menos intenso, los efectos duran aproximadamente 8-10 horas, un efecto similar al que se obtiene con la secreción endógena de melatonina.

La melatonina en el insomnio primario

En niños y adolescentes la prevalencia de este trastorno se encuentra entre el 19-24%, más común en chicas. Para el insomnio crónico de conciliación y el síndrome de fase retrasada, la Guía Europea Pediátrica, recomienda la administración de melatonina exógena, no se dispone de evidencias en relación a que la presentación de liberación prolongada tenga ventajas sobre la presentación de liberación retardada.

En adultos, se recomienda inicialmente terapia cognitivo conductual, los estudios en relación a la administración de melatonina como el de Buscemi et. al. Y Ferracioli- Oda et. al. Ponen de manifiesto que la administración exógena de la misma disminuye la latencia del inicio del sueño. Sin embargo, indican que no se dispone de evidencia suficiente como para recomendar la melatonina en el tratamiento del insomnio. Dichos estudios analizan posibles efectos secundarios y concluyen que se trata de un fármaco seguro.

En ancianos, los estudios aclaran que la melatonina acorta la latencia de sueño, para el insomnio de conciliación se recomienda formas de presentación de liberación rápida y para el insomnio mixto, así como despertares precoces se recomienda presentaciones de liberación prolongada. La Sociedad Española de Geriatría recomiendan la melatonina exógena para el insomnio en mayores de 55.

Melatonina para insomnio en casos de comorbilidad

En casos de aparición conjunta con enfermedades como Alzheimer o Parkinson, existen evidencia experimental que pone de manifiesto la acción neuroprotectora de la melatonina.

En otra línea de investigación, el insomnio se relaciona con un riesgo de hipertensión arterial

aumentado. Un sueño fragmentado dificulta el descenso de la presión arterial que tiene lugar durante el descanso nocturno lo cual aumenta el riesgo cardiovascular. En relación a la diabetes, en el estudio realizado por Garfinkel et. al, la administración de melatonina mejora el insomnio en pacientes diabéticos y manifiesta un efecto beneficioso en los niveles de hemoglobina glicosilada.

Conclusiones

La melatonina es la principal hormona reguladora del ritmo circadiano, su principal efecto es incrementar la señal que de forma fisiológica ayuda a conciliar el sueño. Múltiples estudios han puesto de manifiesto su efecto en el insomnio primario como asociado a otras enfermedades en mayores de 55 años. La forma de presentación con liberación prolongada pone de manifiesto efectos muy similares a los que se producen durante la liberación de la melatonina endógena. Es un fármaco seguro y bien tolerado, de cualquier manera. Sin embargo, a pesar de su amplia comercialización, no se trata de un complemento nutricional y debe de administrarse bajo los controles de seguridad que se exigen a cualquier medicamento

Bibliografía

  1. Poza JJ, Pujol M, Ortega-Albás JJ, Romero O. Melatonina en los trastornos de sueño. Rev Neurol. 2020. DOI: https://doi.org/10. 1016/j.nrl.2018.08.002
  2. Acuña-Castroviejo D, Escames G, Venegas C, Díaz-Casado ME,Lima-Cabello E, López LC, et al. Extrapineal melatonin: Sources, regulation, and potential functions. Cell Mol Life Sci.2014;71:2997—3025.
  3. Xie Z, Chen F, Li WA, Geng X, Li C, Meng X, et al. A review of sleep disorders and melatonin. Neurol Res. 2017;39:559—65
  4. Luchetti F, Canonico B, Betti M, Arcangeletti M, Pilolli F, Piroddi M, et al. Melatonin signaling and cell protection function. Faseb. J. 2010;24:3603—24
  5. Vijayalaxmi, Thomas CR, Reiter RJ, Herman TS. Melatonin: From basic research to cancer treatment clinics. J Clin Oncol. 2002;20:2575—601.
  6. Cutando A, Lopez-Valverde A, Arias-Santiago S, de Vicente J, de Diego RG. Role of melatonin in cancer treatment. Anticancer Res. 2012;32:2747—53.
  7. Gerdin MJ, Masana MI, Dubocovich ML. Melatonin-mediated regulation of human MT(1) melatonin receptors expressed in mammalian cells. Biochem Pharmacol. 2004;67: 2023— 30.
  8. Alghamdi BS. The neuroprotective role of melatonin in neurological disorders. J Neurosci Res. 2018;96:1136—49
  9. Meng L, Zheng Y, Hui R. The relationship of sleep duration and insomnia to risk of hypertension incidence: A meta-analysis of prospective cohort studies. Hypertens Res. 2013;36:985—95.
  10. Bathgate CJ, Fernandez-Mendoza J. Insomnia, short sleep duration, and high blood
  11. pressure: Recent evidence and future directions for the prevention and management of hypertension. Curr Hypertens Rep. 2018;20:52.
  12. Hermida RC, Ayala DE, Portaluppi F. Circadian variation of blood pressure: The basis for the chronotherapy of hypertension. Adv Drug Deliv Rev. 2007;59:904—22.
  13. Garfinkel D, Zorin M, Wainstein J, Matas Z, Laudon M, Zisapel N. Efficacy and safety of prolonged-release melatonin in insomnia patients with diabetes: A randomized, double- blind, crossover study. Diabetes Metab Syndr Obes. 2011;4:307—13.