Consideraciones para un contacto piel con piel seguro y satisfactorio

Incluido en la revista Ocronos. Vol. IV. Nº 6–Junio 2021. Pág. Inicial: Vol. IV; nº6: 151

Autor principal (primer firmante): Carlos Sánchez González

Fecha recepción: 1 de Junio, 2021

Fecha aceptación: 26 de Junio, 2021

Ref.: Ocronos. 2021;4(6): 151

Autores

  1. Carlos Sánchez González. Graduado en Enfermería. HCU Lozano Blesa. Zaragoza.
  2. Carolina Barroso Esteban. Enfermera especialista en Ginecología y Obstetricia. HCU Lozano Blesa. Zaragoza.
  3. Javier Anía Melón. Enfermero especialista en Familia y Comunitaria. CS Barbastro.
  4. Ester Belloc Boira. Graduada en Medicina. Residente en Ginecología y Obstetricia. HU Miguel Servet. Zaragoza.
  5. Eduardo Bosque Bañares. Graduado en Enfermería. Gerontólogo. Profesor asociado de la Universidad de Zaragoza. HU Miguel Servet. Zaragoza
  6. Sara Bareas Bueno. Graduada en Enfermería. HCU Lozano Blesa. Zaragoza.

Categoría profesional

Medicina y Enfermería

Resumen

El contacto piel con piel es una actividad puramente instintiva y natural que ocurre tras el parto en todo tipo de animales. Durante las últimas décadas se ha ido olvidando esta práctica en los hospitales, pero la aparición de bibliografía aportando luz sobre sus beneficios ha provocado que aumente poco a poco en el ambiente hospitalario. Los cuidados que el personal sanitario debe proveer son fundamentales para que esta práctica ocurra de una manera segura y eficaz.

Objetivo

Conocer las consideraciones y recomendaciones sobre el contacto piel con piel temprano entre el recién nacido y su madre para proveer unos cuidados humanizados y adecuados.

Palabras clave

Contacto piel con piel, recién nacido, parto, lactancia.

Introducción

Durante mucho tiempo, la separación de la madre y el recién nacido tras el parto era una práctica habitual en los hospitales occidentales, así como el fomento de la leche artificial en detrimento de la materna. Los bebés, tras el nacimiento eran separados de los padres y llevados a una cuna aparte, para proporcionarle los primeros cuidados por el personal sanitario. Sin embargo, poco a poco, junto con el crecimiento en la literatura científica de los beneficios que un contacto temprano piel con piel tras el nacimiento tiene para el recién nacido y la madre, su práctica se ha ido extendiendo en el ámbito sanitario.

Esta experiencia consiste en dejar al bebé desnudo directamente sobre la piel del pecho materno. Pueden estar tapado con una manta, toalla o sábana, pero manteniendo constantemente el contacto de la piel. En ese momento, por estimulación sensorial se libera oxitocina, lo que se traduce en un incremento de temperatura en el pecho materno, proporcionando así calor al recién nacido.

También es un potente iniciador en la creación de vínculo maternofilial. Favorece también el reconocimiento al olor materno y ayuda en la adaptación al bebé a este nuevo medio. En este momento, el RN comienza a moverse poco a poco hacia el pecho, hasta que consigue agarrar al pezón y engancharse de una manera espontánea, obteniendo así las primeras gotas de calostro y estimulando la producción láctea. Así pues, las ventajas que un contacto temprano piel con piel tiene para ambos son evidentes:

  • Promueven las conductas innatas del neonato
  • Ayuda a generar vínculo entre la madre y el recién nacido
  • Favorece la colonización del recién nacido por gérmenes maternos
  • Disminuye niveles de estrés en el bebé
  • Facilita la regulación térmica, disminuyendo el riesgo de hipoglucemia
  • Provoca menor ingurgitación mamaria y menor grado de ansiedad en la madre

Algo a considerar es que no siempre es posible que la madre esté disponible para hacer el contacto piel con piel temprano. Tras una cesárea no complicada, no siempre puede hacerse un piel con piel temprano, porque todavía hay el algunos centros en los que no ofrecen esta posibilidad, aunque podría hacerse si madre y recién nacido están estables.

Sin embargo, si la madre no está disponible para hacer el piel con piel, hay que tener en cuenta que el recién nacido podrá hacerlo con el padre, porque este procedimiento continuará aportando ventajas ambos, exceptuando las relacionadas con la producción de leche. Una vez la madre esté disponible, podrá continuar con el contacto piel con piel iniciado por el padre. Es necesario que este contacto se dé de manera continuada e ininterrumpida durante los primeros momentos de vida. Aunque los efectos beneficiosos comienzan a ser perceptibles tras los primeros 35-40 minutos, a partir de los 70 éstos se afianzan y hay incluso una mayor tasa de éxito en lograr una primera toma de leche materna.

Experiencia en España

En 2019 se llevó a cabo una encuesta de opinión piloto por parte de la Universidad de Alicante, dentro de la campaña «Nacer en brazos de mi madre», a 4.300 madres españolas que hubieran dado a luz de 2015 a 2019 para conocer su percepción en la calidad del contacto piel con piel que tuvieron. Los resultados mostraron que solo un 40% de las encuestadas tuvieron un contacto inmediato, continuado y de calidad con su bebé. También muestra que en esos 5 años el contacto piel con piel temprano e ininterrumpido aumentó un 7% en España. El 97% de las encuestadas también declaraba haber iniciado lactancia materna tras el parto.

Un dato que se extrajo de esta encuesta es que la principal barrera que las madres encontraron para el contacto piel con piel temprano fue las actividades que de manera protocolaria se hacen tras el parto como el pesaje del bebé, administración de profilaxis, exploración por el pediatra, etc.

Muerte súbita durante el contacto piel con piel

A la vez que este contacto entre la madre y el recién nacido aumenta, también lo hacen la aparición de muertes súbitas durante este momento. Ocurre dentro de las primeras 24 horas tras el nacimiento, especialmente en las primeras 2 horas, en bebés aparentemente sanos sin ningún tipo de sospecha patológica previa.

Se desconoce la causa de este tipo de eventos, aunque hay investigadores que creen que hay algunos recién nacidos que son especialmente vulnerables a los factores estresantes de tipo hipóxico, que pueden desencadenarse en el momento del amamantamiento. Otros autores lo relacionan aumento del tono vagal.

Este tipo de episodios comparten una serie de características, que deberán ser tomadas en cuenta por el personal sanitario para su vigilancia:

  • Madres primíparas sin acompañante
  • Madres extremadamente cansadas y/o adormiladas
  • Vigilancia deficiente durante el amamantamiento o el contacto piel con piel
  • Postura del recién nacido potencialmente asfixiante

Cuidados y recomendaciones para el personal sanitario

Una vez realizado el expulsivo del bebé, se le colocará directamente sobre el pecho de la madre en prono a la vez que se le seca suavemente y se comprueba que no hay ningún tipo de problema en la respiración. Se cubrirá al recién nacido con un paño o toalla seca y se les intentará proporcionar intimidad y tranquilidad. Se puede hacer una primera revisión pediátrica mientras el recién nacido está sobre el pecho, así como el test de Apgar, dejando una revisión más exhaustiva para más adelante. La profilaxis al recién nacido podrá ponerse en ese momento o más adelante.

Una vez en la cama tras el parto, el cabecero de la madre se dejará incorporado a unos 45º, facilitando así el contacto visual.

Ambos deberán estar acompañados ya sea por algún familiar o recibir una atención continuada por parte del personal sanitario, a fin de evitar cualquier tipo de complicación que pueda surgir.

Se intentará proporcionar tranquilidad para que el contacto dure como mínimo 70 minutos, haciendo todas las actividades necesarias sin interferir en el mismo.

No deberá forzarse el enganche al pezón, para intentar que surja de manera espontánea.

El bienestar de la madre deberá estar asegurado, así como el del recién nacido, por lo que si el piel con piel interfiere con algún procedimiento que la madre o el bebé necesiten deberá ser interrumpido para garantizar la seguridad y salud de ambos.

Si es el padre quien inicia el contacto se hará de la misma manera que con la madre y se procederá al cambio una vez la madre esté disponible.

Conclusión

Desde el ambiente hospitalario, el personal sanitario debe ser plenamente consciente de los beneficios que el contacto piel con piel temprano tiene tanto para la madre como para el recién nacido. En los hospitales debería proveerse de todos los cuidados y atenciones para que esto ocurra siempre que sea posible. El fomento de esta práctica será beneficioso y redundará en una mejor atención sanitaria comprometida no solo con la salud, sino con la vida.

Bibliografía

  1. Herrera Gómez Antonio. The skin to skin contact between mother and the newborn during delivery. Index Enferm [Internet]. 2013 Jun [citado 2021 Mayo 29]; 22(1-2): 79-82. Disponible en: http://scielo.isciii.es/ scielo.php? script=sci_arttext &pid=S1132- 129620130 00100017&lng=es. https://dx.doi.org/10. 4321/ S1132- 12962013 000100017
  2. P.K. García May, A.A. Canul Euan, Experiencia de las madres durante el contacto piel a piel al nacimiento, Perinatología y Reproducción Humana, Volume 31, Issue 4, 2017, Pages 197-201, ISSN 0187-5337, https://doi.org/10. 1016/j.rprh.2018.03.006
  3. Suárez Cortés M, Armero Barranco D., Canteras Jordana M., Martínez Roche M. E., Uso e influencia de los planes de parto y Nacimiento en el proceso de parto Humanizado, Rev. Latino-Am. Enfermagem vol.23 no.3 Ribeirão Preto May/June 2015 Epub July 03, 2015, http://dx.doi.org/ 10.1590/0104- 1169.0067.2583
  4. Pallás Alonso C. R., Rodríguez López J., Consideraciones en relación con la seguridad del contacto precoz piel con piel tras el parto, Anales de pediatría, Vol. 80, Num. 4, 2015 pag. 203-205, DOI: 10.1016/j.anpedi. 2014.02.006
  5. Madero Nogueras Magdalena, Castro Menéndez Angélica, Rodríguez Castilla Francisco. Piel con piel en la primera hora de vida: reflejo de las nueve etapas instintivas. Ene. [Internet]. 2016 Ago [citado 2021 Mayo 29]; 10(2). Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo. php?script=sci_arttext& pid=S1988- 348X201600 0200003&lng=es
  6. P.J. Fleming, Unexpected collapse of apparently healthy newborn infants: The benefits and potential risks of skin-to-skin contact, Arch Dis Child Fetal Neonatal Ed, 97 (2012), pp. F2-F3
    http://dx.doi.org/10.1136/ archdischild-2011-300786
  7. Grupo de trabajo de la Guía de Práctica Clínica sobre lactancia materna. Guía para las madres que amamantan. Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Servicio de Evaluación de Tecnologías Sanitarias del País Vasco OSTEBA; 2017. Guías de Práctica Clínica en el SNS. https://www.aeped.es/sites/ default/files/gpc_560_ lactancia_osteba _paciente.pdf
  8. E. Herlenius, P. Kuhn, Sudden unexpected postnatal collapse of newborn infants: A review of cases, definitions, risks, and preventive measures, Transl Stroke Res, 4 (2013), pp. 236-247  http://dx.doi.org/10. 1007/s12975-013-0255-4
Salir de la versión móvil