Conocimientos y actitudes sobre tuberculosis del personal de salud del distrito 11D01, Loja, período mayo-octubre 2016

Valle Barragán Junior. Médico residente del Hospital Básico Macará.

RESUMEN

Antecedentes: La tuberculosis es un problema de salud pública a nivel mundial, se estima que la tercera parte de la población está infectada con el bacilo Mycobacterium tuberculosis. En 2015 el número de casos nuevos fue de 10,4 millones, de los cuales 1,8 millones murieron por esta causa, sin contar 400 mil más en coinfección Tuberculosis/VIH.

Objetivo: Establecer el nivel de conocimiento y las actitudes respecto a prevención, diagnóstico y tratamiento de tuberculosis del personal de salud en centros de salud pertenecientes al Distrito 11D01 Loja.

Metodología: Estudio descriptivo, transversal, realizado en 7 unidades de salud, cuyo universo y muestra fueron 72 personas, a quienes se aplicó un cuestionario con 15 preguntas de opción múltiple y un test, basado en una variable de la escala formulada por Rensis Likert, con 15 propuestas, herramientas que permitieron recolectar la información que fue analizada, tabulada y representada mediante gráficos estadísticos en el software Excel.

Resultados: Se encontró que 50% del personal de salud encuestado presentó un nivel de conocimiento alto, 31% regular y un 19% un nivel bajo; en lo concerniente a actitud de prevención, 65% del personal manifestó aceptación, 18% rechazo y 17% indiferencia; en cuanto a diagnóstico, 65% del personal demostró aceptación, 22% rechazo y 13% indiferencia y en lo referente a actitud hacia tratamiento, 64% presentó aceptación, 32% indiferencia y 4% rechazo a las medidas propuestas.

Conclusiones: El nivel de conocimientos sobre tuberculosis es alto en gran parte del personal de salud y la actitud tomada mayormente es la aceptación respecto a prevención, diagnóstico y tratamiento de la patología.

INTRODUCCIÓN

La tuberculosis es una enfermedad altamente trascendente en salud pública, la elevada frecuencia en países en vías de desarrollo tiene fuertes repercusiones económicas y sociales, debido a su efecto sobre todo en la población económicamente activa, situación a la que el Ecuador no es ajeno.

Se la define como la patología infectocontagiosa bacteriana, producida por una micobacteria del complejo Mycobacterium: M. tuberculosis, M. bovis, M. microti o M. africanum, transmitida de una persona a otra a través de gotículas generadas en el aparato respiratorio en pacientes con enfermedad activa. (Ministerio de la Protección Social Colombia, 2013). Es una de las enfermedades más antiguas que afecta al ser humano, a nivel mundial es la segunda causa de muerte después del SIDA; para 1993 la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró la tuberculosis como una emergencia de salud pública. En ese momento se estimaban entre 7 y 8 millones de casos y de 1,3 a 1,6 millones de muertes ocurridas cada año. En 2010 se calculaban entre 8,5 y 9,2 millones de casos y de 1,2 a 1,5 millones de muertes, incluyendo las muertes por tuberculosis de personas con VIH/SIDA; actualmente es considerada un problema de salud pública en todo el mundo, lo cual se evidencia por las altas tasas de morbilidad y mortalidad. (Cardona-Arias & Hernández, 2013).

publica-TFG-libro-ISBN

En el 2013 la Organización Panamericana de la Salud (OPS) señala que cada año 8.7 millones de personas enfermaron de tuberculosis y 1.4 millones murieron por esta causa. El 80% se distribuye en países en vías de desarrollo, 75% de los enfermos se encuentran en el rango de edad más productiva (25-35 años), con mayor incidencia en el género masculino. (Collazos Flores, 2012). Dentro de los grupos de mayor riesgo destacan: adultos laboralmente activos, pacientes con inmunosupresión y personal de salud. Se estima que un tercio de la población mundial ha sido infectada y está en riesgo de enfermar en algún momento de su vida; cada paciente infectado conlleva el riesgo de transmitir la enfermedad a 10 o 15 personas si no recibe tratamiento oportuno (Montalvo, 2013)

En América Latina para el año 2013, se registraron 285 200 nuevos casos de tuberculosis, más de dos tercios (69%) de todos ellos ocurrieron en subregiones de América del Sur, destacando la región Andina (Organización Panamericana de la Salud, 2013). En Ecuador, desde décadas atrás se reportan cifras elevadas de tuberculosis en todas sus provincias, siendo más afectadas las regiones Costa, Sierra y Amazonía. En la ciudad de Loja a través del Distrito de Salud 11D01 se dio a conocer que el año 2015 fueron 28 el número de personas infectadas con tuberculosis, 14 de género masculino y 14 de femenino; en el año 2016 se reportaron 40 casos, 25 en el género masculino y 15 en el femenino, con registro de un fallecido, hecho de por

sí alarmante, al cual se acuña que dentro de los pacientes infectados constan 3 profesionales de salud, pertenecientes al personal operativo de los centros de salud de la ciudad.

La situación actual de la tuberculosis se considera sólo el comienzo de un problema de consecuencias imprevisibles, en respuesta la OMS y La Unión Internacional Contra la Tuberculosis y Enfermedades Respiratorias han recomendado el uso de la Tratamiento Acortado Directamente Observado DOTS (Organización Mundial de la Salud, 2015). Desde el año 1999, se implementa la Estrategia DOTS en Ecuador, en la que los pacientes contagiados toman la medicación bajo la vigilancia directa de una persona entrenada, motivo por el cual el profesional de la salud se encuentra mayormente expuesto al contagio de la patología. En el año 2001 se inicia la operación de dicha estrategia en 3 provincias del país (Azuay, Guayas y Pichincha). En el 2004 se expandió la estrategia a otras 3 provincias (El Oro, Manabí y Tungurahua). Desde 2006, con el Proyecto “Expansión de la Estrategia DOTS en Ecuador”, financiado por el Fondo Mundial de la lucha contra el SIDA, Tuberculosis y Malaria, se expandió al resto de establecimientos de salud del Ministerio de Salud Pública del país.

En 2008 se elaboró el Plan Estratégico del Programa Nacional de Prevención y Control de Tuberculosis cuyo objetivo básico fue contribuir a alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), mediante intervenciones respaldadas con acciones dirigidas a la población pobre y vulnerable a esta enfermedad. Uno de los aspectos más significativos de este modelo es la acción extramural del personal de salud, el cual llega a los hogares de zonas dispersas y que no tenían acceso a los servicios de salud, hecho que se convierte en una oportunidad para incorporar algunas actividades del Programa Nacional de Prevención y Control de Tuberculosis (PCT), principalmente la detección de sintomáticos respiratorios, lo que permitirá mejorar la detección de casos de tuberculosis (Ministerio de Salud Pública, 2010).

Sin embargo, a pesar de todos los avances científicos, programas y estrategias instauradas a nivel nacional tanto para el diagnóstico, tratamiento y prevención de tuberculosis, hasta la actualidad no se ha logrado un control adecuado de la enfermedad, hecho que destaca que los conocimientos y las actitudes del personal de salud sobre la tuberculosis siguen constituyendo el talón de Aquiles en el manejo y control de la patología. (Carvajal-Barona, Varela-Arévalo, Hoyos, Angulo-Valencia-Valencia, & Duarte, 2014)

Con la presente investigación se pretende establecer los conocimientos y actitudes sobre tuberculosis del personal de salud del Centro 1, Chontacruz, Comunidades, La Pradera, San Lucas, Santiago y Zamora Huayco, del Distrito 11D01 Loja, durante el período mayo-octubre 2016. En relación a los objetivos específicos se proyecta determinar el nivel de conocimiento sobre tuberculosis del personal de salud y valorar las actitudes sobre tuberculosis respecto a prevención, diagnóstico y tratamiento.

El conocimiento, constituye el instrumento que permite orientar nuestro comportamiento, siendo este resultado de la práctica o experiencia personal, su adquisición, influirá en la toma de actitudes adecuadas, que permitirán alcanzar más eficientemente objetivos y necesidades de las estrategias frente a tuberculosis instauradas en la actualidad. El presente estudio representa una oportunidad para determinar cuánto sabe el profesional de salud sobre la patología: síntomas, formas de transmisión, factores predisponentes, diagnóstico, tratamiento y prevención, todo esto con la finalidad de ayudar a reconocer falencias existentes; así como determinar las actitudes tomadas respecto a: prevención, diagnóstico y tratamiento, todo ello con el fin de evitar posibles contagios, propagaciones y fomentando una mejor calidad de atención.

Los principales beneficiarios constituyen el personal de salud, el cual tendrá información actualizada sobre su nivel de conocimiento y las actitudes que están tomando frente a la tuberculosis, para su análisis y posterior corrección o afianzamiento, de ser necesario; así también se dará un beneficio a la comunidad, quienes tendrán personal de salud mejor capacitado y por ende mejor calidad de atención.

El presente se constituye como apoyo para futuras investigaciones, brindando información de relevante importancia que puede utilizarse como base para promover nuevas investigaciones y estrategias frente a la tuberculosis. El estudio se encuentra dentro de la cuarta línea de investigación del Área de la Salud Humana, de la Universidad Nacional de Loja, sublínea Interculturalidad y sistemas de salud en la región sur del Ecuador; así mismo dentro de la segunda línea de investigación VIH/Tuberculosis, sublínea Conocimientos, Actitudes y Prácticas en Tuberculosis (personal de salud, pacientes y sociedad), de las prioridades de investigación en salud del Ministerio de Salud Pública del Ecuador 2013-2017.

MÉTODOS Y MATERIALES

Se presenta un estudio de tipo descriptivo, transversal, en el cual se proyectó determinar el conocimiento y las actitudes sobre tuberculosis del personal de salud del Centro 1, Chontacruz, Comunidades, La Pradera, San Lucas, Santiago y Zamora huayco, del Distrito 11D01 Loja durante el período mayo-octubre 2016.

El universo y muestra de estudio estuvo constituido por 72 personas que conforman el personal operativo de las Unidades de Salud, entre las que se incluye: 25 médicos/as, 11 enfermeros/as, 11 auxiliares de enfermería, 10 odontólogos 4 laboratoristas, 4 Técnicos en Atención Primaria (TAP), 7 asistentes de admisiones.

Se incluyó al personal operativo perteneciente a los centros de salud en los cuales sus directores aceptaran mediante consentimiento informado y que se encuentren laborando normalmente; se excluyó a internos rotativos, trabajadores sociales, personal administrativo, de aseo y al personal que no se encuentre laborando normalmente durante la realización del estudio.

Para la obtención de la información se utilizó como técnica la encuesta, mediante el uso de dos instrumentos de recolección de datos: un cuestionario, realizado por el autor en base a la Guía de Práctica Clínica sobre prevención, diagnóstico y tratamiento de tuberculosis 2016 del MSP del Ecuador, con 15 preguntas para valorar el nivel de conocimiento, y un test, basado en una variable de la escala formulada por Rensis Likert modificada por el autor, con 15 propuestas para valorar las actitudes.

Para la realización del presente trabajo investigativo se hizo llegar mediante oficio a cada uno de los Directores responsables de cada Unidad de Salud la solicitud para estudio de campo y posterior consentimiento informado, luego se procedió a recolectar los datos, en los días que fueron establecidos por los respectivos Directores de las Unidades de Salud, precautelando la no interrupción del normal laborar del personal.

Posterior a la designación del horario, se aplicó el instrumento de recolección de datos, mismo que constó de: un cuestionario, que valoró el conocimiento del personal de salud, con 15 preguntas de opción múltiple, en base a definición, factores predisponentes, prevención, diagnóstico y tratamiento de tuberculosis, de las cuales debieron seleccionar solo una respuesta por cada enunciado; a cada una se le asignó un valor de dos puntos, posterior, los resultados fueron analizados en base a una escala nominal en donde se consideró, un nivel de conocimiento alto si se obtuvo un puntaje de 24-30 puntos; nivel de conocimiento regular de 16-22 puntos y nivel de conocimiento bajo de 0-14 puntos.

Para valorar las actitudes del personal de salud se aplicó un test, basado en una variable de la escala formulada por Rinses Likert modificado por el autor, el mismo que constó de 15 enunciados, 5 en cuanto a prevención, 5 respecto a diagnóstico y 5 sobre tratamiento, de los cuales se debía encasillar (marcar con una X) en base a las opciones siguientes:

  • Totalmente de acuerdo: 5 puntos
  • De acuerdo: 4 puntos
  • Ni de acuerdo, ni en desacuerdo: 3 puntos
  • En desacuerdo: 2 puntos
  • Totalmente en desacuerdo: 1 punto

Los resultados fueron medidos con base en una escala nominal en donde se consideró que existe una actitud de aceptación con un valor entre 20-25 puntos; indiferencia 15-19 puntos; y rechazo ≤14 puntos, valorando individualmente cada uno de los parámetros de prevención, diagnóstico y tratamiento.

Se sistematizó la información y se distribuyó por orden de frecuencia los diferentes datos del estudio para representarlo en porcentajes mediante el uso del programa Microsoft Excel. La información procesada se presentó en tablas y gráficos (barras) estadísticos numerados, con su respectivo análisis y discusión.

RESULTADOS

Nivel de conocimiento sobre tuberculosis del personal de salud de la Unidades: Centro N° 1, Chontacruz, Comunidades, La Pradera, San Lucas, Santiago y Zamora Huayco, del Distrito 11D01 Loja

Fuente: Cuestionario. Elaborado por: Junior Valle

El nivel de conocimiento sobre tuberculosis del personal de salud de las Unidades Centro N°1, Chontacruz, Comunidades, La Pradera, San Lucas, Santiago y Zamora Huayco, es en un 50% alto, el 31% presenta un nivel regular y el 19% posee un nivel bajo.

Actitudes sobre tuberculosis respecto al diagnóstico, prevención y tratamiento del personal de salud de las Unidades: Centro N° 1, Chontacruz, Comunidades, La Pradera, San Lucas, Santiago y Zamora Huayco, del Distrito 11D01 Loja

Fuente: Cuestionario. Elaborado por: Junior Valle

Anexos – Conocimientos y actitudes sobre tuberculosis del personal de salud.pdf

Anexos – Conocimientos y actitudes sobre tuberculosis del personal de salud

Las actitudes sobre tuberculosis del personal de salud de las Unidades Centro N°1, Chontacruz, Comunidades, La Pradera, San Lucas, Santiago y Zamora Huayco, expresan que en cuanto a prevención el 65% presenta una actitud de aceptación, el 18% actitud de rechazo, y 17% indiferencia; respecto al diagnóstico el 65% presenta una actitud de aceptación, el 22% actitud de rechazo y 13% indiferencia; en lo concerniente a tratamiento el 64% presenta una actitud de aceptación, 32% actitud de indiferencia y 4% rechazo.

DISCUSIÓN

El presente estudio tuvo como propósito establecer el nivel de conocimiento y las actitudes sobre tuberculosis del personal de salud operativo en 7 unidades de salud del Distrito 11D01 de la ciudad de Loja. Si bien el estudio fue netamente descriptivo, transversal, sus resultados son valiosos en la medida en que se evaluó a un gran número de personal de salud involucrado en los programas de diagnóstico, tratamiento y control de tuberculosis.

En el presente estudio se logró determinar que el 50% del personal de salud participante posee un nivel de conocimiento alto sobre la enfermedad, 31% nivel regular y un significativo 19% un nivel bajo, resaltando que el mayor vacío de conocimiento es sobre el esquema de tratamiento de tuberculosis, sus variaciones dependiendo de la situación particular de cada paciente (coinfección VIH, inmunodeprimidos) y el seguimiento posterior a la farmacoterapia administrada.

En lo concerniente a las actitudes respecto a prevención, los resultados denotaron que el personal de salud presenta aceptación en un 65%, 18% indiferencia y rechazo en un 17% a las propuestas establecidas, hecho alentador ya que la mayoría promueve y aplica normas de bioseguridad frente a tuberculosis, como lavado de manos, usos de mascarilla N95 y se interesa por informar a la población las medidas básicas de prevención (cubrirse la boca al toser, uso de mascarilla quirúrgica); el llamativo porcentaje de rechazo se debe a razón de que un gran número de personal de salud expuso su oposición a la medida de realizarse una radiografía de tórax anual como protocolo en cada unidad de salud.

En lo referente a las actitudes respecto a diagnóstico se encontró que el personal de salud presenta aceptación en un 65%, 22% rechazo e indiferencia en un 13% a las propuestas, destacar que la mayoría de personal demuestra preocupación por detectar sintomáticos respiratorios e informar sobre la correcta recolección de muestras de esputo; el marcado porcentaje de rechazo se debe principalmente a la negativa que tuvo el personal sobre la propuestas de: realizar estudios serológicos (VIH) a casos confirmados y la búsqueda activa en de tuberculosis en todos los contactos del paciente diagnosticado de tuberculosis.

En cuanto a las actitudes respecto a tratamiento se demostró que el personal de salud presenta aceptación en un 64%, 32% rechazo e indiferencia en un 4% a las propuestas, enfatizar que la mayoría de personal se interesa por informar a los pacientes sobre el tratamiento antifímico, posibles efectos secundarios y seguimiento del mismo; el elevado porcentaje de rechazo es debido a que el personal de salud se opone a la propuesta de que el fracaso en el tratamiento antifímico se debe exclusivamente a errores de supervisión, puesto que a su parecer factores propios del paciente como: poca adherencia al tratamiento, alcoholismo y drogadicción, se relacionan en gran número de casos.

Revisando trabajos similares y haciendo referencia al conocimiento, en un estudio realizado en México, denominado “Conocimientos y actitudes sobre tuberculosis en el personal médico de Veracruz, México”, mismo que fue aplicado a 220 médicos y en el cual se tomó en cuenta aspectos como definición, agente causal, métodos diagnósticos y tratamiento, demuestra que el 38% de la población en estudio presenta un nivel de conocimiento adecuado y 83% poseen un nivel inadecuado (Aguilar, Cortéz, & Zenteno, 2013). Hecho que destaca los resultados de nuestro estudio, ya que en el mismo obtuvo que 50% del personal participante (médicos, enfermeros/as, auxiliares de enfermería, odontólogos/as, laboratoristas, TAP, asistentes de admisión) tiene un nivel adecuado (alto) de conocimiento sobre la patología, remarcando que se evaluó bajo los mismos acápites.

Ahora bien, según el estudio realizado en Colombia acerca de “Conocimientos, actitudes y prácticas frente a la tuberculosis en trabajadores del sector salud en municipios prioritarios de la Costa Pacífica colombiana” realizado a 38 trabajadores de salud, entre los cuales se tomó en cuenta a médicos, enfermeros, laboratoristas, auxiliares de enfermería y promotores de salud, se indica que un 60% de los participantes posee un nivel conocimiento adecuado (“esperado” en la catalogación del estudio), tomando en cuenta aspectos como el manejo de la enfermedad, formas de trasmisión, prevención, diagnóstico y tratamiento.(Ministerio de la Protección Social Colombia, 2013). Relacionando estos resultados con los de nuestro estudio, se encuentra concordancia, con un buen nivel de conocimiento en la mayoría de participantes, hecho que puede deberse a que en ambos estudios se toma en cuenta a personal de salud con similares cargos en su unidad de salud.

Enmarcando las actitudes, el estudio realizado en la ciudad de Loja denominado “Actitudes del personal de salud de instituciones del ministerio de salud pública sobre prevención, diagnóstico y tratamiento de tuberculosis pulmonar”, en el cual se tomó en cuenta a 67 personas, entre los cuales constaban médicos, enfermeros/as y laboratoristas, se reportó que dentro de las actitudes del personal de salud se acepta que para lograr un buen diagnóstico es necesario la detección rápida, precoz y oportuna de la tuberculosis pulmonar estando todos totalmente de acuerdo con un 100%, así como también la identificación de sintomáticos respiratorios 73.1% y la orientación sobre las formas de contagio con un 74.6% (Cajamarca, 2015).

En relación a nuestro estudio se puede manifestar que las actitudes tomadas por el personal de salud participante con respecto a prevención, diagnóstico y tratamiento son de aceptación, ya que en los tres acápites analizados, más del 64% del personal apoyaba las propuestas establecidas y protocolizadas por el Ministerio de Salud Pública del Ecuador, siendo un hecho muy alentador con el fin de mejorar los programas frente a la tuberculosis.

CONCLUSIONES

El nivel de conocimiento sobre tuberculosis del personal de salud de las siete unidades en estudio, es alto en la mayoría de participantes, sin obviar que un porcentaje (19%) presentó un nivel bajo, destacando que existe mayor déficit de conocimientos con respecto al esquema de tratamiento de la tuberculosis.

En lo concerniente a las actitudes sobre tuberculosis respecto a prevención, se encontró una actitud de aceptación frente a las propuestas establecidas, con gran apego a las medidas de bioseguridad; en las actitudes respecto a diagnóstico, el personal de salud presenta aceptación en su gran mayoría, demostrando gran interés por la detección oportuna de sintomáticos respiratorios; en cuanto a actitudes respecto al tratamiento, el personal participante presenta aceptación, expresado por el interés para brindar correcta información sobre el tratamiento que recibirán los pacientes.

FINANCIAMIENTO

El financiamiento del presente estudio se realizó con recursos y autogestión del autor.

AGRADECIMIENTOS

Se expresa el agradecimiento a cada uno de los directores de los respectivos centros de salud que se incluyeron en el presente estudio.

CONFLICTOS DE INTERESES

No existen conflictos de intereses.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Cajamarca, C. (2015). Tesis de Grado. En Actitudes del personal de salud de instituciones del Ministerio de Salud Pública sobre prevención, diagnóstico y tratamiento de tuberculosis pulmonar en la ciudad de Loja (págs. 11-12). Loja.

Cardona-Arias, J., & Hernández, A. (2013). Conocimientos, actitudes y prácticas sobre tuberculosis en indígenas zenúes y habitantes de una zona rural Colombia. Obtenido de Scielo.org: http://www.scielo.org.co/pdf/recis/v11n2/v11n2a02.pdf

Carvajal-Barona, R., Varela-Arévalo, M., Hoyos, P., Angulo-Valencia-Valencia, E., & Duarte, C. (2014). Conocimientos, actitudes y prácticas frente a la tuberculosis en trabajadores del sector salud en municipios prioritarios de la costa pacífica Colombiana. Rev. Ciencia Salud, 339-349. Obtenido de http://www.scielo.org.co/pdf/recis/v12n3/v12n3a05.pdf

Collazos Flores, C. (2012). Relación entre conocimientos y actitudes hacia la aplicación de medidas preventivas de la tuberculosis en familiares de pacientes de la ESN-PCT – C.S. San Luis. San Marcos-Lima-Perú.

Ministerio de la Protección Social Colombia. (2013). Guía de atención de la tuberculosis pulmonar y extrapulmonar. Guía de promoción de la salud y prevención de enfermedades en la salud pública, Tomo II.

Ministerio de Salud Pública. (2010). Obtenido de Manual de Normas Y Procedimientos para el control de la Tuberculosis en Ecuador: http://www. colegiomedico guayas.com/ GUIAS%20MSP/ MANUAL%20DE% 20NORMAS%20Y%20 PROCEDIMIENTOS %20PARA%20EL%20 CONTROL %20DE%20LA%20 TUBERCULOSIS. pdf

Montalvo, S. (2013). Relación entre el nivel de conocimientos y actitudes sobre la tuberculosis en el profesional de enfermería, red Chiclayo 2013. Chiclayo.

OMS. (2012). Normas para la prevención de la transmisión de Tuberculosis. Obtenido de Who.int: http://www.who.int/tb/publications/who_tb_99_269_sp.pdf

OPS/OMS. (2010). Coinfección TB/VIH. Guía Clínica actualizada 2010.

Organización Mundial de la Salud. (2015). Obtenido de Nota descriptiva N° 104. Tuberculosis: http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs104/es/

Organización Panamericana de la Salud. (2012). Infomed. Obtenido de Manual para el diagnóstico bacteriológico de tuberculosis: http://files.sld.cu/tuberculosis/files/2009/12/tb-labs-baciloscopia1.pdf

Organización Panamericana de la Salud. (2013). lacfondomundial.org. Obtenido de http://lacfondomundial.org/wp-content/uploads/2015/09/Regi%C3%B3n-de-Las-Am%C3%A9ricas-resumen.pdf

Robles, A. (2013). Neumosur Enfermería. Obtenido de Tuberculosis: http://www.neumosurenfermeria.org/AAA/almeria/textos/actualizacion_c_e_tb.htm