Conocimiento del equipo de Enfermería del síndrome de Asperger

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VI. Nº 1–Enero 2023. Pág. Inicial: Vol. VI; nº1: 184.2

Autor principal (primer firmante): Miguel Carvajal Barón

Fecha recepción: 16 de enero, 2023     

Fecha aceptación: 19 de enero, 2023

Ref.: Ocronos. 2023;6(1) 184.2

Autores:

  1. Miguel Carvajal Barón.
  2. Dina Mimun Abderraman.
  3. Sarah Cerdera Uehlinger.
  4. María Andreu Tenorio.
  5. Laura Moriche Muñoz.
  6. Marina Palma Ortega.

Introducción

El síndrome de Asperger es una forma de autismo. El autismo afecta la forma en que las personas interpretan el lenguaje, se comunican y socializan. Hasta 2013, este síndrome se consideraba una condición separada con su propio diagnóstico. Desde entonces, la guía utilizada por los médicos, el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, comúnmente conocido como DSM-5, ha cambiado la clasificación del síndrome de Asperger. Hoy en día, a los niños con signos del síndrome de Asperger se les diagnostica autismo y se les considera parte del «espectro autista».

El término «espectro autista» se refiere a una variedad de trastornos del desarrollo. Estos trastornos pueden presentarse en diferentes combinaciones y con diferentes grados de severidad.

publica-TFG-libro-ISBN

Dos niños con el mismo diagnóstico comparten ciertos comportamientos, pero es más probable que tengan habilidades diferentes.

Como resultado, los términos genéricos como «bajo funcionamiento», «alto funcionamiento», «predisposición autista» y «trastorno generalizado del desarrollo» se utilizan para describir a los niños cuyo comportamiento se caracteriza dentro del espectro autista.

Se cree que los niños con síndrome de Asperger se encuentran en el extremo de «alto funcionamiento» del espectro del autismo. Los niños tienen de tres a cuatro veces más probabilidades de tener el síndrome de Asperger que las niñas. La incidencia parece estar aumentando, posiblemente porque los casos más leves se están detectando con mayor frecuencia.

Objetivos

Conocer en profundidad las características del síndrome de Asperger.

Metodología

La elaboración de este artículo se ha realizado mediante la consulta de la literatura, tanto científica como textual, mediante bases científicas y libros bibliotecarios. Se han establecido filtros de búsqueda por años, especialmente actuales. Idioma del texto, tanto en inglés como español. Y acceso completo a los artículos científicos.

Desarrollo

El síndrome de Asperger se caracteriza por dificultades de interacción social, fobias, patrones de habla extraños, pocas expresiones faciales y otras características. Los niños con síndrome de Asperger suelen tener dificultades para comprender el lenguaje corporal de los demás. Pueden involucrarse en hábitos compulsivos y exhibir una sensibilidad anormal a los estímulos sensoriales (p. ej., pueden verse perturbados por luces que nadie nota; taparse los oídos para evitar los sonidos ambientales). También pueden o no preferir usar ropa hecha exclusivamente de ciertas telas.

En general, los niños y adolescentes con síndrome de Asperger funcionan normalmente en la vida cotidiana, pero tienden a ser socialmente inmaduros, tienen mejores relaciones con los adultos que sus compañeros de edad y pueden ser percibidos como niños extraños por los demás.

Otras características del síndrome de Asperger pueden incluir lentitud, torpeza, atención limitada y cierta ansiedad. Los adultos con síndrome de Asperger tienen dificultades para expresar empatía por los demás y continúan teniendo dificultades para interactuar socialmente.

Los expertos dicen que el síndrome de Asperger es continuo y, a menudo, de por vida. Sin embargo, los síntomas pueden aparecer y desaparecer con el tiempo, y los servicios de intervención temprana pueden ser muy útiles, y hacer llevadero este trastorno.

Signos y síntomas

Debido a que los síntomas del síndrome de Asperger pueden simular otros problemas de comportamiento, es mejor que un médico u otro profesional de la salud evalúe los síntomas antes de que le diagnostiquen el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH).

Los niños con síndrome de Asperger pueden tener los siguientes signos y síntomas:

  • Interacción social mínima o inapropiada
  • Palabras «codificadas», «robóticas» o repetitivas
  • Falta de «sentido común»
  • Problemas con la lectura, escritura, entre otras
  • Una obsesión con temas complejos como patrones visuales o musicales específicos.
  • Sus habilidades cognitivas no verbales son normales o por debajo del promedio, pero el reconocimiento verbal suele ser normal o por encima del promedio
  • Comportamiento o gestos extraños.

Es importante tener en cuenta que, a diferencia de los niños con autismo, es posible que los niños con síndrome de Asperger no tengan retrasos en el lenguaje. Suelen tener buenas habilidades gramaticales y vocabulario avanzado desde una edad temprana. Sin embargo, muchos de ellos tienen deficiencias en el lenguaje (por ejemplo, los niños están muy alfabetizados y pueden tener dificultades para usar el lenguaje en contextos sociales).

Bibliografía

  1. Asperger infantil. (s. f.). Recuperado 17 de diciembre de 2022, de https://www.asperger.es/ sindrome_asperger_infancia _sintomas.html
  2. Síndrome de Asperger. (s. f.). Recuperado 17 de diciembre de 2022, de https://www.hopkinsallchildrens. org/Patients-Families/Health-Library/Health DocNew/Sindrome-de-Asperger