Conjuntivitis: ojos inflamados, causas, tipos y tratamientos

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VII. N.º 7–Julio 2024. Pág. Inicial: Vol. VII; N.º 7: 399

Autor principal (primer firmante): Liliana Posada Ospina

Fecha recepción: 10/06/2024

Fecha aceptación: 07/07/2024

Ref.: Ocronos. 2024;7(7): 399

Autores:

  1. Liliana Posada Ospina
  2. Arlen Auxiliadora Mendoza Méndez
  3. María Silvia Buele Zhapan
  4. Norma Lucinda Contreras Picón
  5. Reneé Evangelina Centurión Lima
  6. Evelyn Lainez Molino

Categoría: TÉCNICO EN CUIDADOS AUXILIARES DE ENFERMERÍA

Palabras clave: CONJUNTIVITIS / OJOS / INFLAMADOS

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Introducción

La conjuntivitis, también conocida como ojo rosa, es una inflamación de la conjuntiva, la membrana transparente que cubre la superficie del ojo y el interior del párpado. Esta inflamación puede causar una serie de síntomas molestos, como enrojecimiento, picazón, lagrimeo, ardor y sensación de arena en los ojos.

Causas

La conjuntivitis puede ser causada por diversos factores, incluyendo:

  • Infecciones: Las infecciones bacterianas, virales o parasitarias son las causas más comunes de conjuntivitis.
  • Alergias: La exposición a alérgenos ambientales como polen, polvo o ácaros del polvo puede desencadenar una reacción alérgica en la conjuntiva.
  • Irritantes: La exposición a sustancias irritantes como humo, cloro o productos químicos puede inflamar la conjuntiva.
  • Sequedad ocular: La falta de lágrimas puede causar irritación y enrojecimiento en la conjuntiva.
  • Otras condiciones médicas: Algunas enfermedades como la artritis reumatoide o el lupus pueden aumentar el riesgo de desarrollar conjuntivitis.

Tipos

Existen diferentes tipos de conjuntivitis, dependiendo de la causa:

  • Conjuntivitis bacteriana: Es causada por bacterias y suele producir secreciones oculares amarillentas o verdosas.
  • Conjuntivitis viral: Es la causa más común de conjuntivitis y suele ser altamente contagiosa. Los virus más comunes que la causan son los adenovirus, responsables del resfriado común.
  • Conjuntivitis alérgica: Es producida por una reacción alérgica a sustancias como polen, polvo o ácaros del polvo. Suele producir picazón intensa, lagrimeo y enrojecimiento.
  • Conjuntivitis irritativa: Es originada por la exposición a sustancias irritantes como humo, cloro o productos químicos.
  • Conjuntivitis neonatal: Es una infección bacteriana que afecta a los recién nacidos y generalmente se adquiere durante el parto si la madre tiene una infección vaginal.
  • Conjuntivitis papilar gigante: Es una forma crónica de conjuntivitis que se caracteriza por el crecimiento de papilas (pequeñas protuberancias) en la conjuntiva interna del párpado.

Síntomas

Los síntomas de la conjuntivitis pueden variar dependiendo del tipo y la gravedad de la infección.

Los síntomas más comunes incluyen:

  • Enrojecimiento ocular: La parte blanca del ojo (esclera) se vuelve roja o rosada.
  • Picazón: Sensación intensa de picazón en los ojos.
  • Lagrimeo: Exceso de lágrimas o lagrimeo excesivo.
  • Ardor: Sensación de ardor o quemazón en los ojos.
  • Sensación de arena en los ojos: Sensación de tener arena o partículas extrañas en los ojos.
  • Secreción ocular: Puede haber secreción acuosa, purulenta o mucoide, dependiendo del tipo de conjuntivitis.
  • Hinchazón de los párpados: Los párpados pueden estar hinchados o inflamados.
  • Sensibilidad a la luz: Los ojos pueden ser sensibles a la luz brillante.

Diagnóstico

El diagnóstico de la conjuntivitis generalmente se realiza mediante un examen visual por parte de un oftalmólogo o un médico. El médico examinará los ojos en busca de signos de inflamación y puede realizar pruebas adicionales, como un análisis de la secreción ocular, para determinar la causa de la infección.

Tratamiento

El tratamiento de la conjuntivitis depende del tipo y la causa de la infección. En general, el tratamiento se enfoca en aliviar los síntomas y controlar la infección.

publica-articulo-revista-ocronos
  • Conjuntivitis bacteriana: Se tratan con gotas o pomadas antibióticas.
  • Conjuntivitis viral: No existe un tratamiento específico para las infecciones virales, pero los síntomas suelen desaparecer por sí solos en unos pocos días. Se pueden usar lágrimas artificiales para aliviar la irritación y el lagrimeo.
  • Conjuntivitis alérgica: Se tratan con antihistamínicos en gotas o comprimidos para aliviar la picazón y el enrojecimiento. En algunos casos, se pueden usar corticosteroides tópicos.
  • Conjuntivitis irritativa: Se trata eliminando el irritante y usando lágrimas artificiales para aliviar la irritación.
  • Conjuntivitis neonatal: Se tratan con gotas antibióticas para prevenir la pérdida de la visión.

Prevención

Si bien la conjuntivitis es una infección común, existen medidas que puedes tomar para reducir el riesgo de contagio:

Higiene personal

  • Lavarse las manos con frecuencia: Lavarse las manos con agua y jabón con regularidad, especialmente antes de tocar los ojos.
  • Evitar tocarse los ojos: Frotarse los ojos puede transferir gérmenes y aumentar el riesgo de infección.
  • No compartir objetos personales: No compartir toallas, pañuelos, maquillaje o cosméticos para los ojos con otras personas.

Cuidado de los ojos

  • Reemplazar las lentes de contacto con frecuencia: Si se usa lentes de contacto, seguir las recomendaciones del oculista sobre la limpieza y el reemplazo.
  • Desinfectar los lentes de contacto: Limpiar y desinfectar las lentes de contacto según las instrucciones del fabricante.
  • Maquillarse con cuidado: Usar productos de maquillaje para los ojos de alta calidad y reemplázalos con frecuencia.
  • Quitarse el maquillaje antes de dormir: Asegurarse de desmaquillarse completamente antes de acostarte.

Protección contra irritantes

  • Evitar el humo y los productos químicos: El humo del tabaco y los productos químicos pueden irritar los ojos y aumentar el riesgo de conjuntivitis.
  • Usar gafas protectoras: Usar gafas de natación o protectoras cuando se practique deportes acuáticos o estés expuesto a polvo o escombros.

Medidas adicionales

  • Mantener el ambiente limpio: Limpiar y desinfectar regularmente las superficies que se toca con frecuencia, como pomos de puertas, teléfonos y teclados.
  • Evitar el contacto con personas enfermas: Evitar el contacto cercano con personas que tengan conjuntivitis u otras infecciones respiratorias.

Conclusión

Cualquiera consigue tener conjuntivitis, pero las personas (de todas las edades) que pasan tiempo en contacto próximo con otras personas circulan un riesgo específico. Las formas infecciosas pueden irradiar muy rápidamente.

Algunos tipos de conjuntivitis pueden ser muy graves si no se tratan. Las señales de la conjuntivitis además pueden considerarse casi iguales a los síntomas de otras afecciones oculares.

Bibliografía

  1. https://www.allaboutvision.com/es/condic iones/conjuntivitis.htm
  2. https://www.ma yoclinic.org/es/diseases-conditions/pi nk-eye/symptoms-causes/syc- 20376355
  3. https://cinfasalud.cinfa.com/p/ conjuntivitis/