Conducta asertiva como habilidad actual del personal sanitario y no sanitario

Incluido en la revista Ocronos. Vol. V. Nº 8–Agosto 2022. Pág. Inicial: Vol. V; nº8: 202

Autor principal (primer firmante): María Remedios González Perez

Fecha recepción: 30 de mayo, 2022

Fecha aceptación: 25 de agosto, 2022

Ref.: Ocronos. 2022;5(8) 202

Autoras:

  1. María Remedios González Perez (T.E Radiodiagnóstico)
  2. Beatriz González García (Auxiliar Administrativo y Celadora)
  3. Natalia Fernández García (Auxiliar Administrativo y Celadora)
  4. Paula González García (T.E Radiodiagnóstico y T.E Higiene Bucodental)

Introducción

Las habilidades sociales más importantes para conseguir una relación interpersonal sana y de calidad son: empatía, asertividad, respeto, escucha activa, negociación, comunicación y habilidades expresivas, comprensión y autocontrol.

Es importante para cualquier profesional aprender a fomentar y mantener unas buenas relaciones con sus usuarios, por ello, es necesario que desarrollen la habilidad social, la asertividad, nos va a servir para desarrollar una comunicación positiva y eficaz con las personas que tratemos, tanto con nuestro equipo profesional, como con nuestros usuarios.

publica-TFG-libro-ISBN

Desarrollo

La palabra asertividad proviene del latín asserere, assertum que significa afirmación de la propia personalidad, confianza en sí mismo, autoestima, aplomo, fe gozosa en el triunfo de la justicia, la verdad, vitalidad pujante y comunicación segura y eficiente. Al hablar de la habilidad asertiva nos referimos a la persona y su conducta. Es una forma de enunciar un estilo o tendencia de comportamiento, en el desarrollo de la conducta asertiva influyen varios factores como: el ambiente, el dominio del conocimiento y la cultura entre otros. En el competitivo mundo de hoy, la asertividad es un atributo imprescindible de conducta que se enseña y aprende cada vez con mayor frecuencia.

Walter Riso define la conducta asertiva como: aquella habilidad para expresar las ideas y necesidades propias, respetando las creencias y necesidades de los demás y describe diferentes tipos de habilidad asertiva:

Persona asertiva o socialmente hábil, expresa directamente sus sentimientos, deseos, derechos legítimos y opiniones sin amenazar o castigar a los demás y sin violar sus derechos. La aserción implica respeto hacia uno mismo con el objetivo de la potenciación de las consecuencias favorables y la minimización de las desfavorables.

Persona pasiva o no asertiva, transgrede sus propios derechos al no ser capaz de expresar abiertamente sentimientos, pensamientos, opiniones o expresarlos de una manera autoderrotista con disculpas, falta de confianza, de tal modo que los demás puedan no hacer caso. La no aserción muestra una falta de respeto hacia las propias necesidades. La probabilidad de que la persona no asertiva satisfaga sus necesidades y que sean entendidas sus opiniones se encuentra sustancialmente reducida debido a la falta de comunicación indirecta o incompleta. La persona que actúa así se puede sentir a menudo incomprendida, no tomada en cuenta y manipulada, molesta de la situación, volverse hostil e irritable. El que recibe la conducta no asertiva puede experimentar también una variedad de consecuencias desfavorables, debe inferir constantemente lo que está realmente diciendo la otra persona o tener que leer sus pensamientos siendo una tarea difícil y abrumadora que puede dar lugar a sentimientos de frustración, molestia o incluso ira hacia quien se está comportando de forma no asertiva.

El estilo comunicativo que los profesionales sanitarios como no sanitarios de cualquier puesto de trabajo debe adoptar: el asertivo que se basa en el respeto de los derechos propios y los de los demás. El emisor dice lo que piensa y lo que siente calculando cómo afectará a su interlocutor. Sabe decir que no y expresar sus sentimientos sin herir o humillar. Estas personas expresan sus ideas, de manera argumentada, sin someterse a los demás, pero a la vez escuchan y respetan otras opiniones.

La respuesta asertiva es una capacidad para transmitir opiniones, posturas, creencias y sentimientos de cada uno sin agredir ni ser agredido.

El principio de la asertividad es el respeto profundo del yo, sólo al sentar tal respeto, podemos respetar a los demás. Mucha gente necesita aprender sus derechos personales, como expresar pensamientos, emociones y creencias en forma directas, honestas y apropiadas sin violar los derechos de otra persona.

La esencia de la conducta asertiva puede ser reducida a cuatro patrones:

  • La capacidad de decir no.
  • La capacidad de pedir favores y hacer requerimientos.
  • La capacidad de expresar sentimientos positivos y negativos.
  • La capacidad de iniciar, continuar y terminar conversaciones.

Principios y derechos básicos de la asertividad

Los cuatro principios de la asertividad son:

  1. Utiliza un lenguaje respetuoso.
  2. Utiliza ejemplos concretos, no generalices.
  3. Aporta datos objetivos
  4. No juzgues, critiquen ni ataques al otro.

El modelo completo en cuanto a los principios generales sigue la siguiente lógica:

  • Respeto por uno mismo.
  • Respetar a los demás.
  • Ser directo. Honesto. Apropiado.
  • Control emocional.
  • Saber decir, escuchar, y ser positivo

Lo derechos asertivos son puntos a sostener y hacer valer ante nosotros mismo y ante los demás.Entre los derechos asertivos hallamos los siguientes:

  • Mostrar desacuerdo.
  • Hacer y recibir una crítica
  • Hacer una petición o solicitar ayuda.
  • A jugar nuestros propios comportamientos, pensamientos y emociones y a tomar la responsabilidad de su iniciación y sus consecuencias.
  • A ser tratado con respeto y dignidad
  • A no dar razones o excusas para justificar nuestro comportamiento.
  • A juzgar si nos incumple la responsabilidad, de encontrar soluciones para los problemas de otras personas.
  • A cambiar de opinión.
  • A cometer errores y a ser responsables de ellos.
  • A decir “no lo sé”.
  • A ser independientes de la buena voluntad de los demás, antes de enfrentarnos con ellos.
  • A tomar derecho a tomar decisiones ajenas a la lógica.
  • A decir “no me importa”.
  • A pedir y dar cuando así lo decidas.
  • A sentirse bien.
  • La privacidad.
  • Tener éxito.
  • Exigir la calidad pactada.
  • Ser feliz.

La asertividad es una habilidad y como tal puede ser aprendida y practicada.

Los beneficios de ser una persona asertiva son

  • Conseguir el objetivo de la interacción: a veces cuando tenemos una conversación con alguien al cual queríamos transmitir un mensaje no lo conseguimos porque la misma conversación te ha llevado a otra dirección. La asertividad te ayuda a focalizar y emitir el mensaje que tú quieres dar.
  • No llegar a emociones negativas altas: ser asertivo nos ayuda a refrenar por ejemplo la ira.
  • Respeta los derechos de los demás: tiene en cuenta la posición del otro.
  • Nos ayuda a conseguir lo que queremos.
  • Nos ayuda a anteponer los derechos y preferencias nuestras.
  • Aumenta la autoestima.
  • Ser capaz de expresar nuestros gustos personales.
  • Resolver nuestros conflictos: la asertividad te ayuda a manejar un conflicto y a conseguir negociar sin llegar a discusión.
  • Decir No son sentimientos de culpa: si te paras a analizar por qué nos cuesta decir no tiene que ver con el miedo a cómo el de enfrente puede reaccionar o qué pueden pensar de mí.
  • Aceptar un cumplido: esto también es asertividad.

Las ventajas de elegir la opción asertiva se resumen:

  1. Tu interlocutor nunca va a poder negar lo que dices, porque lo haces desde tus sentimientos y emociones.
  2. Es muy probable que tu interlocutor se haga algunas preguntas, como “¿qué ha ocurrido para que se dato no esté?” “¿cómo se me puede haber pasado?”, lo cual ya implica un diálogo.

Resumen

En el ámbito sanitario un buen diálogo entre profesionales y sobre todo con el paciente es fundamental para hacerle sus horas de espera más agradable y que sienta que no están solos. Son numerosos los problemas que se pueden originar cuando la comunicación es mala, apresurada e impersonal.

En un lugar de trabajo tenemos que dirigir nuestros esfuerzos en adquirir y mantener unas buenas habilidades sociales, unas relaciones con nuestro entorno laboral que aporten un valor añadido a nuestros conocimientos y una capacidad respecto a la profesión que ejercemos. Es importante una comunicación asertiva (tanto para el emisor como para el receptor) que haga valer los derechos de cada uno de nosotros para ser tratados de manera justa, para ello debemos expresar de manera clara y específica lo que en realidad se quiere, piensa y siente. Ante cualquier desacuerdo o solicitud poco razonable, es necesario expresar nuestra opinión en todo momento y preguntar el “por qué” ya que toda persona tiene derecho a recibir una explicación convincente. Una conducta asertiva facilita un flujo de información en los grupos de trabajo y potencia la creación de más de una solución a los posibles problemas laborales que surgen.

Conclusión

La asertividad es una actitud muy valorada entre los negociadores porque multiplica las posibilidades de diálogo a la vez que evita conflictos, con el estilo comunicativo asertivo siempre tendremos una explicación afectiva y humana de lo que ocurre y en ocasiones incluso consuelo, tendremos una información clara y directa y eso nos hará sentirnos bien sin ser agresivo.

Bibliografía

  1. www.medigraphic.com la asertividad y habilidad de la Enfermería dinámica.
  2. www.ciudadsanidad.es la importancia de ser asertivo.
  3. www.insst.es la conducta asertiva como habilidad social.
  4. cepymenews.es la importancia de ser asertiva
close

BOLETÍN DE NOVEDADES

Datos opcionales:

(En ocasiones enviamos información específica para una zona o categoría concreta)

He leído y acepto la Política de Privacidad *

Ver Política de Privacidad y Aviso legal

Su dirección de e-mail solo se utilizará para enviarle nuestra newsletter, así como información sobre las novedades de la revista y Editorial Ocronos. Puede utilizar el enlace integrado en la newsletter para cancelar la suscripción en cualquier momento.