Tuberculosis

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VI. Nº 9–Septiembre 2023. Pág. Inicial: Vol. VI; nº9: 415

Autor principal (primer firmante): Sheila Lera Muñoz

Fecha recepción: 1 de septiembre, 2023

Fecha aceptación: 28 de septiembre, 2023

Ref.: Ocronos. 2023;6(9) 415

Autores:

  1. Sheila Lera Muñoz
  2. Maria Silvia Peguero Gonzalvo
  3. Cristobalina López Tarifa
  4. Sofía Roa Callejero
  5. Ángeles Beatriz Herrando Esteban
  6. Sara Ines Isla Navarro

Categoría: TCAE

Palabras clave: Tuberculosis, Mycobacterium, tuberculina, enfermedad infecciosa.

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Introducción

En este artículo hablaremos de la tuberculosis. Explicaremos que es, cuáles son los síntomas y signos más significativos, como se contagia, así de cómo se llega al diagnóstico.

La tuberculosis es una enfermedad infecciosa causada por una bacteria llamada Mycobacterium tuberculosis. Afecta principalmente a los pulmones, pero también puede atacar otros órganos del cuerpo, como los riñones, el sistema nervioso y los huesos.

La tuberculosis se propaga a través del aire, cuando una persona infectada con la bacteria tose, estornuda o habla, liberando pequeñas gotas de saliva que contienen las bacterias en el aire, y luego son inhaladas por otras personas.

Síntomas de tuberculosis

Los síntomas de la tuberculosis pueden variar según la forma de la enfermedad, pero los síntomas típicos son:

  • Tos persistente: Puede ser seca o con producción de esputo. Si la tos persiste por más de tres semanas, es un síntoma preocupante.

  • Fiebre: Puede ser baja al principio y aumentar gradualmente. Pérdida de peso: Puede ser inexplicada y significativa.

  • Sudores nocturnos: Sudores excesivos durante la noche, que pueden empapar la ropa y las sábanas.

  • Fatiga: Sensación de cansancio y debilidad.

  • Dolor en el pecho: Puede estar presente si la infección se ha extendido a los tejidos cercanos.

  • Falta de apetito: Disminución del apetito y pérdida de peso.

Formas de presentación

La tuberculosis puede presentarse de dos formas principales:

  • Tuberculosis Latente: la persona está infectada con la bacteria, pero no presenta síntomas y no es contagiosa. Sin embargo, las bacterias aún están presentes en el cuerpo y pueden volverse activas en el futuro si el sistema inmunológico se debilita.

  • Tuberculosis Activa: la bacteria causa síntomas y puede ser contagiosa. Los síntomas típicos incluyen tos persistente, fiebre, pérdida de peso, fatiga, sudores nocturnos y falta de apetito. Si no se trata, la tuberculosis activa puede ser grave y potencialmente mortal.

La tuberculosis puede ser una enfermedad grave si no se trata adecuadamente.

Diagnóstico

El diagnóstico de la tuberculosis conlleva una combinación de pruebas médicas y evaluación clínica.

publica-articulo-revista-ocronos

Algunas de las principales formas en que se diagnostica la tuberculosis:

  • Historial clínico y síntomas: El médico comenzará por tomar un historial médico detallado y preguntará acerca de los síntomas presentes, como tos persistente, fiebre, sudores nocturnos, pérdida de peso, fatiga, entre otros.

  • Examen físico: para buscar signos físicos de tuberculosis, como crepitaciones en el tórax o ganglios linfáticos inflamados.

  • Análisis de esputo: es una prueba en la que se examina una muestra de mucosidad de los pulmones y las vías respiratorias en busca de la presencia de la bacteria Mycobacterium tuberculosis. Esta es una de las pruebas más comunes para diagnosticar la tuberculosis pulmonar.

  • Pruebas de imagen: Las radiografías de tórax y las tomografías computarizadas pueden mostrar cambios característicos en los pulmones que pueden ser indicativos de tuberculosis.

  • Pruebas de sangre: Aunque no existe una prueba de sangre específica para diagnosticar la tuberculosis, ciertas pruebas de sangre pueden proporcionar información sobre la actividad del sistema inmunológico en respuesta a la infección.

  • Prueba de la tuberculina (prueba de la piel): consiste en inyectar una pequeña cantidad de proteínas derivadas de la bacteria de la tuberculosis debajo de la piel, generalmente en el antebrazo.

    Si la persona tiene una infección latente por tuberculosis, es posible que haya una respuesta en forma de un bulto o enrojecimiento en el sitio de la inyección.

  • Pruebas de biología molecular: Estas pruebas, como la reacción en cadena de la polimerasa, se utilizan para detectar el ADN de la bacteria de la tuberculosis en muestras clínicas, lo que permite un diagnóstico más rápido y preciso.

El diagnóstico de la tuberculosis puede variar según la ubicación geográfica y la disponibilidad de recursos médicos. En algunos casos, puede ser necesario realizar múltiples pruebas para confirmar o descartar la presencia de tuberculosis.

El tratamiento generalmente implica la administración de medicamentos antibióticos durante un período prolongado, generalmente de seis meses o más, para eliminar por completo la bacteria y prevenir la recurrencia.

Conclusión

Dado que la tuberculosis es una enfermedad infecciosa y puede ser grave, es esencial que las personas que sospechen que podrían tener tuberculosis o que han estado expuestas a la enfermedad busquen atención médica.

Las autoridades de salud pública también trabajan para controlar la propagación de la tuberculosis a nivel comunitario y global.

Bibliografía

  1. https://medlineplus.gov/spanish/tubercul osis.html
  2. https://medlineplus.gov/span ish/ency/article/000077.htm
  3. https://es .wikipedia.org/w/index.php?title=Tuber culosis&oldid=151743153
  4. https://www.ma yoclinic.org/es/diseases-conditions/tu berculosis/symptoms-causes/syc- 20351250