La esterilización en autoclave

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VII. N.º 6–Junio 2024. Pág. Inicial: Vol. VII; N.º 6: 48

Autor principal (primer firmante): Francisco Delgado Quintana

Fecha recepción: 03/05/2024

Fecha aceptación: 31/05/2024

Ref.: Ocronos. 2024;7(6): 48

Autores:

Francisco Delgado Quintana (Celador)

Daniel Sáenz Trallero (Celador)

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Carlos Enrique Rastrero (Celador)

Natalia Ortiz Martínez (TCAE)

Irene Figuer Enciso (Fisioterapeuta)

Elena Royo Mar (Enfermera)

Palabras clave:

Esterilización; calor húmedo; autoclave; controles.

Resumen

La esterilización de material clínico es un proceso clave para el correcto funcionamiento de los hospitales, ya que ayuda evitar infecciones nosocomiales y por lo tanto a proteger al paciente cuando es atendido.

publica-articulo-revista-ocronos

En este artículo se pretende únicamente hacer un acercamiento a la esterilización por calor húmedo mediante autoclave. No es objeto del presente trabajo un desarrollo pormenorizado del procedimiento.

Introducción

Los hospitales tienen programas de prevención de infecciones nosocomiales, en los que la esterilización del material sanitario juega un papel primordial.

La esterilización en los hospitales son una serie de procedimientos destinados a mantener la asepsia del instrumental clínico mediante procesos de limpieza, desinfección y esterilización, incluida una correcta higiene de manos.

La esterilización es un procedimiento empleado para la destrucción de todos los microorganismos y sus formas de resistencia, las esporas. Los métodos empleados deben asegurar la total destrucción de cualquier forma de vida presente en el objeto a esterilizar, tanto en su superficie como en su interior.

Hay que tener en cuenta que cuando un objeto está esterilizado también está desinfectado, pero, por el contrario, ningún objeto desinfectado está, al menos por principio, esterilizado. Esto se debe a que cuando se desinfecta un objeto sigue habiendo microorganismos en el material desinfectado ya que, únicamente se han eliminado los patógenos, que son los más sensibles a los agentes utilizados. Pero, por el otro lado, cuando se somete el objeto a esterilización se eliminan los microorganismos patógenos y además los saprofitos. Por eso se dice que un objeto esterilizado está siempre desinfectado y no viceversa. Un objeto esterilizado se dice que es aséptico.

Métodos de esterilización

Existen en el ámbito hospitalario varios métodos de esterilización en función del agente utilizado,

  1. Esterilización por agentes físicos: Se usa el calor principalmente. Hay técnicas que emplean el calor seco y otras usan el calor húmedo. La esterilización por radiaciones ionizantes o esterilización en frío es otro tipo de esterilización por agentes físicos, si bien, menos usado que los métodos por calor. Esta técnica se basa en que las ondas irradiadas producen radicales libres que afectan a los ácidos nucleicos, impidiendo la división celular. Se utilizan varios tipos de radiaciones, pero de ellas destacaremos dos modalidades: los rayos gamma y los rayos ultravioletas.
  2. Esterilización por productos químicos: Los productos químicos que se utilizan en esterilización son el óxido de etileno, glutaldehído, ácido paracético, entre otros.
  3. Métodos mecánicos: Se hacen pasar los fluidos a través de unos filtros microporosos con lo que se impide que microorganismos de mayor tamaño que el de los microporos atraviesen el medio.

Esterilización por calor húmedo

La técnica utiliza vapor saturado a presión introducido en un recipiente hermético en el que se hace el vacío. El vapor por sí mismo no esteriliza, para conseguirlo, hay que someterlo durante un tiempo determinado a una presión mayor que la presión atmosférica aumentando además la temperatura del vapor, consiguiendo así la destrucción de todas las formas de vida ya que con la humedad se consigue la desnaturalización de las proteínas microbianas y la alta temperatura acelera el proceso. Para que la esterilización sea efectiva debe alcanzar una temperatura de 121° a 134 °C con una presión de 1,2 a 2,3 atmósferas de presión; esto se modificará dependiendo de la altura del nivel del mar.

El autoclave

Entre todos los tipos de esterilización existentes el autoclave, es el más utilizado en los hospitales.

Es un recipiente de cierre hermético, comparable a una olla a presión que consta de una cámara de esterilización, que lleva una llave y un manómetro para regular la presión y temperatura que se desea alcanzar dentro. Existe además una llave de purga para la eliminación del aire que exista dentro de la cámara. Se genera un ambiente saturado de vapor de agua a una presión interna mayor que la atmosférica, lo que permite que la temperatura de ebullición del agua aumente como se muestra a continuación.

  • 121ºC a 1 atmósfera
  • 134ºC a 2 atmósferas
  • 144ºC a 3 atmósferas

Cuando el vapor entra en la cámara de esterilización, se pone en contacto con la superficie fría de los materiales que se van a esterilizar y alcanza la presión (P) deseada, éste se empieza a condensar. La condensación del vapor desprende calor, que humedece y calienta simultáneamente el material expuesto. Es necesario para ello la eliminación del aire que existe en la cámara que se puede conseguir mediante dos formas, mediante un sistema de vacío que purga el sistema o bien introduciendo el vapor muy rápido desplazando el aire y forzando su salida. En los autoclaves actuales todo el proceso es automático.

El tiempo necesario para la esterilización en autoclave depende de la temperatura alcanzada, así:

  • A 121ºC, 15-20 minutos
  • A 126ºC, 10 minutos
  • A 134ºC, 5 -7 minutos

Ventajas e inconvenientes del uso del autoclave

Las razones que aconsejan su uso son las siguientes:

  1. Es rápido: máximo unos 60 minutos, dependiendo del ciclo.
  2. Muy eficaz, pues el vapor tiene una alta capacidad de penetración en el material.
  3. Bajo coste.
  4. No es tóxico ni contaminante.
  5. Inexistencia de residuo tóxico en material y equipo esterilizador
  6. Fácil monitorización.
  7. Alta fiabilidad.
  8. Compatible con la mayoría de los materiales reutilizables.
  9. Múltiples aplicaciones: para la mayoría de los productos sanitarios, instrumentos quirúrgicos; gasas, textiles, vidrios, cerámicas, objetos de caucho.
  10. Cómoda puesto que los autoclaves son automáticos

No obstante, la esterilización autoclave presenta también algunos inconvenientes:

  1. No se puede aplicar a materiales sensibles al calor y/o humedades elevadas como los materiales de goma o plástico
  2. No es aplicable sobre materiales oleosos o en polvo.
  3. Deteriora los filos del instrumental de corte.
  4. se necesita mucho tiempo para envolver los materiales que se van a introducir,
  5. Se debe extremar el cuidado durante la carga: disposición de los paquetes dentro de la cámara de esterilización.
  6. Los materiales metálicos se oxidan al esterilizarlos en calor húmedo.

Son aptos para la esterilización con calor húmedo mediante autoclave los siguientes materiales:

  1. Material textil como paños, gasas, ropas.
  2. Materiales duros como envases y bateas.
  3. Frascos de líquidos y medios de cultivo.

Los materiales que se vayan a esterilizar en autoclave pueden estar envueltos en material poroso como papel crepé, celofán que permita la entrada del vapor pero que impida después de extraerlo la entrada de aire en el envoltorio. No así las telas como hilo, algodón, renselina que tienen poca duración y además, debido a su excesiva porosidad no garantizan la protección del contenido después de extraer los paquetes del autoclave. Por su parte las cajas metálicas y los contenedores tienen filtros de papel bacteriostáticos en las zonas perforadas que garantizan su hermeticidad.

Tindalización

Es un tipo de esterilización con calor húmedo que utiliza el autoclave, pero sin presurizar. Se usa para la esterilización de sustancias termolábiles como medios de cultivo albuminosos, sueros, vitaminas, entre otros.

Consiste en el calentamiento discontinuo mediante vapor a presión atmosférica, de esta manera, la temperatura no supera los 100ºC. Esto se realiza durante 30 minutos en 3 días consecutivos. Estos periodos de 24 horas permiten a las esporas germinar para liego ser destruidas en el siguiente calentamiento.

Tipos de controles de esterilización

Para verificar el correcto funcionamiento de un autoclave, se han de utilizar controles físicos, químicos y biológicos con el fin de poder acreditar que todo está en regla mediante un riguroso registro de cada control/ indicador. Sin hacer esto, nunca sabríamos si un material está estéril o no.

Los controles más usuales son:

  1. Controles integrados en los aparatos esterilizadores físicos: Los actuales aparatos de esterilización constan de todo tipo de controles (higrómetros, termómetros, manómetros…) que ya, por sí solos, nos indican la efectividad del proceso, aunque siempre se utilizan otros métodos.
  2. Vacío de la cámara y entrada de vapor (bowie & dick): Nos ayudará mediante el test de vacío saber si la cámara se ha vaciado por completo de aire antes de que entre el vapor inyectado. Esto es importante porque si quedan bolsas de aire en el interior del dispositivo, no empezará el proceso de esterilización. Hay modelos que incorporan una bomba de vacío para asegurar la salida de todo el aire y el cierre de la válvula de drenaje.
  3. Test de hélix: Mide la capacidad de penetración del vapor en todas las cavidades del instrumental. El test Helix es una prueba para medir la fuerza de penetración del vapor en la cámara del autoclave. Consiste en una pieza de prueba (Helix) descrita en la norma EN 867-5 y 100 tiras.
  4. Control del tiempo de exposición: Para controlar este parámetro utilizaremos un control de indicador externo, llamado indicador colorímetro, sustancia química que cambia de color cuando el agente esterilizador contacta con él. Son indicadores que van impresos en los materiales que van a servir de envase para la esterilización (rollos de papel, bolsas…), o también en cintas adhesivas para pegar en los envases. No son muy fiables, pues el viraje del color (sistema en el que se basa este control) sólo nos indica que la marcha del proceso es la adecuada, pero en determinadas circunstancias (poca porosidad de un envase, envases grandes…) no nos asegura que el interior de los envases todo el material esté estéril.
  5. Control del paquete-test químico: Estos aportan mayor fiabilidad porque en el interior del paquete se introduce el indicador junto al instrumental y cuando haya acabado la esterilización y se quiera utilizar el material, se abre el paquete, se comprueba si el indicador ha cambiado de color. Si no ha modificado su color, el objeto se debe volver a empaquetar y esterilizar de nuevo.
  6. Controles microbiológicos: Es la metodología más exhaustiva y la que ofrece mayores garantías de esterilización por eso, es recomendado e incluso de obligado cumplimiento en casi todas las normativas europeas. Estos controles consisten en inocular esporas de microorganismos muy resistentes a los métodos habituales de esterilización, por medio de dispositivos (ampollas, tiras de papel…), en el interior del material a esterilizar (dentro de los envases). Una vez esterilizado el material, se extraen los controles por medio de medidas asépticas y se cultivan en incubadoras especiales, comprobando si existe o no crecimiento microbiano en la lectura del resultado.

Los controles biológicos más utilizados son:

  • Tiras de papel inoculado; es una tira de papel inoculado de esporas.
  • Ampollas con cultivos de esporas.

Los agentes microbianos más utilizados son:

  • Bacillus subtílis var. niger; se utiliza sobre todo en la esterilización con óxido de etileno.
  • Bacillus stearothermophilus; se utiliza en esterilización por vapor de agua a presión (autoclave). la información que debe registrarse al realizar las comprobaciones con un indicador será:

Autoclave o aparato esterilizador utilizado

  1. Fecha, día y hora de la esterilización
  2. Operador que manipula la máquina.
  3. Programa utilizado en la esterilización,
  4. Números de cargas del día.
  5. Tipo de carga
  6. Fecha de caducidad
  7. Incidencias y observaciones.

Conclusiones

La esterilización es el último paso de una serie de operaciones previas que permiten conseguir un material clínico aséptico, listo para ser utilizado nuevamente en algún proceso asistencial.

La eficacia de los procedimientos de esterilización depende de la reducción del número inicial de microorganismos contaminantes por lo que no hay una buena esterilización cuando la descontaminación e higiene es deficiente.

El método de esterilización con autoclave es el método para elegir preferentemente por sus ventajas.

Para conseguir la destrucción de toda forma de vida es necesario que el agente esterilizante entre en contacto con las bacterias por lo que la disposición del objeto en el equipo de esterilización, su acondicionamiento previo y su envoltura deben ser tales que faciliten el paso de este.

Se debe mantener la integridad de la envoltura en todo momento porque es lo que garantiza la esterilidad del material, así como estar almacenado adecuadamente y marcado con su fecha de caducidad.

Se deben hacer controles de calidad físicos y químicos cada vez que se realice una esterilización y los biológicos de forma más espaciada salvo que haya complicaciones con el equipo en cuyo caso se realizarán una vez solucionadas.

Bibliografía

  1. Murray, P. 1999. Manual of Clinical Microbiology. 7th edition. American Society for Microbiology. Washington, DC
  2. Clavell, L.; Pedrique de Aulacio, M. 1992. Microbiología. Manual de Métodos Generales (segunda edición). Facultad de Farmacia. Universidad Central de Venezuela.
  3. Sterilization required for infection control. Council of dental materials Instruments and Equipment. JADA 1991 Dec. 122 (13) p 8
  4. Black, J. 1999. Microbiology Principles and Exploration. Fourth edition. John Wiley & Son, Inc.
  5. Clavell, L.; Pedrique de Aulacio, M. 1992. Microbiología. Manual de Métodos Generales (segunda edición). Facultad de Farmacia. Universidad Central de Venezuela.
  6. Madigan M.T, Martingo J. M. y Jack Parker. 2004. Décima Edición. Brock Biología de los Microorganismos Prentice Hall
  7. The Pharmacopeia of the United States of America. Sterilization and Sterility Assurance of Compendial Articles. Cap 1211. 32 Edition. Rockville: USP; 2008.
  8. Tortora G. J., B. R. Funke and Ch. L. Case 2007. Introducción a la Microbiología 9na Edición. Editorial Médica Panamericana.