Una comunicación asertiva para una comunicación eficaz

Incluido en la revista Ocronos. Vol. V. Nº 12–Diciembre 2022. Pág. Inicial: Vol. V; nº12: 410

Autor principal (primer firmante): David Gil Pombo

Fecha recepción: 14 de diciembre, 2022

Fecha aceptación: 25 de diciembre, 2022

Ref.: Ocronos. 2022;5(12) 410

Autores:

  1. David Gil Pombo. Personal no sanitario
  2. Rosa Isabel Naves Ramos. Personal no sanitario
  3. Ana María Prieto Bouza. Auxiliar Administrativo
  4. Dolores García de Miguel. Administrativo

Resumen

Hay muchos factores que pueden afectar a la comunicación de las personas y el ámbito sanitario no es una excepción de ello. Es fundamental comunicarse con los usuarios de forma clara y directa, practicando la escucha activa y, aunque, si bien es cierto que este entorno no es el más idóneo para ello debido a factores intrínsecos (interferencias producidas por ruidos, inquietudes y situaciones personales de los pacientes o usuarios, falta de privacidad, escasez de tiempo…) si es uno de los más importantes.

Introducción

Las técnicas comunicativas tales como la empatía, la escucha activa y la asertividad contribuyen en gran medida a fomentar una buena comunicación y ayudarán en las relaciones tanto con las personas usuarias de los centros sanitarios como con sus familias.

publica-TFG-libro-ISBN

La empatía es la habilidad para ponerse en el lugar de nuestro interlocutor, intentando comprender sus sentimientos y emociones.

La escucha activa consiste en asimilar el mensaje que nos trasmite a través de las palabras, gestos o silencios, en definitiva, estar atentos tanto al lenguaje verbal como al no verbal, por lo tanto, no es solo oír, sino interpretar lo escuchado y responder al mensaje.

Por último, la asertividad se puede definir como la habilidad mediante la cual las personas pueden expresar de forma adecuada, sin mostrar hostilidad ni agresividad, sus opiniones o ideas a otra persona, respetando de esa forma las de los demás.

Objetivos

Definir el concepto de comunicación asertiva, señalando algunos de los puntos en los cuales se fundamenta y posibles técnicas que se pueden utilizar para lograr esta comunicación.

Metodología

Se realizó una búsqueda bibliográfica analizando y utilizando diferentes publicaciones y páginas web, así como manuales de formación.

Los criterios de inclusión utilizados fueron artículos y entrevistas publicadas con enfoque médico y utilizando en diferentes combinaciones con el operador booleano “and” las palabras clave: “comunicación”, “asertividad”, “escucha activa”, “empatía” y “saber escuchar”.

Resultado

La asertividad es una cualidad humana en la que se puede y se debe trabajar, con ello se quiere decir que se puede aprender y también mejorar si se practica. Hay diferentes técnicas que se pueden emplear para ayudar a mejorar la comunicación, algunas de las cuales son:

  • Paráfrasis, consiste en confirmar el mensaje que nos trasmiten explicándolo de una forma sencilla o repitiéndolo de forma resumida. Con ello le demostramos a nuestro interlocutor que lo hemos escuchado y también nos permite comprobar si hemos entendido correctamente lo que explicaba.
  • Realizar preguntas abiertas, de esa forma se permite la expresión libre de los sentimientos o pensamientos del usuario.
  • Permanecer en silencio y escuchar abiertamente, el silencio ha de ser natural y debe dar la impresión de que se está pensando en lo que ha transmitido o que se está esperando a que finalice lo que quiere decirnos, no hay que interrumpirle hasta que haya terminado de expresarse.
  • Concretar y enfocar, si se consigue concretar la solicitud o inquietud del usuario sin distracciones hacia otros temas será más fácil conseguir una comunicación eficaz.

Es conveniente trabajar también la actitud no verbal, esta ha de estar compenetrada con la verbal y apoyarla, ha de manifestarse mediante un contacto ocular directo y gestos relajados, utilizando estímulos como sonreír o realizar movimientos de aprobación entre otros.

Conclusiones

En el ámbito sanitario es realmente importante trabajar en técnicas comunicativas entre las que se encuentra la asertividad, en este sector cobra mayor importancia debido a que gran parte de las personas usuarias están en una situación de incertidumbre, nerviosismo o ansiedad que dificulta la comunicación, por lo que el profesional ha de esforzarse en lograr que esta sea eficaz aún a pesar de dichas barreras.

También es conveniente tener en cuenta que una buena comunicación puede y debe dar seguridad y tranquilidad a los usuarios y familiares de los centros sanitarios.

En definitiva, el comportamiento asertivo disminuye la ansiedad y fomenta la adaptación social y el aumento de relaciones positivas.

Referencias

  1. Manual de Auxiliar de clínica. Ed. Mc Graw Hill. Promoción de la salud y apoyo psicológico al paciente (págs. 95-113).
  2. Competencias sociales y emocionales asociadas a la comunicación. Instituto Asturiano de Administración Pública Adolfo Posada.
  3. Amayaco.com
  4. Psicopedia.org. Información y recursos sobre psicología