Icono del sitio Ocronos – Editorial Científico-Técnica

Complicaciones psiquiátricas de la dependencia a opiáceos

revista-ocronos-tcae

Incluido en la revista Ocronos. Vol. V. Nº 9–Septiembre 2022. Pág. Inicial: Vol. V; nº9: 173

Autor principal (primer firmante): Inmaculada Fernández Bueno

Fecha recepción: 23 de agosto, 2022

Fecha aceptación: 20 septiembre, 2022

Ref.: Ocronos. 2022;5(9) 173

Autoras:

  1. Inmaculada Fernández Bueno
  2. Irene Maria Rodrigo Liso
  3. Eva María González Micó
  4. Saioa Del Amo Santiago
  5. Rosa Ana Escalona Almendro
  6. Adriana Lorena Laffont Noya

Categoría: TCAE

Palabras clave: personalidad |trastorno |presentan |consumo |opiáceos |psicopatológicos | heroína |efectos |heroinómanos |trastornos

Efectos psicopatológicos inmediatos del consumo de opiáceos

Una de las principales características de los opiáceos es la inducción a la relajación y las ensoñaciones, aliviando la ansiedad y el dolor. Aunque el primer consumo resulta muy desagradable produciéndose náuseas, vómitos y disforia (ansiedad, inquietud, malestar y decaimiento), estos efectos desaparecen en la segunda o tercera ingesta debido a la tolerancia que rápidamente se desarrolla, y se produce una vivencia placentera que el heroinómano describe como una “sensación orgásmica” experimentada a nivel “abdominal”.

Este efecto es denominado el flash o subidón y dura aproximadamente entre 5 y 15 minutos, persistiendo durante 3-5 horas más, un estado de relajación y sedación con somnolencia y apatía, incluso letargia. A este primer período de consumo se le conoce como período de “luna de miel”, en el que el heroinómano consume para “estar bien”. Sin embargo, esta etapa dura poco tiempo debido al fenómeno de neuroadaptación. A continuación, se sumerge en otra fase en la que el usuario consume “para no estar mal”, estando muy reducidos los efectos de placer y bienestar.

En definitiva, lo que impulsa al consumo es prevenir los signos y síntomas altamente aversivos del síndrome de abstinencia. Dentro de la perspectiva psiquiátrica clásica se señala a la heroína como la droga prototipo productora de la conciencia nirvánica, en la que los sujetos bajo los efectos de los opiáceos se encuentran en un mundo aparte y privado con una escasa o nula respuesta a los estímulos externos e incluso a los de tipo doloroso.

Efectos psicopatológicos por intoxicación de opiáceos

Destacan las manifestaciones cardiovasculares, respiratorias y neurológicas, encontrándose en un segundo plano la sintomatología psiquiátrica.

Un signo patognomónico de intoxicación opiácea es la miosis intensa, aunque en algunos casos como una anoxia grave o el consumo asociado de cocaína (speedball) puede verse alterado este signo. Otros síntomas físicos de intoxicación son el estreñimiento, analgesia, reducción de la agudeza visual, hipotensión, hipotermia, bradicardia, lenguaje farfullante y somnolencia. Entre los síntomas psicológicos cabe destacar la disforia, apatía, deterioro de la capacidad de juicio, retardo psicomotor y alteraciones de la memoria y de la atención.

El síndrome de sobredosis de heroína consiste en un estado de coma, grave depresión respiratoria, constricción pupilar, edema pulmonar y arritmias cardíacas.

El único derivado opiáceo en cuya intoxicación puede producirse como complicación psiquiátrica un delirium o un episodio psicótico es la meperidina, en el que la sintomatología no se diferencia de la producida por otra etiología.

Efectos psicopatológicos del consumo crónico de opiáceos

Más del 75% de los heroinómanos presentan un trastorno psiquiátrico en algún momento de su vida. Las patologías más comunes son la depresión (50-75%), alcoholismo (25-40%), trastorno de personalidad antisocial (25-40%), fobias (10-20%) y esquizofrenia (6-10%).

El heroinómano tipo se caracteriza por un estilo de vida marginal con comportamientos fuera de la ley, en el que los aspectos sociales más afectados son la convivencia familiar, la actividad laboral, la integración escolar, las relaciones interpersonales, etc. Una vez cesado el consumo pueden persistir los trastornos del estado de ánimo, del sueño o del estímulo sexual durante varias semanas o meses después. La fatiga, el insomnio y la irritabilidad incrementan la posibilidad de recaída.

En relación con los trastornos del estado de ánimo, cabe destacar que los heroinómanos tienen una mayor predisposición a presentar síntomas depresivos de breve duración. En el diagnóstico hay que tener en cuenta que puede ser debido a una exacerbación de una patología depresiva previa o que se trate de un trastorno depresivo inducido por opiáceos. Otro trastorno del área afectiva es el síndrome amotivacional.

Las tendencias depresivas de los heroinómanos se materializan con frecuencia en una conducta autolítica, en el que el índice de suicidios es tres veces superior al de la población general.

Además, se trata de un grupo de alto riesgo en su desintoxicación debido a las alteraciones somáticas y a la clínica psicótica tan florida que presentan. Esta patología tiene tres posibilidades diagnósticas:

Episodio esquizofrénico, en cuyo diagnóstico hay que tener en cuenta los posibles antecedentes familiares y personales de esquizofrenia.

Trastorno delirante orgánico. Es frecuente.

Trastorno psicótico inducido por drogas psicoestimulantes

Otra patología psiquiátrica que se encuentra particularmente asociada al consumo de heroína es el trastorno de personalidad (70%). El más representado es el trastorno de personalidad antisocial, aunque no deben de olvidarse los trastornos de personalidad límite y personalidad narcisista. Con frecuencia, los heroinómanos que presentan un trastorno de personalidad suelen tener un gran índice de alcoholismo, utilizando la bebida para enfrentarse a la inestabilidad emocional en la que se encuentran. De esta forma, el abordaje terapéutico se complica.

La metadona se utiliza también en el tratamiento de los heroinómanos afectos de esquizofrenia, gracias a las propiedades antipsicóticas que presenta, al igual que el resto de los opiáceos.

La politoxicomanía está presente en un 20% de los consumidores. Estas otras drogas inducen frecuentemente a trastornos psiquiátricos complicando el cuadro. El pronóstico del tratamiento deshabituador depende de la gravedad de las alteraciones psicopatológicas, ya que cuanto más graves son en su comienzo, menor será la continuidad en el mismo.

Bibliografía

  1. Heroína [Internet]. Svcomunicacion.com. [citado el 5 de julio de 2022]. Disponible en: https:// svcomunicacion.com/adolescentes/ informacion-sobre-drogas/heroina
  2. Publicado Por U. Alborán Adicciones [Internet]. Blogspot.com. [citado el 5 de julio de 2022]. Disponible en: http://alboranadicciones. blogspot.com/2015/03/heroina.html
Salir de la versión móvil