Complicación de la nutrición enteral en el paciente crítico: residuo gástrico

Resumen

La situación de inestabilidad hemodinámica del paciente crítico, el propio diagnóstico o los procedimientos terapéuticos que precisa el paciente ingresado en UCI, ocasiona frecuentemente estados de malnutrición, asociándose a un aumento de la morbi-mortalidad. Siempre que el tracto gastrointestinal del paciente lo permita, la nutrición enteral (NE) es la forma más fisiológica de administración de nutrientes de forma artificial. No obstante, también puede conllevar ciertas complicaciones, como es el aumento del volumen del residuo gástrico.

Autores: Irune Álvarez Sagüés. Raquel Garde Echalecu.

El objetivo general consiste en la búsqueda de estudios realizados en pacientes críticos a los que se administra nutrición enteral, para valorar la incidencia del aumento del volumen del residuo gástrico. La metodología empleada consiste en una revisión bibliográfica utilizando las bases de datos MEDLINE, SCIELO Y COCHRANE LIBRARY, mediante las palabras clave: valoración, residuo gástrico, nutrición enteral y paciente crítico.

Resultados: Los estudios encontrados demuestran que la incidencia del aumento del residuo gástrico es alta, siendo una de las complicaciones más frecuentes de la nutrición enteral y es uno de los criterios fundamentales para modificar o incluso suspender la terapia nutricional.

Conclusión: Debido a la alta incidencia del aumento de residuo gástrico durante la terapia de nutrición enteral en el paciente crítico, y siguiendo las recomendaciones de la SEMICYUC, el contenido gástrico de pacientes tratados con nutrición enteral, se debe verificar cada 8-24 horas, ya que aporta información aproximada del estado de la motilidad gástrica del paciente. Información que puede ser fundamental para evitar otras complicaciones graves como es la neumonía aspirativa.

Introducción

La situación de gravedad que presenta el paciente crítico, se acompaña en muchas ocasiones del deterioro de la función nutricional, lo que ocasiona todavía más efectos perjudiciales para este tipo de pacientes. La utilización de la nutrición enteral como método para la alimentación artificial, corresponde la forma más fisiológica de administración de nutrientes. Entre sus ventajas se encuentran: Previene la atrofia de la mucosa intestinal, evita la colonización de gérmenes propios del intestino, la utilización de los nutrientes es mejor, y a nivel económico, su coste es menor. No obstante, este método implica que el aparato gastrointestinal del paciente sea funcionante, así como la necesidad de un acceso a la luz gastrointestinal. En ocasiones, por diversas situaciones que sufre el paciente crítico, el tracto gastrointestinal no tolera la administración de estos nutrientes de forma artificial,  lo  que puede conllevar ciertas complicaciones como es el aumento del residuo gástrico  con el consiguiente riesgo de aspiración pulmonar.

Objetivo

Búsqueda de la mejor evidencia científica en cuanto a la valoración del residuo gástrico en el paciente crítico al que se le administra nutrición enteral mediante sonda nasogástrica (SNG)

Metodología

Revisión bibliográfica consultando las bases de datos bibliográficas MEDLINE, SCIELO Y COCHRANE LIBRARY. Las palabras clave utilizadas fueron: valoración, residuo gástrico, nutrición enteral y paciente crítico.

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Desarrollo / Resultados

La Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC), junto a la Sociedad Española de Nutrición Enteral y Parenteral (SENPE) elaboró en 2005 unas recomendaciones para el soporte nutricional especializado del paciente crítico, actualizándolas en 2011.

Define el aumento del residuo gástrico al  “Volumen de dieta aspirada a través de una sonda nasogástrica, que se considera indicativo de íleo gástrico. El volumen más utilizado es el de 200 ml, aunque oscila entre 100 y 500 ml, cifra esta última utilizada por el Grupo de Trabajo de Metabolismo y Nutrición (GTMyN) de la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias”. 1 Y establece también que el aumento del residuo gástrico se debe verificar cada 8-24 horas.

En la mayoría de los estudios encontrados, el aumento del residuo gástrico es una de las principales complicaciones de la nutrición enteral, y razón fundamental para reducir o suspender la terapia. La intolerancia gastrointestinal demostrada con el aumento del residuo gástrico, puede suponer también una disminución del aporte calórico administrado mediante nutrición enteral.

El estudio COMGINE (Complicaciones Gastrointestinales de la Nutrición Enteral), llevado a cabo por el Grupo de Trabajo de Metabolismo y Nutrición de la SEMICYUC, se realizó a 400 pacientes durante el periodo de un mes y estableció que el aumento del residuo gástrico (ARG) es la complicación más frecuente de la nutrición enteral en los pacientes críticos que recibieron alimentación por vía gástrica 2.

En un estudio multicéntrico prospectivo realizado en 40 UCIs españolas en el año 2000 sobre de la incidencia de las complicaciones relacionadas con la nutrición enteral, en 544 pacientes críticos con soporte nutricional enteral, la complicación más frecuente fue el aumento del residuo gástrico que afectó al 35% de los enfermos 3.

Un estudio realizado a 800 pacientes de UCI del Hospital Clínico San Carlos de Madrid que recibieron nutrición enteral, las complicaciones más frecuentes de este soporte nutricional fueron estreñimiento (42,2%), distensión abdominal (22,5%) y volumen elevado de residuo gástrico (17,9%)4

En un estudio retrospectivo y observacional sobre todos los pacientes ingresados en la  Unidad  de  Medicina  Intensiva  del  Hospital  San Jorge de Huesca durante un año y que han recibido nutrición artificial, la retención gástrica apareció en el 47% de pacientes y fue la razón más común para reducir o suspender la nutrición enteral. 5

publica-articulo-revista-ocronos

En un estudio prospectivo realizado durante 6 meses a 78 pacientes que recibieron nutrición enteral del Hospital Universitario Insular de Gran Canaria, se demostró que el bajo ratio de calorías administradas mediante nutrición enteral total fue debido principalmente a la intolerancia gastrointestinal (32%).6

Ante estos resultados, se ha observado que la determinación del volumen del residuo gástrico, es el método más utilizado para comprobar el vaciamiento gástrico, lo que permite obtener una información aproximada sobre la motilidad gástrica.

En el paciente crítico, la intolerancia  gástrica puede deberse a múltiples factores: La inestabilidad hemodinámica, sedantes, relajantes musculares, opioides, fármacos vasoactivos o la ventilación mecánica entre otros. Debido a la alta incidencia del aumento del residuo gástrico demostrada en los estudios observados, y a los múltiples factores que empeoran la motilidad gástrica del paciente crítico, en muchas ocasiones es necesario modificar el ritmo y la pauta de la nutrición enteral, no solo para que la administración de forma artificial  y aprovechamiento de los de nutrientes sea óptima, sino para evitar complicaciones graves como puede ser la broncoaspiración del contenido alimenticio al aparato respiratorio.

Conclusiones

Los estudios encontrados en las bases de datos, demuestran que el aumento del residuo gástrico está dentro de las complicaciones gastrointestinales más frecuentes producidas por la administración de nutrición enteral en el paciente crítico. Según las recomendaciones elaboradas por la SEMICYUC y SENPE, la verificación de este aumento del residuo gástrico se debe hacer cada 8-24 horas.

La importancia de valorar el residuo gástrico radica en que nos permite obtener información sobre el estado de la motilidad gástrica, la cual puede verse alterada por múltiples factores que afectan al paciente crítico.

Esta falta de motilidad gástrica puede suponer un aprovechamiento deficitario de los nutrientes administrados de forma artificial, provocando una disminución del aporte calórico.  La medición del aumento del residuo gástrico es necesaria para modificar o suspender el ritmo y la indicación de la nutrición enteral.  Este control, puede prevenir además complicaciones graves de la nutrición enteral como es la broncoaspiración.

Bibliografía

  1. A. Mesejo, C. Vaquerizo Alonso, J. Acosta Escribano, C. Ortiz Leyba, J.C. Montejo González. Recomendaciones para el soporte nutricional y metabólico especializado del paciente crítico. Actualización. Consenso SEMICYUC-SENPE: Introducción y metodología. Med Intensiva [Internet] 2011;35 Supl 1:1-6 – Vol. 35. Disponible en: http:// medintensiva. org/es/ recomendaciones-el- soporte-nutricional-metabolico/articulo- resumen/S0210569111700018/
  2. Montejo JC and the Nutritional and Metabolic Working Group of the Spanish Society of Intensive Care Medicine and Coronary Units. Enteral nutrition -related gastrointestinal complications in critically ill patients. A multicenter study. Crit Care Med, 27 (1999), pp. 1447-1453 Medline.
  3. T. Grau, A. Bonet y el Grupo de Trabajo de Metabolismo y Nutrición de la Sociedad Española de Medicina Intensiva Crítica y Unidades Coronarias. Estudio multicéntrico de incidencia de las complicaciones de la nutrición enteral total en el paciente grave. Estudio ICOMEP 2ª parte. Nutr. Hosp. [Internet] vol.20 no.4 Madrid jul. /ago. 2005. Disponible en: http://scielo.isciii. es/scielo. php?pid=S0212-16112005000600007 &script=sci_arttext& tlng=en
  4. Sara Bermejo de las Heras, S. De la Calle de la Rosa, L.  Blesa, A. Giner, M. Arias Díaz, J. Nutrición enteral precoz versus tardía en unidades de cuidados intensivos.  Análisis de resultados. JONNPR [Internet] 2017;2(8):343-350. Disponible en: http://revistas.proeditio. com/jonnpr/article/viewFile/1508/pdf1508
  5. Serón Arbeloa, C. Zamora Elson, M. Labarta Monzón, L. Garrido Ramírez de Arellano, I.  Lander Azcona, A. et al. Resultados del soporte nutricional en una UCI polivalente. Nutr. Hosp. [Internet] vol.26 no.6 Madrid nov. /dic. 2011 Disponible en: http:// scielo. isciii.es / scielo.php? script=sci_arttext &pid=S0212-16112011000600039
  6.  Santana-Cabrera, L. O’Shanahan-Navarro, G. García-Martul, M. Ramírez Rodríguez, A. Sánchez-Palacios M. Hernández-Medina, E. Calidad del soporte nutricional artificial en una unidad de cuidados intensivos. Nutr Hosp. [Internet] 2006;21:661-666. Disponible en: http://www. nutrición hospitalaria. com/pdf/3135.pdf