Ocronos – Editorial Científico-Técnica

Competencias del Estado en el Sistema de Salud

Incluido en la revista Ocronos. Vol. IV. Nº 2–Febrero 2021. Pág. Inicial: Vol. IV; nº2: 76

Autor principal (primer firmante): Carmelo Sainz de la Fuente

Fecha recepción: 20 de Enero, 2021

Fecha aceptación: 13 de Febrero, 2021

Ref.: Ocronos. 2021;4(2): 76

Autor: Carmelo Sainz de la Fuente. (Licenciado en Derecho)

Palabras clave: Competencias exclusivas, sanidad exterior, Estado, Comunidades Autónomas, Ley General de Sanidad.

Resumen

Dentro de las competencias del Estado en materia sanitaria, unas son exclusivas, y otras son compartidas con las Comunidades Autónomas. Las competencias exclusivas, son las relativas a la sanidad exterior y a las relaciones y acuerdos internacionales. Las competencias sin menoscabo a las que tienen atribuidas las Comunidades Autónomas, hacen referencia al control, inspección, homologación y reglamentación de diversos ámbitos que tienen una especial incidencia en la salud y bienestar del conjunto de los ciudadanos. Las competencias en materia sanitaria atribuidas al Estado, están recogidas en los artículos 38, 39 y 40 de la Ley 14/1986 General de Sanidad.

Introducción

En un Estado descentralizado como el nuestro, con una organización territorial en la que coexisten tres administraciones diferentes, la estatal, la autonómica y la local, debe de establecerse un marco competencial delimitado, como base y fundamento para poder alcanzar una gestión eficiente, eficaz y racional.

La Ley 14/1986 General de Sanidad, va a enunciar en su articulado la distribución de competencias en materia sanitaria de las tres administraciones públicas territoriales, con el fin de asignar a cada una de ellas sus responsabilidades, y poder así alcanzar los objetivos sanitarios que beneficien al conjunto de la ciudadanía.

Objetivos

Competencias exclusivas del Estado en la Sanidad exterior, y las relaciones y acuerdos internacionales

La Constitución Española, en su artículo 149, declara que

El Estado tiene competencia exclusiva sobre las siguientes materias:

16ª Sanidad exterior. Bases y coordinación general de la sanidad. Legislación sobre productos farmacéuticos. “

A su vez, la Ley 14/1986 General de Sanidad, en su capítulo I, del Título II, establece las competencias exclusivas del Estado en materia sanitaria, dentro del Sistema Nacional de Salud. Están recogidas en los artículos 38 y 39 y enunciadas de la siguiente manera:

Artículo 38

  1. Son competencia exclusiva del Estado la sanidad exterior y las relaciones y acuerdos sanitarios internacionales.
  2. Son actividades de sanidad exterior todas aquellas que se realicen en materia de vigilancia y control de los posibles riesgos para la salud derivados de la importación, exportación o tránsito de mercancías y del tráfico internacional de viajeros.
  3. El Ministerio de Sanidad y Consumo colaborará con otros Departamentos para facilitar el que las actividades de inspección o control de sanidad exterior sean coordinadas con aquellas otras que pudieran estar relacionadas, al objeto de simplificar y agilizar el tráfico, y siempre de acuerdo con los convenios internacionales.
  4. Las actividades y funciones de sanidad exterior se regularán por Real Decreto, a propuesta de los Departamentos competentes.

Artículo 39

Mediante las relaciones y acuerdos sanitarios internacionales, España colaborará con otros países y Organismos internacionales: En el control epidemiológico; en la lucha contra las enfermedades transmisibles; en la conservación de un medio ambiente saludable; en la elaboración, perfeccionamiento y puesta en práctica de normativas internacionales; en la investigación biomédica y en todas aquellas acciones que se acuerden por estimarse beneficiosas para las partes en el campo de la salud. Prestará especial atención a la cooperación con las naciones con las que tiene mayores lazos por razones históricas, culturales, geográficas y de relaciones en otras áreas, así como a las acciones de cooperación sanitaria que tengan como finalidad el desarrollo de los pueblos. En el ejercicio de estas funciones, las autoridades sanitarias actuarán en colaboración con el Ministerio de Asuntos Exteriores.

Competencias del Estado sin menoscabo de las competencias de las Comunidades Autónomas

Están recogidas y enunciadas en el artículo 40 de la Ley de la siguiente manera:

La Administración del Estado, sin menoscabo de las competencias de las Comunidades Autónomas, desarrollará las siguientes actuaciones:

  1. La determinación, con carácter general, de los métodos de análisis y medición y de los requisitos técnicos y condiciones mínimas, en materia de control sanitario del medio ambiente.
  2. La determinación de los requisitos sanitarios de las reglamentaciones técnico-sanitarias de los alimentos, servicios o productos directa o indirectamente relacionados con el uso y consumo humanos.
  3. El registro general sanitario de alimentos y de las industrias, establecimientos o instalaciones que los producen, elaboran o importan, que recogerá las autorizaciones y comunicaciones de las Comunidades Autónomas de acuerdo con sus competencias.
  4. La autorización mediante reglamentaciones y listas positivas de aditivos, desnaturalizadores, material macromolecular para la fabricación de envases y embalajes, componentes alimentarios para regímenes especiales, detergentes y desinfectantes empleados en la industria alimentaria.
  5. La reglamentación, autorización y registro u homologación, según proceda, de los medicamentos de uso humano y veterinario y de los demás productos y artículos sanitarios y de aquellos que, al afectar al ser humano, pueden suponer un riesgo para la salud de las personas. Cuando se trate de medicamentos, productos o artículos destinados al comercio exterior o cuya utilización o consumo pudiera afectar a la seguridad pública, la Administración del Estado ejercerá las competencias de inspección y control de calidad.
  6. La reglamentación y autorización de las actividades de las personas físicas o jurídicas dedicadas a la preparación, elaboración y fabricación de los productos mencionados en el número anterior, así como la determinación de los requisitos mínimos a observar por las personas y los almacenes dedicados a su distribución mayorista y la autorización de los que ejerzan sus actividades en más de una Comunidad Autónoma. Cuando las actividades enunciadas en este apartado hagan referencia a los medicamentos, productos o artículos mencionados en el último párrafo del apartado anterior, la Administración del Estado ejercerá las competencias de inspección y control de calidad.
  7. La determinación con carácter general de las condiciones y requisitos técnicos mínimos para la aprobación y homologación de las instalaciones y equipos de los centros y servicios.
  8. La reglamentación sobre acreditación, homologación, autorización y registro de centros o servicios, de acuerdo con lo establecido en la legislación sobre extracción y trasplante de órganos.
  9. El Catálogo y Registro General de centros, servicios y establecimientos sanitarios que recogerán las decisiones, comunicaciones y autorizaciones de las Comunidades Autónomas, de acuerdo con sus competencias.
  10. La homologación de programas de formación postgraduada, perfeccionamiento y especialización del personal sanitario, a efectos de regulación de las condiciones de obtención de títulos académicos.
  11. La homologación general de los puestos de trabajo de los servicios sanitarios, a fin de garantizar la igualdad de oportunidades y la libre circulación de los profesionales y trabajadores sanitarios.
  12. Los servicios de vigilancia y análisis epidemiológicos y de las zoonosis, así como la coordinación de los servicios competentes de las distintas Administraciones Públicas Sanitarias, en los procesos o situaciones que supongan un riesgo para la salud de incidencia e interés nacional o internacional.
  13. El establecimiento de sistemas de información sanitaria y la realización de estadísticas, de interés general supracomunitario.
  14. La coordinación de las actuaciones dirigidas a impedir o perseguir todas las formas de fraude, abuso, corrupción o desviación de las prestaciones o servicios sanitarios con cargo al sector público cuando razones de interés general así lo aconsejen.
  15. La elaboración de informes generales sobre la salud pública y la asistencia sanitaria.
  16. El establecimiento de medios y de sistemas de relación que garanticen la información y comunicación recíprocas entre la Administración Sanitaria del Estado y la de las Comunidades Autónomas en las materias objeto de la presente Ley.

Conclusiones

La Ley 14/1986 General de Sanidad, como norma de coordinación general a todo el territorio del Estado, distribuye las competencias en materia sanitaria atendiendo a los criterios y mandato de la Constitución Española.

En la Carta Magna, ya se establece que el Estado tendrá competencia exclusiva en la sanidad exterior y en los acuerdos sanitarios internacionales.

El resto de competencias sanitarias pueden ser transferidas o delegadas a las Comunidades Autónomas, y además, en el artículo 41.2 de la Ley 14/1986 se establece que las decisiones y actuaciones en materia sanitaria que no se hayan reservado expresamente al Estado, se entenderán atribuidas a las Comunidades Autónomas.

Por tanto, es primordial conocer las competencias que expresamente se ha reservado el Estado, para así poder determinar las restantes competencias atribuidas a nuestras regiones autónomas.

Las competencias que se ha reservado el Estado, sin menoscabo de las competencias de las Comunidades Autónomas, se enfocan y dirigen al establecimiento de controles, inspecciones de calidad, requisitos técnicos, condiciones mínimas, métodos de análisis, catálogos y registros generales, inspecciones, autorizaciones, comunicaciones, reglamentaciones, homologaciones, elaboración de informes y coordinación de actuaciones, en materias tan diversas como medio ambiente, alimentos e industrias, envases y embalajes, medicamentos de uso humano y veterinario, distribución mayorista, instalaciones y equipos, trasplante de órganos, títulos académicos, epidemiología e información sanitaria.

Así pues, en resumen, el Estado tiene reservadas las competencias de control, inspección y reglamentación a nivel nacional, para poder mantener una calidad de vida y un bienestar social para el conjunto de los ciudadanos.

Bibliografía

  1. Constitución Española de 1978. Madrid: Biblioteca de legislación básica, Dykinson; 2016.
  2. RODRÍGUEZ INIESTA, G. / SEMPERE NAVARRO, A.V. Código de la Seguridad Social. 21ª edición. Pamplona: Aranzadi, Thomson Reuters; 2016.

Legislación consultada en internet

1. Ley 14/1986, de 25 de abril, General de Sanidad. (boe.es)

Salir de la versión móvil