Clasificación de urgencias

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VI. Nº 6–Junio 2023. Pág. Inicial: Vol. VI; nº6: 119

Autor principal (primer firmante): María Josefa Cervera Oliver

Fecha recepción: 14 de mayo, 2023

Fecha aceptación: 11 de junio, 2023

Ref.: Ocronos. 2023;6(6) 119

Autores

  1. María Josefa Cervera Oliver
  2. Gloria Valiente Casas
  3. Ana Elba Azara Gamundi
  4. Marta Mondaray Alonso
  5. Ana Isabel Mainar Lozano
  6. María Jesús Calvo Vicente

Categoría: TCAE

Palabras clave: gravedad, urgencia, miedo, confianza, profesionales, triage

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Introducción

El clasificar los pacientes en urgencias es una necesidad imperiosa debido a la gran demanda de atención generando muchas veces saturación, este proceso se realiza en triage una vez pasado el paciente por admisión, allí se le realiza una serie de preguntas y toma de constantes para valorar su gravedad.

El único paciente que no pasa primero por admisión es aquel que viene en ambulancia y directo a vitales, una vez los compañeros de la ambulancia lo instalan en vitales, los compañeros de esa unidad junto con el médico realizan las funciones necesarias para estabilizar a ese paciente, los compañeros de las ambulancias ellos mismos van a admisión para registrarlo.

El triage lo lleva a cabo el personal de Enfermería, alguna vez acompañado de un facultativo, pero rara es la ocasión en que sea así.

El triage se evalúa en números siendo el uno el de más prioridad y cinco el más leve, permite una gestión del riesgo para poder evaluar y manejar la gravedad del paciente, la palabra triage proviene del francés trier que significa escoger o clasificar,

Los servicios de urgencias españoles vienen sufriendo un aumento de demanda brutal y una escasez de personal lamentable lo que hace aumentar la demora de atención, aunque se intenta generar cambios organizativos y funcionales la falta de personal cualificado es un gran lastre del que nadie se quiere hacer responsable…

Niveles de gravedad en Urgencias

Los niveles de gravedad en la urgencia van así.

  • Nivel I prioridad absoluta y sin demora
  • Nivel II muy urgentes atención en 15 min
  • Nivel III urgente pero estable atención máximo 60 min
  • Nivel IV urgencia menor sin riesgo vital demora de 120 min
  • Nivel V no urgencia o poca complejidad demora de hasta 240 min

Una vez catalogado el nivel de urgencia se valora al paciente y si requiere observación pasa a unas salas en las cual permanecerá el tiempo indicado por el

publica-articulo-revista-ocronos

facultativo siendo valorado su ingreso en planta o dado de alta tras un tiempo en observación y viendo su evolución.

La atención en estas salas en fundamental e imprescindible para tener constancia de las primeras horas del paciente y su evolución, muchos mejoran y son dados de alta con un tratamiento ambulatorio revisado por su médico de referencia en su centro de salud y otros precisan de un ingreso para realizar ese tratamiento o incluso intervención quirúrgica según sea su patología.

Triage pediátrico

También existe el triage pediátrico al que se han adaptado las valoraciones del triage adulto, siendo el nivel LV y V los de menor urgencia y el nivel I los bebés de menor edad y mayor gravedad.

Para obtener un servicio de urgencia eficiente es necesario un buen equipo sanitario, formado, con rapidez, y calidad.

Está demostrado que más del cincuenta por cien de las personas que acuden a las urgencias son catalogadas como urgencias primarias lo que quiere decir que podrían ser resueltas en su centro de referencia por si médico de cabecera, esto haría que las urgencias no se colapsaran y fueran mucho menores los tiempos de espera, algo por lo que deberíamos concienciarnos.

Conclusión

Hay que saber que las urgencias debemos utilizarlas con cabeza y responsabilidad, que hay grandes compañeros que salvan vidas a diario y que están para esas cosas y que para cosas diarias debemos ir a nuestros centros de salud y evitar colapsar innecesariamente un servicio que, pensándolo bien, muchas veces hacemos uso innecesario privando de atención a verdaderas urgencias.

Que la falta de personal en el sector de sanidad es una situación que genera mucho estrés y muchas bajas y deberían plantearse cuidar más al personal sanitario para recibir una mejor atención ciudadana, que es algo por que se debería luchar más y darnos más voz

Bibliografía

  1. Resendiz, J. L., Montiel Estrada, M. D., & Quezada, R. L. (2006). Triage en el servicio de urgencias. Medicina Interna de Mexico, 22(4), 310-316. https://www.medigraphic.com/cgi- bin/new/resumen.cgi?IDARTICULO=14627
  2. Sol er, W., Gómez Muñoz, M., Bragulat, E., & Álvarez, A. (2010). El triaje: herramienta fundamental en urgencias y emergencias. Anales Del Sistema Sanitario de Navarra, 33, 55-68. https://doi.org/10.4321/s1137-6627201000 0200008
  3. Pereda Rodríguez, J., Díaz Sánchez, I., Pereda Rodríguez, R., & Sosa Acosta, Á. (2001). «Filtro sanitario» en las urgencias médicas: Un problema a reajustar. Revista cubana de medicina, 40(3), 181-188. http://scielo.sld.cu/scielo.php?pid=S003 4- 75232001000300005&script=sci_arttext&tln g=en