Clasificación de las hemorragias

Incluido en la revista Ocronos. Vol. IV. Nº 12–Diciembre 2021. Pág. Inicial: Vol. IV; nº12: 171

Autor principal (primer firmante): Cleofé Garvi Tortajada

Fecha recepción: 22 de Noviembre, 2021

Fecha aceptación: 15 de Diciembre, 2021

Ref.: Ocronos. 2021;4(12) 171

Autores:

Cleofé Garvi Tortajada, Rubén Laiglesia Sancho

Introducción

La hemorragia se define como la salida masiva de sangre de los vasos sanguíneos debido a su rotura. Esta rotura puede deberse a causas mecánicas (heridas, desgarros, cortes, etc.) o bien ser hemorragias patológicas sin un trauma previo.

publica-TFG-libro-ISBN

Las hemorragias son una causa de emergencia médica, por lo que la actuación del personal sanitario debe ser rápida y decidida. De lo contrario, la oxigenación de los tejidos se reducirá, pudiendo producirse la muerte de éstos.

Palabras clave: hemorragias; clasificación.

Objetivo

Conocer las diferentes clasificaciones que existen en cuanto a las hemorragias para poder encasillarla y tratarla de la manera más rápida posible ante su presencia.

Discusión / resultados

Las hemorragias pueden clasificarse:

  • Según su naturaleza:
    • Internas: la sangre no sale al exterior del organismo, sino que queda atrapada bajo la piel o dentro de una cavidad. Son producida por un vaso sanguíneo proveniente del interior del organismo. Por ello, no son visibles y se diagnostican por el examen clínico del paciente.
      • Cavitarias o exteriorizables: la sangre se vierte a una cavidad natural del organismo que se abre al exterior, como estómago, recto…
      • No exteriorizables: la cavidad no entra en contacto con el exterior.
      • Intersticiales: la sangre se acumula en sitios donde no hay cavidades naturales.
    • Externas: la sangre sale al exterior del cuerpo a través de una herida. Son visibles y el vaso que sangra se expone en la superficie. Las hemorragias externas más importantes se producen en las extremidades, ya que son las zonas del organismo más expuestas a cualquier traumatismo en el trabajo y donde los vasos sanguíneos pasan superficialmente.
    • Exteriorizadas: Son aquellas que, siendo internas, salen al exterior a través de un orificio natural del cuerpo: nariz, boca, ano, oído y genitales.
  • Según el tipo de vaso sanguíneo que sangra:
    • Arterial: la sangre es de color rojo brillante intenso y sale a presión intermitente, siendo más acentuada y abundante con cada pulsación sanguínea (sístole cardiaca) debido a la fuerza de contracción del corazón y de la capa muscular de las arterias.
    • Venosa: la sangre brota con un flujo continuo, babeante y sin fuerza. El color es menos intenso que la arterial, presentando una tonalidad rojo azulado, debido a la escasa saturación de oxígeno y abundante cantidad de dióxido de carbono.
    • Capilar: debido a su procedencia (arteriolas y arterias pequeñas), denominada también superficial o en sábana, el color que presenta es rojo intenso. Brota en numerosos puntos, se produce en poca cantidad, es de circulación lenta y se puede parar con bastante facilidad.
  • Según su gravedad:
    • Leves: la pérdida hemorrágica es menor de 500 cc.
    • Moderadas: la pérdida de sangre es entre 500-1000 cc, perdiéndose el 10 %. Cuando la pérdida de sangre es entre 500 y 1000 cc., perdiéndose del 10 al 15% del volumen de sangre total y sin mostrar síntomas generales.
    • Graves: la pérdida sanguínea es mayor de 1000 cc, y se pierde del 15 al 30% del volumen total de sangre. Puede producirse un shock hipovolémico.
    • Muy grave: la pérdida sanguínea es entre 1500 a 3000 cc, perdiéndose del 30 al 60% del volumen total de sangre. El shock hipovolémico es característico.
    • Masiva o mortal: la pérdida de sangre es mayor de 3000 cc, y se pierde más del 60% del volumen total de sangre. Se produce la muerte del paciente.

Conclusión

Una atención urgente ante la presencia de una hemorragia puede resultar muy efectiva para evitar consecuencias más graves, como puede ser la muerte del paciente. Tener un conocimiento previo acerca de sus características nos ayudará a tratarlas de manera más eficaz.

Bibliografía

  1. Tito Ramírez EY, Mamani Villa BL. Hemorragias. Revista de Actualización Clínica. 2013, 36: 1862-1866.
  2. Moliné Marco JL, Solé Gómez MD. NTP 469: Primeros auxilios: hemorragias y shock.
    Instituto nacional de seguridad e higiene en el trabajo. Ministerio de trabajo y asuntos sociales de España. 1995.
  3. Técnico en cuidados auxiliares de Enfermería. Servicio de salud aragonés de salud. Ed MAD. 2019.
  4. Parra V. Shock hemorrágico. REV. MED. CLIN. CONDES. 2011; 22(3): 255-264.