El Celador y su relación con los enfermos en referencia a su traslado y movilización

Incluido en la revista Ocronos. Vol. IV. Nº 5–Mayo 2021. Pág. Inicial: Vol. IV; nº5: 28-2

Autor principal (primer firmante): María Amor Rodríguez Granda

Fecha recepción: 27 de abril, 2021

Fecha aceptación: 1 de mayo, 2021

Ref.: Ocronos. 2021;4(5): 28-2

Autora: María Amor Rodríguez Granda

El traslado de los enfermos puede ser definido como el transporte del paciente de un lugar a otro de la sala o a otro servicio que necesite el paciente dentro del hospital.

Este traslado puede llevarse a cabo de varias formas, dependiendo del estado de salud de este, ello se puede llevar a cabo en silla de ruedas, camilla, por su propio pie o en la propia cama hospitalaria.

El personal “Celador” que es el que normalmente lleva a cabo esta acción de “transporte” y debe de tener en cuenta una serie de medidas de seguridad para evitar lesiones en el paciente durante su traslado, por ejemplo, debemos asegurarnos de que esté bien sujeto y acomodado durante el traslado para evitar posibles caídas.

También debemos buscar la máxima compenetración del personal que lleva a cabo la inmovilización del paciente para evitar posibles lesiones al hacer esfuerzos innecesarios que se deriven en lesiones de espalda, etc.

En estos traslados los celadores avisarán a las enfermeras si fuese necesario que asegurasen cualquier utensilio que el paciente llevara sobre sí, como por ejemplo sondas, oxígeno, etc.

Tipos de traslados

De la cama a la silla de ruedas

Ello va a depender del grado de colaboración del paciente, así, si este colabora, el celador colocará el sillón cerca de la cama y acercará al paciente al borde de esta, se colocará frente al paciente y agarrándolo suavemente por la cintura, lo sentará en el sillón; de lo contrario, si este no colaborase, para llevar a cabo esta acción necesitaríamos la ayuda de otro celador para llevar a cabo esta movilización.

Traslado del enfermo de la cama a la camilla

Para llevar a cabo esta inmovilización, tendremos la necesidad de dos o tres celadores, dependiendo del estado en que se encuentre el paciente, si el paciente está en situación de colaborar pondremos la camilla paralela a la cama, frenando tanto la camilla como la cama, el paciente se pondrá de pie, pasando de una hacia otra, posteriormente se le acomodará y se le cubrirá con una sábana para el posterior traslado.

En caso de que el paciente no colaborase en este tipo de movilización, utilizaremos la sábana bajera de la cama del paciente o una entremetida para pasarlo de la cama hacia la camilla, para esta acción necesitaremos la ayuda de dos personas que se colocarán una a cada lado del paciente, siendo preferible que una esté a la cabecera y la otra a los pies del paciente; se levantará al paciente con la sábana y se lee desliza hacia la camilla, ya en esta, se le acomodará y se le cubrirá con otra sábana para el posterior traslado.

Transporte del enfermo en camilla

La posición con la que los celadores deben llevar a cabo esta acción será la siguiente; deberán poner los pies del enfermo por delante y el celador empujará la camilla por la cabecera, cuando estemos ante una rampa o desnivel o salida del ascensor, el proceso será el contrario y el celador irá delante, tirando de la cabecera de la camilla.

Para entrar en el ascensor, el celador irá empujando la camilla de forma normal y será el último en entrar en el ascensor.

  • Nuestros movimientos serán en todo momento suaves y el traslado debe ser lento.
  • No será abandonado en ningún momento, lo cual se traducirá en la tranquilidad de este hacia cualquier tipo de prueba o intervención que vaya a tener lugar.
  • Debemos de tener cuidado de no dejarlo entre corrientes de aire mientras espera para las pruebas.
  • Tener conocimiento del estado del paciente si lleva sondas, goteros, oxígeno, etc. Y saber en todo momento cómo podemos llevar a cabo su movilización.

Otras directrices importantes van enfocadas al bienestar físico de los celadores, enfocado al momento de esa movilización, así debemos tener en cuenta que

  • para nosotros siempre va a ser mejor empujar en vez de tirar del paciente, no trabajar en contra de la fuerza,
  • debemos ayudarnos siempre que sea posible de medios mecánicos,
  • trabajar a la altura adecuada con lo cual evitaremos tener que trabajar con la espalda forzada.
  • Intentaremos que el enfermo colabore con nosotros lo máximo posible durante la movilización, no haremos movimientos bruscos que más tarde se traducirán en lesiones.

Teniendo en cuenta todas estas directrices se traducirán en un bienestar físico tanto para los pacientes como para el equipo de personal sanitario que lleve a cabo las movilizaciones.

Bibliografía

  1. https://revistamedica.com/ celador-traslado-pacientes -silla-de-ruedas-cama-camilla/#:~:text=El%20 celador%20es% 20el%20 responsable, %C3%B3%20en%20 cama%20o%20camilla. &text=los%20 dispositivos %20que%20 pueda%20llevar %20el%20 paciente%20est %C3%A9n%20 bien%20colocados.
  2. http://www.auxiliar- Enfermería.com/esquemas/ esquema_traslados.htm
  3. http://celadoresonline. blogspot.com/p/ tema-12.html
  4. https://www.cgtsanidadlpa. org/f/opes/celador/temas/ tema_3.pdf
  5. https://cvpepemoreno.files. wordpress.com/2011/ 11/tema-94.pdf
Salir de la versión móvil