El celador y los cambios posturales en pacientes encamados

Incluido en la revista Ocronos. Vol. IV. Nº 12–Diciembre 2021. Pág. Inicial: Vol. IV; nº12: 51

Autor principal (primer firmante): Ana Mª López Fernández

Fecha recepción: 17 de Noviembre, 2021

Fecha aceptación: 4 de Diciembre, 2021

Ref.: Ocronos. 2021;4(12) 51

Autora: Ana M.ª López Fernández

Categoría: celadora

Introducción

Los cambios posturales son medidas que tienen como objetivo alterar las áreas de presión, evitando así la aparición de contracturas, lesiones en la piel y tejidos adyacentes, deformidades, así como favorecer el bienestar y la comodidad del paciente. Se debe respetar la alineación corporal, y proteger las partes más sensibles o susceptibles de lesionarse.

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

La realización y selección de la planificación de los cuidados debe estar en función de las necesidades de cada paciente. Una de las funciones del celador es colaborar con Enfermería en las tareas de movilización de los pacientes que lo requieran, por lo tanto, es muy importante que posea conocimientos sobre las técnicas para realizar cambios posturales y traslados, siendo estas actuaciones fundamentales para la correcta atención al enfermo en cualquier área de hospitalización.

Metodología

Se ha realizado una búsqueda en diferentes buscadores de internet, paginas oficiales de sanidad y temarios de oposiciones. Utilizando como palabras clave: úlcera por presión, paciente encamado, posiciones básicas del paciente encamado.

Ulcera por presión: heridas causadas por el apoyo prolongado de una superficie de apoyo, como el colchón. Van desde una pequeña lesión de la capa más superficial de la piel a las que afectan a músculos e incluso a huesos si no se pone solución.

Paciente encamado: paciente que por diversos motivos es incapaz de moverse por su cuenta, por esa razón debe permanecer en cama durante las 24 horas del día.

Posiciones básicas: todas aquellas posturas o posiciones que el paciente puede adoptar en la cama, camilla, mesa de exploraciones, etc., que son de interés para el manejo del enfermo por el personal sanitario.

Objetivos

Conocer la importancia de una correcta movilización del paciente encamado para:

  • Aliviar el dolor, evitar el edema e inflamación, mantener la integridad anatómica de la piel evitando las ulceras de presión y prevenir las complicaciones respiratorias.

Resumen

Los cambios posturales ayudan a aliviar la presión continuada en los pacientes encamados, y por lo tanto necesarios en la prevención de ulceras de presión. Los cambios se realizarán cada 2-3 horas. Los cambios posturales deben ser rotatorios pasando por todas las posiciones: decúbito supino, lateral derecho, lateral izquierdo, prono, y si se puede, posición de sentado.

publica-articulo-revista-ocronos
  • Decúbito supino (tumbado bocarriba)
    • Colocar almohada o cojín ancho bajo cabeza, cuello y hombros
    • Almohadas bajo los brazos
    • Cojín bajo las piernas dejando los talones sin contacto con la cama
    • Pies en ángulo recto poniendo un cojín entre las plantas y los pies de la cama
  • Decúbito lateral (de lado)
    • Colocar al paciente de costado
    • Almohada bajo cabeza y cuello del paciente
    • Almohada grande paralela a la espalda y apoyar al paciente levemente sacando el hombro sobre el que se apoya
    • Almohada entre las piernas desde la ingle hasta el pie
  • Decúbito prono (acostado bocabajo)
    • Girar al paciente sobre si mismo hasta quedar bocabajo colocando la cabeza de lado apoyada sobre una almohada
    • Almohada pequeña bajo el abdomen y almohada grande de bajo la porción inferior de las piernas manteniendo los pies en ángulo recto
    • Colocar los brazos en flexión
    • Dejar libres de presión los dedos del pie, rodillas, genitales y mamas.
  • Posición de sedestación
    • Colocar un cojín sobre la región cervical, zona lumbar y bajo piernas
    • Mantener los pies en ángulo recto sobre una superficie para que no cuelguen

Conclusión

La correcta realización de los cambios posturales en pacientes encamados ayudará a prevenir la aparición de las úlceras de presión, así como prevenir complicaciones derivadas de la inmovilidad. El celador como el resto del personal sanitario debe tener presente unas pautas básicas de higiene postural para realizar este tipo de movilizaciones.

Bibliografía

  1. https://www.osakidetra. euskadi.eus Guía básica de cuidados