Caso clínico: cáncer de mama en una mujer de 29 años

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VII. Nº 1–Enero 2024. Pág. Inicial: Vol. VII; nº 1: 251

Autor principal (primer firmante): Ester Sánchez Navarro

Fecha recepción: 15/12/2023

Fecha aceptación: 12/01/2024

Ref.: Ocronos. 2024;7(1): 251

Autores:

  1. Ester Sánchez Navarro
  2. Miguel Ángel Muñoz Borja
  3. Julia Pueyo Pelleja
  4. Lidia Pulido Ferrer
  5. Marta Mondaray Alonso
  6. Vanesa Saenz Casamian

Categoría: TSID

Resumen

Se presenta el caso cínico de una mujer de 29 años que acude a su médico de cabecera para solicitar revisión ginecológica que incluya también revisión de mama ya que en su familia hay antecedentes (abuela materna) de carcinoma de pecho diagnosticado en edad joven y en los últimos meses se ha detectado un nódulo en la mama izquierda sospechoso en una de sus autoexploraciones que ha hecho ella misma en su domicilio.

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Ha tenido dos embarazos y ha dado lactancia materna dos años en total y actualmente tiene sus menstruaciones regulares cada 30 días.

Antecedentes médicos: dos cesáreas y ligadura tubárica bilateral.

Palabras clave:

Cáncer, mamografía, autoexamen, diagnóstico y metástasis

Introducción

Se destaca que el cáncer de mama es relativamente raro en mujeres menores de 35 años, con una incidencia en este grupo de menos del 4% del número total de casos. A pesar de ello, la incidencia de cáncer de mama ha aumentado, pero la mortalidad se ha mantenido estable. Las mujeres más jóvenes tienden a tener un peor pronóstico. 1

Con la mejora en la calidad de los estudios mamográficos, la incidencia de este tipo de cáncer ha disminuido. 2

En resumen, el cáncer de mama puede presentarse en mujeres jóvenes, aunque es relativamente raro antes de los 30 años. 3

publica-articulo-revista-ocronos

Presentación del caso clínico

Su médico de cabecera le deriva al hospital de referencia con el objetivo de que le realicen las pruebas pertinentes.

Por su edad actual, sólo le realizan ecografía de mama.

Hallazgos en la ecografía:

Mamas con un tejido fibroglandular normal, con varios quistes de pequeño tamaño en ambas mamas. El mayor de 7 mm en intercuadrantes inferiores de la mama derecha.

Persisten lesiones nodulares de aspecto sólido y con criterios de benignidad en ambas mamas: una en intercuadrantes inferiores de mama derecha de 13 mm y dos nódulos sólidos adyacentes en intercuadrantes externos de la mama izquierda, de 8 y 11 mm respectivamente, todos ellos sugestivos de probables fibroadenomas.

Se le recomienda control ecográfico a los 6 meses para valorar la estabilidad de estos.

No se encuentran adenopatías axilares.

A los 6 meses, se le realiza de nuevo una ecografía de pecho y esta vez se decide completar el estudio con una mamografía.

Mamografía:

Patrón glandular heterogéneamente denso.

No se observan nódulos sospechosos, calcificaciones ni otros signos de alarma.

Ecografía:

Cuerpo glandular ecogénico, heterogéneo y ductos marcados retroareolares.

Perfiles nodulares hipoecoicos, ovoideos compatibles con fibroadenomas.

Adenopatías axilares bilaterales inespecíficas.

Diagnóstico: control ecográfico en 6 meses.

En la siguiente revisión, se detecta un tumor maligno en mama derecha. La paciente tiene que ser intervenida para la extirpación del tumor.

Posteriormente a la operación, el oncólogo la deriva al servicio de Medicina nuclear de su hospital de referencia para realizarle una gammagrafía ósea. De esta manera podrán descartar la metástasis ósea.

El personal del servicio nuclear le proporcionan toda la información necesaria para el día de la prueba.

La paciente rellena y firma el consentimiento informado para realizar la gammagrafía ósea y acude al servicio de Medicina nuclear.

Se le inyecta tecnecio (99Tc), un radiofármaco usado para la posterior adquisición de imágenes en la gammacámara. Se le realiza la prueba en la sala de la gammacámara. La paciente espera en la sala de inyectados el tiempo indicado por el radiólogo y TSID (técnico en imagen para el diagnóstico y Medicina nuclear). Pasado este tiempo, la paciente se va a su casa y en dos semanas recibe los resultados en la consulta de oncología.

Se han detectado metástasis óseas en húmero derecho. El equipo de oncología decidide administrarle un tratamiento con radiofármaco (223Ra) para destruir las células cancerosas o al menos disminuir su crecimiento.

A partir de ahora, se le cita una vez al mes en el servicio de ginecología para realizar ecografía de pecho y mamografía para tener un control y seguimiento.

Conclusiones

La paciente realizaba siempre autoexploración de ambas mamas, pero a pesar de ello, se le dan instrucciones de nuevo y se le indica que en el caso de que detecte cualquier síntoma extraño, algún bulto o nódulo debe acudir al servicio de urgencias del hospital de referencia o a su ginecólogo.

La autoexploración tanto en mujeres como en hombres es muy importante ya que gracias a ella se consigue detectar un gran número de casos de patología mamaria.

Por ello, hay que fomentar la educación sanitaria en los centros de Atención Primaria y así conseguir la detección precoz de muchas patologías tanto benignas como malignas.

Actualmente, la paciente está asintomática y sigue realizando su autoexamen en casa como método de prevención y está colaborando con su centro de salud impartiendo charlas mensuales sobre prevención de cáncer de mama en las edades más tempranas.

Por lo tanto, aunque es poco común, el cáncer de mama puede afectar a mujeres menores de 30 años y es importante estar atento a los signos y síntomas, así como realizar exámenes médicos de detección de manera regular, especialmente si hay antecedentes familiares de la enfermedad.

Bibliografía

  1. https://www.elsevier.es/es
  2. https://www.infosalus.com
  3. https://www.cancer.net