Capacidad auditiva y percepción subjetiva del ruido en estudiantes de un Centro Universitario en Zapopan, Jalisco, México

Incluido en la revista Ocronos. Vol. V. Nº 11–Noviembre 2022. Pág. Inicial: Vol. V; nº11: 216

Autor principal (primer firmante): Luisa Fernanda Garduño Rodríguez

Fecha recepción: 8 de noviembre, 2022

Fecha aceptación: 22 de noviembre, 2022

Ref.: Ocronos. 2022;5(11) 216

Autores:

Luisa Fernanda Garduño Rodríguez 1

1 Estudiante de licenciatura de la Universidad de Guadalajara.

publica-TFG-libro-ISBN

Martha Georgina Orozco Medina 2

2 Doctora en Ciencias Biológicas. Instituto de Medio Ambiente y Comunidades Humanas, Universidad de Guadalajara

Arturo Figueroa Montaño 3

3 Doctorado en Ciencias de la Tierra

Javier Omar Martínez Abarca 4

4 Maestría en Ciencias de la Salud Ambiental, Universidad de Guadalajara

Artículo original

Introducción

La capacidad auditiva y la percepción del ruido son aspectos que han pasado a formar parte de las grandes preocupaciones en asuntos de salud pública, salud ambiental, políticas públicas y regulaciones normativas, así como la necesidad de adecuaciones en infraestructura o aparatos electrónicos, sin embargo, aún es un tema al que se le debe dar más importancia (Masum y col., 2021).

El hablar de ruido, es referirse a un elemento subjetivo que puede provocar en la persona molestias e incluso daños, dependiendo de una gran variedad de circunstancias a lo largo del tiempo. Si bien el ruido es algo a que influye en la vida de las personas casi todos los días y de forma constante, hay quienes no lo consideran un problema de contaminación, sin embargo, no porque no deje residuos como tal no significa que no lo sea; se trata de un contaminante que puede estar conformado por sonidos simples o complejos, y en la mayoría de los casos, está asociado a las actividades humanas (Sánchez, 2007).

La contaminación auditiva o acústica se considera un sonido o mezcla de sonidos que resultan molestos, al grado de producir efectos nocivos tanto a nivel fisiológico como psicológico en una persona o en un grupo de personas (Maldonado, 2005). Sin embargo, es importante tener en cuenta que no es necesario que el ruido sea alto para ser dañino, basta con que resulte incómodo para aumentar los riesgos dentro de un lugar debido al estrés que genera en las personas (Menéndez, 2021). Actualmente, es la principal contaminación ambiental en las zonas urbanas, causando efectos adversos en las personas (Palli y col., 2020).

La problemática del ruido cada vez llama más la atención debido a la necesidad de sensibilizarse acerca de sus efectos en la salud humana. Se ha visto que el ruido afecta la vida de las personas de muchas maneras, influye en la calidad del sueño, la audición, la salud física, mental y emocional y en la comunicación (Orozco y col., 2022); además de otros efectos que, en primera instancia no se pensaría que están directamente relacionados con el ruido, como las úlceras estomacales, cólicos, inapetencia sexual, alteraciones en el ciclo menstrual o la disminución del campo visual (Lastra y col., 2019). Sin embargo, también es importante considerar que el ruido no solo es un contaminante que afecta la salud humana, sino que también genera afectaciones en otras especies (Senzaki y col., 2020), se ha observado que las actividades humanas pueden enmascarar las señales acústicas de los animales, y también genera efectos perjudiciales a nivel individuo y población (Cardoso y col., 2020).

En México, el ruido ha sido tema de interés sobre todo en los últimos años, existen varios estudios en los que se aborda dicha problemática en diferentes ciudades del país (Alfie y Salinas, 2017). En cuanto a las regulaciones que existen en territorio nacional, contamos con la Norma Oficial Mexicana de ruido NOM-0816, que se enfoca en las fuentes de ruido fijas, ignorando y dejando fuera a otras fuentes como los medios de transporte (Pérez, 2021). Por otro lado, la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STPS) tiene la norma NOM-011-STPS-2001, misma que se encarga de establecer las condiciones de seguridad e higiene que se deben seguir en los lugares donde se genere ruido que pueda afectar a la salud de los trabajadores (Arenas y col., 2019).

Hablando particularmente de la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG), la problemática del ruido se ha tomado relevancia y se ha venido estudiando desde hace algunos años. Dentro de las contribuciones más importantes, se pueden destacar los mapas de ruido para los municipios principales de la zona conurbada (Figueroa y col., 2002; Ruiz, 2006; Figueroa y col., 2012).

Así mismo la contaminación acústica está presente en todos los contextos de la vida humana, en la casa, en la calle, en el trabajo e incluso en la escuela. Hablando específicamente del entorno educativo, en los estudiantes se asocia con dificultades para concentrarse y tener un aprendizaje óptimo, ya que la diseminación del conocimiento se ve interferido por la contaminación acústica presente (Abdullah y col., 2021). Mientras que, en el caso de los profesores, éstos se ven obligados a elevar el volumen de voz mientras imparten sus clases o repetir la información que se está dando (Arenas y col., 2019). Recientemente se ha observado que la exposición al ruido tiene una relación directa con la cognición, sin embargo, es necesario realizar más investigaciones al respecto (Thompson y col., 2022).

Otro factor que no siempre es tomado en cuenta, es el ruido que genera el tráfico vehicular, en el caso de la ciudad de Guadalajara, un gran número de escuelas se encuentran ubicadas cerca de avenidas muy transitadas, es decir, puntos críticos de ruido ambiental, lo que expone a los estudiantes y profesores a condiciones poco favorables para el aprendizaje, debido a que produce efectos negativos en la capacidad de atención, memorización y desempeño, además de las afectaciones a la salud (Preciado, 2009).

Es importante tener en cuenta que dentro de los ambientes laborales y de aprendizaje, el ruido juega un papel muy importante en el bienestar de las personas, debido a que éste es uno de los contaminantes que representa un riesgo latente para la salud, ya que se ha observado que es un factor de mucha importancia a tomar en cuenta cuando se habla de las principales causas de estrés en la población. La manera en la que esto se ha podido observar, es mediante el aumento de la frecuencia cardíaca y la presión arterial, tras la exposición a ruidos fuertes, principalmente de una corta duración (Sarmiento y col., 1998).

Hablando concretamente de las afectaciones que ocasiona el ruido sobre la salud de las personas, se ha observado que inicialmente aparece en forma de una fatiga auditiva reversible; cuando la exposición se sigue dando de manera constante, puede pasar a convertirse en una pérdida auditiva permanente. Lo alarmante de toda esta situación que se describe, es que las personas no son conscientes del daño que el ruido les está provocando sobre su capacidad para escuchar, convirtiéndolo en un contaminante que se considera peligroso (Sarmiento y col., 1998).

La importancia de todo lo mencionado anteriormente, recae en que a pesar de que se refieren muchos datos de los efectos del ruido sobre la salud auditiva, otros estudios han reportado que existe cierta relación entre la contaminación acústica y los trastornos cardiovasculares; se ha visto que la exposición al ruido favorece la activación de hormonas nerviosas, lo que provocaría el aumento de la tensión arterial o vasoconstricción, entre otras afecciones, lo que puede resultar en la hipertensión arterial, angina de pecho o un infarto agudo al miocardio (AEMPPI, 2018).

Además, se ha observado que en el ambiente laboral la exposición al ruido puede provocar diferentes respuestas de orden auditivo y extra-auditivo. Dentro de los efectos de orden auditivo se encuentran principalmente el zumbido agudo, desplazamiento temporal o permanente del umbral de audición y el trauma acústico agudo y crónico (Ganime y col., 2010).

Por otro lado, dentro de los efectos de orden extra-auditivos destacan los disturbios en el cerebro y el sistema nervioso, circulatorio, digestivo, endocrino, inmunológico, vestíbulo coclear, muscular, en las funciones sexuales y reproductivas, en el psiquismo, en el sueño, la comunicación y en el desempeño de tareas físicas y mentales (Ganime y col., 2010).

Ahora, si bien nos estamos enfocando en los daños causados principalmente por la contaminación acústica, es importante tener en cuenta que la pérdida auditiva es multifactorial, ésta se puede deber a causas genéticas, complicaciones durante el parto, algunas enfermedades infecciosas, otitis crónicas, la exposición a sonidos fuertes, el uso de medicamentos ototóxicos y el envejecimiento (OMS, 2021).

Hablando en concreto de estudios relacionados al ruido en la ciudad de Guadalajara, no es la primera vez que se realiza un trabajo como éste, sino que comenzaron a sistematizarse en el año de 1995, con el apoyo del entonces rector del Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias (CUCBA) de la Universidad de Guadalajara (UdeG) (Orozco, 2021).

El objetivo de la presente investigación, consiste en estudiar la capacidad auditiva de los estudiantes del Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias (CUCBA) de la Universidad de Guadalajara, como consecuencia directa de la exposición al ruido; además, recopilar y comparar información acerca de cómo la calidad de vida percibida por los participantes se ve afectada por hábitos relacionados a la salud auditiva, y como la manera en la que se realiza el aseo de los oídos, el uso de audífonos, la regularidad con la que se utiliza y el nivel al que suelen escuchar música, e incluso los antecedentes heredofamiliares (condición genética) influyen en la pérdida auditiva, así como los hábitos ligados con la exposición a ruido tanto de forma voluntaria como involuntaria como se refiere al ruido ambiental.

La importancia de la realización de trabajos de investigación como el presente, es que, anteriormente la perdida de la capacidad auditiva se relacionaba únicamente a personas mayores de 65 años, sin embargo, resulta alarmante como cada vez es más común que estos casos se presenten en niños y jóvenes (Orozco y col., 2017). En relación con lo mencionado anteriormente, diversos especialistas en el campo de la audición han publicado advertencias sobre el uso inadecuado de los reproductores personales de música, ya que son protagonistas en la pérdida del oído en la población (Mercado, 2012).

Metodología

El estudio se llevó a cabo en el Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias (CUCBA) de la Universidad de Guadalajara, ubicado en Camino Ramón Padilla Sánchez 2100, Las Agujas, 44600 Zapopan, Jalisco.

Fig. 1. Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias (CUCBA) de la Universidad de Guadalajara (fotografía tomada de Google Earth).

Ver: Anexos – Capacidad auditiva y percepción subjetiva del ruido en estudiantes de un Centro Universitario en Zapopan, Jalisco, México, al final del artículo

Para seleccionar la muestra de estudio se hizo una convocatoria abierta y se les informó previamente a los estudiantes del Centro Universitario acerca de las características de la investigación a realizar, así como la decisión de participar. Los voluntarios que respondieron a la convocatoria fueron 50 estudiantes de las cinco carreras que se ofertan en el plantel universitario.

Capacidad auditiva

Se procedió a la realización de las audiometrías; el equipo utilizado fue un audiómetro GSI 18 con sus respectivos audífonos.

El procedimiento de las audiometrías consiste en pedirle a la persona que tome asiento de espaldas del evaluador, de tal manera que no pueda ver las manos de quien realiza la prueba, posteriormente se le explica en qué consiste la prueba, y se le dan indicaciones de que al escuchar un sonido proveniente de los audífonos levante su mano, cuando se tiene la certeza de que las indicaciones fueron comprendidas se le colocan los audífonos, el color rojo del lado derecho y el color azul del lado izquierdo.

Una vez que la persona está preparada se inicia; comenzamos con la frecuencia más aguda (8000 Hz) y se continúa avanzando hasta llegar a la más grave (125 Hz). En cada frecuencia se prueban diferentes niveles de audición (dB) y se registra el nivel más bajo en el que el oído es capaz de seguir percibiendo el sonido. Se inició con el oído derecho y al finalizar se repitió el procedimiento del lado izquierdo.

Fig. 2. Ejemplo de audiometría.

Ver: Anexos – Capacidad auditiva y percepción subjetiva del ruido en estudiantes de un Centro Universitario en Zapopan, Jalisco, México, al final del artículo

Una vez terminada la prueba, se calculan los promedios de audición para cada oído, para esto se sumaron todos los dB registrados y se dividieron entre las frecuencias. Para que la audición se considere como normal, el oído de la persona debe ser capaz de escuchar tonos desde 125 a 8000 Hz a 20 dB o menos, de 21 a 40 es pérdida auditiva ligera, de 41 a 55 es pérdida auditiva moderada, de 56 a 70 pérdida auditiva moderada a severa, de 71 a 90 pérdida auditiva severa y superior a 90 se considera pérdida auditiva profunda (Sociedad Española de Otorrinolaringología y Patología Cervico-Facial, 2014).

Fig. 3. Ejemplo de resultados de una audiometría, en el oído derecho se observa una curva que muestra hipoacusia ligera, mientras que en el izquierdo se ve una curva de audición normal.

Ver: Anexos – Capacidad auditiva y percepción subjetiva del ruido en estudiantes de un Centro Universitario en Zapopan, Jalisco, México, al final del artículo

Percepción subjetiva

Para evaluar la percepción se realizó una encuesta en la que se consideraron hábitos relacionados con la salud auditiva, tales como la higiene de los oídos, el uso de audífonos y la exposición constante a fuentes de ruido, antecedentes heredofamiliares de problemas auditivos y la percepción que se tiene de la contaminación acústica dentro del Centro Universitario. Dicha encuesta se realizó en un formulario de Google, y se solicitó a los participantes contestarla posterior a la audiometría mientras esperaban sus resultados.

Finalmente, a cada uno de los participantes se les entregó una hoja con los resultados de cada oído, mismos que les fueron interpretados y explicados en el momento.

Resultados

Se realizaron 50 audiometrías con sus respectivas encuestas de percepción a estudiantes del CUCBA en un rango de edad que va de los 17 a los 35 años, que viven en diferentes municipios de la Zona Metropolitana de Guadalajara, y algunos fuera de la misma, con diferentes estilos de vida, hábitos de salud auditiva, etc.; a continuación, el desglose de los resultados.

De los 50 estudiantes que participaron en el estudio, contamos con un total de 33 mujeres y 17 hombres (figura 4).

Fig. 4. Gráfico en el que se muestra el número de hombres (17) y mujeres (33) que participaron en el estudio.

Ver: Anexos – Capacidad auditiva y percepción subjetiva del ruido en estudiantes de un Centro Universitario en Zapopan, Jalisco, México, al final del artículo

Como ya se mencionó, los estudiantes se encuentran en un rango de edad que va de los 17 a los 35 años, siendo el rango de 17-20 el que presenta un mayor número de participantes, y el de 31-35 el que tiene menos (figura 5).

Fig. 5. Gráfico en el que se muestra el número de personas que hay en los diferentes rangos de edad: 17-20 años (23), 21-25 años (21), 26-30 años (5) y 31-35 años (1).

Ver: Anexos – Capacidad auditiva y percepción subjetiva del ruido en estudiantes de un Centro Universitario en Zapopan, Jalisco, México, al final del artículo

Como se puede observar en la figura 6, contamos con la participación de estudiantes de los cuatro municipios que conforman la Zona Metropolitana de Guadalajara, siendo Zapopan el que cuenta con el mayor número de estudiantes (21) además de dos que viven fuera de la misma.

Fig. 6. Gráfico en el que se muestra la cantidad de estudiantes en los municipios de la ZMG: Guadalajara (15), Zapopan (21), Tlaquepaque (5), Tlajomulco (7) y otros fuera de la ZMG (2).

Ver: Anexos – Capacidad auditiva y percepción subjetiva del ruido en estudiantes de un Centro Universitario en Zapopan, Jalisco, México, al final del artículo

En cuanto al nivel de audición que presentan las personas, se observa en la figura 7 que la gran mayoría presentaron una audición normal en el oído derecho, teniendo únicamente seis casos de hipoacusia ligera. Por su parte, en el caso del oído izquierdo (figura 8), se detecta también que la mayoría presenta audición normal, sin embargo, en este caso se detectan tres casos de hipoacusia ligera y uno de hipoacusia moderada.

Fig. 7. Gráfico en el que se muestra el número de personas que presentan audición normal (44) y las que presentan hipoacusia ligera (6) en el oído derecho.

Fig. 8. Gráfico en el que se muestra el número de personas que presentan audición normal (46), las que presentan hipoacusia ligera (3) y las que presentan hipoacusia moderada (1) en el oído izquierdo.

Cuadro 1. Promedios de audición de cada oído por persona; al final de la tabla se muestra el promedio general para cada oído. Los valores que se encuentran en un rango de 0 a 20 se consideran como audición normal.

Ver: Anexos – Capacidad auditiva y percepción subjetiva del ruido en estudiantes de un Centro Universitario en Zapopan, Jalisco, México, al final del artículo

En el cuadro 1 podemos observar el promedio de audición de los 50 estudiantes en ambos oídos, en la gran mayoría de los casos se detecta una audición normal en uno o ambos oídos; se destaca el caso de la persona cinco, cuyo promedio del oído izquierdo es de 57.857, por lo que se observa una pérdida auditiva que va de moderada a severa.

En cuanto a la percepción que tienen los estudiantes que participaron en el estudio con respecto al ruido en su entorno, y principalmente dentro de las instalaciones del CUCBA, en la figura 9 se observa el nivel de ruido que las personas consideran que existe en la zona en la que viven, siendo el nivel medio el que cuenta con el valor más alto; actualmente, el mayor problema relacionado con el ruido en zonas habitacionales es el tráfico vehicular, que va en aumento con la población misma (Masud y col., 2020).

Fig. 9. Gráfico en el que se muestra el nivel de ruido ambiental que los estudiantes consideran que existe en el municipio en el que viven. Insoportable (0), muy alto (7), alto (10), medio (26) y bajo (7).

Ver: Anexos – Capacidad auditiva y percepción subjetiva del ruido en estudiantes de un Centro Universitario en Zapopan, Jalisco, México, al final del artículo

En el cuadro 2 se observa la percepción que tienen los estudiantes con relación a sus hábitos de salud auditiva y la opinión que tienen con respecto al tema del ruido, se observa en general que los estudiantes sí están al pendiente de su salud auditiva y se preocupan por ella, sin embargo, también resulta interesante e importante señalar que, a pesar de eso, la gran mayoría utiliza cotonetes para realizar la limpieza de sus oídos, acción que no es recomendada por otorrinolaringólogos.

Cuadro 2. Opinión de los estudiantes con relación a su salud auditiva y el tema del ruido como contaminante.

Ver: Anexos – Capacidad auditiva y percepción subjetiva del ruido en estudiantes de un Centro Universitario en Zapopan, Jalisco, México, al final del artículo

En cuanto a la opinión que tienen con respecto al ruido, resulta gratificante observar que en su mayoría lo consideran un problema que ocasiona daños al ambiente y a la salud, sin embargo, a pesar de ser una minoría, es importante mencionar que aún hay quienes no consideran que el ruido sea algo que nos pueda ocasionar algún tipo de problema. Por lo anterior, sería interesante que se considerara agregar contenidos referentes al tema del ruido en los diferentes planes de estudio, debido al impacto que éste tiene en la calidad de vida de las personas (Esteve y col., 2021).

Cuadro 3. Percepción que tienen los estudiantes con respecto a su propia salud auditiva.

Cuadro 4. Percepción que tienen los estudiantes con respecto a las fuentes de ruido que se tienen en el CUCBA.

Ver: Anexos – Capacidad auditiva y percepción subjetiva del ruido en estudiantes de un Centro Universitario en Zapopan, Jalisco, México, al final del artículo

En el cuadro 3 se informa acerca de la percepción que los alumnos tienen con respecto a su propia salud auditiva, que en su mayoría consideran que es buena, por su parte en el cuadro 4 se presenta la percepción del ruido dentro de la escuela, en este caso lo destacable es que, para la mayoría, las actividades que generan mayor contaminación acústica son aquellas llevadas a cabo por los mismos estudiantes.

Cuadro 5. Hábitos de los estudiantes con relación al uso de audífonos y el daño que éstos pueden ocasionar.

Ver: Anexos – Capacidad auditiva y percepción subjetiva del ruido en estudiantes de un Centro Universitario en Zapopan, Jalisco, México, al final del artículo

Si bien se ha visto a lo largo de todas las preguntas que se realizaron a los estudiantes a través de la encuesta de percepción a la mayoría le importa cuidar su salud auditiva, es importante mencionar que el uso de los audífonos para escuchar música es algo que va en aumento, además de que parece inminente que cada vez las personas suben más el volumen para poder escuchar a través de los mismos (cuadro 5).

Aún con lo mencionado anteriormente, los estudiantes refieren que el uso constante de los audífonos y escuchar la música a alto volumen con el tiempo les ha ido generando una serie de afectaciones en la calidad de vida, siendo el dolor de oídos, la sensibilidad a ruidos fuertes y el dolor de cabeza las más mencionadas (figura 10).

Fig. 10. Nube de palabras en la que se representan las respuestas de los alumnos a la pregunta “¿De qué manera crees que los audífonos han perjudicado tu capacidad auditiva?”

Ver: Anexos – Capacidad auditiva y percepción subjetiva del ruido en estudiantes de un Centro Universitario en Zapopan, Jalisco, México, al final del artículo

Como se mencionó al inicio de este trabajo, existen muchas consecuencias negativas que tiene la contaminación por ruido sobre nuestra salud en general, en la figura 11 se puede ver que los estudiantes del CUCBA perciben en su día a día todos efectos, siendo el estrés, la ansiedad y la falta de concentración los más mencionados; en diversos estudios se ha observado que dichas afectaciones están directamente relacionadas con el ruido (Zipf y col., 2020).

Fig. 11. Nube de palabras en la que se representan las respuestas de los alumnos a la pregunta “¿Qué afectaciones a tu salud consideras que te ocasiona el ruido?”

Ver: Anexos – Capacidad auditiva y percepción subjetiva del ruido en estudiantes de un Centro Universitario en Zapopan, Jalisco, México, al final del artículo

Finalmente, a los estudiantes también se les preguntó qué acciones son las que ellos consideran que se deben de tomar para que la problemática del ruido mejore, en la figura 12 podemos observar cuáles fueron sus respuestas, sin embargo, se destaca la legislación y la creación de conciencia como las más mencionadas.

Fig. 11. Nube de palabras en la que se representan las respuestas de los alumnos a la pregunta “¿Hacia dónde crees que se deben orientar las acciones a favor de disminuir la contaminación por ruido?”.

Ver: Anexos – Capacidad auditiva y percepción subjetiva del ruido en estudiantes de un Centro Universitario en Zapopan, Jalisco, México, al final del artículo

Es importante que a nivel institucional, gubernamental, colectiva e individual se vea al ruido como una forma de contaminación (Orozco y González, 2015), ya que a pesar de que hay personas que sí lo hacen, aún existen quienes no lo consideran nada grave, lo que podría representar una limitante para tomar las acciones correspondientes; otra limitante importantes es que en su mayoría se realizan estudios que únicamente evalúan las consecuencias a corto plazo de la exposición al ruido, por lo que hacen falta investigaciones que también evalúen los efectos a largo plazo (Phillips y col., 2021).

Conclusiones

En atención al objetivo de la presente investigación, que consistió en estudiar la capacidad auditiva de los estudiantes del Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias (CUCBA) de la Universidad de Guadalajara, como consecuencia directa de la exposición al ruido, destaca lo siguiente: se hizo una revisión documental de los principales aspectos teóricos ligados al ruido y las consecuencias ligadas a la exposición, se recopiló y comparó información acerca de cómo la calidad de vida percibida por los participantes se ve afectada por hábitos relacionados a la salud auditiva, y como la manera en la que se realiza el aseo de los oídos, el uso de audífonos, la regularidad con la que se utiliza y el nivel al que suelen escuchar música, e incluso los antecedentes heredofamiliares (condición genética) influyen en su deterioro auditivo, se identificaron algunos hábitos ligados con la exposición a ruido tanto de forma voluntaria como involuntaria. En términos generales se concluye lo siguiente:

De los 50 participantes en el proyecto, se reportan seis personas con un deterioro ligero en el nivel de audición en el oído derecho, y en el oído izquierdo tres con perdida ligera y una persona con perdida moderada.

Respecto a la palabra que más identificaron ligada a la molestia del ruido es el estrés en el total de los participantes, seguido de la distracción y el enojo. Por el contrario, las palabras que menos se repitieron entre los participantes fueron la pérdida auditiva y zumbido en los oídos, con únicamente dos menciones de cada una.

De los 50 participantes 38 utilizan audífonos durante su permanencia dentro del centro universitario, 21 de éstos reportan que suelen escuchar su música a alto volumen, 10 la escuchan a un volumen medio y una persona reportó que la escucha a un nivel bajo. En cuanto a la frecuencia de uso, 14 de los participantes los utilizan todos los días.

Con relación al efecto percibido por el uso de audífonos 20 de los participantes usuarios de audífonos reportaron dolor de oídos, 10 reportaron la necesidad de ir incrementando el volumen de la música debido a que dejan de escucharla bien en el volumen que acostumbraban, sin embargo, a pesar de las molestias, 18 de ellos no están seguros de si los audífonos les están provocando un daño en su capacidad auditiva.

En lo referente a la percepción que los participantes tienen sobre ellos mismos como generadores de ruido ambiental, 29 reportan que no se consideran personas que favorezcan a la contaminación acústica y siete de ellos menciona que no lo sabe, sin embargo, es bien sabido que toda la población es protagonista del ruido en la vida cotidiana.

En cuanto a la percepción que tienen los participantes sobre el ruido, 30 refieren que se trata de un problema de contaminación, sin embargo, tres de ellos lo consideran un tema de interés, pero sin ningún tipo de gravedad, y como ya se vio con los resultados obtenidos en el presente trabajo, el ruido sí es una problemática grave que está afectando de manera directa la calidad de vida.

Finalmente, en atención a las propuestas de acciones para mejorar la calidad acústica, 50 es decir el total de los participantes coinciden en que es necesario ser más conscientes de la importancia del control y la disminución del ruido, así como la implementación de leyes estrictas para la regulación del mismo, mientras que la menos mencionada fue la disminución del uso de audífonos en el día a día.

Anexos – Capacidad auditiva y percepción subjetiva del ruido en estudiantes de un Centro Universitario en Zapopan, Jalisco, México.pdf

Bibliografía

  1. Abdullah, S., Ahmad, M.F., Che Dom, N., Najah, A., Kalkausar, K.M., Ridwan, M.F., Abu, A., Nazmi, N., & Ismail. M. (2021). Effects of Environmental Noise Pollution Towards School Children. Malaysian Journal of Medicine and Health Sciences, 17, 38-44.
  2. AEMPPI Ecuador. (25 de abril de 2018). Peligros del ruido y sus efectos en nuestra salud. ELSEVIER. https://www.elsevier.com/es-es/ connect/actualidad-sanitaria/efectos- negativos-del-ruido-y-su-repercusion-en-nuestra-salud
  3. Alfie, M., & Salinas, O. (2017). Ruido en la ciudad. Contaminación auditiva y ciudad caminable. Estudios demográficos y urbanos, (32)1, 65-96.
  4. Arenas, T.A., Gómez, K.G., & Vargas, M.M. (2019). Estudio de Ruido en Aulas de Institución Educativa de Nivel Superior. Cultura Científica y Tecnología, 16(1), 18-23.
  5. Cardoso, G.C., Klingbeil, B.T., La Sorte, F.A., Lepczyk, C.A., Fink, D., & Flather, C.H. (2020). Exposure to noise pollution across North American passerines supports the noise filter hypothesis. Global Ecology and Biogeography, 29(8). 10.1111/geb.13085.
  6. Esteve, A.R., Segura, S., & Solbes, J. (2021). Evaluation of a High School Practical Experience on Noise Pollution with Smartphones. EURASIA Journal of Mathematics, Science and Technology Education, 17(11). https://doi.org/10. 29333/ejmste/11249.
  7. Figueroa, A., Orozco, M.G., García, J., & Macias, J. (2002). Noise Levels at Critical Points in the Municipality of Guadalajara, Jalisco. Mexico. The Journal of The Acoustical Society of America, 112(5), 23-76.
  8. Figueroa, A., Orozco, M.G., & Preciado, N.E. (2012). Niveles de ruido y su relación con el aprendizaje y la percepción en escuelas primarias de Guadalajara, Jalisco, México. Ingeniería, Revista Académica de la FI-UADY, 16(3), 175-181.
  9. Ganime, J.F., Almeida da Silva, L., Robazzi, M.L. do C.C., Valenzuela, S., & Faleiro, S.A. (2010). El ruido como riesgo laboral: una revisión de la literatura. Enfermería global, 19, 1-15.
  10. Lastra, D., Villazón, A.B., & González, J. (2019). Exposición laboral al ruido. Revista Médica y de Enfermería Ocronos. https://revistamedica.com/ exposicion-laboral-al-ruido/
  11. Maldonado, J. (2005). Análisis de los niveles de ruido ambiental en centros escolares de la zona centro de Guadalajara [Tesis de licenciatura]. Universidad de Guadalajara.
  12. Masum, M.H., Pal, S.K., Akhie, A.A., Ruva, I.J., Akter, N., & Nath, S. (2021). Spatiotemporal monitoring and assessment of noise pollution in an urban setting. Environmental Challenges, 5. https://doi.org/10.1016/j. envc.2021.100218.
  13. Masud, N., Hayes, L., Crivelli, D., Grigg, S., &Cable, J. (2020). Noise pollution: acute noise exposure increases susceptibility to disease and chronic exposure reduces host survival. The Royal Society, 7(9). http://dx.doi.org/10. 1098/rsos.200172.
  14. Menéndez, M.C. (2021). El ruido, riesgo laboral físico. Revista Ocronos, 4(9), 9-35. https://revistamedica.com/ ruido-riesgo-laboral-fisico/
  15. Mercado, J. (2012). Análisis de la capacidad auditiva en estudiantes de licenciatura expuestos al uso de audífonos para escuchar música en el Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias [Tesis de licenciatura]. Universidad de Guadalajara.
  16. Organización Mundial de la Salud. (02 de marzo de 2021). Sordera y pérdida de la audición. https://www.who.int/es/ news-room/fact-sheets/detail/deafness- and-hearing-loss#:~:text=La%20p% C3%A9rdida%20de %20audici%C3%B 3n%20puede,de% 20medicamentos %20otot%C3%B 3xicos%20y%20 envejecimiento
  17. Orozco, M.G. (2021). Gestión de ruido ambiental en la ciudad: Propuesta para una agenda local. Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias.
  18. Orozco, M.G., & González, A.E. (2015). La importancia del control de la contaminación por ruido en las ciudades. Ingeniería, Revista Académica de la FI-UADY, 19(2), 129-136.
  19. Orozco, M.G., Figueroa, A., & Orozco-Barocio, A. (2022). Aportaciones al análisis del ruido y salud en las ciudades. Revista Universitaria de Desarrollo Social, 33-50.
  20. Orozco, M.G., Mercado, J., & Hernández, G. (2017). Niveles de exposición sonora y percepción subjetiva en estudiantes universitarios por el uso de audífonos. En Orozco, M.G. (Ed.), Investigaciones socioambientales, en contaminación y salud ambiental (pp. 69-90). Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias.
  21. Palli, S., Sharma, R., Sharma, S., Muddada, V., & Sharma, N. (2020). A case study on noise pollution and its effects. Journal of Critical Reviews, 7(19). https://doi.org/10. 31838/jcr.07.19.29.
  22. Pérez, S. (06 de septiembre de 2021). Contaminación acústica. Instituto de Ciencias de la Atmósfera y Cambio Climático. https://www.atmosfera.unam. mx/contaminacion-acustica/
  23. Phillips, J.N., Termondt, S.E., & Francis, C.D. (2021). Long-term noise pollution affects seeding recruitment and community composition, with negative effects persisting after removal. Proceedings of the Royal Society B: Biological Sciences, 288(1948). https://doi.org/10. 1098/rspb.2020.2906.
  24. Preciado, N. (2009). Estudio comparativo de niveles de atención en niños expuestos a ruido ambiental en tres planteles educativos de la ciudad de Guadalajara [Tesis de maestría]. Universidad de Guadalajara.
  25. Ruiz-Bejarano, M. (2006). Análisis de la contaminación por ruido en la escuela preparatoria Número 8 de la Universidad de Guadalajara [Tesis de licenciatura]. Universidad de Guadalajara.
  26. Sánchez, S. (2007). Efectos de la contaminación acústica sobre la salud. Revista de Salud Ambiental, 7(2), 175-180.
  27. Sarmiento, P.B., Gala, F.J., Paublete, M.C., Lupiani, M., Díaz, M., Guillen, C., & Palenzuela, F. (1998). Efectos psicofisiológicos del ruido en el trabajo. Revista de Psicología del Trabajo y de las Organizaciones, 14(2), 155-168.
  28. Senzaki, M., Kadoya, T., & Francis, C.D. (2020). Direct and indirect effects of noise pollution alter biological communities in and near noise-exposed environments. Proceedings of the Royal Society B: Biological Sciences, 287(1923). http://dx.doi.org/10. 1098/rsos.2020.0176.
  29. Sociedad Española de Otorrinolaringología y Patología Cervico-Facial. (2014). Libro Virtual de Formación en Otorrinolaringología. SEORL PCF. https://seorl.net/PDF/Otologia/ 007%20-%20EXPLORACI%C3 %93N%20 FUNCIONAL%20 AUDITIVA.pdf
  30. Thompson, R., Smith, R.B., Bou, Y., Shen, C., Drummond, K., Teng, C., & Toledano, M.B. (2022). Noise pollution and human cognition: An updated systematic review and meta-analysis of recent evidence. Environment International, 158. 10.1016/j. envint.2021.106905.
  31. Zipf, L., Primack, R.B., & Rothendler, M. (2020). Citizen scientists and university students monitor noise pollution in cities and protected areas with smartphones. PLoS ONE, 15(9). https://doi.org/10.1371 /journal.pone.0236785.
close

BOLETÍN DE NOVEDADES

Datos opcionales:

(En ocasiones enviamos información específica para una zona o categoría concreta)

He leído y acepto la Política de Privacidad *

Ver Política de Privacidad y Aviso legal

Su dirección de e-mail solo se utilizará para enviarle nuestra newsletter, así como información sobre las novedades de la revista y Editorial Ocronos. Puede utilizar el enlace integrado en la newsletter para cancelar la suscripción en cualquier momento.