Cambios posturales de pacientes encamados por úlceras por presión

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VI. Nº 4–Abril 2023. Pág. Inicial: Vol. VI; nº4: 249

Autor principal (primer firmante): Natalia García Lana

Fecha recepción: 1 de abril, 2023 

Fecha aceptación: 28 de abril, 2023 

Ref.: Ocronos. 2023;6(4) 249

Autores

  1. Natalia García Lana (TCAE)
  2. Mónica García Queipo (celadora, auxiliar administrativo, lavandera, planchadora)
  3. Rocío López García (TCAE)
  4. Isabel María Cubé Ortega (TCAE)
  5. María Nieves Álvarez Fernández (TCAE)

Resumen

Las úlceras por presión (UPP) son áreas de piel lesionada, estas úlceras, se originan por permanecer en una misma posición durante demasiado tiempo. Se suelen formar en las zonas donde los huesos están más cerca de la piel, como tobillos, talones, caderas, sacro…

Tienen mayor riesgo de padecerlas, los pacientes que se encuentran encamados durante largos períodos de tiempo, que utilicen silla de ruedas o pacientes que no pueden cambiar de posición por sí mismos.

Objetivos

Explicar, cómo con los cambios posturales se puede prevenir la aparición de ulceras por presión en los pacientes y ayudar al paciente a mantener una postura adecuada para favorecer su bienestar todo ello en condiciones de seguridad y comodidad.

Metodología

Para la elaboración del presente capitulo he realizado una búsqueda sistemática de libros y también he consultado artículos en las principales bases de datos: Medline, PubMed, y Scielo.

Palabras clave

  • Úlceras por presión
  • Pacientes encamados
  • Cambios posturales

Resultados

Los cambios posturales consisten en cambios que se realizan al paciente, colocándolo en posiciones determinadas durante un tiempo, e ir rotando esa posición, con el fin de evitar que se produzca prolongadamente la presión y de esta manera prevenir las heridas o ulceras por presión.

Cuando hacemos los cambios posturales debemos tener en cuenta, que al realizar la movilización al paciente hay que evitar hacerlo mediante el sistema de arrastre, para ello, podemos utilizar cojines o dispositivos de protección para evitar los efectos de la presión al estar constantemente apoyadas.

La frecuencia de los cambios se establece, entre 2 y 3 horas en el caso de que se trate de pacientes encamados.

Durante la noche, no es aconsejable mantener la misma posición durante más de 4 horas.

Durante el día, hay que evitar que el paciente con riesgo de úlcera permanezca más de 2 horas sentado.

La utilización de colchones antiescaras es muy útil, cuando se trata de pacientes que, por sus patologías, se encuentran encamados durante largos períodos de tiempo, es muy importante para la prevención de úlceras por presión.

Los colchones antiescaras disponen de un dispositivo electrónico, que, conectado a la corriente eléctrica, insufla aire en el interior del colchón, y alternativamente, insufla diferentes cantidades de aire en las distintas zonas del colchón, permitiendo que una zona quede más elevada que otras, permitiendo que cambien las zonas de presión sin intervención del personal sanitario.

La frecuencia del cambio, se establece en el dispositivo electrónico adjunto que hay que regular en función de las necesidades de cada paciente.

Las posiciones más frecuentes utilizadas para cambios posturales son:

  • Decúbito supino: Se colocarán varias almohadas debajo de la cabeza, cintura, muslos, piernas y quedarán libres de presión talones, glúteos, zona sacro – coxígea, escapulas y codos.

  • Decúbito lateral: Se coloca una almohada debajo cabeza, apoyando espalda y otra entre las piernas.

  • Sentado: Las almohadas se colocarán en región cervical y región lumbo – sacra.

Conclusión

El TCAE deberá de hacer los cambios posturales cada 2-3 horas para evitar la aparición de ulceras por presión y lograr el mayor bienestar de paciente y las posibles complicaciones que conlleva la aparición de las úlceras por presión, los cambios posturales se realizarán con ayuda del celador, siempre que sea posible.

El TCAE observara la piel del paciente por si hubiera algún cambio que pudiera provocar una lesión e hidratara la piel del paciente con un suave masaje que sirve para favorecer el riego sanguíneo.

Bibliografía

  1. https://medlineplus-gov/spanish/informacion de la Salud de la Biblioteca Nacional.
Salir de la versión móvil