Calidad de vida en la menopausia

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VII. N.º 6–Junio 2024. Pág. Inicial: Vol. VII; N.º 6: 1163

Autor principal (primer firmante): Verónica Falcón del Pozo

Fecha recepción: 03/04/2024

Fecha aceptación: 28/06/2024

Ref.: Ocronos. 2024;7(6): 1163

Autores:

Primer y único autor: Verónica Falcón del Pozo

Técnico de Laboratorio Clínico y Biomédico

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Palabras clave: cambios, hormonales, etapas, hábitos saludables, calidad de vida.

Introducción

La menopausia es una etapa de la vida significativa en la mujer. La calidad de vida en este periodo representa un desafío para la mujer, los instrumentos para valoración complementan de forma necesaria la evaluación médica.

Una alimentación sana y equilibrada es determinante durante la menopausia, resulta fundamental concienciar a las mujeres de la importancia de su alimentación y estilo de vida en esta etapa.

La menopausia se considera como el periodo establecido posterior a 12 meses consecutivos de amenorrea, donde el ovario deja de producir hormonas. El déficit hormonal mencionado se presenta como parte del envejecimiento normal de la mujer y puede estar acompañado de otras condiciones médicas que contribuyen al aumento en la morbimortalidad de este grupo

Durante esta época se llega al cese definitivo de reproducción de la mujer y secundario a la disminución de secreción hormonal por pérdida de la función folicular, que se encuentra asociado a un conjunto de cambios físicos y emocionales.

Esta etapa se caracteriza por gran variedad de manifestaciones clínicas que se pueden manifestar como:

  • Atrofia uro-genital
  • Síntomas vasomotores
  • Cambios en el estado de ánimo y mayor riesgo de enfermedad de Alzheimer, que puede afectar significativamente al desempeño laboral, a la estabilidad emocional de la mujer por lo que repercute en la calidad de vida.

Los principales síntomas que experimenta la mujer son:

publica-articulo-revista-ocronos
  • Cambios en la figura corporal, incremento de grasa corporal, aumento de peso. Pueden llegar a producir diabetes.
  • Insomnio y sofocos, son los principales síntomas y pueden alargarse varios años. La mujer empieza a tener calor y ansiedad acompañados de sudoración y palpitaciones. El insomnio está relacionado con los sofocos.
  • Ciclos irregulares en la etapa previa a la menopausia, el último aviso para la mujer de la llegada a esta etapa de la vida.
  • Osteoporosis, la descalcificación de los huesos, pérdida de masa ósea.
  • Alteraciones en el estado de ánimo, cansancio, falta de concentración y energía, irritabilidad y ansiedad.
  • Sequedad vaginal, disminuyen los estrógenos, lo que hace que disminuya la secreción vaginal, lo que puede provocar coitos dolorosos.

Objetivos

La mujer pasa por tres fases:

  • Premenopausia: Periodo reproductivo anterior a la menopausia.
  • Perimenopausia: Etapa en la que comienza a producirse los efectos biológicos, clínicos y endocrinológicos que se acercan a la menopausia. Comprende hasta el primer año posterior y que haya comenzado la menopausia.
  • Posmenopausia: Periodo que comienza desde la última menstruación hacia delante.

El estilo de vida repercute, por lo que debemos procurar:

  • Evitar el sedentarismo, promover la actividad física, si la mujer mantiene una vida activa y realiza deporte varias veces a la semana, obtiene unos beneficios como prevenir la osteoporosis, la diabetes y disminuir el riesgo cardiovascular. Es beneficioso caminar, nadar, hacer ciclismo, entre otros.
  • Evitar el consumo de tabaco, puesto que está relacionado con la disminución de estrógenos. Una mujer fumadora puede adelantar la menopausia hasta en tres años respecto a las no fumadoras, además de empeorar la osteoporosis y aumentar el riesgo de fracturas óseas.
  • Mantener una dieta rica en fibras, frutas, vegetales y pescados para prevenir enfermedades digestivas y cardiovasculares.
  • Ingerir 2,5 litros de líquidos al día para hidratar la piel y mejorar el funcionamiento renal.
  • Moderar el consumo de alcohol, café y exposiciones al sol.
  • No automedicarse hormonas, informarse con un profesional, buscar siempre el consejo y orientación del médico.

Metodología

Búsqueda de artículos de investigación, con el uso y combinación de palabras clave, como salud en la mujer, menopausia, calidad de vida. Revisión sistemática de diversas referencias bibliográficas y búsqueda de revistas científicas y publicaciones en la Web.

Desarrollo

Tener hábitos saludables durante la perimenopausia y la menopausia no solo mejoran la calidad de vida en esta etapa, sino que influye positivamente sobre la salud de la mujer el resto de su vida. La mujer en esta etapa experimenta muchos cambios. A veces suelen controlarse con una buena calidad de vida, buenos hábitos alimenticios y ejercicio. Cuando esto no resulta suficiente se puede recurrir a tratamientos hormonales, pero siempre controlados por un médico.

Conclusiones

La menopausia constituye una etapa fisiológica de transición a una nueva situación biológica. La edad de aparición de la menopausia ronda los 49 años. Los tratamientos hormonales deben utilizarse solo cuando exista una indicación clara para su uso. La indicación de un tratamiento prolongado debe ser revisada anualmente y requiere de una vigilancia del paciente. La menopausia no debe ser considerada sinónimo de deterioro o enfermedad, por el contrario, constituye un periodo de adaptación, cambio y reflexión sobre las dimensiones fisiológicas, sociales, culturales y laborales de la mujer que experimenta esta etapa.

Durante la menopausia es importante acudir al ginecólogo para realizar revisiones preventivas, ya que durante esta etapa aumenta el riesgo de padecer procesos oncológicos. Las revisiones ginecológicas a los 60 años desempeñan un papel fundamental en la prevención y manejo de la incontinencia urinaria, una preocupación común entre las mujeres en esta etapa. La atrofia del tracto urinario debido a la falta de estrógenos puede contribuir a este problema y afectar significativamente la calidad de vida y la autonomía de las mujeres. Es esencial que las mujeres reciban información y apoyo adecuados, y reconocer que existen opciones de tratamiento para abordar este problema y mejorar su bienestar.

Tanto el incremento de la población en la tercera edad como el aumento de la esperanza de vida, han influido en un mejor entendimiento de la menopausia por parte de los profesionales sanitarios produciendo una mejora en el enfoque de los tratamientos y en la prevención de sus consecuencias

Muchas mujeres dejan de menstruar antes de la menopausia, por ejemplo, porque se han sometido a determinadas intervenciones quirúrgicas (la histerectomía o la extirpación quirúrgica del revestimiento uterino), o bien porque utilizan ciertos tipos de anticonceptivos hormonales u otros medicamentos que detienen la menstruación o la convierten en esporádica. Sin embargo, estas mujeres también pueden experimentar otros cambios relacionados con la transición menopáusica.

Bibliografía

  1. https://www.elsevier.es/es-revista-progr esos-obstetricia-ginecologia-151-artíc ulo-evaluacion-calidad-vida-mujer-meno pausica-S0304501314003148
  2. http://sciel o.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext &pid=S0864-21252016000300010
  3. https://e gom.es/blog/tener-una-buena-calidad-de -vida-en-la-menopausia/
  4. https://www.wh o.int/es/news-room/fact-sheets/detail/ menopause
  5. https://institutomarques.com /ginecologia/unidad-de-menopausia/cali dad-de-vida-y-menopausia/
  6. https://www. scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttex t&pid=S0717-75262010000100004